DESERCIÓN DE PEDRO ACOSTA PÉREZ AL FRENTE DEL ENEMIGO


COMANDANCIA GENERAL DE LAS ISLAS CANARIAS  JUZGADO MILITAR ESPECIAL

 

Nº 5909  –  193  – 24

PLAZA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE.-                      AÑO DE 1.939.

C A U S A    Nº .  66

DELITO: Desercion;-

PROCESADO.- PEDRO ACOSTA PEREZ soldado del Regimiento de Infanteria Tenerife nº 38, 2º Batallón expedicionario.

OCURRIO EL HECHO EL DIA: 13 de Julio de 1.937.-

DIERON PRINCIPIO LAS ACTUACIONES: el dia 16 de Mayo de 1.939.-

EN PRISION PREVENTIVA: El dia 23 de Mayo de 1.939.-

EN LIBERTAD PROVISIONAL: El dia.

 

JUEZ INSTRUCTOR.-

SECRETARIO.

D. JOSE GUTIERREZ EXPOSITO,

D. EDELMIRO FERNANDEZ LAGO

Oficial 2º Hº del C.J.M.

Sargento del Regtº Infª Tenerife nº 38

 

Cfr.: A-TMTQ 5909-193-24.- Causa 66 de 1939.- Cubierta.

* * * * * * * * * * * * * *

PEDRO ACOSTA PÉREZ sería condenado a la pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSIÓN MAYOR Y ACCESORIAS, por el consejo de Guerra presidido por el Teniente Coronel LORENZO MACHADO MÉNDEZ, celebrado en 27 de marzo de 1940. En tal sentencia el Consejo da como hechos probados que el soldado PEDRO ACOSTA PÉREZ, (PISTON) natural y vecino de Tazacorte – Isla de La Palma, de 25 años de edad, soltero, agricultor, hijo de Pedro y de María, con instrucción, y de buena conducta, abandonó voluntariamente en unión de otros dos soldados, las filas nacionales pasándose al campo enemigo sin armas en el Sector del Jarama del frente de Madrid; y que una vez en zona roja facilitó informes de importancia sobre la situación del Ejército Nacional.

El Ministerio Fiscal representado por el Oficial Primero Honorífico del Cuerpo Jurídico Militar, MIGUEL ZEROLO FUENTES, ante el Consejo modificó sus conclusiones provisionales calificando el delito como de Traición del artículo 222 número 6º, del Código de Justicia Militar solicitando la imposición de la PENA CAPITAL

El Tribunal fallaría condenado al soldado PEDRO ACOSTA PÉREZ, a la pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSIÓN MAYOR, por el delito de ADHESIÓN A LA REBELIÓN.

Dictaminada la sentencia por el Auditor LUIS PIERNAVIEJA DEL POZO, proponiendo su aprobación al General RICARDO SERRADOR SANTÉS, éste acordaría disentir del fallo, por estimar que el delito cometido por el soldado PEDRO ACOSTA PÉREZ, era el de TRAICIÓN previsto en el número 6º del artículo 222 del Código de Justicia Militar y no el de adhesión a la rebelión del número 2º del artículo 238 del Código, procediendo imponer al reo la PENA DE MUERTE con las accesorias en caso de indulto de interdicción civil e inhabilitación absoluta durante la condena y sin que haya lugar a formular propuesta de conmutación por no haber recaído sentencia firme y corresponder dicha facultad al CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR como Tribunal Sentenciador, y al que se elevarán las actuaciones para la resolución de este disentimiento, pasando las mismas a la Auditoría de Guerra para la tramitación correspondiente.

En 28 de junio de 1940, reunida en Madrid la Sala de Justicia de aquel Consejo Supremo, fallaría confirmando la sentencia dictada por el Consejo de Guerra ordinario de Cuerpo, reunido en la plaza de Santa Cruz de Tenerife el cinco de junio de mil novecientos cuarenta, condenando al procesado PEDRO ACOSTA PÉREZ como responsable en concepto de autor de un delito consumado de adhesión a la rebelión militar, a la pena de RECLUSIÓN PERPETUA (entonces treinta años de reclusión mayor), y accesorias de interdicción e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena.

La citada Sala de Justicia estuvo presidida por FRANCISCO RUIZ DEL PORTAL, teniendo como Consejeros a ENRIQUE CANO ORTEGA, MANUEL GARCÍA DÍAZ, LUCIANO CONDE PUMPIDO y PEDRO TOPETE URRUTIA.

Así lo certifica el Auditor de Brigada JOAQUÍN OTERO GOYANES, secretario del CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR, en fecha trece de julio de 1940.

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “DESERCIÓN DE PEDRO ACOSTA PÉREZ AL FRENTE DEL ENEMIGO

  1. ¿Cómo es posible que Ricardo Serrador, golpista reincidente, que participó en la “sanjurjada” -1932-, después en el fallido y sangriento golpe de Estado (1936) y que en las causas Nº 66 de 1939 y 168 impuso a dos canarios injustísimas penas de muerte (aunque no se consumaran), continúe nominando en Santa Cruz un gran puente como si de un premio Nobel se tratara? ¿No se dan cuenta que tal circunstancia humilla a los familiares de las víctimas y es contraria a la L.M.H?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s