LA GUARDIA CIVIL DE CANARIAS EL 18 JULIO DE 1936



En julio de 1936, la Jefatura del 24º Tercio de la Guardia Civil, cuya jurisdicción abarcaba todo el Archipiélago canario, estaba a cargo del Coronel AGUSTÍN PIÑOL RIERA, quien tenía como Ayudante al Capitán GUILLERMO CANDÓN CALATAYUD.

1.-

La Comandancia provincial de la Guardia Civil en Las Palmas, tenía como Primer Jefe al Teniente Coronel EMILIO BARAIBAR VELACO.

El segundo jefe era el Comandante JOAQUÍN LAURERIO PÉREZ.

El 18 de julio de 1936, estos dos jefes y el Capitán JOSÉ GARCÍA SILVA, de la Guardia Civil en Las Palmas, permanecieron inicialmente junto al último gobernador civil republicano ANTONIO BOIX ROIG. Luego se pusieron a las órdenes del sublevado General LUIS ORGAZ YOLDI.

Posteriormente, estos tres mandos de la Guardia Civil en Gran Canaria, junto al gobernador civil ANTONIO BOIX ROIG, y 35 personas más, serían sometidos a la Causa 130 de 1936 de la Plaza de Las Palmas, instruida por Rebelión.

El sumario de esta Causa 130 de 1936, conteniendo más de 1400 folios distribuidos en 6 rollos, está en un volumen identificado con la clave 9904-315-1.

En la sentencia de esta Causa 130/1936, datada en cinco de marzo de 1938, ANTONIO BOIX ROIG y EMILIO BARAIBAR VELASCO resultaron condenados a la PENA DE MUERTE, mientras JOAQUÍN LAURERIO PÉREZ. y JOSÉ GARCÍA CID, fueron condenados a la pena de treinta años de reclusión mayor, y accesorias.

Afortunadamente, ambas penas de muerte serían conmutadas por la inmediata inferior de cadena perpetua.

2.-

La Comandancia provincial de Santa Cruz de Tenerife, tenía como Primer Jefe al Teniente Coronel ISIDRO CÁCERES PONCE DE LEÓN.

Como segundo jefe actuaba el Comandante IGNACIO GÁRATE ECHETO.

El Capitán GORGONIO PÉREZ VELASCO desempeñaba el cargo de Capitán Cajero, sin tener participación directa en el mando de tropas, estando éstas a cargo del Capitán RAFAEL HERRERA ZAYAS.

¿Cuál fue la conducta de los mandos de la Guardia Civil en Tenerife durante los primeros días de la sublevación militar del 18 de julio 1936?

Queda por ver mucha documentación para responder a esta pregunta.

9 pensamientos en “LA GUARDIA CIVIL DE CANARIAS EL 18 JULIO DE 1936

  1. Sobre la actuación de la Guardia Civil el 18 de julio de 1936 en Santa Cruz de Tenerife, se como actuo y pensaba su Coronel, pero han pasado muchos años y no es cuestión de hurgar en herdida ya cicatrizadas.

    • Sobre la actuación de la Guardia Civil el 18 de julio de 1936, ha sido publicado muy poco.
      Si sabe como actuó y pensaba su Coronel, ¿no cree que resultaría muy esclarecedor su testimonio?
      Estamos tratando de conocer la Historia de lo acontecido, desvelando la verdad ocultada durante tantos años.
      No estamos hurgando en viejas heridas, que ya están más que cicatrizadas, después de las siete décadas transcurridas.
      Nuestros hijos y nietos, tienen derecho a conocer la verdadera Historia de España.
      En nuestro caso concreto, la de Canarias, y más específicamente la de Tenerife.
      Reitero el agradecimiento por leer el fruto de mi trabajo de pesquisa documental.

      • El Coronel Piñol, estuvo a verlas venir. El 18 no salió ninguna furza ya que la ciudad estaba ocupada por el ejercito,; cuando por la tarde el teniente Campos llevaba la peor parte del tiroteo, es cuando el capitán Herrera salio hacia el cafe Suizo donde estaba Campos refugiado y allí sólo y bastante abatido se entregó. Esta es la verdad. Que me sdemuestren lo contrario, Baltasar Pérez Bes

