SOLDADO Y CABO DE AVIACIÓN EN LAS FILAS ROJAS


58

6,639,587

Excmo. Señor:

 

El Consejo de Guerra de Plaza, reunido en la de Las Palmas el día 10 del corriente mes de Octubre, para ver y fallar la Causa nº 265 de 1939, seguida contra el paisano FRANCISCO JODAR TORRES, ha dictado Sentencia en cuya parte dispositiva se condena al procesado como autor responsable de un delito de auxilio a la rebelión del artículo 240 del Código de Justicia Militar, a la pena de DOCE AÑOS Y UN DIA de reclusión temporal, reserva a favor del Tribunal de Responsabilidades Políticas de la acción correspondiente para declarar y hacer efectivas las responsabilidades civiles, como abono de la prisión preventiva sufrida, debiendo entenderse como pena accesoria la de inhabilitación durante el tiempo de la condena, en lugar de las propuestas por el tribunal y que no corresponden a la pena impuesta, siendo el presente momento procesal oportuno para la rectificación expuesta.

El Consejo declara ser hechos probados que a raíz de iniciarse el glorioso Movimiento Nacional el procesado, de buenos antecedentes de conducta y político-sociales solicitó permiso para pasar de la zona de Ifni a la de Larache y cuando le fue concedida, al llegar a Casa Blanca se dirigió a Tánger y de allí en Abril a Marsella pasando luego a la zona roja donde tenía su familia y al ser movilizada su quinta prestó servicios como soldado y Cabo de Aviación en las filas rojas, si bien fue objeto de persecución de las mismas por no estar adicto a ellas.

En el plenario de la Causa se han observado las formalidades legales, hallándose la declaración de hechos probados ajustada al resultado de las pruebas practicadas, apreciadas por el consejo con arreglo a sus facultades y sin que exista error manifiesto que haga procedente la interposición de recurso.

Es ajustada a derecho la calificación jurídica de los hechos, hallándose la pena impuesta dentro de los límites legales y siendo procedentes los restantes pronunciamientos de la Sentencia, salvo el señalamiento de penas accesorias ya rectificado.

En su virtud es procedente y pudiera V.E. aprobar el fallo dictado en esta Causa para que sea firme y ejecutorio, sin perjuicio de la propuesta de conmutación de pena que por separado y conforme a la Orden de 25 de Enero de 1940 se tramita, devolviéndose las actuaciones a esta auditoría a fines de ejecución.

V.E. no obstante resolverá.

Santa Cruz de Tenerife a 24 de Octubre de 1940.

EL AUDITOR.

P.I.

Francisco CMoscoso

[Firma rubricada]

 

[A la izquierda de la rubricada firma del Auditor FRANCISCO CARNERO MOSCOSO, aparece estampado en tinta el sello ovalado de la AUDITORÍA DE GUERRA DE CANARIAS Santa Cruz de Tenerife].

Santa Cruz de Tenerife, 18 de Noviembre de 1.940.

 

De conformidad con el precedente dictamen de mi Auditor

CONDENO al encartado en esta Causa paisano FRANCISCO JODAR TORRES,  la pena de DOCE AÑOS Y UN DIA de reclusión temporal, como autor responsable de un delito de auxilio a la rebelión del artículo 240 del Código de Justicia Militar, con las accesorias de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, responsabilidades civiles a tenor de lo dispuesto en la Ley de 9 de Febrero de 1,939, siéndole de abono el tiempo de prisión preventiva sufrida con motivo de esta Causa.

Elévese directamente con informe favorable al Excmo. Sr. Ministro del Ejército, la propuesta de conmutación de pena formulada por el consejo de guerra que vió y falló la presente Causa; y vuelva ésta a la Auditoría para los efectos que se ordenan y demás que sean procedentes.

Serrador

 [Firma rubricada]

A la izquierda de la rubricada firma del general de División RICARDO SERRADOR SANTÉS, está estampado en tinta, el sello elíptico de Estado Mayor de la CAPITANÍA GENERAL DE CANARIAS, en cuyo interior aparece el escudo nacional del águila imperial aferrando el yugo y las flechas.

Debajo de dicha firma, hay un sello rectangular, en tinta encarnada, desplazado hacia la derecha, dentro del cual se lee:

CAPITANIA GENERAL DE CANARIAS

Registro General

SALIDA Núm. 6994 Fecha 18/10/40

 

Cfr.: A-TMTQ 13337-433-7.- Causa 265 de 1939.- Folio 34.

* * * * * * * * * * * * * * * *

FRANCISCO JODAR TORRES resultó condenado a la pena que para él solicitó el Fiscal MATÍAS VEGA GUERRA, Alférez Honorífico del Cuerpo Jurídico Militar.

