SE ELEVA A PRISIÓN PROVISIONAL LA DETENCIÓN


M.8,739,880 23

AUTO ……. La Laguna trece de Octubre de mil novecientos treinta y seis.

RESULTANDO, que prestando el servicio de guardia, en la mañana del día diez de los corrientes, en la Prisión de esta Ciudad, el Cabo y Artillero primero de la Batería de Montaña del Grupo Mixto de Artillería número dos, ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ y ORENCIO MATA RODRÍGUEZ, respectivamente, sostuvieron una conversación que versaba sobre el tema de la guerra, y que, tanto el Cabo como el Artillero, hacían manifestaciones tales como: “que la guerra es inhumana”, “que es una salvajada”, “que a los hombres no deben llevárselos a la Guerra, sino a los voluntarios”; el Cabo Castro decía “Que en vez de estar en el Cuartel debía de estar en su casa porque hacía mucha falta y que tenía muchas cosas que hacer”, manifestaciones que fueron oídas por el Comandante de la guardia, Cabo Andrés Fraga, (folio 19, V). El Artillero Aurelio Capote en su declaración folio 20 V., también oyó que el Cabo Castro decía “Que el que no es adipto* al régimen, no debe estar en el Cuartel”, y que el Artillero primero, Orencio Mata, manifestó también que si no pidió voluntario con la Batería fue por cuenta de su familia. El Cabo encartado, Ángel Castro Rodríguez 21 V y 22 reconoce que hubo conversación y que pronunció las siguientes frases: “que no concevía* la guerra” y “yo tengo mucho miedo a la guerra”; Orencio Mata, (folio 22) habla de la conversación habida.

CONSIDERANDO, que los hechos relatados en el anterior resultando puedan calificarse a los solos efectos de instrucción y sin perjuicio de ulterior calificación que pudieran merecer, como constitutivos de un delito de SEDICIÓN, previsto en el artículo 249 del Código de Justicia militar, del cual aparecen presuntos autores el Cabo y Artillero primero aludidos.

CONSIDERANDO, que en atención a lo consignado en el anterior, es pertinente decretar el procesamiento de aquel, de conformidad con lo prevenido en el artículo 421 del Código de Justicia Militar, en relación con el 384 de la Ley de Enjuiciamiento criminal.

CONSIDERANDO, que dada la naturaleza del hecho y la pena que en su día pudiera corresponder, como consecuencia de la figura criminosa apuntada, se está en el caso de decretar la prisión incondicional de los encartados.

Se declaran procesados por esta causa al Cabo de Artillería ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ y al Artillero primero ORENCIO MATA RODRÍGUEZ con los cuales se entiendan en forma las diligencias sucesivas; notifíquese este auto a los encartados instruyéndolos de los beneficios y recursos legales; recíbasele declaración indagatoria evacuando con urgencia las citas útiles que resulten.

Se eleva a prisión provisional la detención que sufren los procesados antes mencionados, liberándose la correspondiente comunicación al Jefe respectivo.

Así lo mandó y firma el Señor Don Ramón Padilla Trujillo Juez Instructor, de lo que yo el Secretario doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO y de IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor y Soldado Secretario fedatario]

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 23

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]

*sic

 

 

 

ACTA DEL CONSEJO DE GUERRA DE LA CAUSA 58 DE 1938


281

 

