CONTINÚA LA VISTA EN CONSEJO DE GUERRA DE LA CAUSA 50 DE 1936


359

J.2,980,139

 

CONTINUACION DEL ACTA//

 

En Santa Cruz de Tenerife a cuatro de Agosto de mil novecientos treinta y seis. Se extiende la presente para hacer constar que a la nueve horas del día de hoy se ha constituido en el cuartel que ocupa el Regimiento de Infantería Tenerife número 38 el Consejo de Guerra de Oficiales Generales para continuar la vista de la presente causa, teniendo dicho Consejo la misma composición que se detalla en el acta de la sesión anterior.

Constituido dicho Consejo se declaró abierto el acto por el Excmo. Señor Presidente y se procedió a recibir declaración al procesado Teniente D. Alfonso Gonzalez Campos; concedida la palabra al Ministerio Fiscal contesta el citado procesado a preguntas que le hace el citado Ministerio; que pasó por el Gobierno Civil a las cinco y quince horas, que estuvo allí seria una hora habiendo entrado porque le llamo el Gobernador que estaba en el balcón; que recibió orden del Capitán de ir al cuartel y que no obstante permaneció una hora en el Gobierno por que recibió; orden del Capitán de hacerlo así; que no estaba ni satisfecho ni apenado con motivo del movimiento militar; que no es cierto estuviese llorando en el cuartel; que es cierto que cuando el Capitán marchó a Comandancia le dijo quedase en el Cuartel no obstante lo cual marchó a Comandancia porque observó que había disconformidad en las fuerzas de seguridad en que los desarmase fuerzas del ejército y por eso tomó el coche y marchó a Comandancia; que fue por las calles de de Ruiz de Padrón y regresó casi inmediatamente; que no paró en ningún sitio; que es cierto le suplicaron los sargentos que no se fuese porque él podría contenerlos; que cuando regresó de Comandancia estaba la fuerza con el correaje puesto y además en las azoteas armados; que cree haber dado orden a Arbeloa para que se concentrasen en el cuartel de Asalto las fuerzas de Locales; que las pistolas que usan los oficiales son variadas y que la que usaba el declarante era de nueve corto; que cree que ordenó a Lopo que él y otros cogiesen el armamento y correaje; que los paisanos dando vivas no los vió llegar al cuartel sino solo a la plaza; que no les dijo a los guardias que salieran sino que los vio correr por la escalinata y corrió detrás; que no vió a los guardias por la calle de San Francisco ni cuando llegó a la calle del Castillo los vió frente al Gobierno Civil; que pidió permiso al Capitán para ir a enterarse de lo que ocurría y antes de salir estaban tan excitados que al sonar las detonaciones trataron de salir; que intentaron reducirlos pero fueron rebasados; que les gritó repetidamente “Alto” y sin embargo seguían; que al llegar a la calle del Castillo vió algunos guardias en la esquina y oyó tiros que cree que ya estaban algunos en el Suizo; que subió a la azotea detrás de todos y se echó en el suelo detrás de un muro y gritó que no disparasen; que nunca tuvo la pistola en la mano y que después de reaccionar vió a un sargento de Infantería en la azotea; que  solo recuerda que en casa de la señora francesa preguntó si tenía teléfono pero no pudo hablar por él; que el primero que le pidió permiso para que se rindieran los guardias no fue el sargento Rivero sino el cabo Lopo a quien dijo «Por dios no tiren mas»; que se marchó de la casa saltando por el tejado porque temía que al salir le hiciesen fuego los soldados que estaban en las inmediaciones de la casa por no saber su actuación; por la defensa de los guardias se le interroga y dice; Que la llamada de Arbeloa al cuartelillo de Locales fue antes de ir el Capitán a Comandancia; que el  Sargento Arbeloa llamó delante del declarante porque le dieron orden no recordando si fue el Capitán o el declarante; que Arbeloa preguntó si bajaban todos de Locales según cree pero no recuerda la contestación. Por su defensor es interrogado y contesta que recibió orden del Capitán de permanecer al lado del Gobernador; que tenia noticia del movimiento y nunca tuvo deseos de oponerse a él. Por el Vocal Coronel señor Pallasar es preguntado si puede precisar cuando hizo disparo con la pistola contestando que nunca y a petición de este Vocal se lee la diligencia pericial del folio 207; por el

