TELEGRAMA Y SALVOCONDUCTO PARA CÁNDIDO GARCÍA DORTA


Excmo. Sr :

Tengo el honor de acusar recibo al atento oficio de V.E. del 10 del actual por el que me traslada telegrama de S.E. el Generalísimo autorizándome para hacer viaje a Inglaterra, con el fin de atender al restablecimiento de mi salud.

 

Y a los efectos de expedición del oportuno salvoconducto pongo en su superior conocimiento que la fecha de salida está señalada para el proximo Jueves 17 del actual, a bordo del Vapor “Bajamar” que sale de este puerto directo a Londres.

Dios guarde a V. E. muchos años.

Santa Cruz de Tenerife 12 de Febrero de 1938.

II año TRIUNFAL.

Cándido García Dorta

[Firma rubricada]

 

[Al pie]

Excmo. Sr. General Comandante General de Canaria.

 

[En el margen derecho está estampado en tinta, el sello rectangular de ENTRADA de la COMANDANCIA GENERAL DE CANARIAS, con la fecha 12 FEB 1938.

Encima de este sello se lee manuscrita, esta orden:

En 14-2-38

Expedir salvoconducto

 

Cfr.: Archivo Intermedio Militar de Canarias.- Caja 6613.

 

* * * * * * * * * * * * * * * *

Resulta llamativo que S.E. EL GENERALÍSIMO, ocupadísimo en la dirección de la Guerra Civil, dedicara tiempo al envío de un telegrama al conspicuo tinerfeño CÁNDIDO GARCÍA DORTA, padre del asimismo muy conspicuo CÁNDIDO–LUIS GARCÍA SANJUAN.

GÁRATE ES LA REVELACIÓN DEL MOVIMIENTO EN TENERIFE



25

CONTESTACION AL EXHORTO NÚMERO DOSMIL SEISCIENTOS QUINCE PROCEDENTE DE SANTA CRUZ DE TENERIFE

 

A la 1ª

D. Ignacio Garate Echeto, Comandante de la Guardia Civil del diecinueve tercio y segundo Jefe de la Segunda Comandancia.

A la 2ª

El día dieciocho de Julio de mil novecientos treinta y seis por la madrugada estaba de segundo Jefe, Mayor y Jefe de Detall de la Comandancia de Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife y me personé en el cuartel de la Comandancia situado en la calle de San Francisco por orden superior en las primeras horas donde me presenté ante el señor Coronel del Tercio que lo mandaba el entonces Coronel Don Agustín Piñol Riera y Teniente Coronel don Isidro Caceres y Ponce de León.

A la 3ª.-

El citado día yo como Jefe de Detall y Mayor recibí la orden del señor Coronel citado de permanecer en el cuartel dispuesto a cualquier eventualidad ya que se estaba declarando el estado de guerra en el archipiélago de Canarias.

A la 4ª.-

Ese día se prestaron servicios de reten en el cuartel del Pilar; Creo que aquel lo mandaba el Teniente Don Pedro Gimenez Moreno, Jefe de la Línea de la Capital. Creo que había otro servicio en Aguas o Electricidad según oí.

También creo que salió el Teniente Coronel Caceres con algunos individuos (tres o cuatro parejas) al Gobierno Civil y allí coincidió con el Comandante Ureña de Infantería donde fue destituido el Gobernador Civil del Frente Popular.

Despues parece ser que fue el citado Teniente Coronel a la Comandancia General; todo por la mañana.

Por la tarde hubo un tiroteo poco antes del Toque de Oración y mas tarde salió el Capitan don Rafael Herrera Zayas con unos guardias a coger el armamento de una Sección de Guardias de Asalto que al mando del Teniente Gonzalez Campos ostilizó a fuerzas del Ejército. El expresado Teniente y guardias fueron además detenidos.

Durante el día y noche hubo en mi cuartel de la calle de San Francisco un servicio de vigilancia y el Coronel Piñol y Teniente Coronel Cáceres no perdían la comunicación con la Autoridad Militar.

A la 5ª.-

No hubo discusión ni choque de pareceres entre Jefes y Oficiales que yo viera y oyera sino buena armonía.

A la 6ª.-

No.

A la 7ª.-

No es cierto. Yo estaba acuartelado con los demas desde las cinco y media o seis de la mañana del día dieciocho y con frecuentes charlas con los Jefes citados y compañeros de diversas cosas y en especial de lo que pasaba y se decía por España y Gran Canarias; en ese día sin que nadie iniciase actitud de disconformidad con el Movimiento ni se expresasen deseos de comunicar actitudes de ninguna clase a la comandancia General.

Seguramente conversaciones analogas tendrían en otros cuarteles. A eso de la media noche sobre las doce el señor Coronel se retiró a descansar. Poco despues se retiró tambien el Teniente Coronel Caceres pero al cuarto de hora escaso volvio el citado Teniente Coronel de por si sin ser llamado y reanudose otra nueva conversación y el Coronel que estaba en el despacho de al lado tambien volvió un momento como unos diez o quince minutos y al cabo de ellos dijo (poco mas o menos) «bueno señores a descansar y que se quede un Capitan al cuidado por si ocurre algo que me avise». Y nos retiramos y no ocurrio nada de particular ni aquella noche ni despues.