 A  C  T  A  

En la Plaza de Santa Cruz de Tenerife a veintiseis de Enero de mil novecientos treinta y nueve, siendo la hora señalada, se reunió en la Sala de Actos del Palacio de la Mancomunidad Provincial Interinsular de esta Capital, el Consejo de Guerra Ordinario de Plaza para ver y fallar la causa Número 58 de 1.938, instruida par el delito de rebelión, contra los paisanos MIGUEL PADRON CASAÑAS, JOSE PADRON MACHIN, JUAN GUTIERREZ MONTEVERDE, JOSE PEREZ MACHIN, MAXIMINO HERNANDEZ MORALES, MANUEL HERNANDEZ GONZALEZ, CIRILO QUINTERO MORALES, CRISTOBAL QUINTERO MORALES, JUAN MONTERO HERNANDEZ,.JUAN CABRERA GARClA , DAMASO PADRON QUINTERO, PEDRO CABRERA ARMAS, BEATRIZ QUINTERO GUTIERREZ Y FLORINDA GONZALEZ MACHIN; formando el Tribunal: como Presidente, el Señor  Teniente Coronel Primer Jefe del Batallón de Orden Público de esta Provincia, Don Jose Marquez Bravo; como Vocales, los Capitanes : Don Gaspar Cambreleng y Berriz, del Batallón de Orden Público; Don Juan Pérez Suarez, de la Sección de Destinos; Don Miguel Rueda Navarro y Don Pedro Cabeza Rodriguez, del Regimiento de Intanteria de Tenerife número 38; Don Pedro del Toro Santana, tambien del citado Regimiento, primer suplente, en lugar de Don Rafael Peña León, de igual Cuerpo, que se encuentra en la Peninsula; como Vocal Ponente el Oficial Primero de Complemento del Cuerpo Juridico Don Pedro Doblado Saiz; como suplente el Capitán del Regimlento de lnfanteria Tenerife numero 38, Don Manuel Sanchez Rodriguez; como Fiscal el que lo es de esta Comandancia General, Teniente Auditor de Segunda, Don Angel Dolla Manera; como defensor el Capitán de Infanteria DON Juan Rumeu Garcia; hallándose presente los procesados.

Dada la voz de audiencia publica, se procedió seguidamente por el Instructor a la lectura del apuntamiento; a continuación la defensa solicitó se diera lectura al primer resultando de la sentencia obrante al folio 270, que se pronunció contra el falangista José Maria Cotta, a lo que accedió la Presidencia. Y no habiendo prueba que practicar, se concedió al Ministerio Fiscal, el cual se ratifica en su escrito de calificación provisional y dice que los hechos son constitutivos de los delitos siguientes: Uno de adhesión a la rebelión previsto y penado en el número dos del articulo 238 del Código de Justicia Militar; otro de auxilio a la misma, del párrafo primero del articulo 240, del citado Código; otro de inducción y excitación a la rebelión, previsto y penado en el párrafo segundo del articulo 6º del Bando de la Junta de Defensa Nacional de  28 de Julio de 1.936, en relación con el articulo 240, párrafo segundo, del citado Código Castrense, y un delito de desobediencia grave a la Autoridad previsto y penado en el articulo 7º del Bando de tres de Setiembre de 1.936, de esta Comandancia General, en relación con el articulo 260 del Código Penal Ordinario.

Que del delito de adhesión a la rebelión son responsables en concepto de autores los procesados Miguel Padron Casañas y José Padrón Machín; del de auxilio a la rebelión, los acusados Juan Gutierrez Monteverde, José Pérez Machin, Maximino Hernandez Morales, Manuel Hernandez Gonzalez, Cirilo Quintero Morales, Cristobal Quintero Morales, Juan Montero Hernandez, Beatriz Quintero Gutierrez y Florinda Gonzalez Machin; de inducción y excitación para cometer la rebelión, los procesados Juan Cabrera Garcia y Dámaso Padrón Quintero, y del de desobediencia grave a la Autoridad el acusado Pedro Cabrera Armas. Y en nombre de la Ley pide al Consejo se imponga a los procesados las penas siguientes: A Miguel Padrón Casañas y José Padrón Machin, la de 30 años (treinta), de reclusión perpetua; a Juan Gutierrez Monteverde, José Perez Machin, Maximino Hernandez Morales, Manuel. Hernandez Gonzalez, Cirilo Quintero Morales, Cristobal Quintero Morales, Juan Montero Hernandez, Beatriz Quintero Gutierrez y Florinda Gonzalez Machin, la pena de doce años y un dia de reclusión temporal, a cada uno; y a los acusados Juan Cabrera Garcia y Damaso Padron Quintero, la pena a cada uno, de seis años y un dia de Prision mayor; y por ultimo al procesado Pedro Cabrera Armas, la pen a de cuatro meses de arresto mayor y multa de mil pesetas; y para todos las accesorias legales correspondientes; y en cuanto a responsabilidades civiles ,a excepción de Pedro Cabrera Armas, quedarán sujetos a responsabilidades civiles, las que determina el Decreto. Ley de 10 de Enero de 1.937.