J.2,980,140

360

mismo vocal se le pregunta si conoce el Bando declarando el estado de Guerra y contestó que no se lo leyeron pero que lo conoce. A petición de este Vocal se lee el artículo decimo del Bando. Por el Vocal Coronel señor Vallabriga se le interroga si cuando salió del cuartel fue por iniciativa suya o por orden de su Capitán contestó que de éste.

Seguidamente es interrogado el procesado. sargento D. FELIX ARBELOA IZCO quien a preguntas del Ministerio Fiscal, contestó que no oyó la lectura del Bando; que se enteró de la declaración del estado de guerra a las seis y treinta; que llegó al despacho del Capitán y éste se lo dijo; que después marchó al interior regresando a las tres y treinta, después fué a comer y regresó a las cuatro y treinta; que recuerda que llamó al cuartelillo serian las. cinco; que el Teniente y el Capitán le dieron la orden y esto fue antes de salir el Capitán para Comandancia, que la orden la dio el Teniente Campos estando el Capitán presente; que unicamente a las diez de la mañana notó algo extraño pues había grupos de guardias que conversaban y lo comunicó al Teniente Campos el que se lo dijo al Capitán; que después se instaló la radio y el Capitán aplanado con las noticias que daba se cruzó de brazos y no  hizo nada; A preguntas de la defensa del Teniente Campos dice que el Capitán dió la orden de salir al Teniente diciendole “Salga a ver lo que pasa”.

Seguidamente es interrogado el sargento D. José Otero Munichaga quien dice que no sabe si estaba en el cuartel cuando llegaron los de locales porque estaba descansando; que no oyó vivas ni ruidos porque estaba descansando aunque no estaba durmiendo que no vió salir al Teniente Campos pero al notar anormalidad, salió a la puerta y le dijeron que el Teniente Campos habia salido con un grupo; que le pareció verlo por la calle de San Francisco; que en la plaza de la Constitución intentaron quitarle el fusil dos paisanos; que nadie dio la orden de que saliese; que iban delante de él unos ocho o diez guardias y que unos pocos iban detrás. A preguntas de su defensor, dijo que estuvo de servicio – hasta las catorce y volvió a entrar a las quince hasta momentos antes de los hechos en que recibió orden de su Capitán de que se retirase con la fuerza al cuartel.

Seguidamente es examinado el procesado, cabo FRANCISCO LOPO ORGE el que a preguntas del Ministerio Fiscal, dice : Que no estaba en el cuartel cuando se leyó el Bando pero se enteró de él; que no oyó voces ni vivas ni gritos a la llegada de los Locales ni sabe nada de radio; que antes de salir no notó revuelo sino que estaba acostado y le llamó el Teniente González Campos; que cuando salió no estaba el Capitán; que no había público en la puerta del cuartel pero si en la plaza; que creyó porque se lo dijeron que el Gobierno Civil estaba en poder de los paisanos; que Teniente Cam pos iba en medio del grupo; que rodearon por la calle del Si, porque les dijeron que había grupos e instintivamente se dividieron; que el Teniente Campos le dijo «Lopo venga con unos cuantos»; que la herida que sufrió en la cara, no fue producida por el cemento que levantaban los disparos sino que fue una bala pequeña de plomo; que hizo fuego instintivamente porque vió un compañero caído y además porque s sintió herido; que lo primero que vió al llegar a la plaza fue al compañero muerto y las puertas del Gobierno Civil cerradas; que el Teniente Campos subió con el declarante, pero no sabe si el primero o el último; que no es cierto que Campos le dijera que no hicieran mas fuego

