ÉL NO ESTABA ALLÍ DETENIDO



J.2,979,295

59

 

CONTINUACION de la declaración del Teniente Don ALFONSO GONZALEZ CAMPOS.

Santa Cruz de Tenerife a veintidós de Julio de mil novecientos treinta y seis.

Constituido el Juzgado en el cuartel de Almeida que ocupa el Grupo Mixto de Artillería número dos ante el señor Juez y con asistencia del señor Fiscal Jurídico-Militar, compareció el testigo anotado al margen, para continuar la declaración interrumpida en el día de ayer, y cuyas demás circunstancias constan en la misma; fue exhortado a decir verdad y después de leerle dicha anterior declaración se ratificó en ella y

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo:

Que el Capitán añadió que él tampoco y ni los otros oficiales habían podido contener a los guardias y que habían subido los guardias a la azotea desde donde hacían fuego; Que el declarante le dijo al expresado joven que volviese al cuartel y esperase allí a que el Capitán de la Guardia Civil llegara y le condujese donde se hallaba el declarante; Que no puede precisar el tiempo que tardó en llegar el Capitán de la Guardia Civil pero que desde luego fueron varias horas; Que durante el trayecto al cuartel de Asalto le pidió noticias al Capitán sobre lo que había ocurrido tal como las bajas y como había terminado el incidente y entre otras cosas le manifestó el Capitán Herrera que decían por ahí que yo había estado haciendo fuego de pistola desde la azotea del café Suizo; Que sorprendido ante esto quiso hacerle entrega de la pistola a dicho Capitán para que a su vez lo hiciese al Juez que se encargara de aclarar lo ocurrido donde podían ver que la pistola estaba intacta incluso con herrumbre en el interior del cañón; Que él se negó a recogerla alegando que no había ido a detenerle; Que al llegar al cuartel le contó al Capitán Cortés lo ocurrido haciéndose eco el declarante de lo que referente a su actuación había oído al Capitán Herrera por lo cual quiso entregarle a él la pistola rechazándolo y diciéndole que no, que él no estaba allí detenido y que no tenía porque hacerse cargo de la pistola; Que a muchos guardias ya los habían llevado a Paso Alto y que estaban esperando que fuesen a buscar al resto de los guardias para ir a presentarse a Comandancia los oficiales, haciéndolo al poco rato ante el Coronel Jefe de Estado Mayor señor Peral quien entregó al declarante un sobre dirigido al Teniente Coronel del Grupo Mixto de Artillería número dos viniendo acompañado al cuartel de Almeida con un Capitán de Estado Mayor, presentándose al Capitán de cuartel D. Sebastián Martin Díaz-Llanos a quien hizo entrega de la pistola.

PREGUNTADO:

Si recuerda quienes eran los guardias que más se distinguieron en la protesta y en las manifestaciones de tibieza hacia el movimiento militar, dijo: Que unos más y otros menos todos eran opuestos al movimiento pero uno de los más exaltados era el cabo Serrano muerto.

PREGUNTADO:

Si cree que entre los guardias de la Compañía no había ninguno absolutamente fiel a sus oficiales y dispuesto a seguir en todo momento las órdenes de estos, dijo:

Que cree que no había ninguno de estas condiciones; Que completamente inactivos y contrarios de opinión a que se saliese a la calle si había algunas que así se le manifestaron al declarante pero dispuestos a una actuación contraria al resto de la compañía no cree que hubiese ninguno.

PREGUNTADO:

Si recuerda los nombres de los guardias que le hicieron la manifestación de que no se marchase, que no los dejase solos que estaban como locos y que él podría contenerlos para que no saliesen a la calle, dijo: Que el sargento Sánchez, se lo dijo varias veces, que le parece que también el sargento Otero y algún otro guardia que con las preocupaciones del momento no se fijó el declarante.

PREGUNTADO:

Si en el momento en que el declarante, según ha dicho, llegó a la calle del Castillo y viendo que los guardias apuntaban hacia el Gobierno y les gritó que no disparasen entre

J.2,979,296

60

las personas que dice desembocaban procedentes del café Cuatro Naciones, recuerda alguno, dijo: Que solo recuerda al sargento D. José Pérez Rivero en el que se fijó por ser el más destacado e ir de uniforme, no pudiendo precisar quiénes eran los demás, pero al día siguiente de hallarse detenido el declarante vino a verle un paisano llamado D. Alejandro Martín, empleado de la fábrica Eléctrica el cual le dijo que se hallaba en el salón del café suizo y pudo presenciar la llegada de los guardias, la muerte del cabo y cuál fue la actuación del declarante así como el momento de su llegada y que el dueño del café y otras personas que él sabía también lo habían visto.

PREGUNTADO:

Si recuerda quien era el joven que dice le indicó se refugiase en el zaguán del suizo porque los soldados le estaban tirando, dijo: Que no sabe quién es.

PREGUNTADO:

Si Conoció algunas de las personas que estaban metidas en el zaguán, dijo: Que a los que ya ha citado y otros de vista.

En este estado se suspendió la declaración sin perjuicio de reanudarla cuantas veces sea necesario, la leyó se afirmo y ratifico en su contenido y la firma con el señor Juez, Fiscal y presente Secretario de que certifico.

 

Francisco Sánchez Pinto           Alfonso González

Pedro Doblado

Eugenio

 Rodríguez Alonso

 

[Las cuatro firmas rubricadas]

Cfr.: Causa 50 de 1936 [6401-207-1].- Folios 59 y 60.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s