Acto continuo la Presidencia concede la palabra al defensor el cual empieza manifestando que en la Isla del Hierro han sido muy pocos los casos que dieron lugar a procedimientos, debido a la carencia de delicuencia politica; y que éste fue originado por las transgresiones del falangista Jose Maria Cotta, el cual fue condenado por haber simulado fusilamientos precisamente en el vecindario a que corresponden los procesados; que tanto los dos principales, Miguel Padron Casañas, como José Padron Machin, huyeron precisamente por temor a dicho falangista, lo que no hubieran hecho seguramente pues aunque se les acuse de ser simpatizantes con los partidos de izquierdas nada hay en concreto que determine actuaciones punibles en ellos, y por lo tanto no deben ser conceptuados como adheridos a la rebelión. Que los procesados Juan Gutierrez, José Pérez Machin, Maximino Hernandez Morales, Manuel Hernandez Gonzalez y Cirilo Quintero Morales, ajenos a que pudieran auxiliar a unos rebeldes, solo se limitaron, unos a conducirlos en el bote a otro lugar, y los otros a facilitarles albergue, pues hay que tener presente que en aquellos parajes no hay casas donde albergarse, y todo ello fue a instancias de los fugitivos, siendo ellos inocentes de responsabilidad alguna; que Cristobal Quintero y Juan Montero, tampoco son a su entender culpable de delito alguno, por qué los hechos del falangista Cotta y la persecución que se hacia, les indujo por el temor, a advertirle de los peligros de aquellos testigos. Que en cuan-

282

-to a Beatriz Quintero y Florinda Gonzalez, éstas, verdaderamente no eran las que auxiliaban con comidas a Miguel Padron, sino a la abuela de Beatriz, pues Florinda no hizo otra cosa que acompañar a esta última en una ocasión; por ello considera que son inocentes, y a todo lo mas encubridores. En cuanto a Juan Cabrera y Dámaso Padrón, como estos no tenían presente que los dos primeros procesados estuvieran en rebeldia, si fueron a la comida que se les dio, lo hicieron de un modo inco-ciente. Y por último en cuanto al procesado Pedro Cabrera Armas, éste no sabia que se hallaba prohibido el tener periódicos izquierdistas.

En atención a lo expuesto y considerando que en las actuaciones de sus defendidos no hubo ninguna en ninguno de ellos que acusen una responsabilidad concreta, solicita del Consejo la absolución de los mismos.

El Señor Presidente pregunta s cada uno de los procesados si tiene algo que exponer y contestan que nó, y queda el Consejo reunido en sesión secreta para deliberar y pronunciar su fallo, retirándose el vocal suplente.

De todo lo cual certifico.

[Firma rubricada de JUSTO BLÁNQUEZ IZQUIERDO]

 

Vº       Bº:

EL TENIENTE CORONEL PRESIDENTE,

[Firma de JOSÉ MÁRQUEZ BRAVO, someramente rubricada]

Cfr.: A-TMT5 7235-229-16.- Causa 58 de 1938.- Folios 281 y 282.