A preguntas de su defensor dice que la orden concreta que le dio Campos fue la de ir con unos cuantos y que él eligió los guardias. A preguntas del defensor Capitán Tocino, dijo que estaba por la mañana de servicio en el Gobierno Civil y recibió órdenes de no hacer resistencia y retirar las fuerzas de servicio en Telegrafos; que no sabe quien es Don Aurelio Hernandez y que por tanto no sabe si habló o no con él aquel día; que no recuerda haber recibido orden relativa al fuego y que ordenó cesase este cuando se cercioró que era el

J.2,980,141

361

 

Ejercito el que estaba en el Gobierno Civil.

Acto seguido es examinado el procesado cabo JUAN OVEJERO SOBRINO quien a preguntas del Ministerio Fiscal dice que salió del cuartel a la hora de los sucesos por orden del Teniente; que antes no oyó noticias ni observó nada anormal porque estaba de servicio; qua marchó por la calle del Si yendo el Teniente Campos delante; que no hizo fuego y no sabe si algún compañero lo haría; que suponía que en el Gobierno Civil había fuerza del Ejército; que por orden del Teniente subió a la azotea del Suizo y que el Teniente subió con ellos siendo éste quien les ordenó hacer fuego; que no les dió ordenes de que regresaran ni que se detuvieran, que lo único que hizo fue decir que no hicieran fuego cuando vió fuerzas del Ejército en el Gobierno Civil. A preguntas de su defensor dice que ni desde la esquina de la calle del Castillo ni desde la azotea del Suizo se veían militares ni en la plaza ni en el Gobierno Civil y cuando se dieron cuenta de que en éste había fuerza del Ejercito cesaron el fuego. A preguntas de la defensa del Teniente Campos, dijo que salió a las órdenes de éste; que cuando vió fuerza del Ejercito ordenó que cesaran en el fuego, que la orden que dio el Teniente Campos fue de cesar el fuego. A preguntas del Vocal Ponente contesta que no se veía fuerza del Ejército desde el Suizo; que cesaron de hacer fuego cuando vieron fuerzas del Ejercito: que el Teniente dio la orden al darse cuenta de que había fuerza del Ejército en el Gobierno Civil porque se abrió la puerta de éste y salieron dos soldados.

Seguidamente es examinado el procesado cabo PEDRO NOVELLON PERALTA y a preguntas del Ministerio Fiscal dice: Que el día de autos por la tarde no hizo mas que llegar al cuartel y salir para poner un telegrama; que al llegar no vió al Capitán; que cuando regresaba de Telegrafos al llegar frente al café Zanzibar oyó una descarga; que no sabía que había guardia militar en el Gobierno Civil pero sí que estaba declarado el estado de Guerra; que frente al despacho de D. Manuel Cruz encontró al guardia Pulido y después a Benitez que al oir que seguían los tiros dijo: “Vamos a refugiarnos en una casa y a esperar a ver qué es; que no subió hasta la plaza y que no sabía de que se trataba; que en la casa permanecieron hasta el día siguiente; que el dueño de la casa fue quien les entero de que en la Plaza había muerto a un guardia y a un soldado; que no vió al pasar frente a la bocacalle de Peligros ningún guardia tirando hacia el Gobierno Civil.

