EN UNIÓN DEL JEFE COMUNISTA JOSÉ MIGUEL PÉREZ


M.8,728,310

50

 

DECLARACION del testigo Don DOMINGO RODRIGUEZ HERNANDEZ.- –

 

En Santa Cruz de Tenerife a catorce de agosto de mil novecientos treinta y seis.

Ante S.S. y presente Secretario, compareció el testigo anotado al margen, quien advertido de que iba a prestar declaración y de las advertencias legales del articulo 451 del Código de Justicia Militar, prometió decir verdad. Interrogado a tenor del articulo 453 del mismo Código, dijo: Llamarse como queda expresado al margen, de treinta y cuatro años de edad, de estado casado, natural de Santa Cruz de La Palma, provincia de Tenerife, vecino de la misma, de profesión comerciante y en la actualidad Alcalde del Ayuntamiento de La Palma, no comprendiéndole las demás generales de la Ley.

PREGUNTADO. – – – – – –

Manifieste todo lo ocurrido en la plaza de Santa Cruz de La Palma, éntrelos días dieciocho al veinticinco, del mes pasado, en relación con el movimiento militar, dijo: Que el dia dieciocho a eso de una a dos de la tarde se comentaba la declaración del estado deGuerra en Tenerife, que el declarante marchó al nuevo Club, después de almorzar hacia las dos y mediao tres de la tarde, notando gran efervescencia en las calles, que allí se encontró con el comandante Señor Gomez Navarro que con otros señores estaban jugando, que comentaron las noticias que se tenían de haber estallado un movimiento en Tenerife iniciado por el General Franco, que el declarante fue llamado reservadamente por el citado Comandante, el cual le dijo “si estaba dispuesto a cooperar en el movimiento y si tenía ocho o diez hombres de confianza y decididos para que se incorporasen al cuartel por la noche después de cenar, donde serian armados; que poco después llegó al citado Club el Capitán don Alvaro Fernandez , los cuales marcharon al cuartel de paisano a donde les llevaron el uniforme; que posteriormente se enteró que los citados Comandante y Capitán habían llegado al cuartel donde fueron vigilados todoslos accesos al expresado cuartel y quepor la noche pudo comprobar el deponente que el cuartel estaba completamente sitiado por grupos de marxistas, dotados de armas y explosivos; que en días sucesivos continuó en aumento este estado de cosas, haciendo mas eficiente el cerco del cuartel por medio de camiones y coches atravesados en las calles y puntos estratégicos, mejor dicho dispuestos para ser atravesados, con objeto de formar especies debarricadas; que durante los tres o cuatro primeros días se declaró una huelga general y que los elementos marxistas convinieron adoptar una señal convenida consistente en el
lanzamiento de dos voladores al objeto de congregar a todoslos elementos armados (marxistas) en un sitio determinado; que no pudo cumplir con lo
prometido al Comandante Gómez Navarro, en su conversación en el Club, por encontrar todas las calles de acceso al cuartel ocupadas por los referidos
grupos de marxistas armados, queimpedian la circulación a todas aquellas personas de orden por los alrededores del cuartel; que según rumores circulados
por la población, se decía que intentaron asaltar el expresado cuartel en dos o tres ocasiones; que según le comunicó don Eutimio Feliciano por haberlo visto, dos soldados se comunicaban por escrito con elementos de los grupos quecercaban el cuartel.

PREGUNTADO . – – – – – –

Diga si es cierto que durantelos días mencionados vió por las calles de la Capital, grupos degente armada y guardias de Asalto, dijo: Que sí, pudiendo precisar que una noche se encontraba el deponente en la terraza del bar “La Palma” en compañía de don José López y Martin Romero, y don Gregorio Gómez, vió pasar un grupo de unosveinte o treinta extremistas

M.8,728,307

51

seguidos de tres guardias de Asalto, que marchaban en unión del Jefe comunista José Miguel Pérez.

