ENCUBRIR ALGO QUE JUSTIFICASE SU VISITA AL GOBERNADOR


Declaración del Sr. Coronel de E.M. D. Teódulo González Peral.

 

En la plaza de Santa Cruz de Tenerife, a 27 de Enero de 1940, ante el Sr. Juez instructor y de mi el Secretario comparece el Sr. Coronel de E.M. D. Teódulo Gonzalez Peral, el cual preguntado convenientemente dijo: llamarse como queda dicho, natural de Antiguedad (Palencia) de 60 años de edad, casado, y en la actualidad, Jefe de Estado Mayor de esta Comandancia General y que no le comprenden las demas generales de la ley.

Preguntado.

Que servicio se les encomendó al Comandante D. Ignacio Gárate y a los capitanes D. Guillermo Candón, D. Rafael Herrera y D. Gorgonio Pérez Velasco.

Dijo:

Por haber ordenado la Comandancia General al Coronel de la Guardia Civil que designara un jefe ú oficial de enlace entre el  mando y dicho instituto, se presentó en los primeros dias del movimiento, en la Comandancia General el Comandante Sr. Gárate. Desde tal momento quedó afecto al Estado Mayor, cuyo jefe, el Comandante de E.M. D. Trinidad Díaz Gómez, utilizó constantemente sus servicios, y según informes a plena satisfacción.

Respecto a los capitanes Srs. Candón y Perez Velasco, nada puedo informar, ya que por desempeñar en la Comandancia de la Guardia Civil, al iniciarse el movimiento, los cargos de Ayudante y cajero respectivamente, no fué preciso disponer de ellos, y en cuanto al Capitán Herrera, puedo hacer constar que a fines de Noviembre de 1936, fue encuadrado por la Comandancia General para el mando de una de las banderas que constituirían el 2º Tercio de Falange de Tenerife, el cual embarcó para la Península el 22 de Diciembre de dicho año, ordenándosele al frente de Córdoba, donde su actuación se ha destacado brillantemente.

Preguntado:

Si fueron desempeñados estos servicios a satisfacción del mando, dijo:

Que esta pregunta queda contestada en la contestación dada a la anterior

Preguntado:

Si hubo por parte del Sr. Coronel Piñol ó del Teniente Coronel Cáceres alguna observación que hacer sobre estos nombramientos, en relación con la confianza

55

que inspiraban a favor ó en contra del movimiento Nacional.

Dijo:

Nada puedo contestar a esta pregunta, por no llegar a la Comandancia General ningun informe sobre el particular.

Preguntado.

Si se ratifica su señoría en que la declaración confidencial que le hizo el entonces Teniente Coronel Caceres, sobre la conducta dudosa del Comandante Gárate y los tres Capitanes citados, hecha a su señoría 15 dias después del 18 de Julio se refería a hechos de la misma tarde del 18 de Julio, antes de la sublevación de las fuerzas de Asalto. Dijo:

Sobre la anterior pregunta he de hacer constar , que no puedo concretar la fecha exacta de la confidencia reservada que me hizo el Teniente Coronel Cáceres, pues en los dias iniciales del Movimiento, ante la preocupación del Mando, casi no se apercibía el transcurso del tiempo, al permanecer noche y dia en permanente servicio, sin dedicar ninguna hora al descanso; esto no obstante, puedo afirmar que la confidencia fué después de pasados unos quince días, ratificandome en que aquella no lo fue por escrito, y sí solo de palabra, como antiguo compañero, rogandome el mayor secreto sobre el particular.

Para nada me citó nombres de Jefes y oficiales de la Comandancia de la Guardia Civil, que según el, discutían sobre el Movimiento, ignorando por ello quienes estarían presentes.

Igualmente me ratifico en cuanto consta en mi declaración anterior de la pregunta: «Tiene el declarante algo más que manifestar», asegurando que la confidencia del Teniente Coronel Cáceres se refería a hechos de la tarde del 18 de Julio, momento en el cual estaba ya nombrado el nuevo Gobernador Civil, Coronel de Artillería D. Julio Fuentes Serrano. Hoy puedo ya afirmar que la asistencia del Teniente Coronel Cáceres al Gobierno Civil, lo fué para visitar al destituído Gobernador Civil del «frente popular», quebrantando la orden dada por el entonces Comandante D. Alfonso Moreno Ureña, en el momento que ocupó el edificio del Gobierno Civil, acto en el que estuvo presente el Teniente Coronel de la Guardia Civil Sr. Cáceres.

Todo lo anteriormente expuesto confirma al Jefe declarante, que la confidencia reservada del Teniente Coronel Cáceres – confidencia que me repitió mas veces en el transcurso de varios meses -, tenía por objeto lo que en un principio me imaginé: el encubrir algo que justificase su visita al Gobernador Civil, a las cinco de la tarde del dia 18, es decir, momentos antes de sublevarse las fuerzas de Asalto cuando su deber era el permanecer acuartelado y al frente de sus tropas.

En este estado se da por terminada la presente declaración, y leída por el declarante se afirma y ratifica en su contenido, en prueba de lo cual firma la presente en compañía del Sr. Juez y de mí el secretario. de todo lo cual doy fé.

Salvador Iglesias      Teodulo G. Peral

Manuel Lojendio

[Las tres firmas rubricadas]

Cfr.: Causa 88 de 1940 [5842-191-29] – Folios 54 a 56.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.