SE DISPARÓ UN CAÑONAZO


M.8,728,392

55

DECLARACIÓN del Testigo Don Miguel Velazquez Garcia .- – – – – – –

En Santa Cruz de Tenerife a dieciseis de Agosto de mil novecientos treinta y seis.

Ante S.S. y presente el Secretario, compareció previa citación, el testigo anotado al margen, quien advertido de las prevenciones del articulo 451 del Código de Justicia Militar, y enterado prometió decir verdad. Interrogado a tenor del articulo 453 del mismo Código, dijo:

Llamarse como queda expresado al margen, natural de Las Palmas, provincia de Gran canaria, de treinta y un años de edad, de estado soltero, de profesión farmacéutico, no comprendiéndole las demás generales de la Ley.

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo: Que formaba parte las fuerzas de desembarco que iban en el cañonero “CANALEJAS” el día veinticinco del anterior; que a su llegada a Santa Cruz de La Palma, se presentó un señor al Comandante del citado cañonero diciéndole que en la Capital había mucha dinamita; que el Comandante del tan repetido cañonero, dio un plazo de media hora para que se rindiesen sin oponer resistencia; que poco después se disparó un cañonazo y que inmediatamente desembarcaron, dirigiéndose al Ayuntamiento sin encontrar resistencia; después de ocupado éste, ocuparon tambien la Casa del Pueblo y la “Juventud Ideal”: que a la media hora aproximadamente de ocupado el Ayuntamiento, aparecieron las fuerzas del Ejército, Guardia Civil y de Asalto, que las primeras iban mandadas por un Comandante de Infantería cuyo nombre ignora el deponente, las de la Guardia Civil por el Ten iente y que no sabe quien mandaba las de Asalto; que el Comandante Militar de la Plaza, delante del declarante ordenó fuese desarmado el Teniente de la Guardia Civil por no ofrecerle garantía suficiente; que asimismo fúe desarmada la guardia de Asalto; que el Comandante Militar se encontraba en aquella plaza en el cuartel de Infantería no había podido salir del acuartelamiento, por encontrarse cercado por las “milicias rojas” y que a juicio del declarante, cree que sinó salieron del cuartel, es por que no quisieron y prueba de ello es que el deponente, acompañado de otros dos falangistas llamados Muedra y Pulido, ocuparon Breñas Altas sin encontrar la mas minima resistencia y asimismo el deponente con los falangistas Villareal y Pulido ocuparon San Andres y Los Sauces, en cuyos puntos les habían informado anteriormente, había grupos extremistas armados y provistos de dinamita, no habiendo encontrado nada de ello; que no sabe si fue nombrado por el Comandante Militar algún Delegado Gubernativo; que oyó que por la Capital se comentaba, que no debía de haberse desarmado al Teniente de la Guardia Civil; que en días posteriores, el Capitán del Destacamento de Infantería de La Palma, tomó parte en las expediciones (una de ellas) que se hicieron al campo, al objeto de capturar a todos los extremistas que estaban huidos; que no tiene nada mas que decir.

Si tiene algo mas que decir, dijo: Que no.

En este estado S.S. dio por terminada esta declaración, leída que fue por el deponente, la encontró de conformidad; se afirmó y ratificó en su contenido, firmandola con el Señor Juez Juez y presente Secretario de que doy fé.

Miguel Velázquez

Enrique Rolandi                                             Arturo Navarro

[Las tres firmas rubricadas]

 

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folio 55.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.