DE CANARIAS A BADAJOZ


En la mañana del sábado 11 de julio de 1936, un avión De Havilland 89 modelo Dragon Rapide, bimotor de matrícula G-CAYR, había despegado del aeródromo de Croydon, al sur de Londres, pilotado por el capitán CHARLES WILLIAM HENRY «CECIL» BEBB.

Llevaba a bordo varios conspicuos pasajeros españoles, y tres turistas ingleses: el militar retirado HUGH POLLARD, su hija Diana y una amiga de ésta, Dorothy Watson.

Este avión arribó al aeródromo de Gando en Gran Canaria el martes 14 de julio de 1936, después del mediodía, permaneciendo en el aeródromo grancanario cuatro días con sus respectivas noches.

El

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2012/03/22/acompano-al-general-franco-hasta-su-marcha-en-avion/

 

voló en el avión,

En la tarde del viernes 17 de julio de 1936 se desato en Melilla, la rebelión militar contra el gobierno republicano de España.

Al día siguiente, sábado 18 de julio de 1936, el Comandante Militar de las Islas Canarias, FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, sumado a la sublevación contra el gobierno republicano de España, despegaría en el citado avión, desde el aeródromo de Gando (Gran Canaria), hasta Marruecos para ponerse al frente del Ejército de África.

El General FRANCO permaneció en Marruecos, hasta el día 6 de agosto de 1936, fecha en la cual daría el salto a la Península, cuando la columna del teniente coronel JUAN YAGÜE BLANCO estaba ya próxima a Mérida.

Esta columna tomaría Badajoz el día 14, llevando a cabo una sangrienta matanza de varios miles de personas.

Matanza que sería reconocida por el propio JUAN YAGÜE BLANCO en declaraciones al periodista JOHN T. WHITAKER, quien alarmado por lo que le había transmitido su colega JAY ALLEN, se lo preguntó a JUAN YAGÜE BLANCO.

Y este, sonriendo, respondió:

«Naturalmente que los hemos matado. ¿Qué suponía usted? ¿Iba a llevar 4.000 prisioneros rojos con mi columna, teniendo que avanzar contra reloj? ¿0 iba a dejarlos en mi retaguardia para que Badajoz fuera rojo otra vez?»

 

Era la respuesta de un militar práctico, acostumbrado a dicha práctica en Marruecos y Asturias.

El exterminio de prisioneros practicado como arma de guerra.

Este testimonio consta en el libro de John T. Whitaker, We cannot escape history, Macmillan, New York, 1943, p. 113, citado en H. R. Southworth, El mito de la cruzada de Franco, Ruedo Ibérico, París, 1963, p. 123.

 

JOSÉ GIL DE LEÓN ENTRAMBASAGUAS había nacido en Madrid el 26 de septiembre de 1903, siendo hijo de JOSEFA ENTRAMBASAGUAS HEREDIA y JOSÉ GIL DE LEÓN DÍAZ.

El 16 de Julio a las 12 de la noche embarcó en Santa Cruz de Tenerife acompañando al Excmo. Sr. General Franco, para Las Palmas con motivo del entierro del Excmo. Sr. General Balmes. En la madrugada del 18, iniciación del Movimiento en Canarias, acompañó al General Franco, hasta su marcha en avión, quedando por la tarde desempeñando diferentes comisiones, por él encomendadas y quedando en su marcha a las órdenes del General Orgaz. Por la noche de dicho día, y formando parte de una pequeña columna al mando del Comandante de Artillería D. Ramón Hernández Francés, salió para ocupar el pueblo de Arucas (Las Palmas), en poder de los Comunistas, entrando después de unas horas de combate a las 10 de la mañana en dicho pueblo, continuando en las operaciones de limpieza de dicha Isla, hasta el día 24, que junto con otra columna al mando del Comandante de Caballería Don Bartolomé Guerrero, fué en el cañonero “Canalejas” al desembarco y ocupación de la Isla de La Palma, regresando una vez efectuado hasta tres días después a Las Palmas, incorporándose a continuación a Santa Cruz de Tenerife donde fué agregado a la Comandancia Militar a Servicios Especiales, a fines de Agosto y por orden del General Franco, se incorporó a Mérida (Badajoz), haciendo el viaje por Portugal, y marchando a Badajoz, agregado a las ordenes del Teniente Coronel Cañizares, Comandante Militar, el cual le encargó el día 3 de Septiembre de la organización de una Compañía de ametralladores del 7,92 quedando hecha. El 4 en Badajoz, hasta el día 12 que marchó con la compañía a Mérida; el 13 de madrugada tomó parte con la Compañía en las operaciones de Villa Gonzalo, Alange y Zarza de Alange (Badajoz), quedando en Villa Gonzalo una vez terminada la operación, resistiendo en dicha tarde un fuerte contraataque del enemigo, siendo felicitada la Compañía por el Comandante Militar de Mérida (Badajoz( Comandante guerro, que asumía el mando de la columna, El día 19 salió para Badajoz y el 21 a las órdenes del Comandante Lobo salió a ocupar el Valle de Monte Moras, Valle de Santa Ana y Jerez de los Caballeros (Badajoz) marchando la Compañía en extrema vanguardia, ocupando al amanecer del día 22 Jerez de los Caballeros. Por la tarde de dicho día salió para la ocupación de Valencia del Mombuey (Badajoz) entrando en dicho pueblo al amanecer. El 23 al mando de una pequeña columna en operaciones de limpieza marchó hacia la frontera portuguesa, cooperando con la del Capitán Pardos que salía de Oliva de la Frontera (Badajoz) haciendo varios prisioneros y cogiendo al enemigo coches ligeros, caballerías, armas y municiones. El 24 salió para Olías (Badajoz) incorporándose por orden del Excmo. Sr. General Franco, el día 25 por la noche a Maqueda (Toledo), para hacerse cargo de la 4ª Batería de Obuses de Ceuta (montaña).

 

Cfr.: Archivo General Militar de Segovia.

* * * * * * * * * *

El citado como Comandante Militar de Badajoz, Teniente Coronel EDUARDO CAÑIZARES NAVARRO, había estado también en la guarnición de Las Palmas desempeñando el empleo de Comandante en el Regimiento de Infantería nº 39, sito en la Isleta (Puerto de La Luz – Gran Canaria).

EDUARDO CAÑIZARES NAVARRO era el Comandante Militar de la Isleta cuando murió el General AMADO BALMES ALONSO.

El nombre completo del Comandante de Caballería, parcial y erróneamente mencionado en la toma de la Isla de La Palma, era BARTOLOMÉ GUERRERO BENÍTEZ, quien nueve meses después, sería habilitado para ejercer el empleo de Teniente Coronel, quedando al mando de la Agrupación de Escuadrones del Frente Extremeño, por resolución de S.E. el Generalísimo de los Ejércitos Nacionales, dictada en Burgos el 28 de abril de 1937, que consta en el Boletín Oficial del Estado número 192 de fecha 30 de abril de 1937.

BARTOLOMÉ GUERRERO BENÍTEZ no moriría en acción de guerra, ni fallecería de muerte natural.

Sobre BARTOLOMÉ GUERRERO BENÍTEZ, el Capitán Médico FRANCISCO DE ARMAS ha dejado escritas estas líneas, en las páginas 125 y 126 de su libro de 1937, ESTAMPAS DE LA GUERRA.

 

BARTOLOMÉ GUERRERO BENÍTEZ moriría victima de accidente de automóvil. Sarcasmo del destino.

Sobre lo acontecido en la isla de LA PALMA, puede leerse algo más en este blog

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.