POR INMISCUIRSE EN CUESTIONES `POLÍTICAS BAJO APARIENCIA DE SERLO RELIGIOSO


DECLARACION INDAGATORIA DEL PROCESADO DON JOSE FLORES GHOBBER.

En  Granadilla de Abona a diez y ocho de Noviembre de mil novecientos cuarenta y uno.

Ante el Sr. Juez y de mi el Secretario, compareció el procesado expresado al margen, a quien S.S. exhortó a decir verdad e hizo las advertencias, y preguntado a tenor del articulo cuatrocientos sesenta del Codigo de Justicia Militar, dijo llamarse como queda expresado, de veinte y ocho años de edad, natural de Mejico, vecino de San Miguel de Abona, de estado eclesiástico que sufre actualmente un destierro por siete años, ordenado por el Gobierno de su Nación, por, según notificación del susodicho Gobierno por inmiscuirse en cuestiones `políticas bajo apariencia de serlo religioso, y que hace estas manifestaciones por no saber realmente si en realidad este destierro llevo consigo auto de procesamiento; que le confieren las demas generales de la Ley y que sabe el motivo por el que se le procesa.

El Sr. Juez ordena hacer constar las señas del procesado, que son las siguientes: color de las pupilas castaño, cabello negro, cara redonda, cejas semipobladas, nariz larga, boca mediana, barba redonda, estatura uno sesenta y cuatro, Viste habito Sacerdotal, y como señas particulares posee un lunar en la mejilla izquierda.

PREGUNTADO Diga si se afirma en su anterior declaración después de habersela leido, y despues de haberle relevado de la promesa que prestara, dijo que se ratifica totalmente en ella; que no tiene nada mas que añadir, y que únicamente quiere hacer constar que pudiera citar para evacuarse en su descargo las diligencias oportunas, los nombres de mas de sesenta hombres que se encontraban el día de autos en la iglesia Parroquial de San Miguel creyendo tener suficientes con los ya mencionados en su primera declaración y los de DON ELADIO GOMEZ ALFONSO, DON ANTONIO MIGUEL ALFONSO y DON MIGUEL Y ANTONIO GOMEZ EXPOSITO.

En este estado S.S. dio por suspendida la presente indagatoria sin perjuicio de ampliarla si lo estimase pertinente, y en la que se ha invertido quince minutos aproximadamente, y leída al declarante por haber renunciado al derecho que le asiste por hacerla  por si, se afirma y ratifica en su contenido y la firma con el Sr. Juez, de lo que yo el Secretario doy fé.

[A renglón seguido vienen las respectivas firmas rubricadas, del Juez instructor, Teniente de Artillería ALFONSO TABARES DE LUGO, sacerdote procesado JOSÉ FLORES GHOBBER, y JUAN MONTEVERDE ASCANIO, Sargento de Artillería, que actúa de Secretario.]

Cfr.: Causa número 246 de 1941 [7250-231-7].- Folio 8.

TESTIMONIO SOBRE AMBROSIO FERNÁNDEZ HOYA


El ASESINADO al cual se había referido JOSE FLORES GHOBBER, Cura Párroco de San Miguel de Abona (Sur de Tenerife), se llamaba AMBROSIO FERNÁNDEZ HOYA, soldado trabajador del Batallón Disciplinario número 91 destacado en Vilaflor.

Información sobre su persona y circunstancias de su muerte, ha sido publicada en:

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/04/30/media-filiacion-de-ambrosio-fernandez-hoya/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/05/02/muerte-ocasionada-por-arma-de-fuego-en-san-miguel/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/05/03/diligencia-de-identificacion-en-san-miguel/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/05/04/tira-para-alante/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/05/06/a-consecuencia-de-hemorragia-interna/

 * * * * * * * * * ** * * * ** * * * *

 Actualmente, en la Villa de Arafo (Tenerife), donde casó y constituyó una familia, vive Ángel Fernández Tijera, cántabro nonagenario, superviviente del Batallón
Disciplinario de Soldados Trabajadores número 91 destacado en Vilaflor (Tenerfe)

Ángel Fernández Tijera nos había aportado este escalofriante testimonio oral, del asesinato de Ambrosio Fernández Hoya:

Sus compañeros del campo de trabajadores forzados de Vilaflor le apelaban Teruel, porque este desdichado muchacho había huído de la terrorífica batalla de Teruel, marchando desde el frente hasta Santander, donde al acabar guerra sería atrapado, y enviado a Tenerife.

Ambrosio estaba absolutamente desvalido. No recibía dinero alguno de su familia. Y pasaba hambre. Para paliarla vendía sus pocas prendas militares usadas, a cambio de gofio.

Tras una revista de prendas llevada a cabo por el sargento Urbano, fue golpeado por éste, siendo amenazado y conminado a presentarse al día siguiente con todas las prendas.

Aterrorizado, esa misma noche, Ambrosio escapó de Vilaflor, bajando por La Escalona hasta San Miguel, pidiendo ayuda a los vecinos, algunos de los cuales se apiadaron del pobre muchacho, proporcionándole alimentos y algunas prendas. En una casa de Los Roques de San Miguel hasta le invitaron a comer con la familia.

Mientras tanto, advertida su ausencia al pasar lista matinal, fueron enviados dos soldados en su busca y captura.

El autor de la muerte de AMBROSIO FERNÁNDEZ HOYA, soldado ALFONSO GALVEZ MATAS, era natural y vecino de la Victoria (Córdoba).