Seguidamente se examina al procesado guardia JESUS CADENAS FERNANDEZ, quien dice a preguntas del Ministerio Fiscal que estaba sentado en un banco a la entrada y sin embargo no vio salir grupos de guardias; que los bancos estaban en la puerta pero estaba medio dormido y no se dio cuenta; que no estaba presente cuando llegaron los de Locales; que no vio paisanos frente al cuartel; que declaro que vio salir a un oficial y un grupo de guardias, pero lo cierto es que se entero que habían salido; que no vio al Capitán ni a ningun Oficial; que vio al guardia Garcia Martin en la esquina de Villalba Hervas y a Ramos que regresaban. A preguntas del Defensor Capitán Jorda dijo; que el Sargento Otero no iba al mando de ellos, ni ellos a las ordenes de dicho Sargento; que vio un grupo de guardias que regresaban y al verlo venir regresó. A preguntas del Vocal Ponente dijo, que salió porque se entero habían salido un Oficial y varios guardias llegando solo a la esquina de Villaba Hervas;que regreso porque vio a los otros regresar; que llevaba armas pero no hizo uso de ellas; que no vio sino un grupo de guardias, no viendo entre ellos Oficial Sargento ni Cabo.

Acto seguido es examinado el procesado guardia JOSE MELCON GONZALEZ, quien a preguntas del Ministerio Fiscal dijo: que desde por la mañana dieron  orden de ponerse el correaje; que a la hora de los sucesos oyó una que dijo “a ver un grupo” que a él se lo dijo el Cabo Lopo; que el declarante salió detrás de un grupo siguió por la calle del Sí y no oyó al Teniente Campos dar voz de alto, que tampoco vio al Teniente con la pistola en la mano; que cuando subió a la azotea del Suizo ya estaba

362

J.2,980,142

en ella el Teniente Campos; que sabia había fuerzas del Ejercito en el Gobierno Civil y que desde que aparecieron las camionetas ceso el fuego. A preguntas del defensor Capitán Tocino, dice, que en la azotea solo le oyó al Teniente Campos hablar de que iba a llamar por teléfono; que no sabe si dio orden de alto el fuego o no. A preguntas del Vocal Coronel Sr . PalIazar dijo, que cuando desemboco en la plaza había pocos paisanos pero que no vio que tuviesen armas, que se veían paisanos pero que no pudo apreciar si el Gobierno Civil estaba en poder de ellos; que el Teniente Campos no trato de oponerse al fuego cuando estaban en la azotea pues estaba en la escalera. A preguntas del Vocal Ponente, dice, que no sabe nada de aparato de radio ni que diese noticias; que no sabe la actitud de la fuerza después de la lectura del Bando pues se retiro a descansar; que estuvo durmiendo hasta las dos de la tarde; que no oyó comentarios en la calle; que comió en su casa y en ella oyó comentarios preguntándole la señora de la casa lo que ocurría; que estuvo en el cuartel hasta los sucesos; que salió por orden del Cabo Lopo; que fueron a la calle del Castillo con armamento y municiones yendo el Teniente Campos con ellos; que no le oyó decir nada, ni le vio en actitud de contenerlos; que al llegar a la plaza recibieron disparos de mosquetón fusil y pistola y se arrimaron a la pared; que subieron a la azotea porque oyó una voz que el Teniente Campos dio, según cree que decía, “Arriba”; que al llegar estaba el Teniente Campos echado en la azotea; que en cuanto vio llegar las camionetas ceso el fuego; que creyó que el Gobierno Civil estaba en poder de los paisanos; que él no tiro pero se hizo fuego contra la esquina del Gobierno Civil según los compañeros. A preguntas del Defensor Capitán Tocino dijo, que el Teniente no les excitaba a la lucha.

A preguntas del Vocal Teniente Coronel Gomez Romue dijo, que cuando Lopo ordeno la salida no se le dirigió personalmente a él, sino que vio salir un grupo y fue detrás.

A continuación es examinado el procesado guardia EDUARDO DIAZ RODRIGUEZ, quien a preguntas del Ministerio Fiscal dijo, que la orden de salida la dio el Capitán que hablaba con el Teniente y dijo “Cabo Lopo, venga con unos cuantos a ver que pasa”; que el salió voluntariamente; que no oyó al Teniente ordenar que volviese para atrás, ni tampoco que cesaran en el fuego; que al llegar a la altura de la calle del Castillo, oyó una voz de retirada y se refugió no está seguro si fue en la Librería Católica o en la Peña; que saltó por la azotea antes de que lo buscaran. A preguntas del Defensor Capitán Tocino que oyó al Capitán hablando con el Teniente y a este que decía “vengan conmigo unos cauntos”; que esto es lo exacto, que recuerda que el Teniente Campos iba en el grupo, pero no puede precisar ni el numero de guardia ni el sitio que ocupaba el Teniente en el grupo.

