PROCEDE QUE SE ACUERDE DECLARAR PRESCRITA LA ACCIÓN PENAL


                                                                                                            1514

Ref. .408 del 20-9-67

Informando

A prescripción

Del examen de la presente causa nº 96 de 1.937 resulta que el encartado Layo Rodríguez de la Sierra Melo, fue procesado en la misma como presunto autor del delito de rebelión cometido el día 14 de Marzo de 1.937 en la Plaza de Villa Cisneros siendo declarado rebelde por auto dictado el 1 de Abril del mismo año, en cuya situación continúa hasta el 17 de Agosto de 1.967 en que se reabre de nuevo el procedimiento.

Desprendiéndose de lo actuado que la pena presunta imponible fuera la de Reclusión a muerte y teniendo en cuenta que el tiempo transcurrido desde el 14 de Mayo de 1.937, fecha en que se paralizó el procedimiento con respecto a él con la declaración de rebeldía es superior al que exige el Código de Justicia Militar en el art. 249 para cumplir la prescripción del delito.

Procede que se acuerde declarar prescrita la acción penal para perseguir el delito imputado y en consecuencia se sobresea y archive definitivamente las actuaciones en lo que a dicho encartado se refiere.

Santa Cruz de Tenerife, a 26 de Septiembre de 1.967.

EL FISCAL JEFE,

P. i.

[Firma rubricada]

[Sello elíptico en tinta, inserto cabeza abajo, de la FISCALÍA JURIDICO MILITAR DE CANARIAS – Santa Cruz de Tenerife, que lleva en su interior el escudo nacional de águila imperial con el Yugo y las Flechas]

 

Cfr.: A-TMT5 – 8113-260-9.- Causa 96 de 1937.- Folio 1514.

Anuncios

MIL QUINIENTOS TRECE FOLIOS ÚTILES EN CAUSA 96 DE 1937


Iltmo. Señor:

Ordenada la reapertura de esta Causa con motivo de la presentación del procesado DON LAYO RODRIGUEZ DE LA SIERRA MELO, se ha procedido a notificarle el auto por el que se le procesa al folio 100 de las actuaciones y se le ha recibido declaración indagatoria.

Del auto de procesamiento y del examen de las diligencias obrantes en el mismo que se practicaron para determinar el grado de responsabilidad de cada uno de los procesados, no se desprende que D. LAYO RODRIGUEZ DE LA SIERRA MELO, sea responsable directo de la muerte del Oficial que mandaba la guarnición de Villa Cisneros en la fecha de los hechos.

En atención a esta circunstancia y tiempo transcurrido desde la fecha que ocurrieron los hechos y de la declaración de rebeldía del procesado, tengo el honor de remitir los autos a V.S.I. por si procediese dictar resolución en orden a la perescripón de la acción para perseguir el delito imputado al procesado D. LAYO RODRIGUEZ DE LA SIERRA MELO.

Santa Cruz de Tenerife a trece de septiembre de mil novecientos sesenta y siete.

EL COMANDANTE JUEZ.-

[Firma rubricada de JULIO PÉREZ ORTEGA]

 

DILIGENCIA DE REMISION. – En Santa Cruz de Tenerife a trece de setiembre de mil novecientos sesenta y siete. –

S.Sª., dispuso remiitir la presente Causa al Iltmo. Señor Auditor de Guerra de Canarias, constando la misma de MIL QUINIENTOS TRECE FOLIOS UTILES, de que

Doy fé.

 

[Rúbrica de JULIO PÉREZ ORTEGA y firma rubricada de LUIS MIGUEL BARTOLOMÉ, Sargento de Artillería Secretario fedatario.]

 

Cfr.: A-TMT5 – 8113-260-9.- Causa 96 de 1937.- Folio 1513 vuelto

LAYO RODRIGUEZ DE LA SIERRA MELO DECLARA EN 1967


DECLARACION INDAGATORIA DEL PROCESADO D. LAYO RODRIGUEZ DE LA SIERRA MELO.-

En Santa Cruz de Tenerife a trece de setiembre de mil novecientos sesenta y siete.-

Ante el Juzgado previamente citado comparece el anotado al margen, a quien el Sr. Juez exhortó a decir verdad e interrogado a tenor del artículo 603 del Código de Justicia Militar, DIJO: Que es su nombre el expresado, hijo de Luis y de Loreto, de 51 años de edad, natural de La Laguna (Tenerife), casado, actualmente con domicilio en Santa Cruz en la calle Valencia nº 8, 4º derecha.