 

 

 

ACTA DEL CONSEJO DE GUERRA DE LA CAUSA 58 DE 1938

 

281

 

 A  C  T  A  

 

En la Plaza de Santa Cruz de Tenerife a veintiseis de Enero de mil novecientos treinta y nueve, siendo la hora señalada, se reunió en la Sala de Actos del Palacio de la Mancomunidad Provincial Interinsular de esta Capital, el Consejo de Guerra Ordinario de Plaza para ver y fallar la causa Número 58 de 1.938, instruida par el delito de rebelión, contra los paisanos MIGUEL PADRON CASAÑAS, JOSE PADRON MACHIN, JUAN GUTIERREZ MONTEVERDE, JOSE PEREZ MACHIN, MAXIMINO HERNANDEZ MORALES, MANUEL HERNANDEZ GONZALEZ, CIRILO QUINTERO MORALES, CRISTOBAL QUINTERO MORALES, JUAN MONTERO HERNANDEZ,.JUAN CABRERA GARClA , DAMASO PADRON QUINTERO, PEDRO CABRERA ARMAS, BEATRIZ QUINTERO GUTIERREZ Y FLORINDA GONZALEZ MACHIN; formando el Tribunal: como Presidente, el Señor  Teniente Coronel Primer Jefe del Batallón de Orden Público de esta Provincia, Don Jose Marquez Bravo; como Vocales, los Capitanes : Don Gaspar Cambreleng y Berriz, del Batallón de Orden Público; Don Juan Pérez Suarez, de la Sección de Destinos; Don Miguel Rueda Navarro y Don Pedro Cabeza Rodriguez, del Regimiento de Intanteria de Tenerife número 38; Don Pedro del Toro Santana, tambien del citado Regimiento, primer suplente, en lugar de Don Rafael Peña León, de igual Cuerpo, que se encuentra en la Peninsula; como Vocal Ponente el Oficial Primero de Complemento del Cuerpo Juridico Don Pedro Doblado Saiz; como suplente el Capitán del Regimlento de lnfanteria Tenerife numero 38, Don Manuel Sanchez Rodriguez; como Fiscal el que lo es de esta Comandancia General, Teniente Auditor de Segunda, Don Angel Dolla Manera; como defensor el Capitán de Infanteria DON Juan Rumeu Garcia; hallándose presente los procesados.

Dada la voz de audiencia publica, se procedió seguidamente por el Instructor a la lectura del apuntamiento; a continuación la defensa solicitó se diera lectura al primer resultando de la sentencia obrante al folio 270, que se pronunció contra el falangista José Maria Cotta, a lo que accedió la Presidencia. Y no habiendo prueba que practicar, se concedió al Ministerio Fiscal, el cual se ratifica en su escrito de calificación provisional y dice que los hechos son constitutivos de los delitos siguientes: Uno de adhesión a la rebelión previsto y penado en el número dos del articulo 238 del Código de Justicia Militar; otro de auxilio a la misma, del párrafo primero del articulo 240, del citado Código; otro de inducción y excitación a la rebelión, previsto y penado en el párrafo segundo del articulo 6º del Bando de la Junta de Defensa Nacional de  28 de Julio de 1.936, en relación con el articulo 240, párrafo segundo, del citado Código Castrense, y un delito de desobediencia grave a la Autoridad previsto y penado en el articulo 7º del Bando de tres de Setiembre de 1.936, de esta Comandancia General, en relación con el articulo 260 del Código Penal Ordinario.