PREGUNTADO. – – – – – –

Diga lo que sepa sobre la actuación de las fuerzas de Asalto y Guardia civil a favor o en contra del movimiento Nacional, dijo: Que la guardia de Asalto, estaba a las ordenes del Delegado gubernativo y que las vió prestando servicio por las calles; que al Teniente de la Guardia Civil, fue visto por el declarante entrar y salir en el edificio de la Delegación del Gobierno; que un dia en quellegó barco, vió pasar por las calles una camioneta de la expresada guardia, conduciendo a los guardias, en dirección al muelle y que a su paso oyó que era vitoreada, por los elementos extremistas.

PREGUNTADO. – – – – – –

Diga asimismo lo que sepa sobre la actuación de las fuerzas del Ejército durante los días que precedieron a la llegada del cañonero “CANALEJAS”, dijo: Que la fuerza del Ejército, estaba sitiada en su cuartel y que a juicio del declarante, no podían salir de su acuartelamiento sin ser completamente arrollada por los grupos extremistas armados y con explosivos, que se hallaban muy animadosy envalentonados,  por las noticias que captaban de Madrid y que
comunicaba la Delegación por medio de notas y discursos pronunciados desde el balcón del edificio.

PREGUNTADO. – – – – – –

Manifieste si sabe o ha oído decir que parejas de guardias de Asalto armadas, acompañadas de gruposcomunistas, practicaban detenciones y armaban y municionaban a los referidos grupos, dijo: Que efectivamente los referidos guardias, en unión delosgrupos comunistas, practicaron muchas detenciones y quele consta quelosreferidosgrupos eran armados y municionados en la Delegación, pero sin saber por quién.

PREGUNTADO. – – – – – –

Diga si sabe o ha oído decir que el Comandante Militar nombró Delegado Gubernativo después de la llegada del cañonero “CANALEJAS” y en quién recayó este nombramiento, dijo: Que no sabe que fuera nombrado persona alguna para dicho cargo, pero cree que no se ha llevado a efecto dicho nombramiento.

PREGUNTADO. – – – – – –

Si tiene algo mas que decir, dijo: Que a lo anteriormente dicho, quiere hacer constar que los elementos extremistas, pedían la cabeza del Comandante Señor Gomez Navarro; que el Delegado estuvo en el cuartel un día cuya fecha no recuerda, pero que sí era antes dela llegada del cañonero, al objeto, según rumores, de que se rindieran o que no efectuasen ninguna salida, y que cree el declarante fuera para impedir que las masas asaltasen el cuartel; que el deponente vió al Teniente de la Guardia Civil en el café hablando con extremistas y que todos los elementos de orden estaban completamente compenetrados con el comandante Señor Gómez Navarro y Oficiales de la guarnición, para apoyar el movimiento Nacional, no tenido duda ninguna sobre la actitud honrada y decidida del Jefe y Oficiales de la guarnición a favor del movimiento, no pudiendo decir lo mismo sobre la actuación del Teniente de laGuardia Civil, pues según rumores, se decía que no se quería unir al movimiento; y que todos los intentos de agresiones y asaltos, fueron concentrados contra las fuerzas del Ejército, y queno tiene nadamas que decir.

Leída que fue por el declarante, la encontró de conformidad, se afirma y ratifica y firma con S.S. y presente Secretario de que doy fé.

Domingo Rodríguez

Enrique Rolandi

Arturo Navarro

[Las tres firmas rubricadas]

 

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folios 50 y 51.

MAGISTRADO RICARDO ALCAIDE DIEZ REITERA OPINION


M.8,894,650

223

Don Ricardo Alcaide Diez Magistrado de la Audiencoa Provincial de esta Capital designado Asesor para el Consejo de Guerra dimanante de la causa número 76 del año 1936, contra Don Baltasar Gómez Navarro, cumpliendo lo mandado por el Exmo. Señor Auditor de Guerra, terminada la vista celebrada al efecto emite su opinión por escrito.