 

 

Anuncios

GENERAL SERRADOR CONDENA A PENA DE MUERTE


J.2,980,129

60

 

ta Cruz de Tenerife, 11 de Enero de 1.940.- AÑO DE LA VICTORIA.

 

Visto el fallo dictado por el Consejo de Guerra, y de conformidad con el anterior Acuerdo, condeno a los procesados, soldados GREGORIO OLIVARES CABALLERO, MANUEL PLACIDO SUAREZ CERPA y SANTIAGO MEDINA HERNANDEZ, como autores responsables de un delito de traición, a la pena de inhabilitación absoluta y expulsión de las filas del Ejército con pérdida de todos los derechos adquiridos en él y abono de la prisión preventiva sufrida por razón de la presente causa; siendo asimismo procedente la expresa reserva que se formula a favor del Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas, de las acciones pertinentes para reclamar las indemnizaciones civiles a que haya lugar. Comuníquese al Gobierno las penas capitales impuestas y espérese al “ENTERADO” del mismo para su ejecución”; y vuelva esta causa al Señor Auditor de Guerra de esta Comandancia General, a los fines procedentes.

Ricardo Serrador

[Firma rubricada]

 

[Debajo y a la izquierda de la firma rubricada del General de División RICARDO SERRADOR SANTÉS, – último Comandante General de Canarias -, está estampado en tinta el sello ovalado de la Comandancia General de las Islas Canarias – E.M., que lleva en su interior el escudo nacional del águila imperial aferrando entre sus garras el yugo y las flechas.]

 

Cfr.: ATMTQ 13323-432-13 Causa 98 de 1939.- Folio 60.

 

 

AUDITOR PEDRO DOBLADO PROPONE APROBACIÓN DEL FALLO CON TRES PENAS DE MUERTE EN 1940


O.9,395,266

59

A U T O .-

En Santa Cruz de Tenerife a nueve de Enero de mil novecientos cuarenta.- Año de la Victoria.

RESULTANDO: Que por el Consejo de Guerra Ordinario de Cuerpo reunido en la Plaza de Las Palmas el día cinco de los corrientes se ha dictado sentencia en la causa nº 98 de 1939, en cuya parte dispositiva se condena a cada uno de los procesados, soldados GREGORIO OLIVARES CABALLERO, MANUEL PLACIDO SUAREZ CERPA y SANTIAGO MEDINA HERNANDEZ, como autores responsables de un delito de traición, definido y sancionado en el número 6° del artículo 222 del Código de Justicia Militar, a la pena de muerte, con las accesorias, en caso de indulto, de interdicción civil e inhabilitación absoluta y expulsión de las filas del Ejército con pérdida de todos los derechos adquiridos en él; haciéndose expresa reserva a favor del Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas para reclamar las indemnizaciones civiles a que haya lugar.

RESULTANDO: Que el Consejo declara como hechos probados que el día 24 de Noviembre de 1937, hacia las 7 horas de la tarde, encontrándose en una posición avanzada del frente de Madrid (Sector del Guadarrama), por tanto en acción de guerra, los soldados procesados GREGORIO OLIVARES CABALLERO, MANUEL PLACIDO SUAREZ CERPA y SANTIAGO MEDINA HERNANDEZ, en unión de un Sargento y cuatro soldados más, y todos puestos de acuerdo, abandonaron la posición, pasándose a las filas enemigas en las que prestaron servicios sin que conste obtuvieran graduación y siendo apresados por nuestras tropas al terminar la guerra.

RESULTANDO: que en el plenario de esta causa se han observado las formalidades legales.

CONSIDERANDO O: Que la declaración de hechos probados se ajusta al resultado de las pruebas practicadas apreciado por el Consejo con arreglo a sus facultades, sin que se indique error manifiesto que haga procedente la interposición de recurso.

CONSIDERANDO: Que es ajustada a la Ley la calificación penal de los hechos, hallándose las penas impuestas dentro de los límites legales, siendo procedentes los demás pronunciamientos de la sentencia en orden a señalamientos de penas accesorias para el caso de indulto, y debiendo entenderse que para el mismo les será de abono la prisión preventiva sufrida por los condenados en razón de la presente causa, siendo asimismo procedente la expresa reserva que se formula a favor del Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas, de las acciones pertinentes para reclamar las indemnizaciones civiles a que hubiere lugar.

ACUERDO: Proponer a la Autoridad Militar la aprobación del fallo consultado para que sea firme y ejecutorio, si bien deberá comunicarse al Gobierno las penas capitales impuestas y esperar al enterado del mismo para su ejecución; y elévense estas actuaciones a dicha superior Autoridad a los fines del Decreto de 13 de Septiembre de 1935.

EL AUDITOR.

P.I.

Pedro Doblado Sáiz

[Firma rubricada]

 

San . . . . . . . .