Que del delito de adhesión a la rebelión son responsables en concepto de autores los procesados Miguel Padron Casañas y José Padrón Machín; del de auxilio a la rebelión, los acusados Juan Gutierrez Monteverde, José Pérez Machin, Maximino Hernandez Morales, Manuel Hernandez Gonzalez, Cirilo Quintero Morales, Cristobal Quintero Morales, Juan Montero Hernandez, Beatriz Quintero Gutierrez y Florinda Gonzalez Machin; de inducción y excitación para cometer la rebelión, los procesados Juan Cabrera Garcia y Dámaso Padrón Quintero, y del de desobediencia grave a la Autoridad el acusado Pedro Cabrera Armas. Y en nombre de la Ley pide al Consejo se imponga a los procesados las penas siguientes: A Miguel Padrón Casañas y José Padrón Machin, la de 30 años (treinta), de reclusión perpetua; a Juan Gutierrez Monteverde, José Perez Machin, Maximino Hernandez Morales, Manuel. Hernandez Gonzalez, Cirilo Quintero Morales, Cristobal Quintero Morales, Juan Montero Hernandez, Beatriz Quintero Gutierrez y Florinda Gonzalez Machin, la pena de doce años y un dia de reclusión temporal, a cada uno; y a los acusados Juan Cabrera Garcia y Damaso Padron Quintero, la pena a cada uno, de seis años y un dia de Prision mayor; y por ultimo al procesado Pedro Cabrera Armas, la pen a de cuatro meses de arresto mayor y multa de mil pesetas; y para todos las accesorias legales correspondientes; y en cuanto a responsabilidades civiles ,a excepción de Pedro Cabrera Armas, quedarán sujetos a responsabilidades civiles, las que determina el Decreto. Ley de 10 de Enero de 1.937.

Acto continuo la Presidencia concede la palabra al defensor el cual empieza manifestando que en la Isla del Hierro han sido muy pocos los casos que dieron lugar a procedimientos, debido a la carencia de delicuencia politica; y que éste fue originado por las transgresiones del falangista Jose Maria Cotta, el cual fue condenado por haber simulado fusilamientos precisamente en el vecindario a que corresponden los procesados; que tanto los dos principales, Miguel Padron Casañas, como José Padron Machin, huyeron precisamente por temor a dicho falangista, lo que no hubieran hecho seguramente pues aunque se les acuse de ser simpatizantes con los partidos de izquierdas nada hay en concreto que determine actuaciones punibles en ellos, y por lo tanto no deben ser conceptuados como adheridos a la rebelión. Que los procesados Juan Gutierrez, José Pérez Machin, Maximino Hernandez Morales, Manuel Hernandez Gonzalez y Cirilo Quintero Morales, ajenos a que pudieran auxiliar a unos rebeldes, solo se limitaron, unos a conducirlos en el bote a otro lugar, y los otros a facilitarles albergue, pues hay que tener presente que en aquellos parajes no hay casas donde albergarse, y todo ello fue a instancias de los fugitivos, siendo ellos inocentes de responsabilidad alguna; que Cristobal Quintero y Juan Montero, tampoco son a su entender culpable de delito alguno, por qué los hechos del falangista Cotta y la persecución que se hacia, les indujo por el temor, a advertirle de los peligros de aquellos testigos. Que en cuan-

282

-to a Beatriz Quintero y Florinda Gonzalez, éstas, verdaderamente no eran las que auxiliaban con comidas a Miguel Padron, sino a la abuela de Beatriz, pues Florinda no hizo otra cosa que acompañar a esta última en una ocasión; por ello considera que son inocentes, y a todo lo mas encubridores. En cuanto a Juan Cabrera y Dámaso Padrón, como estos no tenían presente que los dos primeros procesados estuvieran en rebeldia, si fueron a la comida que se les dio, lo hicieron de un modo inco-ciente. Y por último en cuanto al procesado Pedro Cabrera Armas, éste no sabia que se hallaba prohibido el tener periódicos izquierdistas.

En atención a lo expuesto y considerando que en las actuaciones de sus defendidos no hubo ninguna en ninguno de ellos que acusen una responsabilidad concreta, solicita del Consejo la absolución de los mismos.

El Señor Presidente pregunta s cada uno de los procesados si tiene algo que exponer y contestan que nó, y queda el Consejo reunido en sesión secreta para deliberar y pronunciar su fallo, retirándose el vocal suplente.

De todo lo cual certifico.