De las pruebas aportadas y practicadas en el acto de la vista resulta que con motivo del Movimiento Nacionalista que proyectara en esta Capital el Exmo. Sr. General Don Francisco Franco Bahamonde, varios días antes del 18 de Julio pasado, encomendó al procesado Comandante de Infantería Don Baltasar Gómez Navarro la misión de marchar a la Isla de La Palma donde debía permanecer hasta tener noticias comprobadas de haberse declarado el Estado de Guerra en el Archipielago o Provincia de Tenerife, en cuyo momento se encargaría de la Comandancia Militar de dicha Plaza, y procediera a la publicación del Bando declarando el estado de Guerra ejerciera el Mando de todas las fuerzas de orden público pero continuando en el mando de las tropas del Regimiento de Infantería destacadas el Capitán que hasta entonces desempeñaba la Comandancia. En cumplimiento de tal comisión el referido Comandante Sr. Gomez Navarro marchó a la Isla de La Palma y el día 18 de Julio pasado sobre las dos de la tarde como circulase públicamente la noticia de que se había declarado el Estado de Guerra en las Provincias de Tenerife y Las Palmas lo que llego a conocimiento del Sr. Navarro se dirigió al Cuartel de Infantería en donde se contaba con unos treinta hombres incluidos clases y soldados tomando medidas, dando ordenes y disposiciones, a fin de que a las veintidos horas saliesen las fuerza a publicar el Estado de Guerra, lo que después no tuvo realidad por si la fuerza de la Guardia Civil no cumplió con las ordenes que se le diesen encerrándose en el Cuartel con la Fuerza en vista de que supo que el Pueblo estaba armado quedando por cumplir su deber Militar hasta el día veinticinco siguiente que con motivo de la llegada a la población del Cañonero “Canalejas” conduciendo una Compañía de Infantería la que desembarcaron, llegó a los puntos o sitios que estimó oportunos sin encontrar resistencia alguna saliendo del Cuartel la Fuerza al mando del Señor Navarro y publicando el Bando y tomando cuantas medidas militares estimó oportunas.

El hecho relatado es constitutivo de un delito de negligencia previsto y penado en el artículo 277 del Código de Justicia Militar en su párrafo segundo.

Procede imponer la pena de prisión militar correccional, cuya extensión es de seis meses y un día a seis años y en el presente caso el minimum.

Santa Cruz de Tenerife, 1º de Febrero de 1937.

Ricardo Alcaide

[Firma rubricada]

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folio 223.

El texto transcrito es prácticamente similar al del folio 207, publicado en

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/06/05/magistrado-ricardo-alcaide-diez-emite-opinion-por-escrito/

NADIE OPUSO RESISTENCIA A LAS FUERZAS DE DESEMBARCO


M.8,728,454

20

SEGUNDA DECLARACION del Comandante Baltasar Gómez Navarro . – – – – – –

En Santa Cruz de Tenerife a cuatro de agosto de mil novecientos treinta y seis.

Ante S.S. y presente el Secretario, compareció en el Juzgado, el anotado al margen, quien advertido de las prevenciones del
articulo 451 del Código de Justicia Militar, y enterado prometió decir verdad. Interrogado a tenor del articulo 453 del mismo código, dijo: Que las generales de la Ley ya constan en su primera declaración.

PREGUNTADO.-

Fuerzas numéricas del Destacamento, armas y municiones con que contaba el referido Destacamento, dijo:  Que proximadamente contaba el destacamento con unos treinta hombres, incluidas clases y soldados; que todos los hombres estaban armados con un fusil correspondiente, además de existir unos ocho fusiles más que pertenecían a los individuos que se encontraban de permiso, teniendo asimismo el completo de municiones y habiendo un fusil ametrallador en el mencionado Destacamento.

PREGUNTADO.- – – – –

Diga fuerzas con que contaba la Guardia Civil y de Asalto, dijo: Que de las fuerzas que componían la Guardia Civil, se
hallaban un Oficial y veinticinco hombres, de Asalto la componían un Cabo y diez guardias, y que además sabe que habia varios guardias municipales en número de seis, que hicieron causa común con los tres guardias de Asalto, puesto que todavía se encuentran huidos en el monte.