A continuación es examinado el procesado guardia FLORENCIO PINTO PEREZ, quien a preguntas del Ministerio Fiscal dice, que estuvo de servicio en la plaza de la Constitución hasta que recibió la orden de retirarse al cuartel; que no sabe nada de instalación de la radio; que fué por la calle del Si hasta la del Castillo; que la orden la dio el Teniente Campos; que no le oyó la orden al Capitán sino que se lo dijo el Teniente; que sabia había fuerzas del Ejercito en Gobierno Civil; que cuando llegó a la plaza había grupos de guardias en la esquina de la calle de San Francisco; que el Teniente desde la azotea dio orden de tirar creyendo que había paisanos en el Gobierno; que él tiró desde la azotea hacia la parte baja de la plaza sin saber de donde les tiraban; que se replegaron al café Suizo porque les hacían fuego desde las calles de Candelaria y Cruz Verde; interrogado por el Defensor Capitán Tocino dijo, que no puede precisar si el Teniente iba en cabeza o en el medio; que es cierto dijo en su declaración que el Teniente habia ordenado tirar; que también es cierto que en su primera declaración no consigno esto por habersele olvidado, pero despues amplió la declaración que tiró porque el Teniente le ordenó tirar.

363

J.2,980,143

 

Acto seguido comparece el procesado guardia ZACARIAS MORENO MASA el que a preguntas del Ministerio Fiscal, dijo: Que no se dio cuenta de la salida del Capitán ni del regreso; trcyifica que el declarante fue con el Capitán; que en el momento que oyó la radio instalada en el cuartel esta daba solo música y casi en el momento le llamó el Capitán; que cuando salieron, todas las fuerzas estaba con correaje y al volver estaba igual; que no sabe si tenían armamento; que oyó al Teniente llamar a Lopo y que éste dijo “Vengan unos cuantos y en Asalto e costumbre que salgan los más próximos; que no puede precisar si antes de la salida había descargas ni tampoco si el Teniente iba delante o detrás del grupo; que tampoco sabe si subió delante o detrás; que el declarante subió con ellos y desde la azotea hizo disparos; que no asomó la cabeza y no vió a las camionetas con la fuerza del Ejercito; que habría unos ocho o diez disparado pero que no sabe quienes eran; A preguntas de la defensa de los guardias, dijo: Que Lopo llevaba armamento. A preguntas del Vocal Sr.  Pallasar dice que ignora si en la plaza había paisanos con arma larga, que él no los vió. A preguntas del Defensor Capitán Tocino dice que no sabe el número de guardias que salieron pues en Asalto se sale sin orden cuando oyen tiros; que la primera descarga la oyeron en la calle del Castillo; que sabe que Lopo dijo “Debe haber alguna equivocación con el Ejercito y que el Teniente dio la orden de Alto el fuego cuando vió a un militar salir del Gobierno.

A continuación se examina al procesado JESUS MARIA PINEIRO LOPEZ, el cual interrogado por el Ministerio Fiscal dice; Que salieron muchos juntos pero que ignora quien lo hizo primero, que al llegar a la plaza por la calle del Castillo no vió guardias; que a él le ordenó salir el Teniente Campos que iba delante del declarante y que ordenó refugiarse en el Suizo y entró delante de ellos y una vez en la azotea les dijo “Muchachos defenderse” e hicieron fuego contra los del Gobierno Civil porque a ellos les hicieron fuego; que el fuego que les hacían era de arma larga y que no vió al Teniente con la pistola en la mano. Preguntado por el defensor Capitán Tocino dice que el Teniente Campos les dijo muchos defenderse aunque en su declaración tiene dicho que Campos ordenó no hacer fuego. A preguntas del Vocal Ponente, dice que a él no le leyeron el Bando, y que él supo la declaración del estado de guerra al presentarse en el cuartel; que no oyó comentario alguno ni observó actitud dudosa en los demás ni sabe nada del funcionamiento de una radio.