PREGUNTADO, para que diga que participación tuvo en los sucesos de la colonia de Rio de Oro el día 14 de Marzo de 1.937, DIJO:

Que a la una de la madrugada aproximadamente del citado día se originó el levantamiento en la que intervinieron los deportados que estaban en Rio de Oro, entre los que se encontraba el declarante, y la guardia de servicio. El resto de la guarnición, estaba en sus respectivos barracones durmiendo. Fueron hacia el fuerte en grupo y después de distribuir las misiones a vida uno de los componentes, el que declara procedió a la detención del Médico Militar del Fuerte, a quien conocía  personalmente y le atendió en unas pequeñas infecciones que tuvo en la piel. No le hizo resistencia y su actuación en el fuerte prácticamente terminó. Como Oficial de la Marina, en unión de Berdejo, otro Oficial, con otros tres o cuatro mas de auxiliares, se dirigieron hacia el estuario, donde tomaron la lancha del practico, a quien obligaron a dejarla, a su disposición, y con ésta se dirigieron hacia el barco (Viera y Clavijo), que se encontraba fondeado en la entrada de la barra. Se acercaron con la lancha, y en atención a la vieja amistad que tenían con el Capitán Don Antonio Pastor, solicitó de él, el Practico que arriase la escala, para subir al barco, como así lo hicieron, y cuando estaban en éste con

                                                                                                                     V 5,495,516

1513

Minaron a la Oficialidad y a los tripulantes a que entregasen el barco lo que hicieron sin resistencia de ninguna clase, y tampoco hubo resistencia por parte de nadie de los que iban dentro del barco. Que unión de Berdejo, dirigieron el barco hasta Dakar, y allí cada uno tomó el rumbo que le pareció bien.

PREGUNTADO, para que diga si fue uno de los jefes que organizaron la sublevación de Rio de Oro, DIJPO: Que intervino en unión de otros, pero no fue el Jefe.

PREGUNTADO, si intervino en el tiroteo que se organizó en la toma del Fuerte o en algún momento hizo uso de las armas, DIJO: Que nó, que no hizo uso de las armas en ningún momento, y éstas se las entregaron la guardia que estaba comprometida, que eran cuatro o cinco fusiles a la iniciación del levantamiento, y que después ya tomaron el fuerte.

PREGUNTADO, cuando se enteró de la muerte del Alférez Malo, DIJO: Que se enteró cuando estaba ya en el barco, cuando habían llegado el resto de los sublevados, vió a Lucio Illada que tenía una pierna herida, y le enteraron de lo sucedido en el Fuerte.

PREGUNTADO, para que diga si en alguna ocasión al hacerse cargo del barco, tuvo necesidad de ejercer presión o malos tratos a alguno de los tripulantes o pasajeros del barco, DIJO: que se redujo su intervención como tiene manifestado a conminarlos de palabra, y no tuvo necesidad de obligarles por la fuerza, es más al Capitán se le dejó en su camarote a pesar de que se negó a unirse a la sublevación, diciéndole que había dado su palabra y que no quería traicionarla.

Que durante el viaje que hicieron hasta Dacar, tampoco hubo el menor problema ni con la tripulación ni con los pasajeros. Que después continuó navegando como Oficial de la Marina Mercante, hasta que terminó la guerra, en que marchó a Colombia y después a Cuba.

PREGUNTADO, para que diga si en la preparación que dio origen a la ocupación del fuerte, había acordado en unión de los Jefes de la misma dar muerte al Alférez Malo, DIJO: Que la muerte del Alférez, fue accidental. Que se había organizado la sublevación de tal forma que no hubiera el menor delito de sangre y el declarante por supuesto sintió que hubiera habido esa desgracia.

PREGUNTADO, si tiene algo mas que decir, DIJO: Que nó.

En este estado el Sr. Juez dio por terminada la presente declaración que leida que lo fue por el propio declarante, que la encuentra conforme y la firma con el Sr. Juez y conmigo el Secretario que certifico.

[Siguen las firmas de JULIO PÉREZ ORTEGA, LAYO RODRÍGUEZ DE LA SIERRA MELO y LUIS MIGUEL BARTOLOMÉ, Comandante Juez Instructor, encartado y Sargento de Artillería Secretario certificador, respectivamente]

Cfr.: A-TMT5 – 8113-260-9.- Causa 96 de 1937.- Folios 1512 vuelto y 1513.