      • Últimas horas de la tarde del sábado 18 de julio de 1936 en Santa Cruz de Tenerife, y algo más sobre el teniente de Infantería Alfonso González Campos. —
        Se transcribe a continuación párrafos de hemerotecas y declaraciones sobre los hechos acaecidos durante el golpe militar del 18 de julio de 1936, en la plaza de Santa Cruz de Tenerife.
        1 – Hay confusión y muchos errores en la descripción de lo acontecido la tarde del 18 de julio de 1936 sobre la actuación y detención del teniente de Infantería Alfonso González Campos. Según José Maldonado, (hoy fallecido), hijo del Coronel Jefe del Cuartel de Almeida, comentó: “que como soldado estaba de guardia en la puerta de Almeida, serían las nueve y pico de la noche, cuando vi llegar al teniente González Campos, a quién conocía, junto a otro militar (no dio el nombre). Vino a pernoctar esa noche en Almeida, pues el Cuartel de Asalto fue cerrado esa misma tarde. El teniente pidió que le trajera cigarrillos de la cantina y como estaba cerrada le ofrecí de los míos; el teniente fumaba poco, solo alguna vez. Hablaba, como era su costumbre, amablemente, con tranquilidad y fluidez de palabra y no me dio la sensación de que estuviera detenido como están diciendo. El día 20, lunes, el teniente recibió una notificación oficial. Días más tarde me dieron orden superior de que le acompañara durante los días de celebración del Consejo de Guerra de Oficiales Generales. Todos los días estuvo el teniente muy tranquilo. En el Consejo de Guerra no le dejaron hablar, tenía que estar callado y escuchó impertérrito su condena a pena de muerte. El teniente ya lo sabía desde días atrás. Demostró mucho temple y valentía”. De cuanto antecede, hay hemeroteca.
        2 – Antecedentes: Los estudiosos del caso, olvidan algo muy importante. Los hermanos y capitanes Rafael Herrera Zayas de la Guardia Civil, y Ángel Herrera Zayas de Infantería, ambos muy amigos desde la infancia del Gobernador Civil Manuel Vázquez Moro. Los tres estudiaron en el mismo colegio en Málaga. Manuel Vázquez Moro estudió náutica y fue capitán de la Marina Mercante, y cuando vino de gobernador civil a Tenerife se encontraron nuevamente reforzando su amistad, procurando verse todos los días bien para almorzar o cenar. Anteriormente, tiempo atrás, el capitán Rafael Herrera Zayas y el teniente Alfonso González Campos estuvieron destinados en la isla de La Palma (entre junio de 1935 y febrero de1936), cada uno en su cuartel, y actuaron juntos contra manifestaciones estudiantiles y de trabajadores en huelga. De ello hay escritos publicados felicitando a ambos por el resultado de sus acertadas actuaciones. Herrera Zayas y González Campos hicieron amistad y llevándose muy bien militarmente. Al ser ambos destinados a Santa Cruz continuaron su amistad. González Campos tenía anteriormente amistad con el hermano Ángel, pues estuvieron destinados en el mismo Regimiento de Infantería en el Cuartel de San Carlos, y juntos y por nombramiento actuaron como juez y fiscal en juicios o procesos militares; hay documentos que lo corroboran.
        3 – Llegado tristemente el día 18 de julio de 1936 y enterados los hermanos capitanes Rafael y Ángel Herrera Zayas de las intenciones del comandante Alfonso Moreno Ureña de detener al gobernador civil Manuel Vázquez Moro, los hermanos proponen y comentan un plan con sus superiores respectivos y previo consentimiento del Coronel de Estado Mayor Teódulo González Peral, acuerdan ordenar que sea el teniente de Asalto Alfonso González Campos quién salga a la calle acompañado con unos guardias de Asalto y que junto con una sección de guardias civiles y otra de soldados de infantería, saque al gobernador civil Vázquez Moro para traerlo al Cuartel de la Guardia Civil, en donde estaría a salvo de las intenciones del golpista y ofuscado comandante Alfonso Moreno Ureña que se apoderó del Gobierno Civil con el resultado final de dos muertos: el cabo de Asalto Muñoz Serrano y el soldado voluntario de Infantería Santiago Cuadrado, reclutado ese mismo día.
        4 – Ante la inmensa multitud de gentes concentradas por la huelga de trabajadores portuarios, y numerosos jóvenes falangistas reunidos portando fusiles y dirigidos por el comandante Moreno Ureña, presentes en la plaza de la Constitución y alrededores, el teniente Alfonso González Campos no pudo cumplir la orden ni llegar al Gobierno Civil; no acudieron los guardias civiles ni los soldados prometidos, quedando el teniente solo sin apoyos y envuelto en la refriega de exaltación militar-popular.
        5 – Durante el Consejo de Guerra de Oficiales Generales contra el teniente González Campos no fueron llamados a declarar, como era preceptivo, los hermanos Herrera Zayas, ni el capitán de Asalto Víctor Cortés Abril, ni el teniente de Asalto Esteban Company Ribera único provocador de la sublevación de los guardias en el Cuartel de Asalto que salieron a la calle, ni el coronel Jefe de Estado Mayor Teódulo González Peral, ni el coronel José Cáceres Sánchez como jefe del Regimiento de Infantería en el Cuartel de San Carlos, ambos consientes y responsables de la orden que le dieron al teniente González Campos.
        6 – El Consejo de Guerra de Oficiales Generales contra el teniente González Campos fue un paripé. Tenía que estar presidido por dos generales y como no podían venir de la península, eligieron a dos generales jubilados que sacaron de sus casas; uno de ellos padecía severa sordera y desorientado por edad avanzada, al otro ascendido con título honorífico pudo, por coacción, asistir y presidir el Acto. Los militares que formaban el Consejo no tenían conocimientos del Código de Justicia Militar, pero sí la osadía de sentenciar a la pena de muerte, por fusilamiento, a un pundonoroso militar como era el teniente Alfonso González Campos. Se da la circunstancia que el teniente fue juez de Cuerpo y por tanto conocedor de leyes jurídicas; estudiante avanzado de Derecho a punto de terminar la licenciatura y con deseos de hacerse Notario. Hay escritos y documentos sobre ello.
        7 – Más tarde, el día de su fusilamiento, el teniente Alfonso González Campos se manifestó resignado con su suerte y profundamente dolido por el engaño y la traición por parte de aquellos a quienes creyó sus amigos y compañeros de armas.