[Firma rubricada de JUSTO BLÁNQUEZ IZQUIERDO]

 

Vº       Bº:

EL TENIENTE CORONEL PRESIDENTE,

[Firma de JOSÉ MÁRQUEZ BRAVO, someramente rubricada]

 

 

Cfr.: A-TMT5 7235-229-16.- Causa 58 de 1938.- Folios 281 y 282.

 

 

 

 

CONSEJO DE GUERRA EN EL PALACIO DE LA MANCOMUNIDAD


280

 

Providencia del Juez          ) En Santa Cruz de Tenerife a veinticuatro de Enero
Señor Blanquez Izquierdo ) de mil novecientos treinta y nueve

Por recibida del Excmo. Señor Comandante General la orden para la celebración del Consejo de Guerra Ordinario de Plaza el dia 26 del actual y hora de las 15 el Palacio de la Mancomunidad Provincial de esta Capital, únase con antelación; notífiquese a los procesados, asistidos de defensor, la citada orden; citense al Señor Fiscal Juridico Militar y al Defensor para el acto de la vista y cúrsese oficio al Excmo. Señor General Gobernador Militar interesando que los procesados sean conducidos con la anticipación necesaria al lugar del Consejo.

Lo proveyó y rubrica S.S ; doy fé.

[Rúbrica de JUSTO BLÁNQUEZ IZQUIERDO y firma rubricada de JOSÉ GONZÁLEZ ROJAS]

Cfr.: A-TMT5 7235-229-16.- Causa 58 de 1938.- Folio 280.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

[El PALACIO DE LA MANCOMUNIDAD ha sido remodelado, siendo actualmente la sede del Parlamento de Canarias.]

ORENCIO MATA RODRÍGUEZ DECLARA EN CAUSA 371 DE 1936


 

DECLARACIÓN DEL ARTILLERO PRIMERO ORENCIO MATA RODRÍGUEZ…

En La Laguna de Tenerife a trece de Octubre de mil novecientos treinta y seis. Ante el Señor Juez y con mi asistencia, compareció el detenido que al margen se expresa, quien advertido de que iba a prestar declaración, juró en la forma prevenida, y, al ser preguntado por las generales de la ley DIJO: que se llama como queda dicho, de veinte y un años de edad, soltero, natural de Garafía (La Palma), de profesión estudiante, y actualmente prestando servicios como movilizado en la Batería de Montaña de La Laguna.

PREGUNTADO: Diga la conversación que tuvo en el zaguán del edificio de la Prisión de esta Ciudad en la mañana de día diez con el Cabo Ángel Castro y el Comandante de la Guardia Andrés Fraga, DIJO: que por la mañana no tuvieron conversación alguna, pero que la noche anterior hablaron de lo que era la guerra y al decirle Fraga que ellos no fueron con la Batería a la Península porque tenían miedo, el declarante contestó “que si no había pedido voluntario era por su familia” y otras cosas por el estilo, desde luego no ofensivas y sin importancia.

PREGUNTADO: Si le oyó decir al Cabo Ángel Castro, “que en vez de estar en el cuartel, debía estar en su casa, porque hacía mucha falta y tenía cosas que hacer;, DIJO; que las palabras textuales no las recuerda, pero que el Cabo se lamentaba de la falta que hacía en su casa.

PREGUNTADO: Si recuerda algunas frases más, DIJO: que no recuerda pues la conversación que hubo allí él no le concedió importancia, pues incluso estaba de broma.

Que no tiene nada más que decir, que lo dicho es la verdad en descargo de su promesa prestada.

Terminado el acto leyó por sí esta declaración, afirmándose y ratificándose en su contenido y firmándola con S. Sª de lo que doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO, ORENCIO MATA RODRÍGUEZ e IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor, Soldado primero de Artillería declarante y Soldado Secretario fedatario, respectivamente].

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 22 y 22 vuelto.