A la 8ª.-

El declarante: Yo fui designado por orden dela autoridad Militar que recibí del señor Coronel Piñol a prestar servicios a la Comandancia General y desde el momento de mi llegada y cumpliendo las que me dieron empece a ordenar lo conveniente para el Orden Público tal que llegado este momento haya que desechar modestias y decir que el hoy Teniente Coronel habilitado señor Zamorano que despues fue a las Brigadas de Navarra, dijo en la oficina del Jefe del Estado Mayor ante muchos Jefes y paisanos a los tres o cuatro días y viendo mi trabajo activo y desenvoltura. «Señores: Gárate es la revelación del Movimiento en Tenerife» pues por mis ordenes y mi dinamismo se reanudaron los trabajos en el puerto con cerca de mil obreros en principio reacios y en este punto fui ayudado por la libertad de acción que me concedió la Autoridad Militar y secundado fielmente por el entonces Capitan Matos de Infantería.

Tambien en brevísimo tiempo cumpliendo ordenes mías secundado por voluntarios que había enla Comandancia Generalse encarcelaron en dos barcos a muchos dirigentes y significados rojos.

El Jefe de Estado Mayor no ocultó su admiración hacia mi: Este Jefe de E.M. llamado Don Trinidad Díaz Gomez conoce mi labor desde el principio y la conoce el ex primer Gobernador Civil Coronel Don Julio Fuentes, y la conoce el Primer Jefe de Accion Ciudadana de entonces hoy General Habilitado don Anatolio Fuentes y la conoce el Coronel de E.M. don Teodulo González Peral que me honró con su abrazo fraternal al despedirme.

Este señor testigo principal de mi actuación antes, durante y despues del Movimiento, pues yo fui el iniciador de la Guardia personal que se le creó al Generalísimo siendo entonces Comandante General de Canarias cuando se tramó un complot para asesinarlo, y yo que fui a Canarias precedido de cuatro traslados de destino forzosos de los gobernantes de la República tuve la suerte de que despreciando las consecuencias de lo que me podía pasar con el frente popular, desbarate el complot y de acuerdo con el citado Coronel de Estado Mayor se protegio a nuestro Caudillo desde unos veintitantos días antes del Glorioso Movimiento hasta que abandono las Islas Canarias en un avion.

Los Capitanes prestaban los servicios que se presentaban y por ordenes que daba el Coronel Piñol y el Teniente Coronel Cáceres.

A la 9ª.-

Las ordenes las daba el Comandante General; El Jefe de Estado Mayor por orden y el Coronel Piñol en lo tocante a la Guardia Civil.

A la 10ª.-

El origen de estas actuaciones tiene un punto de partida: El declarar que los Capitanes Perez Velasco, Candon, y Herrera son el objetivo aparente pues esto es lo que tiene el Teniente Coronel Caceres contra nosotros; Es contra el Señor Coronel Piñol contra quien va directamente el señor Caceres sin razon ni motivo.

Si el señor Coronel Piñol hubiese sido otro, peor lo hubiese pasado el entonces primer Jefe de la Comandancia de Tenerife pues en asuntos de servicio le llamaba algunas veces la atención por inexactitudes en el cumplimiento de sus deberes, por lo que en alguna ocasión supe:

Me causa asombro y extrañeza que me meta en esta denuncia así como los Capitanes.

Si no mereciera la maxima confianza del mando ¿Como el día diecinueve de julio horas despues de lo que se denuncia se me envía a la Comandancia General y se me confió el cargo delicadísimo que se me confió enviado por el propio Sr. Coronel Piñol estando presente el Teniente Coronel Caceres?

Si no merecían la confianza del mando ¿Como dieron a los Capitanes Herrera, Candón y Pérez de Velasco puestos de la mayor confianza entre ellos de al frente del enemigo?

En nuestros cometidos en paz y en guerra nos portamos en todo momento con la máxima lealtad; Por lo que a mi respecta acudo al testimonio de mis superiores desde el dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis hasta hoy pasando por los coroneles de la Guardia Civil y de Estado Mayor de Santa Cruz de Tenerife; siguiendo por el Jefe de Estado Mayor del cuerpo de Ejercito de Navarra y terminando por mis actuales Jefes de Tercio y Comandancia.

De momento no analizo los moviles de esta denuncia por respe-to al Ejército y a la dignidad del uniforme que admiro y uso.

El Teniente de Intendencia don Candido García Dorta puede dar fe de mi disconformidad con el frente popular de antes y despues del movimiento ya que tambien prestó sus servicios en la Comandancia General por esos dias.

Barcelona 18 de Octubre de 1939

Año de la Victoria

El Comandante

Ignacio Gárate

[Firma rubricada]

Cfr.: Causa 88 de 1940 [5842-191-29] – Folio 25.

 

* * * * * * * * * *

El Comandante IGNACIO GÁRATE ECHETO yerra en la referencia al Teniente de Intendencia que podía dar fe de su disconformidad con el frente popular.

El nombre de dicho Teniente de Intendencia era CÁNDIDO-LUÍS GARCÍA SANJUÁN, hijo de CÁNDIDO GARCÍA DORTA.

http://personales.ya.com/pedroms/pdf/1.55.pdf