DECLARACIÓN DE RUBÉN MARICHAL LÓPEZ EN CAUSA 246 DE 1936


Seguidamente compareció el que después de exhortado a decir verdad, dice que se llama DON RUBEN MARICHAL LOPEZ, de cuarenta y ocho años de edad, casado, natural de la Orotava, provincia de Tenerife, de profesión empleado de comercio, con domicilio en esta Capital, calle de Mendez Nuñez número sesenta y ocho.

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo: Que desde hace seis años aproximadamente que construyo una casa de su propiedad, conoció a Antonio Vidal, por ser el marmolista que utilizó en la citada construcción y con este motivo tenía relaciones y amistad personal con el citado Vidal, hasta el extremo de que en distintas ocasiones, le facilite en préstamos algun dinero que precisaba para su industria, el cual siempre le fue debidamente reintegrado; por haber residido en la Peninsula el declarante, durante dos años y medio, no tuvo ocasión de hablar nunca con Vidal hasta cuatro o cinco días después del movimiento Militar del día dieciocho de Julio ultimo, en que le encontró en las proximidades del kiosko que tiene instalado el señor Carrillo para la venta de tabacos en el muelle, saludandol3 y exponiéndole el señor Vidal, a preguntas del declarante, sobre la marcha de los negocios,. Que marchaba mal a causa de la competencia que se le hacía, agravada por la cuestión social, que Vidal le dijo que unos días antes había embarcado a su familia para Barcelona y que él esperaba ultimar unas liquidaciones con el contratista de las obras del Cabildo Insular, Don Jeronimo Delgado, al

M.8,864,566    82

que hacia algunos destajos y que tan pronto lo hiciera efectivo tenía el propósito de marcharse; que algunos días después, llegó a la oficina donde presta sus servicios el declarante, una muchacha que dijo que quería hablarle, y al preguntar que deseaba le entregó un papel de Vidal preguntándole si tenía vapor para el extranjero y podía embarcarle en él, a esto le contestó el declarante que lo mejor era que el señor Vidal se entrevistase con el declarante, aunque le advirtió, que por tener que marchar a Lanzarote, debía de hacerlo, aquél día, para lo cual le indicaba algunos sitios para la entrevista en su casa calle Mendez Nuñez, por tener que ir allí al salir para Tacoronte; que esta entrevista se celebró a las seis de la tarde y en ella Vidal le dijo que su deseo de marcharse era por las razones que le había expuesto, en la anterior entrevista y además, porque temía que le detuviesen toda vez que tenía una significación obrerista destacada, el declarante, le expuso los inconvenientes que había y por tanto la imposibilidad para complacerle; que posteriormente, algunos días después, volvió la muchacha con un nuevo papel de Vidal insistiéndole en que hiciera lo posible por embarcarlo, incluso con pasaporte, contestandole nuevamente, que no era posible acceder y en nueva visita de Vidal, le requirió para que por lo menos le ayudase económicamente, invocando para ello la exactitud con que siempre había cumplido sus compromisos y al decirle, que ya no estaba en condiciones de hacerlo, toda vez que él además tenía el propósito de marcharse al parecer definitivamente, le dijo que tuviera el convencimiento de que habría de serle satisfecha la cantidad que le facilitara, ya que sus propiedades que estaban a nombre del señor Portel, habrían de cubrirlas el préstamo y más, y aunque Vidal le pedia dos mil pesetas, el declarante le ofreció mil quinientas, las cuales entregó a los dos días a lamuchacha que fue´a recogerlas; que esto ocurria en la primera decena del mes de agosto y después de ese dia no tuvo noticias alguna de Vidal ni de la muchacha;

PREGUNTADO.— Si es cierto que Vidal le proponía que el día veintidós o el veintitrés del corriente mes, en el barco llamado “BETANCURIA” podía enarcar , saliendo a la mar con un barquito y poniéndose de acuerdo con elCapitán, dijo; Que desde los primeros dia de agosto no ha vuelto el declarante a tener ninguna notiicas de Vidal y por tanto mal puede haberle dicho nada referente al embarque en el citado vapor; que no tiene nada mas que decir.

La leyó, se ratificó y la firma con S.S. , y presente Secretario que doy fé.

[Firmas rubricadas]

 

Cfr.: ATMTQ 6229-201-9.- Primera Pieza de Causa 246 de 1936.- Folios 81 vuelto y 82.

CAUSA 248 DE 1937 CONTRA UN TENIENTE MASÓN


 

J.2,972,885

 

COMANDANCIA GENERAL DE CANARIAS.

13180 – 426 – 10

PLAZA DE LAS PALMAS                               JUZGADO EVENTUAL

1937

INFORMACION NUMERO 3.  Bis.

Causa nº  248

Instruida para averiguar si Don Miguel Sanchez Redondo, Teniente de Infanteria que figuraba destinado en el Regimiento de Canarias Numero 11, se encuentra comprendido en alguno de los casos previstos en el Decreto de 19 de Julio de 1.934

Dieron principio las actuaciones el 15 Enero de 1.937.

 

JUEZ INSTRUCTOR

SECRETARIO

Teniente Coronel de Infanteria

El Alferez de Infanteria

Don Jose Baldellon Silva.

Don Eduardo Rodriguez Lison.

Tte Coronel de Ingenieros

Capitan Infanteria

D. Manuel Cuartero Martinez

D. Fortunato Lopez Chavez

   

 

Cfr.: A-TMTQ 13180-426-10.- Causa 24 de 1939.- Cubierta.

* * * * * * * * * * * * * *

En esta causa se investiga al Teniente de Infantería MIGUEL SÁNCHEZ REDONDO, por haber pertenecido a la Masonería en la logia ACACIA.

Asimismo, aparece en este procedimiento, el comandante de infantería MANUEL ESCRIBANO ROMÁN, por haber pertenecido a la Masonería.

Desde el 19 de Julio de 1.934, los militares en activo no podían pertenecer, como socios, afiliados o adheridos a ningún centro, partido, agrupación o sociedad que revista carácter político, ni a ninguna organización o entidad de carácter sindical o societario, tenga o no aquella índole.

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/06/14/limitando-el-derecho-de-asociacion-de-los-militares/

 

SERRADOR DISIENTE EN LA CONMUTACIÓN A MIGUEL HERNÁNDEZ PORCEL


—-ta Cruz de Tenerife a 25 de Junio de 1,941.

Vista la propuesta de conmutación de pena formulada por el Consejo de Guerra que vió y falló la causa nº 357-36 en la que condenó al procesado, paisano MIGUEL HERNANDEZ PORCEL, a la pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSION MAYOR, como autor responsable de un delito de adhesión a la rebelión, ACUERDO, de conformidad con el dictamen de mi Auditor, DISENTIR  de cuanto en la misma se resuelve, por entender que los hechos cometidos por el procesado se hallan incluidos en el nº 2º del Grupo 1 de la Orden de 25 de Enero de 1,940, que dispone no haber lugar a la conmutación de la pena impuesta a las altas Autoridades y Gobernadores Civiles rojos sentenciados por rebelión, no en el apartado 6º del Grupo V de la citada Orden, como aprecia el consejo, para por similitud de gravedad, proponer la conmutación de la pena impuestas por la de SEIS AÑOS Y UN DIA de prisión mayor; y vuelva esta propuesta, en unión de la Causa, al Sr. Juez Instructor, para que deduzca y remita a mi Autoridad testimonios de la sentencia, propuesta de conmutación de pena, y dictámenes de mi Auditor, que servirán de base para plantear el disentimiento a que anteriormente se ha hecho mérito.

 [Firma rubricada de RICARDO SERRADOR SANTÉS]

[Sello elíptico en tinta, con el escudo nacional del águila imperial con yugo y flechas, rodeado por la leyenda CAPITANÍA GENERAL DE CANARIAS-       E.M.]

[Sello rectangular en tinta roja, dentro del cual se lee:

 

CAPITANIA GENERAL DE CANARIAS

Registro General

 

SALIDA

Núm.  6.575

Fecha  26-6-41

 

Cfr.: A-TMTQ 7114-223-30.- Causa 537 de 1936.- Folio 211.

SERRADOR FIRMA CONDENA CONTRA MIGUEL HERNANDEZ PORCEL


210

—-ta Cruz de Tenerife a 25 de Junio de 1,941.

De conformidad con el fallo dictado por el Consejo de Guerra y precedente dictamen de mi Auditor, CONDENO al procesado en la presente Causa nº 357-36 paisano MIGUEL HERNANDEZ PORCEL, como autor responsable de un delito de adhesión a la rebelión, a la. pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSION MAYOR, accesorias de interdicción civil e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, responsabilidades civiles a tenor de lo propuesto en la Ley de 9 de Febrero de 1.939, siéndole de abono el tiempo de prisión preventiva sufrido con motivo de esta Causa.

