DICTAMEN DEL AUDITOR RAFAEL DÍAZ LLANOS EN CAUSA 119 DE 1936


M.8,843,574

102

 

Excmo Señor:

El Consejo de Guerra Ordinario de Plaza, reunido en esta Capital en el día de ayer, dictó sentencia en procedimiento sumarísimo, condenando al procesado José Ocaña Roldan como autor de un delito de rebelión militar a la pena de reclusión perpetua; al procesado Juan Fernandez Perez, como autor de un delito de auxilio a la rebelión militar a la pena de veinte años de reclusión temporal, al procesado Gervasio Fraile Valbuena, como autor de un delito de auxilio a la rebelión, a la pena de diez y ocho años de reclusión temporal; a los procesados José Alvarez Mesa, Agustin Olmedo Mulas y Silvio Encabo Andres, a cada uno como autores de un delito de auxilio a la rebelión a la pena de diez y seis años de reclusión temporal; con la accesoria para todos ellos de expulsión de las filas del Ejercito con pérdida de todos los derechos adquiridos en él y las pertinentes del Código Penal; a los procesados Juan Ramos Muñoz, Victoriano Reyes Tejera, Lazaro Ramos Castillo, Guillermo Ramos Salazar y Manuel Rodriguez Marrero, como autores de un delito de negligencia a la pena, cada uno, de SEIS MESES Y UN DIA DE PRISION MILITAR CORRECCIONAL, con las accesorias pertinentes del código Penal y al procesado Cabo Ramón  Ruiz de Las Doblas, como autor de un delito de negligencia a la pena, de UN AÑO de prisión militar correccional, con las accesorias de deposición de empleo y pertinentes del código Penal, sirviéndoles, a todos ellos, para el cumplimiento de las condenas la totalidad del tiempo que han estado privados de libertad por esta causa y absolviendo a los procesados Ramon Ruiz de Las Doblas y José Ocaña Roldan de los delitos de rebelión y excitación a la rebelión de que respectivamente se les acusaba por el Ministerio fiscal.

En el sumario y plenario de la presente causa se han observado las formalidades procesales, constituyéndose el Consejo de guerra con arreglo a lo prevenido en el Código de Justicia Militar, pronunciando sentencia previos los tramites de acusación, defensa, y oídos los procesados.

De la apreciación de la prueba hecha por el Tribunal ni de la calificación jurídica, aparece error  manifiesto que pueda motivar recurso por el que dictamina.

Por lo expuesto, el Auditor que suscribe, es de sentir puede V.E. prestar al fallo consultado, la aprobación judicial necesaria, para que sea firme y ejecutorio, volviendo el procesamiento una vez resuelto a esta Auditoría para la práctica de las diligencias pertinentes.

Las Palma, once de septiembre de mil novecientos treinta y seis.

EL AUDITOR

Rafael Díaz Llanos

[Firma rubricada]

 

Cfr.: Causa 119 de 1936 (12072-389-2).- Folio 102.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.