        8 – Ante el dolor manifiesto del oficial que mandaba el pelotón de fusilamiento, se acercó al teniente para pedirle perdón, llorando a lágrima viva. El teniente Alfonso González Campos le dijo a aquel alférez (oficial), en medio de un abrazo: “cumple con tu deber y no te preocupes por mí: yo mando al pelotón”. Y a los soldados levantando una mano les dijo: “Cumplan con lo ordenado y mantengan intacto el respeto a sus jefes. Disparen bien, como les he indicado, y a la cabeza”, Añadiendo: “¡viva España…, preparados… apunten!… ¡fuego!”.
        9 – El teniente de Infantería Alfonso González Campos siempre defendió la legalidad y cumplió con su deber. Igualmente fue fiel obediente al cumplimiento de la orden de sus superiores que recibió la tarde del 18 de julio de 1936.
        10 – “””…El teniente Alfonso González Campos fue condenado sin juicio justo”””. – “””…Porque toda la parafernalia ceremonial del Conejo de Guerra carecía de los elementos esenciales de un juicio justo…”””. – “””…El reo era considerado presunto culpable…”””. – “””…Indefenso sin letrado que lo pudiera defender…”””. – “””…Retorciendo de modo torticero los Códigos Jurídicos”””. – “””…Sometido a un tribunal de militarotes ignaros de toda noción de Derecho, carentes de formación y titulación jurídica…”””. – “””…Realmente Alfonso González Campos fue asesinado…”””. – “””…Y todos sus asesinos han sido amnistiados por esta seudo democracia que padecemos…””” (bPMS).
        11 – Con el transcurso de los años (1940), tanto el coronel González Peral como el comandante Moreno, hicieron en tres ocasiones unas declaraciones totalmente diferentes unas de otras (llena de embustes y a modo de cortina de humo) sobre lo acontecido la tarde de 18 de julio. Y referente a la misma tarde del día 18 de julio, confesa el coronel González Peral que le dijo al coronel José Cáceres: “Pepe, si esto falla mañana nos fusilan”, pues la intensión y el deseo del coronel Jefe de Estado Mayor era la de sacar de la isla al gobernador civil Manuel Vázquez. Y esto quedó escrito en una de sus declaraciones. Hay hemeroteca.
        12 – Es muy importante recordar que al teniente Alfonso González Campos le sobrevivió su esposa, doña Ángeles Themis Hernández Pérez, quien murió en el Hospital Militar de Santa Cruz de Tenerife en el mes de diciembre de 1959, cuando contaba 48 años de edad. Anteriormente como viuda de militar estuvo ingresada, en habitación individual, (colindante con la habitación que ocupó el capitán general Agustín Muñoz Grande ingresado por enfermedad), en el Hospital Militar de la calle Maudes, en Madrid, siendo intervenida quirúrgicamente y evacuada a Tenerife; haciendo uso del derecho que le fue concedido por Orden del Ministerio del Ejército y del Consejo Supremo de Justicia Militar, en virtud de las facultades que le están conferidas, acordaron concederle, como viuda del teniente de Infantería don Alfonso González Campos, una pensión de por vida por aplicación del Estatuto de Clases Pasivas del Estado de 22 de octubre de 1926 y Leyes de 28 de junio de 1940 con todos los derechos, y con carácter retroactivo desde el 11 de agosto de 1936 (o sea, desde el mismo día de su fusilamiento). Hay documentos oficiales que lo avalan.
        13 – Se han consultado hemerotecas y archivos militares buscando informes sobre viudas de militares fusilados por oponerse al golpe militar, o por defender al gobierno de la República, legalmente constituida, y a quienes les fueron concedidas pensiones vitalicias y, apoyado en los fusilados generales como Domingo Batet, Enrique Salcedo Molinuevo, Antonio Escobar Huertas y José Aranguren Roldán de la G.C., en los tenientes coroneles de Infantería Manuel Eixea Vilar, Leoncio Jaso Páez, en los comandante Ricardo de la Puente Baamonde, Daniel Irezábal Goti, en los capitanes de Infantería Manuel García Domínguez, José María Madolell, y José Álvarez del Manzano, en el brigada de la G.C. Francisco Más García, en el teniente de Navío Ramón Alba Guerrero, y en muchísimos más relacionados en lista interminable y, ——
        14 – no encontraron, ni encontré antecedentes como los de la viuda del teniente González Campos, cuyo motivo es muy significativo y no puede relacionarse o agruparse al teniente González Campos en las listas junto a otros militares fusilados por oponerse al golpe militar, o caídos durante la guerra civil defendiendo al legitimado gobierno de la República. Por consiguiente, no puede clasificarse al teniente en ningún bando nacional ni republicano, en ninguno de los dos. Ni entrar en la Memoria Histórica.
        15 – El entonces Jefe del Estado generalísimo Francisco Franco Bahamonde y su gobierno no hubieran permitido conceder una pensión vitalicia con todos sus derechos a la viuda del teniente González Campos si hubieran concurrido, en el teniente, otras “circunstancias diferentes”.
        16 – Y es que, el teniente González Campos fue víctima del engaño y traición por parte de sus irresponsables y nefastos superiores, cobardes temerosos y solo preocupados por ocultar y negar la orden dada al teniente la misma tarde del día 18 de julio, en la que el coronel González Peral confesó que le dijo al coronel José Cáceres: “Pepe, si esto falla mañana nos fusilan”. A qué se refería, ¿tal vez a la reprimenda del temible general de Brigada Luís Orgaz Yoldi quién por orden del general Franco se puso al mando, por unos días, de la sublevación, dejando en canarias un programa de represión contra republicanos contrarios al golpe militar?
        17 – Finalmente, ya se sabe la verdad frente al engaño y a la falsedad que cernieron sobre el teniente de Infantería Alfonso González Campos, engaños y falsedades opuestas a la verdad que siempre se supo y que hasta “hoy” permaneció intencionadamente silenciada.
        El día 11 de agosto de 2019 se cumplieron 83 años de su asesinato.
        Nota: hace unos días recibí información y según el historiador, (cuyo nombre no lo menciono por indicación suya), dice: “[…] … el teniente cuando llegó a la plaza de la Constitución para cumplir con la orden dada, gritó repetidamente no disparen, fue abandonado por sus guardias, se vio solo y envuelto en la ingente afluencia de manifestantes civiles, falangistas, y militares, antesala de la que poco más tarde se consolidó el fallido golpe al gobierno republicano, desencadenando el inicio de la dura represión en todas las islas Canarias y la cruenta guerra civil por alzamiento militar en la península. […]”. “[…] ..En realidad, el teniente fue asesinado por sus propios compañeros de armas. Bien dijo el cabo de la guardia de Asalto Mardones “lo querían matar y lo mataron”. Tenemos la lista de los militares con nombres, apellidos, y empleos de sus asesinos, que vivieron sus vidas totalmente impunes. […]”.