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]

 

ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ DECLARA EN CAUSA 371 DE 1936


DECLARACIÓN DEL CABO DE ARTILLERÍA ANGEL CASTRO RODRIGUEZ…

En La Laguna de Tenerife a trece de Octubre de mil novecientos treinta y seis. Ante el Señor Juez y con mi asistencia compareció el detenido expresado al margen, quien, advertido de que iba a prestar declaración, juró en forma prevenida, y, preguntado por las generales de la ley DIJO: que se llama como queda dicho, de veinte y tres años de edad, casado, natural de El Paso y actualmente prestando sus servicios en la Batería de Montaña de esta Ciudad.

PREGUNTADO: Relate la conversación o discusión que tuvo en la mañana del día diez en el zaguán del edificio de la Prisión de esta Ciudad, entre el Artillero primero Orencio Mata y el Comandante de la Guardia, Cabo Andrés Fraga, DIJO: que no tiene seguridad si fue por la mañana o el día nueve por la noche, que el artillero primero y el Cabo Fraga hablaban de la guerra, que el primero decía “que no concebía la guerra”, y el Cabo Fraga contestaba “para mí matar es una gloria”, que el declarante decía “yo tengo mucho miedo a la guerra” diciendo entonces el Cabo Fraga “Ustedes no deben estar en el cuartel porque son unos miedosos y unos gandules”, pero que esto, como todo, lo decían en plan de broma.

PREGUNTADO: Si no recuerda haber dicho “que en vez de estar en el cuartel, debía estar en su casa, porque hacía mucha falta y tenía muchas cosas que hacer”, DIJO: que hablando sobre lo que era la guerra y de las pérdidas tan grandes que se sufrían, él expuso las suyas, diciendo que tenía una tienda de la que pagaba unas seiscientas pesetas de contribución, veinte y siete duros de alquiler y una mujer en casa a quien mantener, es

M.8,739,879 22

decir, una lamentación personal, pero nunca diciendo que no debía de estar en el cuartel.

PREGUNTADO: Si hablaron de algo relacionado con el Ejército, Instituciones, disciplina o alguna otra relativa al movimiento militar, DIJO: que no, que lo único que hablaron era de que la guerra es muy grande y del miedo que ellos le tenían.

PREGUNTADO: Si le oyó a Orencio Mata alguna manifestación, DIJO: que lo único fue que aquel manifestó que no fue voluntario con la Batería de Montaña a la Península, por no darle un disgusto a su familia. Que no tiene nada más que decir, que lo dicho es la verdad en descargo del juramento prestado.

Terminado el acto leyó por si esta declaración, afirmándose y ratificándose en su contenido y firmándola con S. Sª de lo que yo el Secretario doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO, ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ e IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor, Cabo de Artillería declarante y Soldado Secretario fedatario, respectivamente].

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 21 vuelto y 22.

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]

POR DELITO DE ATENTADO CONTRA EL ORDEN PÚBLICO


 

M.8,708,954

                         

Plaza de Santa Cruz de La Palma.                                           Año de 1936

 

8720 – 277- 24

Comandancia Militar de Canarias

JUZGADO EVENTUAL

NUMERO 468

Jucio sumarísimo instruido contra los paisanos Vicente Perez Torres, Felipe Diaz Felipe, Manuel Rosa Torres, Edelberto Leal Torres, Benito Cabrera Gonzalez y Fernando Leal Torres, por el delito de atentado contra el orden publico sancionado en el articulo quinto del Bando de veinte y ocho de Julio último.

 

Ocurrió el hecho, el 25 de Julio de 1936

Dieron principio estas actuaciones el 3I de  Octubre de 1936

 

 

JUEZ INSTRUCTOR

SECRETARIO
El Alferez de Infantería don

El Cabo de Infantería don

Fausto Cobo Cánis.