Esto sucedió el día 20 de octubre de 1941, junto a la puerta de la casa de un vecino de los Roques de San Miguel.

* * * * * * * * *

Los documentos aflorados corroboran el escalofriante testimonio oral aportado por Ángel Fernández Tijera.

Los soldados trabajadores del citado Batallón Disciplinario 91 destacado en Vilaflor, fueron obligados a construir la carretera que comunica Arafo con la cumbre del Teide, entre otras obras públicas.

Los documentos relacionados con AMBROSIO FERNÁNDEZ HOYA, que han sido aflorados en las referencias ya indicadas, están archivados bajo la signatura o
clave 6606-212-17, en el Archivo del Tribunal Militar Territorial Quinto.

En la cabecera o portada del mismo se lee:

CAPITANIA GENERAL DE LAS ISLAS CANARIAS

 PLAZA DE GRANADILLA DE ABONA  JUZGADO MILITAR

PROCEDIMIENTO PREVIO núm 298 de 1941.

En averiguación de las causas que motivaron la muerte del Soldado que fué del Batallón Disciplinario nº 91 destacado en Vilaflor AMBROSIO FERNANDEZ HOYA.-

EL TENIENTE JUEZ INSTRUCTOR                        EL SECRETARIO

Don Alonso Tabares y Lugo.-                       Cabo José Hernández Gíl

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Siguiendo mi costumbre, al transcribir los documentos referidos, me he esforzado en mantener la literalidad de los textos, dejando incólumes todas las faltas mecanográficas y ortográficas – con las ausencias y presencias de tildes y signos de puntuación -, así como morfológicas y sintácticas, que reflejan la incuria de
aquella triste etapa de nuestra historia.

Solamente me he permitido la licencia de resaltar las palabras y frases que me han resultado muy significativas, con el objetivo de facilitar la exégesis de los textos.

DESTERRADO EL PÁRROCO DE SAN MIGUEL DE ABONA EN 1942


80

S E N T E N C I A

En la Plaza de Santa Cruz de Tenerife a dieciocho de septiembre de mil novecientos cuarenta y dos. Reunido el Consejo de Guerra Ordinario de Plaza, en la sala de Actos del Cuartel de San Carlos del Regimiento de Infanteria nº 38 para ver y fallar la presente causa num. 246 del año 1941, seguida por presunto delito de injurias al Ejercito contra el cura párroco de San Miguel de Abona, JOSE FLORES GHOBBER.

Oido el relato de las actuaciones, practicada la prueba ante el Consejo y oídas también la acusación Fiscal, la Defensa y manifestaciones del procesado.

RESULTANDO: Hechos probados y asi se declaran que el procesado, mayor de dieciocho años, de buena conducta, e inmejorables antecedentes, JOSE FLORES GOBBER, párroco de San Miguel de Abona, en la tarde del dia veintiséis de octubre de mil novecientos cuarenta y uno, al anunciar ante numerosa concurrencia en la Iglesia de la expresada Villa, la celebración de un funeral en sufragio del alma de un soldado trabajador del Batallon disciplinario destacado en Vilaflor y fallecido a consecuencia de unos disparos hechos por fuerzas del Ejercito al tratar de darse la fuga, aludiendo a la muerte empleó la palabra “asesinado”.

RESULTANDO: Que el Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito de injurias al Ejercito, solicitando se impusiera al procesado una pena de tres años de prisión correccional con sus accesorias; y que por la defensa sosteniéndose no estar probado el hecho, y que en su caso no seria constitutivo del citado delito, se interesó la libre absolución de su patrocinado.

CONSIDERANDO: Que el hecho declarado probado es legalmente constitutivo del delito previsto en el articulo 272 del Código Penal Común, que sanciona a los Ministros de una Religión que en el ejercicio de sus funciones provocaren a la ejecución de cualquiera de los delitos comprendidos en los tres capitulos anteriores por cuanto es evidente que la calificación dada a la víctima de los disparos hechos por las fuerzas del Ejercito en el cumplimiento de su deber proferidas en las circunstancias en que la empleó el procesado ante numeroso auditorio pudo provocar, aunque no surtió efecto, cualquiera de las figuras de desorden público o sediciosas previstas en los aludidos capítulos.

CONSIDERANDO: Que del expresado delito, es responsable en concepto de autor por participación directa y material el procesado.

CONSIDERANDO: Que no son de apreciar circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

CONSIDERANDO: Que no existen responsabilidades civiles que exigir.

VISTOS con el precepto citado el articulo 91 del mismo Codigo y demas preceptos de general aplicación.

FALLAMOS que debemos condenar y condenamos al procesado JOSE FLORES GHOBBER como autor responsable de un delito previsto en el articulo 272 del Código Penal Común, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de DOS AÑOS CUATRO MESES Y UN DIA DE DESTIERRO A CINCUENTA KILOMETROS DE LA VILLA DE SAN MIGUEL DE ABONA DE ESTA ISLA y sin que haya lugar a hacer declaración de responsabilidades civiles.

Manuel Martin de la Escalera

Carlos Lecuona Prats                                                Manuel Padilla Díaz

Pedro Pérez de las Casas                                 Alvaro Alvarez Hernandez

Rafael Lojendio Clavijo

Pedro Doblado Saiz

[Las siete firmas rubricadas]

 

Cfr.:Folio 80 de la Causa número 246 de 1941 [7250-231-7].