Cfr.: ATMTQ 13323-432-13 Causa 98 de 1939.- Folio 59 .

CERTIFICANDO MUERTE DEL FUSILADO SANTIAGO MEDINA HERNÁNDEZ


70

 

Don José Mendoza Ramirez, Abogado, Juez Municipal del Juzgado numero dos de esta Capital y encargado de su Registro Civil.

C E R T I F I C O : Que según consta del acta reseñada al margen y correspondiente a la Sección III de este Registro Civil, D. Santiago Medina Hernandez nacido en esta Ciudad el dia veinte y seis de Octubre de mil novecientos doce hijo de D. Santiago y de Dª Pilar de estado casado – –

FALLECIÓ el día diez y nueve de Enero de mil novecientos cuarenta.

Y para que conste y remitir al Sr. Teniente Juez Instructor del Regimiento de Infanteria Canarias num. 39, D. Domingo Marrero Cabezas, expido la presente en Las Palmas á diez y nueve de Enero de mil novecientos cuarenta.

José Mendoza

[Firma rubricada someramente]

EL SECRETARIO

[Firma rubricada, enrevesada e ilegible]

A la izquierda de la firma del Juez JOSÉ MENDOZA RAMÍREZ está estampado el sello ovalado del REGISTRO CIVIL DEL JUZGADO MUNICIPAL Nº 2 DE LAS PALMAS.

 

En el margen izquierdo figura esta reseña:

Libro 41

Folio 159vtº

Libro 318

Cfr.: Causa 98 de 1939 (13323-432-13).- Folio 70.

 

CERTIFICANDO MUERTE DEL FUSILADO GREGORIO OLIVARES CABALLERO


69

 

Don José Mendoza Ramirez, Abogado, Juez Municipal del Juzgado numero dos de esta Capital y encargado de su Registro Civil.

C E R T I F I C O : Que según consta del acta reseñada al margen y correspondiente a la Sección III de este Registro Civil, D. Gregorio Olivares Caballero nacido en esta Ciudad el dia diez y seis de Mayo de mil novecientos diez y seis hijo de D. Santiago y de Dª Rosario de estado soltero – –

FALLECIÓ el día diez y nueve de Enero de mil novecientos cuarenta.

Y para que conste y remitir al Sr. Teniente Juez Instructor del Regimiento de Infanteria Canarias num. 39, D. Domingo Marrero Cabezas, expido la presente en Las Palmas á diez y nueve de Enero de mil novecientos cuarenta.

José Mendoza

[Firma rubricada someramente]

EL SECRETARIO

[Firma rubricada, enrevesada e ilegible]

A la izquierda de la firma del Juez JOSÉ MENDOZA RAMÍREZ está estampado el sello ovalado del REGISTRO CIVIL DEL JUZGADO MUNICIPAL Nº 2 DE LAS PALMAS.

 

En el margen izquierdo figura esta reseña:

Libro 41

Folio 160vtº

Libro 320

Cfr.: Causa 98 de 1939 (13323-432-13).- Folio 69.

PENA DE MUERTE PARA TRES SOLDADOS GRANCANARIOS EN 1940



O.9,797,620

56

SENTENCIA.-

 

EN la Plaza de Las Palmas a cinco de enero de mil novecientos cuarenta, reunido en la Sala de Justicia del Cuartel del Regimiento de Infantería Canarias nº 39, el Consejo de Guerra Ordinario para ver y fallar la Causa seguida contra los soldados GREGORIO OLIVARES CABALLERO, MANUEL PLACIDO SUAREZ CERPA ySANTIAGO MEDINA HERNANDEZ, por el presunto delito de deserción al frente del enemigo, visto el resultado de las pruebas practicadas, oída la acusación fiscal y la defensa y

RESULTANDO probado y así se declara que hacia las siete de la tarde del día veinticuatro de noviembre de mil novecientos treinta y siete se encontraban en una posición avanzada del frente de Madrid (Sector del Guadarrama), por tanto en acción de guerra, los soldados procesados Gregorio Olivares Caballero, Manuel Placido Suarez Cerpa y Santiago Medina Hernandez en unión de un sargento y cuatro soldados mas y puestos todos de acuerdo abandonaron la posición pasándose a las filas enemigas en las que prestaron servicios sin que conste obtuvieran graduación y siendo apresados por nuestras tropas al terminar la guerra.

RESULTANDO que el Fiscal en su acusación califico los hechos como integrantes de un delito de traición del numero sexto del art. 222 de nuestro código solicitando que impusiera a los procesados la pena de de muerte y que la defensa solicito su libre absolución.

CONSIDERANDO que los hechos declarados probados son legalmente constitutivos de un delito de traición definido y sancionado en el número 6 del art. 222 de nuestro Código.