REMITIENDO CARTA DEL ALFÉREZ JUAN GIJÓN RODRÍGUEZ


1

 

   

DELEGACION GUBERNATIVA

 

CABO JUBY

 
Núm. 1147 Adjunto remito a V.S. una
  carta que me entrega el Alferez de
  Aviación Sr. Fernandez, para los efec-
  tos de justicia a que jubiese lu-
  gar; significándole al propio tiem-
  po que el Alferez D. Juan Gijón a
  que hace referencia la mencionada
  carta, se encuentra detenido e inco-
  municado en las Dependencias de es-
  ta Delegación desde el siete del ac-
  tual por no haberse sumado al movi-
  miento Nacional alegando que solo re
  conocía al Gobierno de Madrid.
             Cabo Juby 21 Agosto de 1.936
  EL CAPITAN ENCARGADO DESPACHO
  [Firma no rubricada]

 

[Al pie]

Tte. Juez Instructor DON ALEJANDRO ROJO CARRILLO

PRESENTE –

 

Cfr.: A- TMT5 12926-414-16.- Causa 159 de 1936.- Folio 1.

ALFREDO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ SOLICITA AMNISTÍA EN 1990


Excmo. Sr.:

 

Alfredo Rodríguez González, natural de la Victoria de Acentejo, provincia de Santa Cruz de Tenerife, con fecha de nacimiento 4 de Noviembre de 1914, hijo de Alfredo y de María, casado, con domicilio en La Victoria de Acentejo Calle Los Cercados nº 19 y con DNI nº 43.349.112, con el debido respeto ante V. E. Expone:

Que habiendo estado enterado de las indemnizaciones a quienes hubieran sufrido privación de libertad en centro penitenciario por actos de intencionalidad política y considerándome preso militar puesto que mi licencia de soldado me fue dada al término de dicha condena me dirijo a V. E. con el fin de darle relación de los acontecimientos que me llevaron a prisión así como de los lugares donde cumplí tiempo de cárcel. Me es imposible recordar otros nombres y fechas concretas.

Fui enviado a cumplir el servicio militar reglamentario en el año 1935 al Sahara español al lugar denominado Rio de Oro, con el grado de soldado en el Cuerpo de Infantería, Batallón de Milicia, 2º Batallón y no pudiendo recordar la compañía, a los 13 meses de servicio y estallar la guerra todos fuimos trasladados hasta Francia puesto que en manera alguna teníamos entrada en España a causa del alzamiento, el traslado se efectuó en barco y ya desde allí entramos a España donde fui reclutado por ejercito republicano haciendo servicios durante tres años en Valencia Madrid y Cuenca . En 1939 termino la Guerra Civil fui cogido prisionero y llevado a Guadalajara donde estuve 15 días, no recordando fechas exactas ni lugar más concreto, de alIi pase a León donde seguí encarcelado 2 meses, ya desde allí fui trasladado a Santa Cruz de Tenerife, Zona de Paso Alto donde permanecí 8 meses para ya pasar definitivamente al lugar llamado Salones de Fais en Santa Cruz de Tenerife donde terminé mi condena después de estar otros 4 años 2 meses y 1 día , calculo que tuve la libertad alrededor del año 1944 donde ya se me licenció como soldado.

Ante lo expuesto a V.E. Ruego que tenga a bien, previas las gestiones oportunas, ordenar se me expida certificación de los periodos de permanencia en prisión asi como desición judicial o resolución que apruebe la aplicación de la amnistía expedidos dichos documentos por la autoridad militar que corresponda puesto que me son necesarios para acompañar a la solicitud de indemnización que espero me corresponda por los algo mas de cinco años que permaneci cumpliendo condenas.

La Victoria de Acentejo a 23 de Julio de 1990.

[Firma rubricada de ALFREDO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ]

 

[Al pie]

Excmo. Sr. Capitan General de Canarias.-

Santa Cruz de Tenerife.-

Cfr. TMT5 8113-260-9.- Causa 96 de 1937.

* * * * * * * * * * * * * * * * *

En 1990 ALFREDO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ ya había cumplido 75 años de edad.

 

Recibida esta instancia suscrita por ALFREDO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, el ocho de agosto de 1990 es desarchivada esta causa 96 de 1937.

El Fiscal Jurídico Militar emite informe haciendo constar que ALFREDO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, había sido condenado por un delito de Rebelión Militar en sentencia de 27 de noviembre de 1939, a la pena de TREINTA AÑOS DE PRISIÓN, militar, conmutada posteriormente por la SEIS AÑOS Y UN DÍA DE PRISIÓN.