Seguidamente es examinado el guardia JUSTO SALGUEIRO RODRIZGEZ, el que a preguntas del Ministerio Fiscal, dijo que el sargento Arbelo dio orden de que bajasen los de Locales porque estaba al lado del Capitán y éste le dio la referida orden; que el declarante salió con Lopo porque oyó decir al Capitán, al Teniente Campos que salieran a ver que pasaba y él entonces con sus compañeros oyó a Ovejero y a Lopo decir “Vengan unos cuantos” que el Teniente iba al lado del declarante y le ordeno subir a la azotea del Suizo; que no sabe si el Teniente subió antes o después, pero sí que no se quedó abajo; que por orden del Teniente dispararon pero no contra el Gobierno Civil; que no sabe de donde venían los tiros; que dispararon porque creían que había paisanos en el Gobierno; que le saltaron pedazos de cemento a la cara de los disparos que les hacían; A preguntas del defensor Capitán Jordá dijo que estaba cerca del teléfono y que el Capitán y el Teniente Campos dieron la orden de que bajasen los de Locales; que la orden de salir la dio el Capitán a Campos y este dijo “A ver unos pocos”, A preguntas del defensor Capitán Tocino, dice que el  Teniente iba en medio del grupo; guardias delante y guardias detrás.

A preguntas del Vocal Ponente manifiesta que oyó la lectura del Bando y que no oyó nada de radio.

A continuación es examinado el procesado guardia GERMAN LAFUENTE PASCUAL, quien a preguntas del Ministerio Fiscal, dice: que antes de salir no oyó gritos; y que en la misma puerta del cuartel no había guardias; que él salió a continuación de los grupos; que el Capitán ordenó la salida diciendo “Salir a ver que

J.2,980,144

364

que• pasa; que el declarante salió bastante retrasado llevando mosquetón y al llegar a la calle del Castillo no vió a nadie; que entró en la casa del Suizo porque vive allí y ser el portal más próximo; que el declarante se dirigía a su casa y se encontró a su esposa en el piso bajo quedandose en éste.

Seguidamente es examinado el procesado guardia LUIS MACIAS CARRACEDO quien a preguntas del Ministerio Fiscal dice: Que el declarante no llamó a ningún paisano para obsequiarlo en el cuartel y que hay varios guardias que se llama Luis; que al oír las descargas en la plaza el Teniente Canal ordenó “adentro”; que el declarante fue al retrete y al salir de él oyó la orden del Capitán de que salieran unos cuantos a ver que pasaba; que a él no le ordenó nadie salir pero lo hizo al salir su escuadra; que se refugió en el Suizo por orden del Teniente; que subieron todos y tiró dos o tres disparos sin dirección. Interrogado por el defensor Capitán Tocino Dice que el Teniente iba delante de él sin poder precisar cuantos guardias iban delante; que no sabe el número de guardias que estaban en el Suizo y que no oyó orden al Teniente

Seguidamente es examinado el procesado guardia ANGEL BERNABE COLLADO el que preguntado por el Ministerio Fisca, dice: Que salió a las ordenes del Teniente Campos pues vió salir un grupo de guardias y uno le dijo que el Capitán les había ordenado que saliese; que vió al Teniente Campos delante de él; que no vió al guardia German Lafuente en la azotea estando seguro de que este no estaba en ella; que él no disparó y no vió disparar a ninguno cuando él subió pues llegó detrás; que al llegar estaba el Teniente que presenció la llegada de las camionetas pero antes habían cesado de disparar. A preguntas del Defensor Capitán tocino dijo que al atravesar las camionetas con fuerzas del Ejercito oyó voces de no tirar que son militares y uno de los que gritaba era el Teniente; que no puede precisar si eran ocho o diez guardias los que estaban en la azotea. Preguntado por el Vocal Ponente dice que no oyó el Bando pues llegó después de que lo leyeron a la fuerza.