  2. He leído que Cánovas del Castillo decía que la historia no era solo una forma de fidelidad a los antepasados, sino también un proyecto de futuro, de tal forma que que el desconocimiento del pasado nacional constituía un verdadero atentado contra la identidad española.
    Siguiendo este pensamiento de Cánovas, sería muy interesante conocer los detalles de lo que usted recuerda sobre los hechos acontecidos el 18 de julio de 1936, relacionados con la Guardia Civil en Tenerife.
    No se trata de polemizar, ni de demostrar nada, a estas alturas, después de más de setenta años.
    Simplemente, lo que importa es poner negro sobre blanco cuantas más versiones mejor.
    Y, luego, que el lector, y los historiadores saquen sus conclusiones.
    Le agradezco que se haya subscrito a mi blog.

  3. Habian dos capitanes de la Guardia Civil en Santa Cruz de Tenerife que se conocian desde sus tiempos de cadetes en la Academia de Toledo, allá por los años 1914. Por el mes de abril de 1936, ya comentaban y estaban preocupados por todo lo que estaba ocurriendo en La Peninsula, pero estaban ignorantes de lo que el General Mola tramaba. Uno de estos Capitanes por motivos del servicio tuvo que realizar unas gestiones tanto en Barcelona como en Madrid y a su regreso de nuevo a Santa Cruz, tuvo que presentarse al Coronel de E.M. Dn. Teódulo Gonzalez Peral, el cual a su vez le hace pasar al despacho el General Franco,que deseaba saber que ambiente se respiraba en la Guardia Civil en esas dos capitales, donde se estaba viviendo momentos muy tensos debido al comportamiento del Frente Popular. Franco prestaba atención a lo expusto por este capitán, y terminó con “ya veremos quien le pone el cascabel al gato”.El coronel Piñol al mando del 24 tercio, nunca comentón nada relacionado con el golpe militar que se veía venir con sus subordinados, pero parece ser que el jefe de la Comandancia el Teniente Coronel Dn. Isidro Caceres y Ponce de Leon a espaldas de su Coronel si estaba actuando po su cuenta en favor del Alzamiento como se vió una vez iniciado. Amanece el 18 de julio del 36 con el ejercito ocpando la capital, y la Guardia Civil, tanto la Comandancia como la Casa Cuartel de la calle del Pilar acuartelada. Claro está que reunidos en la Comadancia el Comandate Garate, y los Capitanes Guillermo Candon, Gorgonio Pérez y Rafael Herrera comentarian todo lo que estaba pasando y más cuando por la tarde del 18 se enfrentan la Guardia de Asalto con el ejercito, y es en esa madrugada ya del dia 19, cuando por instancia del Capitán Candon, hombre muy inteligente que llegó a General de Brigada, Jefe superior de Policia en Barcelona y Gobernador Civil y jefe del Movimiento en Vizcaya,deciden presentrse en el despacho del Coronel Piñol, para ver claro lo que estaba sucdiendo, no sea se repita lo del 10 de agosto del 32 con el General Sanjurjo. Piñol les asegura que no los va a comprometer. Franco se habia unido a Mola en el Golpe Militar y que seria una locura ir contra el jercito una vez dueño de la situació en Canarias, que tuvieran confianza y que la Guardia Civil estaba para mentener el orden. Lo que pasó despues es mas que conocido, pero cuando estos Capitanes ya eran Comandantes viene la denuncia del Teniente Coronel Ponde de Leon, que para nada cabe pensar que estos jefes y oficiales van a decirle al Coronel que no estan conforme con el Alzamiento y que lo haga saber en Capitania; es ponerse ellos mismos la cuerda al cuello al confesarse no adictos al Movimiento.El domingo,31 de enero de 2010 el periodico El Dia de Santa Cruz, publicó un artículo ,”Más sobre la Guardia Civil de Santa Cruz”, donde puede verse todo lo relaciondo con la causa nº 88 de 16 de mayo de 1940.