Añadiendo que procede aplicar los beneficios de la amnistía en esta causa 96 de 1937 a ALFREDO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ.

En auto dictado el ocho de noviembre de 1990, el Tribunal Militar Territorial número 5, acordaría hacer aplicación de los beneficios de la amnistía, declarando extinguida la condena impuesta, así como las accesorias y efectos legales consiguientes, debiéndose proceder a la cancelación de los antecedentes penales por esta causa a todos los efectos.

 

 

 

CAUSA SUMARÍSIMA 223 POR REBELIÓN EN VALLEHERMOSO


Plaza de Santa Cruz de Tenerife                            Año de 1936

 7556 – 241   – 12

Comandancia Militar de Canarias

JUZGADO PERMANENTE

Causa nº 223 .- Sumarisima

 Contra los paisanos Juan Medina Herrera, Blanca Ascanio Moreno y varios mas por delito de Rebelión Militar

 Ocurrió el hecho, el 24 de Julio de 1936

Dieron principio estas actuaciones el de Septiembre de 1936

En prisión preventiva desde el 24 Agosto 1936

 

 

JUEZ INSTRUCTOR SECRETARIO
El Capitán de Infantería don El Soldado de Infantería don
Rafael Herrera Zayas Gregorio Rodríguez López

Otro

Otro
Teniente del cuerpo de Tren Sargento de Ingenieros
D. Ramón Díaz Gutiérrez D. Pedro Ramos Martínez
Otro: Capitán de Infantería Don Otro: Cabo de Infantería
Justo Blánquez Izquierdo

[ilegible]

Otro; Teniente ilegible]
D. Rafael Rio Calvelo ilegible]

 

Cfr.: A-TMT5 7556-241-12.- Causa 223 1936.- Cubierta.

 

En esta causa sumarísima 223 de 1936, fueron encartadas 46 personas:

 

1 AMAYA MÉNDEZ, FRANCISCO
2 ASCANIO MORENO, BLANCA
3 CABELLO PLASENCIA, DOMINGO
4 CABELLO TRUJILLO, JOSÉ
5 CABRERA MARICHAL, RAMON
6 CALERO CALERO, MANUEL
7 COELLO NODA, ANTONIO
8 DARIAS MEDINA, MANUEL * fallecido 29/12/40
9 FELIPE VENTURA, DANIEL
10 FELIPE VENTURA, MANUEL
11 FERNÁNDEZ NODA, JOSÉ
12 GARCÍA CASANOVA, JOSÉ
13 GARCÍA GASPAR, SEBASTIÁN
14 GONZÁLEZ JAUME-ANDREU, ANTONIO
15 GONZÁLEZ JAUME-ANDREU, FRANCISCO
16 HERNÁNDEZ GASPAR, DANIEL
17 HERNÁNDEZ LEÓN, JUAN
18 HERNÁNDEZ RAMOS, JOSÉ
19 LEÓN HERNÁNDEZ, DOMINGO
20 LEÓN PLASENCIA, MANUEL
21 MARTÍN NEGRIN, JUAN
22 MEDINA FERNÁNDEZ, RAMON
23 MEDINA HERRERA, CASIMIRO
24 MEDINA HERRERA, JUAN
25 MEDINA MORALES, MANUEL
26 MÉNDEZ PRIETO, MANUEL
27 MENDOZA MESA, EMILIO
27 MORA Y MORA, ANTONIO
28 MORALES RODRÍGUEZ, JOSÉ
29 NEGRIN SÁNCHEZ, MANUEL
30 PALMERO LEÓN, ANTONIO
31 PALMERO LEÓN, EMILIO
32 PERDOMO BELLO, JOSÉ
33 PERDOMO MORENO, ANTONIO
34 PERDOMO MORENO, DOMINGO
35 PLASENCIA PERDOMO, ANTONIO
36 PLASENCIA RODRÍGUEZ, MARIANO
37 PLASENCIA SUÁREZ, NICOLÁS
38 PRIETO VENTURA, NICOLÁS
39 PRIETO, JOSÉFA
40 QUINTANA FLORENTINO, ADRIAN
41 RAMOS VENTURA, DOMINGO
42 SIERRA RAMOS, JOSÉ
43 SUÁREZ HERNÁNDEZ, PEDRO
44 VENTURA MUÑOZ, PEREGRINA
45 VENTURA MUÑOZ, SALVADOR
46 ZAMORA NODA, ADRIAN

 

Esta causa 223 de 1936 sería archivada el  25/6/1943.