Acto seguido es examinado el procesado guardia BENITO RUIZ DEL HIERRO que a preguntas del Ministerio Fiscal dice que momentos después de regresar al cuartel el declarante salió un grupos de guardias y detrás él; que había mucha gente frente al café La Peña y oyó decir a los compañeros que los Tenientes Campos y Canal ordenaban salir; que no vió al Teniente hasta que llegó a la calle del Castillo; que el declarante llegó hasta la esquina de la calle donde está la redacción de la Gaceta; que desembocó en la calle del Castillo se asomo a la esquina de la Campana; que le oyó decir el Teniente que subiera y él se refugió en zaguán abierto dos o tres puertas más arriba de la peletería de la Campana; que no subió a la azotea sino se refugió en una terraza alta de la casa de un dentista desde donde no hizo fuego. Preguntado por el defensor Capitán Tocino, dijo; Que cuando vió al Teniente Campos estaba con dos o tres guardias en medio de la calle, el cabo Lopo con ellos y fue cuando el Teniente  ordenó lo que refiere.

Acto seguido fue examinado el procesado guardia NICOLÁS GARCIA MARTIN el que interrogado por el Ministerio Fiscal, dijo: Que le pareció oír la voz del Teniente Campos que ordenaba coger correaje y armamento; que no está seguro fuese la voz del Teniente pero le pareció que era; que salió porque le pareció oír la voz del Teniente; que iban bastantes delante de él y llegó hasta la librería Católica desde donde regresó al cuartel porque el Sargento Otero se lo ordeno; que vio a los guardias Cadenas y Ramos cuando regresaban; que no sabe el objeto de la salida y que el declarante no hizo fuego. A preguntas del defensor Capitán Jordá dice que salió en cumplimiento de lo que ordena el reglamento de los guardias de Asalto y que el sargento Otero no iba al mando de los que salieron. Preguntado por el defensor Capitán Tocino dice que es cierto que salió por su voluntad sin poder precisar si la voz que oyó era la del Teniente, que tal vez sea confusión; que no recuerda que el Teniente Campos iba delante de él pero le parece que no estaba.

Acto seguido es examinado el procesado guardia MARIANO RAMOS

J.2,980,145

365

FUENTES y siéndolo por el Ministerio Fiscal, dice; que a las tres de la tarde se marchó a descansar y se despertó porque oyó voces que decían “vengan unos cuantos“; que salió porque dijeron que habian salido el Teniente Campos y al llegar a la Librería Católica llegó el Sargento Otero llegó delante y le dio orden de volver; que no sabe quien dio la orden de salir; que el declarante llegó un poco mas allá de la esquina de la calle de San Jose; que el Sargento Otero llegó delante y vió un grupo al que ordenaba regresar; que vió al guardia Cadenas y a Garcia Martin en la Librería Católica; a preguntas del Defensor Capitán Jordá dijo, que el grupo no iba mandado por el Sargento Otero sino que fue una salida de guardias individuales. Preguntado por el Vocal Ponente manifiesta que (no) oyó decir al Sargento Otero que regresaran el cuartel; que no vió al Teniente Campos.