  4. La Comandancia de la guardia Civil en Las Palmas tenían los siguientes jefes y oficiales:Teniente coronel Emilio Baraibar Velasco,Comandante Joaquín Laureiro Pérez ,capitán Francisco Rojas Blanco(Puerto de la Luz),capitán José García Silva(Las Palmas),capitán Emilio Pacheco Lozano(Las Palmas),Teniente Mariano Santana de la Rosa(Las Palmas),Teniente Víctor Martín Fernandez(Arrecife),Teniente Antonio Sala Iñesta(Arucas),teniente Francisco Pérez Vazquez(Puerto Cabras),teniente Román Sánchez Fernandez(Puerto la Luz),alférez Antonio Escandell Guasch(Telde),brigada Luis Robledano vaquerizo(Las Palmas),4 brigadas más,5 sargentos,12 cabos,4 Cornetas y el resto Guardia de 1 y 2.
    Referente a un pequeño error del segundo apellido,ya que el capitán es jose garcia Silva,que fue condenado por prisión,estando en la cárcel de Salamanca,murio en enero 1970,siendo Teniente Coronel,aunque siempre estuvo retirado del Cuerpo,su viuda Josefa Aranda Civantos,falleció el 27 de julio 1985,sus hijos Jose García Aranda(empleado de Estadística). ,Carmen vda de Lorenzo Casabuena,fallecida 2012
    Su hijo llego a visitarlo en la cárcel de Salamanca,vivieron hasta su muerte en la calle Travieso junto a la Libreria actual del Cabildo
    Saludos Federico
    Email”villavicencio1942@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .