EL QUINTO NO MATARÁS


 El General ÁNGEL DOLLA LAHOZ, sumado a los sublevados contra el legítimo y legal gobierno de la República Española, en Zaragoza, – ciudad donde residía en situación militar de segunda reserva -, fue designado para el mando de la Comandancia Militar de Canarias, el 4 de septiembre de 1936.

Desde Zaragoza se trasladó hasta Vigo donde embarcó en la motonave “Dómine”, arribando a Tenerife, en la madrugada del domingo trece de septiembre.

Este mismo día, domingo 13 de septiembre de 1936, el general Ángel Dolla firmaría en Tenerife, su primera sentencia decretando cinco condenas a muerte.

La primera sentencia de la Causa 246, por la cual resultaron condenadas a muerte, y ejecutadas, estas cinco personas:

 

ANTONIO ORTEGA ARTILES, paisano.

FELIX VILLAR PEREZ, musico de tercera

JUAN RAMALLO RUIZ, soldado

MANUEL GONZALEZ CHACON, soldado

VALERIANO MESA GUTIERREZ, soldado

Igualmente se condena al Músico de Tercera JESUS GOMEZ MORENO, en concepto de autor del mismo delito a la pena de veinticuatro años, cinco meses y veintiún  días de reclusión mayor con las mismas accesorias.

 

Espeluzna caer en la cuenta de esta secuencia de los hechos.

La Causa 246 de 1936, cuyas actuaciones se iniciaron el 5 de Septiembre de 1936, tramitada por procedimiento sumarísimo, instruida por el Capitán AURELIO MATOS CALDERÓN, es sustanciada en el lapso de nueve días.

El domingo 13 de septiembre de 1936, es dictada una inicua sentencia por

un tribunal presidido por VICENTE PELEJERO LORES, teniendo como vocales a los capitanes LORENZO MACHADO MÉNDEZ, JUAN PALLERO SÁNCHEZ, FERNANDO SALAS BONAL, LUIS GÓMEZ CARBÓ, FRANCISCO ARRIAGA ADÁN y el comandante auditor de la Armada EDUARDO CALLEJO GARCÍA-AMADO, éste último como Vocal Ponente, y Vocales suplentes a los capitanes SEBASTIÁN MARTIN DÍAZ-LLANOS y PABLO ERENAS MARTÍN, llevando la acusación como Fiscal el Teniente Auditor de Primera de Complemento PEDRO DOBLADO SAIZ, desempeñando el papel de defensor el Capitán JOSÉ JORDÁ CANTÓ.

Sentencia que, inmediatamente dictaminada por el Auditor de Guerra JOSÉ SAMSÓ HENRÍQUEZ, es pasada a la firma de la máxima autoridad militar, el general ANGEL DOLLA LAHOZ, recién llegado, quien decreta con su firma las cinco condenas a muerte.

Actos todos, – Sesión, Sentencia, Dictamen y Condena – llevados a cabo en domingo, día del Señor, día de descanso.

El general ÁNGEL DOLLA LAHOZ, que sería loado por su acrisolada y manifestada religiosidad católica, en el día dominical, hace caso omiso del Quinto Mandamiento. Quinto Mandamiento, que en el Antiguo Testamento quedó expresado (Exodo 20,13 y Deuteronomio 5,17), de este modo:

NO MATARÁS.

 

La actividad represora desencadenada después del 18 de julio de 1936, por los militares locales, seguiría su curso, acentuada con el respaldo de este sexagenario generalote.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.