Formulada propuesta de conmutación de la pena impuesta, por el propio Consejo de Guerra que vió y falló la Causa, es procedente para resolverla, atenerse a cuanto en la misma dispongo; y vuela la Causa, en unión de dicha propuesta, a su Juez Instructor, par cumplimiento de cuanto se ordena, remisión a mi Autoridad del testimonio que previene el nº 12 del Artº 28 del Código de Justicia Militar, y demás efectos que sean procedentes.

[Firma rubricada de RICARDO SERRADOR SANTÉS]

[Sello elíptico en tinta, con el escudo nacional del águila imperial con yugo y flechas, rodeado por la leyenda CAPITANÍA GENERAL DE CANARIAS- E.M.]

 

Cfr.: A-TMTQ 7114-223-30.- Causa 537 de 1936.- Folio 210.

DICTAMEN DEL AUDITOR DE GUERRA EN CAUSA 537 DE 1936


—-mo Señor:

El Consejo de Guerra Ordinario de Plaza reunido en la de Las Palmas el dia 23 del próximo pasado mes de Mayo, para ver y fallar la Causa nº 357 de 1936 seguida contra el paisano MIGUEL HERNANDEZ PORCEL, ha dictado Sentencia en cuya parte dispositiva se condena al procesado como autor responsable de un delito de adhesión a la rebelión del nº 2 del artº 238 del Código de Justicias Militar a la pena de TREINTA AÑOS de reclusión mayor, accesorias de interdicción civil e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, responsabilidades civiles a tenor de lo dispuesto en la ley de 9 de febrero de 1939, con abono de la prisión preventiva sufrida con motivo de la Causa.

El Consejo declara ser hechos probados que, al iniciarse el Glorioso Movimiento el procesado ejercia el cargo de Subgobernador de la Guinea Continental Española, con residencia en Bata, para el que fue nombrado el 4 de Noviembre de 1935 por el Ministro Don Joaquin Chapapietra y se puso el procesado a las ordenes del Gobierno rojo actuando en contra del Gobernador General de aquellos territorios adicto a la Causa .Nacional, en cuya actuación destituyó a la Oficialidad de la Guardia Colonial, trató de sofocar el movimiento favorable a la Causa Nacional, que se inició en Benito y encarceló a los elementos de derechas. Que durante dicha actuación no se produjeron desmanes ni derramamientos de sangre y que el encarcelamiento de los elementos de derechas fué para preservarlos de persecuciones como lo prueba el que les comunicó una circular en la que se les facilitaba los medios para pasar al Kamerun a los que voluntariamente quisieran hacerlo asi y que el 14 de Octubre de 1936 huyó al Kamerun ante el temor de los desmanes que pudieran cometer las hordas rojas que navegaban en la Motonave Fernando Póo en dirección a aquella Colonia que el procesado recibió un telegrama del Capitán del Fernando Póo en que este le comunicaba que en dicho barco viajaban los hijos del procesado, manifestando que lo hizo por humanidad, ya que dichos chicos habían padecido mucho con los rojos. Que según declaración del Capitán DON ROMAN CARLOS MORALES FERNANDEZ, Jefe de la Guardia Colonial de Bata, al decirle este al procesado que se formaban en aquel territorio milicias rojas, este le manifestó que iba a pedirle el Gobernador que todos los simpatizantes con dichas milicias fueran embarcados para la Peninsula y que el personal que pretendía formarlas no era mas que una partida de sinvergüenzas.

En el plenario de la Causa se han observado las formalidades legales hallándose la declaración de los hechos probados ajustada al resultado de las pruebas practicadas, apreciadas por el Consejo con arreglo a sus facultades y sin que exista error manifiesto que haga procedente la interposición de recurso.

Es ajustada a derecho la calificación penal de los hechos, hallándose la pena impuesta dentro de los límites legales y siendo procedentes los restantes pronunciamientos de la Sentencia en orden a penas accesorias, abono de prisión preventiva y responsabilidades civiles.