Seguidamente es interrogado el procesado guardia ALFONSO FERNANDEZ PIQUERAS y al serlo por el Ministerio Fiscal dice: que después de llegar al cuartel oyó una radio que no sabe cuando se instaló y debería estar ya instalada cuando llegaron; que decían que había un movimiento subversivo en las fuerzas de Africa y empezaron los comentarios de los guardias; que pasado un rato oyó disparos y que habían salido unos compañeros; que el declarante salía también por el impulso de ver que salían compañeros y llegó hasta la calle de San Jose; que lo primero que vio eran unos grupos que regresaban de la plaza; que delante de él iban unos cincos o seis guardias escalonados pero cree que a la plaza no llegó ninguno; que no recuerda haber visto al Sargento Otero. A preguntas del Defensor Capitán Tocino, manifiesta, que las noticias de la Radio motivaron la protesta; que el Cabo Emilio Serrano fue el que dijo que había que estar al lado del Gobierno; que el Teniente Campos trató de contenerlos diciendo que era una ridiculez salir; que no hubo mas que el Cabo Muñoz Serrano que se distinguiera en la propuesta y no sabe si alguno mas, pues no conoce a los guardias porque él es de Locales. A preguntas del Vocal Sr. Pallasar, dijo que oyó decir que iban a asaltar el Gobierno, pero con la idea de que eran paisano los que iban a asaltarlo y que el declarante llego solo a la calle de San Francisco. Preguntado por el Vocal Ponente dijo, que conocía el Bando porque el Teniente Canal lo leyó en el cuartelillo; que bajaron a las seis de la tarde en actitud tranquila, pero se encontraron a los de Asalto con el correaje y armamento; que le parecen no estaban enterados de que se trataba de un movimiento militar, o solo creían que se había declarado el Estado de Guerra; que no sabe si los guardias estaban dispuestos a ponerse al lado de los militares o del Gobierno; que salió sin orden de nadie al oír disparos y que cree que la intención de los que salían era para cooperar con las fuerzas del Ejercito; que no supo fijamente lo que pasó en la Plaza, unicamente que habían matado a un compañero al cual no vió llegar a la plaza. A preguntas del Defensor Capitán Tocino, contesta, que no recuerda que guardias le dijeron lo que manifiesta en su primera declaración de que el Teniente Campos había salido con un grupo de ellos.

Acto seguido es examinado el procesado guardia SANTIAGO MATRES MORRIS, y a preguntas del Ministerio Fiscal, dice que salió solo y lo hizo sin saber si le seguía otro o no y unicamente por haberse enterado que lo había hecho el Cabo Muñoz que era de su escuadra; que llegó hasta la calle San Jose y en este momento ya el Sargento Otero regresaba de la plaza y les hacía con la mano ademan de que se retiraran al cuartel que no puede precisar cuantos eran los que regresaban, cree que unos diez; que al regresar vió grupos de público y que no hizo ningún disparo. A preguntas del Defensor Capitán Tocino manifiesta que no sabe cuando montaron la radio, que cree fuera aquel día y que no oyó mas que música; que ni preguntó ni comentó con nadie noticias de ninguna parte; que del Bando no sacó consecuencia alguna y que cuando regresó el Sargento Otero le ordeno se pusiera en una esquina sin consigna especial ni particular y que cuando lo pusieron no pidió aclaración

J.2,980,146

366

ni misión a desempeñar. A preguntas del Defensor Capitán Jorda dice que se encontró al guardia Fernandez Piqueras por la calle de San Jose y que el Sargento Otero no iba al mando de ellos .A preguntas del Vocal Ponente, manifiesta, que no vió cambios de actitud en sus compañeros y que salió sin orden porque su Reglamento asi se lo ordena; que no demostró curiosidad por saber lo ocurrido en la plaza que después oyó decir que al Cabo Muñoz lo mataron los soldados y que en el Gobierno estaban los militares.

 

En este estado se suspende la vista para continuarla a las tres de la tarde de hoy.

 

Cfr.: Causa 50 de 1936 [6401-207-1].- Folios 359 a 366.

2 comentarios en “CONTINÚA LA VISTA EN CONSEJO DE GUERRA DE LA CAUSA 50 DE 1936

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.