FUERON ARRASTRADOS POR LA MULTITUD


M.8,728,527

13

 

DECLARACION del encartado JUAN GOMEZ GUTIERREZ.- – – –  –

 

En Santa Cruz de Tenerife, siendo las doce horas cinco minutos del día treinta de Julio de mil novecientos treinta y seis.
Ante S.S. y presente Secretario, compareció el encartado anotado al margen, quien advertido de las prevenciones legales, prometió decir verdad e interrogado por las generales de la Ley, dijo: Llamarse como queda dicho, natural del Valle de Soba, provincia de Santander, de veintinueve años de edad, de estado soltero, de profesión guardia del Cuerpo de Asalto, con destino en la Compañía de Tenerife (Destacamento de La Palma), no comprendiendole las demás generales de la Ley,

PREGUNTADO, convenientemente, dijo: Que el día dieciocho del actual hallándose el declarante en la playa de Santa Cruz de La Palma, acompañado del cabo del destacamento, éste le comunicó que había recibido ordenes del Delegado, de que fueran enseguida al caurtel, que habiase declarado una huelga revolucionaria, por lo cual debería ir a vestirse de uniforme a su casa e inmediatamente acudir al cuartelillo; que seguidamente marchó a su casa, donde se vistió de uniforme y marchó para el cuartelillo donde encontró a varios de los guardias aunque todabia faltaba alguno por ir; que sobre el obscurecer, recibió el cabo, que había ido a la Delegación, orden de que se incorporase con todos los guardias a la mencionada Delegación; que cuando llegó el referido Cabo, les comunicó esta orden, diciéndoles que tenían que acudir con todo el armamento y municiones a tan repetida Delegación; que seguidamente el declarante con otros dos o tres, marchó a la Delegación y que el resto de los guardias llegaron después que él; que en ésta, prestaron el servicio interior y asimismo acudieron a la llegada de los correos por orden del Cabo, para prestar el servicio de vigilancia y después de cumplido éste servicio, volvieron a la Delegación; que en el tiempo que estuvieron en la citada Delegación, no se enteraron de lo que ocurria, ni se les comunicó absolutamente nada, puesto que el Cabo era el que recibia las ordenes y éste el que se las comunicaba a ellos; que cuando se enteraron de la llegada del cañonero “Canalejas” con fuerzas del ejército, acordaron salir para dirigirse al cuartelillo de la guardia civil, pero que al efectuar la salida, cree que tres de los guardias llamados José Herrero Lizana, Ramón Portoles y Francisco Cosme fueron arrastrados por la multitud que se encontraba estacionada en el frente y alrededores de la Delegación, al mismo tiempo que sonaron varios disparos de pistola; que entonces, el deponente con el cabo y otros cuatro guardias mas que había, se dirigieron al cuartelillo de la guardia civil, a donde llegaron poniéndose a las ordenes del Teniente; que no dispararon contra el vecindario, a pesar de la actitud del vecindario; que a poco de estar en el cuartelillo de la citada Guardia Civil, y cuando llegó la fuerza del desembarco, fueron con esta al Ayuntamiento, donde les leyeron el Bando de declaración del estado de Guerra, siendo detenidos y desarmados seguidamente; que no tiene nada mas que decir.

Leída que le fué, la encontró de conformidad, se afirmó y ratificó en su contenido, firmandola con el Señor Juez y presente Secretario de que certifico.

Juan Gomez Gutierrez

Enrique Rolandi              Arturo Navarro

[Las tres firmas rubricadas]

 

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folio 13.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.