 

[pms1

 

 

ACABA EL PRIMER CONSEJO DE GUERRA DE LA PIEZA SEPARADA DE LA CAUSA 50 DE 1936


Se reanuda la sesión el día 2 de Octubre a las 9 horas de su mañana. El Excmo. Señor Presidente del Consejo abre la sesión y pregunta si hay algún otro procesado que desee deponer ante el Consejo; levantándose el procesado Don JUAN DOMINGUEZ PEREZ quien dice: Que cree que en el sumario están las pruebas de su inocencia. Que las declaraciones de los distintos testigos que han desfilado, confirman en todas sus partes la declaración prestada por él. Que las conclusiones alegadas por el señor Fiscal para pedir una pena tan grave, son en absoluto equivocadas. Que viniendo del Colegio de Médicos situado en la calle de San Francisco y al pasar por el Cuartelillo de Asalto, vio en la escalerilla a los Oficiales de este Cuerpo, unos números y un par de paisanos charlando con ellos; que entre los oficiales se encontraba el ya fallecido Teniente González Campos a quien conocía por haberse examinado juntos en un curso de derecho en La Laguna, que se acercó a saludarlo y manifestarle su alegría por verlo en libertad, pues había oído decir que estaba detenido. Que le pregunto si estaba detenido contestándole el Oficial fallecido “no, pero como si lo estuviera”, notando entonces que del cuartelillo salían rumores confusos de gritos y discusiones y al preguntar que pasaba me contesta que los guardias estaban disgustados por creer que se les había engañado y de la Comandancia habían ordenado desarmarlos; que ellos (los Oficiales), estaban conteniendolos con gran trabajo diciendo que seria una vergüenza enorme que ahora hicieran una tontería, pues de haberse unido aquella mañana al movimiento militar al creerlo triunfante, seria una vergüenza abandonar a los militares cuando parecía que el triunfo no era seguro; que no tenia mas noticia del movimiento sino las recogidas por la mañana de boca del Agente Sr. Corral, las que confirmaban un triunfo rotundo del movimiento; que le interesa hacer constar que la entrevista con el Teniente Campos duraría unos cinco minutos,

* * * * * * * * * * * * * * * *

He reiterado este texto, ya publicado bajo el epígrafe «DETENIDO NO PERO COMO SI LO ESTUVIERA», para mantener la ilación de la manifestación del médico Don JUAN DOMINGUEZ PEREZ, en el acta del primer consejo de guerra celebrado en la pieza separada de la Causa 50 de 1936.

 

[CONTINÚA DEPONIENDO JUAN DOMÍNGUEZ PÉREZ]

 

que esta declaración la hizo expontaneamente ante el Juez Señor Espejo y mas tarde ante el Juez Señor Iglesias. Que se dirigió a la Plaza con el fin de coger una gua-gua para irse a su casa encontrando

