ESPECTÁCULO DE CONTRASTES HERMOSÍSIMOS ÚNICO EN EL MUNDO


En

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/08/13/calle-de-los-suenos/

ha quedado de manifiesto la poca cultura manifestada por la Comisión de Cultura municipal de 1958, que recomendó dedicarle una calle al ínclito geólogo LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO.

A mayor abundamiento, la mentada Comisión también dio muestras de ignorar que en la sesión municipal del 30 DE ENERO DE 1924, había sido leída una carta de Don Lucas Fernández Navarro, expresando su agradecimiento por el acuerdo consistorial de dar su nombre a una de las calles de esta Capital, el Ayuntamiento acordó quedar enterado con aprecio de dicho escrito,

A la vista de tamaña exhibición de ignorancia de la reiteradamente citada Comisión de Cultura, asimismo constituye una obviedad que los integrantes de la misma, no habían leído el libro «Guía de Tenerife» editado por el Excmo. Cabildo Insular de Tenerife en 1927, formando parte de las Publicaciones del Instituto Nacional de Expansión Económica, Barcelona,

Si lo hubieran leído, habrían tenido conocimiento de que en dicho libro, había sido publicado este precioso texto, en el cual, el ínclito Don LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO, encomiaba las bellezas naturales con que había sido dotada nuestra Isla.

 El Teide y el porvenir de Tenerife

 Una de las cosas que más me han llamado la atención, es pensar cómo tiene Tenerife abandonada la explotación del Teide y de todos sus espectáculos, pues pocas cosas en el mundo tienen su valor. El aspecto del Teide y sus alrededores es grandioso y el número de bellezas que encierra es incomparable. La salida del sol, ese espectáculo que nos ofrece el cono del Teide proyectado a lo lejos cubriendo el mar con su sombra y corriendo hasta llegar a nuestro pie es una vista terrestre única; parece que no puede haber nada más notable y, sin embargo, hay algo superior, que es la puesta del sol, incomparablemente más bella que la salida.

Los que van desde Santa Cruz a hacer esta excursión parecen seguir un orden reglamentario, un plan que sólo para el guía es favorable y cómodo: suben a ver la salida del Sol y salen después como una exhalación para la Orotava a coger el automóvil que ha de conducirles de nuevo a Santa Cruz; pues bien, valdría más un largo descanso en el refugio de Alta Vista, volver al cono para presenciar la puesta solar y no bajar a la Orotava sino al día siguiente, recorriendo alguna parte de las Cañadas. Pero ello resulta carísimo y ofrece inmensas dificultades; no hay comodidades para el viaje, hay que estar acostumbrados al cansancio y al hambre. No todos suben; pero el que llega se da por satisfecho de las penalidades sufridas a cambio de la contemplación de los paisajes que de allí se dominan.

El pico Viejo, en sí, es más bonito que el Pico propiamente dicho; el Pico Viejo es también interesantísimo. El alto de Guajara es una verdadera preciosidad, con un espectáculo que domina las Cañadas y la costa. Las manchas de color variadísimo de los Azulejos: verdes y azules del silicato de hierro, amaranto de arcilla formada por la descomposición de materias volcánicas, negros y grises del basalto y la fonolita frescas, presentan cuadros que parece imposible sean hechos con elementos inorgánicos y más recuerdan la piel de un felino o el rincón florido de un bosque. Con esta nota alegre ofrece severo contraste el conjunto de los Roques, que más que espectáculo terrestre semejan un paisaje lunar. Quedan en la isla tantas cosas que ver y tan interesantes, que parece mentira que Tenerife y la Orotava no hubieran pensado y puesto en práctica su explotación, no sólo en el aspecto material, sino en un aspecto que tiene algo de espiritual, y que podría interesar también su amor propio, ya que el hombre no se alimenta sólo de pan. A todos nos gusta el elogio de su país, y donde quiera que uno esté le agradaría que las gentes hablasen de sus bellezas; yo sé cuánto agrada a un napolitano oír elogiar a Nápoles, a Capri, etc., y, sin embargo, no es aquello superior a lo del Teide; no hay en la Isla de Capri ni en la Costa Azul nada comparable con la carretera de Las Ramblas, camino cubierto de adelfas y geráneos, suspendido entre el Teide y el mar; esto es incomparable, es un espectáculo de contrastes hermosísimos, único en el mundo.

LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO

La segunda calle dedicada, más que merecidamente, a LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO, esta vez en 1958, se encuentra cerca del Mercado Nª Sª de África, paralela por encima de la calle José Hernández Alfonso, desembocando en la Avenida Tres de Mayo.

De este modo, el nombre del eminente LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO, treinta y cinco años después, volvió al viario urbano de Santa Cruz de Tenerife, del cual nunca debería haber sido eliminado, habiendo sido sustituido por el nombre del doblemente golpista y bilaureado general JOSÉ SANJURJO SACANELL, sin justificación alguna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.