CONSIDERANDO  que del expresado delito son autores responsables los procesados soldados de Infantería Gregorio Olivares Caballero , Manuel Placido Suarez Cerpa y Santiago Medina Hernandez

CONSIDERANDO que en cuanto a responsabilidades civiles procede hacer expresa reserva a favor del Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de las acciones pertinentes para reclamar las a que hubiere lugar. VISTOS con los citados los demás preceptos de general aplicación.

EL CONSEJO DE GUERRA FALLA que debe condenar y condena a cada uno de los procesados Gregorio Olivares Caballero, Manuel Placido Suarez Cerpa y Santiago Medina Hernandez, como autores responsables de un delito de traición a la pena de muerte con las accesorias en caso de indulto de intervención civil, inhabilitación absoluta y expulsión de las filas del Ejercito con pérdida de todos los derechos adquiridos en el y que se hace expresa reserva a favor del Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de las acciones pertinentes para reclamar las indemnizaciones civiles a que haya lugar.

[Siguen las firmas rubricadas de EDUARDO RODRÍGUEZ COUTO, JOSÉ COSSÍO DE LAS BÁRCENAS, DIEGO FRIGOLET PRIETO, RAFAEL VALERÓN PERDOMO, BENITO MARTINEZ MARAÑÓN, FÉLIX CAMPOS MARTINEZ y LUIS PIERNAVIEJA DEL POZO].

Cfr.: Causa 98 de 1939 (13323-432-13).- Folios 56.

SOLICITANDO PARA LOS PROCESADOS LA PENA DE MUERTE



55

ACTA DE CELEBRACION DEL CONSEJO

En Las Palmas a cinco de Enero de mil novecientos cuarenta, Año de la Victoria.

Se extiende la presente en cumplimiento de lo preceptuado en el Artículo 585 del Código para hacer constar:

Que en dicha fecha y siendo las nueve y treinta horas se reunió en el Cuartel del Regimiento de infantería Canarias número treinta y nueve de esta Plaza, el Consejo de Guerra de Cuerpo para ver y fallar la causa instruida contra los procesados MANUEL SUAREZ CERPA, GREGORIO OLIVARES CABALLERO y SANTIAGO MEDINA HERNANDEZ por el presunto delito de deserción al enemigo, dicho Tribunal se hallaba constituido por el Coronel de Infantería Don Eduardo Rodríguez Couto como Presidente; como Vocales los Capitanes del Regimiento Mixto de Artillería número ocho Don Rafael Valerón Perdomo, Don José Cossío de las Bárcenas y Don Diego Frigolet Prieto, Capitanes del Regimiento de Infantería Canarias numero treinta y nueve Don Benito Martinez Marañón y Don Félix Campos Martinez con asistencia del Ministerio Fiscal, representado por el Alférez del Cuerpo Jurídico Don Matías Vega y Guerra y como vocal Ponente el Teniente Auditor de segunda Don Luis Piernavieja del Pozo y del Capitán de Infantería Don Damián Massanet Plomer como Defensor, hallándose presente los procesados.

Leído el apuntamiento por el instructor en que se dio cuenta de la causa en audiencia pública examinados por la defensa y Presidencia los testigos a quienes se preguntó sobre la filiación política y actividades de los procesados, manifestando ser apolíticos y no haberse manifestado en actividades todos los procesados.

A continuación el Señor Fiscal se ratifica en la petición del ministerio Fiscal pues los testigos si bien han aportado datos sobre la, personalidad y moral de los procesados y reconocer ser apolíticos es admisible el reconocer que de las reuniones en la chavola llegado a un acuerdo para cometer en unión el delito de traición, reconociendo este hecho como premeditado y comprendido en el artículo 222 del Código de Justicia Militar, solicitando para los procesados la pena de muerte.

La defensa dice que si bien cometieron el delito de abandonar las Filas Nacionales, no tomaron parte en acción de guerra en contra de nuestras fuerzas por pertenecer a un Batallón de Ingenieros dedicado exclusivamente a la construcción de refugios y fortificaciones apoyándose en haber observado los procesados buena conducta ser apolíticos y no haberse manifestados en actividades sociales, termina solicitando del Consejo si no la libertad dada la condición de ellos se le reconosca un delito de auxilio a la rebelión.

Preguntado los encartados por el Señor Presidente si tenían algo que exponer, contestaron que no, quedando inmediatamente reunido el consejo de Guerra en sección secreta para deliberar y dictar sentencia, de todo lo cual doy fé.

Domingo Marrero Cabezas

Vº  Bº

El Presidente del Consejo

Eduardo Rodríguez Couto

[Ambas firmas rubricadas]

Cfr.: Causa 98 de 1939 (13323-432-13).- Folios 55.