450                M.8.878.731

en la calle de San Francisco pequeños grupos que comentaban mas o menos excitados diversas noticias referentes al movimiento militar; que uno de estos grupos se entero de la noticia lanzada por la E.A.Q. y de otros bulos circulantes que la gente comentaba sin la menor discreción. Que el señor Parra dice en su declaración ante el consejo que vio al dicente venir por la calle venir por la calle de San Francisco y, que en esto se basa el Ministerio Fiscal para condenarle; que únicamente se limito a escuchar a los grupos que se encontraban frente a los Cafes de La Peña y Cuatro Naciones; que ya en la declaracion del Sr. Corral afirma categoricamente que ni gesticulaba ni estaba excitado que únicamente le vio allí; que únicamente estaba en la Plaza antes de los sucesos, lo que concuerda con su declaración y que cuando vio que la fuerza iba a disparar se fue corriendo hacia el Cuartelillo de San Francisco único refugio visible y forzado entre tanto tiroteo. Que un individuo llamado Ciriaco Peral dice en su declaración que le vio dirijise al Cuartelillo de Asalto y volver en cabeza de los guardias sublevados, que esto no es cierto, pues cuando esto sucedia estaba el testigo colocado frente a la puerta del Gobierno Civil y a mas abundancia, el Alferez Carmona que mandaba las fuerzas dice que el Ciriaco Peral fue su colaborador en la defensa contra el publico y siendo asi, que Ciriaco Peral por propia confesión y por declaración del Oficial Carmona, estaba situado FRENTE A LA PUERTA DEL GOBIERNO CIVIL era imposible que pudiera ver a nadie dirijirse al Cuartelillo de Asalto porque desde aquel sitio no puede divisarse sino un trozo pequñiso de la calle de San Francisco, pero que de ningún modo poder abarcar con la vista toda la dirección de calla hasta el Cuartel de Asalto. Que por todo lo e4xpuesto es imposible que Peral viese lo que declara haber visto. Que cuando la declaración del Agente Corral que asegura y con razón haber visto al dicente inmediramente antes de los sucesos (Cuando ya los individuos que fueron por los guardias, estarían en el Cuartelillo) es absolutamente cierto por que lo hace en su declaración. Lo que ocurre es que el Ciriaco Peral fue en dos ocasiones expulsado de la Consulta del dicente de un modo violento unos días antes del movimiento; una vez  porque se presento en su consulta de nueve a diez de la noche este individuo rogándole fuese a la Madrileña para ver un paciente, lo que hizo en un coche que tenia parado en la puerta encontrando a una mujer en cama de mala nota que se quejaba de un dolor en una paletilla; que la observo detenidamente y no notandole nada de particular le dijo que podía levantarse y trabajar, regresando con el citado Peral a su casa donde al despedirse le pidió los honorarios por su visita medica contestándole el citado Peral “Soy chauffer del Gobernador y esto se lo pagara el Gobernador y si Vd. quiere justificar cuatro o cinco visitas mas yo dire que las ha hecho” el dicente se indigno por este descaro echándole de mala manera de su casa.

Que un dia antes del movimiento se le presento otra vez Ciriaco Peral en su casa diciéndole que había sido despedido por el Gobernador pidiéndole al dicente intercediera en su favor, pero lo dijo con una cara tan fresca que indignado le invito a que no volviera a pasar mas por su casa; que a pesar de ello intercedio por él cerca del Gobernador diciéndome este que se trataba de un perfecto sinvergüenza. Que no recuso al testigo Ciriaco Peral porque cuando se vino a enterar de que el individuo con quien le habia pasado estas cosas que quedan relatadas efectivamente Ciriaco Peral, fue cuando el dicente se encontraba preso en Paso-Alto. Quiere hacer constar también que el motivo de haberse refugiado en el cuartelillo fue para telefonear a su señora para tranquilizarla donde estuvo mas de media hora esperando telefonearla y no lo consiguio; por eso dice el Teniente Canals en su declaración que lo vio sentado primero en la escalera por encontrarse el teléfono allí instalado. Que después cuando prohibieron hablar por teléfono, se sentó el dicente en un patio y mas tarde y previo cacheo le encerraron en unión de otros paisanos en una habitación hasta eso de las diez y media que llego un Capitan de la Guardia Civil y los pusieron en libertad.

EUGENIO RODRIGUEZ CASTELLANO: dice que en primer lugar se dirije al Tribunal para pedir clemencia por el ex – Gobernador Civil Sr. Vázquez Moro, de quien dice que ojala que todos los Gobernadores hubieran dado el mismo ejemplo que el dio; que esta clemencia la pide en nombre de la España nueva y por ultimo termina dando un viva a

451                           M.8,878,732

España.

Han renunciado a deponer ante el Consejo los procesados: Capitan de Infanteria Don Joaquin Vega Benavente, Miguel Romero Valles, Manuel Reyes Castellano, Domingo Molina Alberto, Andres Florido Urtiada, Angel Mañero Garcia, Santiago Peña, Adolfo Bencomo, Heraclio Díaz Molina, Jose Gonzalez Picar, Emilio Luis Velasco Hernandez, Rafael Garrido Lutzardo, Rafael Arroyo Castrillo, Cristino de Armas Fernandez y Vicente Hormiga Mederos.

En este estado el Excmo Señor Presidente del Consejo suspende la Sesion para reunirse los Vocales del Consejo con su Presidente y Vocal Ponente a deliberar y pronunciar el fallo.

De todo lo cual, certifico.

[Firma someramente rubricada de SALVADOR IGLESIAS DOMÍNGUEZ]

             Vº Bº

EL GENERAL DE BRIGADA

PRESIDENTE

[Firma rubricada de SALVADOR ACHA CAAMAÑO].

Cfr.: A-TMT5 6401-207-1- Pieza separada de la Causa 50.- Folios 449 a 451.