NOTANDO UNA GRAN FALTA DE ESPÍRITU


15

 

INFORME QUE ELEVA EL COMANDANTE DE CABALLERIA DON BARTOLOME GUERRERO BENITEZ AL ILUSTRISIMO SEÑOR COMANDANTE MILITAR DE CANARIAS, COMO CONSECUENCIA DE LA MISION DESEMPEÑADA EN LA ISLA DE LA PALMA.-
Que al desembarcar en Santa Cruz de la Palma, el día 25 del actual, encontró esta población completamente desierta y sin las mas insignificante resistencia.
Que primeramente se ocupó el Ayuntamiento y el que suscribe ordenó al Alfarez de Navío, Señor Izquierdo que comunicase por teléfono, puesto que éste funcionaba, a los Jefes de los Destacamentos de la Guardia Civil, Fuerzas de Asalto e Infantería, para que, con sus respectivas fuerzas se incorporaran al reten constituido por las de deesembarco en el Ayuntamiento. Que las dos primeras se personaron inmediatamente, no así las de Infantería, cuyo Jefe le manifestó por teléfono al citado Alferez de Navío que “SI SALIAN ELLOS SOLOS IBAN A TENER JALEO Y QUE ERA PREFERIBLE QUE FUERAN A BUSCARLOS”. Así se hizo con un reducido pelotón que, sin la mas leve resistencia condujo dichas fuerzas al Ayuntamiento, presentándose al frente de ellas un Comandante llamado Gómez Navarro, el cual manifestó ser el Comandante Militar.- Que el que suscribe prosiguió su labor en unión del Capitán de Artillería, gil de León Teniente Señor Benjumea y dos ciudadanos patriotas que iban desde Las Palmas, y en
intimo contacto con el Capitán Díaz Treitos y sus fuerzas, logró dominar la población, incautándose de una radio que funcionaba clandestinamente.- Que en dicha noche del 25 y al dar cuenta de su gestión al Comandante del “CANALEJAS” Señor Meléndez, me enteré de la detención de los guardias de Asalto y el Teniente de la Guardia Civil, los que habían sido embarcados para Tenerife en el CIUDAD DE MAHON.- Que al siguiente día y notando una gran falta de espíritu tanto en el Comandante como en el Capitán que mandaban las fuerzas de Infantería en Santa Cruz de La Palma, estos mismos nos comisionaron para ir a las Breñas con una columna compuesta de unos 40 hombres al mando del Capitán Díaz Treitos, al objeto de dominar y disolver un grupo de Comunistas que decían existir en dicho pueblo, pero al empezar la marcha el que suscribe se entera que una hora antes habían estado en dicho pueblo los Falangistas Señores Velazquez, Pulido y Muedra, los que manifestaron no existir tal foco comunista, si completa tranquilidad hasta el extremo de que posteriormente el Señor Villareal, completamente solo había reclutado y bajado hasta Santa Cruz de La Palma para darles armas a seis falangistas de dicho pueblo. En este estado de cosa decidí dejar este objetivo y marchar sobre el pueblo de Los Llanos para proseguir a Argual y Tazacorte.- Así lo hizo toda
la columna ocupando dichos pueblos sin la mas leve resistencia. Que decidió y en vista de que los elementos revoltosos se habían ido al campo, dar una batida por el lugar llamado La Caldera sitio de difícil y peligroso acceso por la noche, pero misión que cumplió maravillosamente, el Capitán Díaz Treitos.- Que al día siguiente, 27, se vió sorprendido, el que suscribe por los constantes apremios del Comandante Gómez Navarro quien manifestaba un temor a todas luces injustificado, sobre armamento de los facciosos en Santa Cruz de La Palma, existencia de dinamita, focos comunistas culminando la indignación del que suscribe al decirle el citado Comandante haber nombrado Delegado Gubernativo de Santa Cruz de La Palma al Capitán que mandaba las fuerzas de Infantería, acto que le reproche por entender, que en estos momentos, hacían falta mandos en la calle y no emplear éstos en destinos burocráticos, o administrativos.- Convencido ya de la verdadera predisposición tanto del Comandante como del Capitan
me dedico a efectuar una encuesta verbal sobre lo ocurrido en Santa Cruz de La Palma y el por qué haberse encerrado esta fuerza en el cuartel a partir del día 18 de los corrientes, que, según el Capitán, se declaró el estado de Guerra dicho día y seguidamente se encerraron en el cuartel, según el Comandante el estado de Guerra se declaró dentro del cuartel, y según acta que enseñó al que suscribe, el citado Comandante, no se llegó a declarar el estado de Guerra, culpándose en la misma al Teniente de la Guardia Civil por no haber acudido al requerimiento que en dicho dia 18 le hizo el mencionado Comandante y que en cambio decían que dicho Teniente estaba sentado en un café. (Hay que hacer constar que en dicho día ni la guardia Civil, n i las Fuerzas de Asalto se habían acuartelado).- Como quiera que a nuestro desembarco y al requerimiento hecho a estas dos fuerzas de orden público, su presentación fue instantanea, excepto tres guardias de Asalto que con sus armas huyeron con los facciosos, y no así fue expontanea la presentación de las furezas de Infantería, es una opinión personal del que suscribe que el mando supremo de Santa Cruz de La Palma, que ostentaba el citado Comandante Gómez Navarro, flaqueo de manera lastimosa, tanto el día 18 como los sucesivos hasta el de nuestra llegada, llegándose hasta el extremo vergonzoso de suscribir una actitud defensiva de su situación, acta que firmaron el Comandante, Capitán y Teniente de Infantería improcedente en momentos tan decisivos para España.- Que considera arbitraria y hasta quizás alevosamente premeditada la detención del Teniente de la Guardia Civil, los guardias de Asalto que expontaneamente se presentaron a nuestro requerimiento, que siendo fuerzas de orden público y no estando energico el mando militar, su lógica misión era seguir al gobierno, por muy faccioso que fuera y que las fuerzas de la Guardia civil que operaron con el que suscribe lo hicieron llevas del mejor espíritu, indiscutible herencia del Jefe que los mandaba, hoy encartado. Que al día
siguiente, 28, organice una batida a los montes cercanos a Santa Cruz de La Palma al objeto de capturar a los revoltosos, que decían estar ocultos allí, y sobre todo, tras los tres guardias de asalto huidos, batida que no dio el apetecido resultado, embarcándonos y haciendo rumbo a Las Palmas una vez dominada la situación.- Quiere hace el Jefe que suscribe constancia del elevado espíritu y abnegación del Capitán Diaz Treitos y Oficiales de Infantería a sus ordenes, como asimismo las de las clases y soldados que formaban la expedición; del Capitán Gil de León, Teniente Benjumea, falangistas Velazquez, Pulido, Muedra y Villareal, los cuales demostraron un entusiasmo y espíritu sin limites; no cabe dudar que infiltrados por el amor patrio del comandante Señor Melendez y Oficiales a sus ordenes, los que han trabajado en forma tal que haríamos este
informe interminable si prolijamente detallaramos punto por punto sus acertadas actuaciones.- Es cuanto tengo el honor de manifestar.- Las Palmas a 29 de julio de 1,936.- Bartolomé Guerrero.- Rubricado.-“

 Es copia:

El Comandante Jefe de E.M.

[Firma rubricada]

A la izquierda, figura, estampado en tinta, el sello republicano ovalado de E.M. de la COMANDANCIA MILITAR DE LAS ISLAS CANARIAS.

 

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folio 14.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.