Mario Baudet Oliver

El Alferez H. del Cuerpo Juridico Militar

El Artº del Grupo Mixto Artª nº2

D. Miguel Zerolo Fuentes

D. Juan Luis Medina Ramos

 

Cfr.: A-TMTQ 8720-277-24.- Causa 468 de 1936.- Cubierta.

* * * * * * * * * * * * * * *

Es notable la incoherencia jurídica contenida en esta portada.

Afirma que el hecho cometido por los seis palmeros encartados, tuvo lugar el 25 de julio de 1936.

VICENTE PEREZ TORRES, FELIPE DIAZ FELIPE, MANUEL ROSA TORRES, EDELBERTO LEAL TORRES, BENITO CABRERA GONZALEZ y FERNANDO LEAL TORRES son encausados por el artículo 5 del Bando datado TRES DÍAS DESPUÉS, que no sería publicado en Burgos hasta el 30 de julio de 1936.

Bando que no había sido promulgado en la Isla de La Palma, antes de la fecha en que se dice que ocurrió el hecho.

El mencionado artículo quinto de tal Bando, rezaba así:

ARTICULO QUINTO. Quedan también sometidos a la jurisdicción de Guerra, y serán sancionadas, del mismo modo, por procedimiento sumarísimo:

A) Los delitos de rebelión, sedición y sus conexos, atentados, resistencia y desobediencia a la Autoridad y sus Agentes y demás comprendidos en el título 3º del Código Penal ordinario bajo el epígrafe de «Delitos contra el orden público».

B) Los de atentado contra toda clase de vías o medios de comunicación, servicios, dependencias o edificios de carácter público.

C) Los cometidos contra las personas o la propiedad por móviles políticos o sociales.

D) Los realizados por medio de la imprenta u otro medio cualquiera de publicidad.

Vid:

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/08/29/el-bando-de-la-junta-de-defensa-nacional-de-espana/

* * * * * * * * * * * * * * * *

VICENTE PÉREZ TORRES, MANUEL ROSA TORRES, FERNANDO LEAL TORRES, BENITO CABRERA GONZÁLEZ, EDELBERTO LEAL TORRES, y FÉLIX DÍAZ FELIPE, fueron acusados de haber cortado, con unos alicates, los cables telefónicos en el Pinar de Fuencaliente.

Detenidos y trasladados a la Prisión Costa Sur en Santa Cruz de Tenerife, serían sometidos a Consejo de Guerra, celebrado el 25 de noviembre de 1936, bajo la presidencia del Teniente Coronel JOSÉ-MARÍA DEL CAMPO TABERNILLA.

ANTONIO SÁNCHEZ MORALES DECLARA EN CAUSA 371 DE 1936


M.8,739,878 21

 

ARTILLERO ANTONIO SÁNCHEZ MORALES…

Compareció seguidamente el testigo anotado al margen, que prometió decir verdad y advertido de las prevenciones legales e interrogado por las generales de la ley DIJO: que se llama como queda dicho, de veinte y tres años de edad, natural de San Sebastián de la Gomera, soltero, oficio jornalero y actualmente prestando sus servicios como artillero en la Batería de Montaña de esta Plaza. PREGUNTADO: si en la mañana del día diez, prestaba servicio en la Prisión de esta Ciudad y caso afirmativo, si oyó alguna conversación al Cabo Ángel Castro y Artillero Orencio Mata, dijo: que desde luego esa mañana estaba de guardia, pero no oyó a los aludidos ninguna conversación. Que no tiene más que decir. Y leída que fue al testigo se afirma y ratifica en ella y firma.

[Firma del artillero ANTONIO SÁNCHEZ MORALES]

Y una vez recibidas las declaraciones que se han estimado pertinentes para el esclarecimiento de los hechos origen de este procedimiento y sus circunstancias, se dio por terminada el acta firmándola con S.S. yo el Secretario, de lo que doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO e IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor y Soldado Secretario fedatario, respectivamente].

 

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 21.

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]