En virtud de lo expuesto procede y pudiera V.E. sin perjuicio de la propuesta de conmutación de pena por separado se tramita en cumplimiento de la Orden de 25 de Enero de 1940, aprobar el fallo dictado en la presente Causa, para que sea firme y ejecutorio.

No obstante V.E. resolverá.

Santa Cruz de Tenerife a 14 de Junio de 1941.

EL AUDITOR

P.I.

[Sello elíptico en tinta, con el escudo nacional del águila imperial con yugo y flechas, rodeado por la leyenda AUDITORÍA DE GUERRA DE CANARIAS Santa Cruz de Tenerife, y firma rubricada]

San

Cfr.: A-TMTQ 7114-223-30.- Causa 537 de 1936.- Folio 209.

REMITIENDO ACTUACIONES CONTRA MIGUEL HERNÁNDEZ PORCEL


DIILIGENCIA.- Seguidamente se remiten las actuaciones al Excmo. Sr. Capitán General de estas Islas, por conducto del Gobierno Militar de esta Plaza, contando las mismas de doscientos ocho folioa útiles.- Doy fé.

[Firma rubricada de JOSÉ SÁNCHEZ HERRERA]

 

Santa Cruz de Tenerife, 30 de Mayo de 1.941

Pase la presente Causa nº 537 – 36 al Sr. Auditor de Guerra de esta Capitanía General, para dictamen.

[Firma rubricada del General RICARDO SERRADOR SANTÉS]

[Sello elíptico en tinta, con el escudo nacional del águila imperial en su interior, rodeado por la leyenda CAPITANÍA GENERAL DE CANARIAS – E.M. ]

[Sello rectangular en tinta roja, dentro del cual se lee:

 

CAPITANIA GENERAL DE CANARIAS
Registro General

 

SALIDA

Núm.  3.498
  Fecha  30/5/41

 

Exc

Cfr.: A-TMTQ 7114-223-30.- Causa 537 de 1936.- Folio 208 vuelto.

NOTIFICANDO SENTENCIA CONTRA MIGUEL HERNÁNDEZ PORCEL


208

N O T I F I C A C I O N.- En las Palmas de Gran Canaria a veintitres de Mayo de mil novecientos cuarenta y uno.-

Ante S.S. y de mi el Secretario compareció el Señor Fiscal Juridico Militar del Cuerpo Juridico Militar Teniente Honorifico D. Matias Vega Guerra, a quien por lectura integra de la Sentencia dictada por el Consejo de Guerra en la presente Causa, se le notificó, quedando enterado de la misma y haciéndole saber que no es firme hasta su aprobación por la Autoridad Judicial.

Y en prueba de quedar enterado, firma con el Señor Juez y Secretario que certifico.

[Firmas rubricadas de PEDRO PADRÓN QUEVEDO, MATÍAS VEGA GUERRA y JOSÉ SÁNCHEZ HERRERA]

 

N O T I F I C A C I O N.- En Las Palmas de Gran Canaria a veintitres de Mayo de mil novecientos cuarenta y uno.-

Ante S.S. y de mi el Secretario compareció el procesado MIGUEL HERNANDEZ PORCEL, asistido de su Defensor, a quienes se les notificó por lectura integra de la Sentencia dictada en la presente Causa por el Consejo de Guerra, haciendole saber que no es firme hasta su aprobación por la Autoridad Judicial.

Y en prueba de quedar enterados, firman con el Señor Juez y Secretario que certifico.

[Firmas rubricadas de PEDRO PADRÓN QUEVEDO, MIGUEL HERNÁNDEZ PORCEL, LUIS MESA SUÁREZ y JOSÉ SÁNCHEZ HERRERA]

 

EXCMO:   SEÑOR:

Vistas y fallada en Consejo de Guerra Ordinario de Plaza, la presente Causa numero 534 de 1.936 (Pieza Separada), seguida contra el Ex – Sub – Gobernador de la Guinea Continental Española MIGUEL HERNANDEZ PÒRCEL, como presunto autor de un delito de Rebelion, tengo el honor de elevar a la Superior Autoridad de V.E. la misma para la resolucion que estime de Justicia.

Las Palmas de Gran Canaria a veintitres de Mayo de mil novecientos cuarenta y uno.

Excmo. Señor.

El Teniente Juez Instructor,

[Firma rubricada de PEDRO PADRÓN QUEVEDO]

 

Cfr.: A-TMTQ 7114-223-30.- Causa 537 de 1936.- Folio 208