DECLARACIÓN DE RUBÉN MARICHAL LÓPEZ EN CAUSA 246 DE 1936


Seguidamente compareció el que después de exhortado a decir verdad, dice que se llama DON RUBEN MARICHAL LOPEZ, de cuarenta y ocho años de edad, casado, natural de la Orotava, provincia de Tenerife, de profesión empleado de comercio, con domicilio en esta Capital, calle de Mendez Nuñez número sesenta y ocho.

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo: Que desde hace seis años aproximadamente que construyo una casa de su propiedad, conoció a Antonio Vidal, por ser el marmolista que utilizó en la citada construcción y con este motivo tenía relaciones y amistad personal con el citado Vidal, hasta el extremo de que en distintas ocasiones, le facilite en préstamos algun dinero que precisaba para su industria, el cual siempre le fue debidamente reintegrado; por haber residido en la Peninsula el declarante, durante dos años y medio, no tuvo ocasión de hablar nunca con Vidal hasta cuatro o cinco días después del movimiento Militar del día dieciocho de Julio ultimo, en que le encontró en las proximidades del kiosko que tiene instalado el señor Carrillo para la venta de tabacos en el muelle, saludandol3 y exponiéndole el señor Vidal, a preguntas del declarante, sobre la marcha de los negocios,. Que marchaba mal a causa de la competencia que se le hacía, agravada por la cuestión social, que Vidal le dijo que unos días antes había embarcado a su familia para Barcelona y que él esperaba ultimar unas liquidaciones con el contratista de las obras del Cabildo Insular, Don Jeronimo Delgado, al

M.8,864,566    82

que hacia algunos destajos y que tan pronto lo hiciera efectivo tenía el propósito de marcharse; que algunos días después, llegó a la oficina donde presta sus servicios el declarante, una muchacha que dijo que quería hablarle, y al preguntar que deseaba le entregó un papel de Vidal preguntándole si tenía vapor para el extranjero y podía embarcarle en él, a esto le contestó el declarante que lo mejor era que el señor Vidal se entrevistase con el declarante, aunque le advirtió, que por tener que marchar a Lanzarote, debía de hacerlo, aquél día, para lo cual le indicaba algunos sitios para la entrevista en su casa calle Mendez Nuñez, por tener que ir allí al salir para Tacoronte; que esta entrevista se celebró a las seis de la tarde y en ella Vidal le dijo que su deseo de marcharse era por las razones que le había expuesto, en la anterior entrevista y además, porque temía que le detuviesen toda vez que tenía una significación obrerista destacada, el declarante, le expuso los inconvenientes que había y por tanto la imposibilidad para complacerle; que posteriormente, algunos días después, volvió la muchacha con un nuevo papel de Vidal insistiéndole en que hiciera lo posible por embarcarlo, incluso con pasaporte, contestandole nuevamente, que no era posible acceder y en nueva visita de Vidal, le requirió para que por lo menos le ayudase económicamente, invocando para ello la exactitud con que siempre había cumplido sus compromisos y al decirle, que ya no estaba en condiciones de hacerlo, toda vez que él además tenía el propósito de marcharse al parecer definitivamente, le dijo que tuviera el convencimiento de que habría de serle satisfecha la cantidad que le facilitara, ya que sus propiedades que estaban a nombre del señor Portel, habrían de cubrirlas el préstamo y más, y aunque Vidal le pedia dos mil pesetas, el declarante le ofreció mil quinientas, las cuales entregó a los dos días a lamuchacha que fue´a recogerlas; que esto ocurria en la primera decena del mes de agosto y después de ese dia no tuvo noticias alguna de Vidal ni de la muchacha;

PREGUNTADO.— Si es cierto que Vidal le proponía que el día veintidós o el veintitrés del corriente mes, en el barco llamado “BETANCURIA” podía enarcar , saliendo a la mar con un barquito y poniéndose de acuerdo con elCapitán, dijo; Que desde los primeros dia de agosto no ha vuelto el declarante a tener ninguna notiicas de Vidal y por tanto mal puede haberle dicho nada referente al embarque en el citado vapor; que no tiene nada mas que decir.

La leyó, se ratificó y la firma con S.S. , y presente Secretario que doy fé.

[Firmas rubricadas]

 

Cfr.: ATMTQ 6229-201-9.- Primera Pieza de Causa 246 de 1936.- Folios 81 vuelto y 82.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s