PREGUNTADO.- – – – –

Diga que ordenes tenia de la Superioridad, dijo: Que tenia orden escrita del Excmo. Señor General Comandante Militar de
Canarias, para que se hicieracargo del mando de la Comandancia Militar de la Isla de La Palma, en cuanto tuviera noticias comprobadas de haber sido declarado el estado de Guerra en el archipiélago o provincia de Tenerife, procediendo a la publicación del Bando, y ejerciendo el mando sobre todas fuerzas de orden público de aquella Isla.

PREGUNTADO.-

Diga cuando y a que hora se enteró de que se había declarado el Estado de Guerra en Tenerife, dijo: que aproximadamente
sobre las catorce horas del día dieciocho del anterior, se empezaron a formar grupos en la población de obreros que abandonaron el trabajo merced a la noticia que les habian comunicado de los Sauces (un pueblo del interior), captada por una radio, de que se había declarado el estado de Guerra en Tenerife; que posteriormente se enteró de haberle sido transmitida dicha noticia por la Comandancia General, pero ni esta ni las demás comunicaciones que se remitieron por dicho organismo, llegaron a su poder, por haber sido interceptada por el telegrafista Señor Alarcó el que se las dio al Delegado del Gobierno.

PREGUNTADO . . .

Por qué retrasó hasta las veintidos horas el cumplimiento de las instrucciones que tenia, dijo: Por que para ello necesitaba
el apoyo de la Guardia Civil con lo que se reuniría cincuenta fusiles y se aplacaría de paso la efervescencia popular a la hora de cenar.

PREGUNTADO . . .

Por qué aceptó la sugerencia del Teniente de la Guardia Civil, para que fueran primero parejas de estas fuerzas despejando
los sitios en donde habían de colocarse los Bandos, dijo: Que dada la índoles de la misión que tiene la Guardia Civil, decidió este empleo a fin de evitar el primer choque a las fuerzas del ejército, con las que acudiría en su auxilio el Capitán que las mandaba, pues en este sentido tenia ordenes.

PREGUNTADO . . .

Diga que manifestaciones hizo el Teniente de la Guardia Civil por telefono, después de la reunión que habían tenido, dijo:
Al llamarle le contestó disiendo “ Parece que la cosa va mal, ¿Ha oído V. la radio,” (se refería a la noticia que de una emisora de Madrid captó diciendo, que el gobierno no había ordenado declarar el estado de Guerra, y que las provincias que lo hacían se consideraban sublevadas), contestándole que se dejara de tonterías y que vi

M.8,728,455

21

niera a mi despacho.

PREGUNTADO . . .

Diga si durante los días que siguieron hasta la llegada del cañonero “Canalejas”, estuvieron incomunicados en su cuartel, si
losOficiales salian del mismo a alguna cosa y si tambien el declarante podía salir y si la tropa salía para efectuar la compra o con cualquier otro objeto, dijo; Que la fuerza estuvo acuartelada desde el primer momento no saliendo a la calle ningún Jefe ni Oficial, y ´si los soldados de compra que lo hacían de uno en uno, (es decir estando uno solo fuera del cuartel) para evitar que si salía mas gente se quedaran con ella como anunciaban, comiendo los Oficiales en la cantina del referido cuartel.

PREGUNTADO . . .

Si procedió a declarar el estado de Guerra en el interior del cuartel, dijo; Que no, por que no ha sido costumbre de
declararlo sinó en el exterior, especialmente en las plazas publicas.

PREGUNTADO . . .

Diga cuando se enteró que llegaba a La Palma el cañonero “Canalejas”, si oyó los disparos que hizo el mismo y si presumía la
misión que llevaba, dijo; Que se enteró de su llegada a los pocos momentos antes de llegar al puerto, por el rumor publico de la población; que por la distancia y la dirección del viento, no pudo precisar los disparos por que con anticipación se habían estado disparando cohetes fuertes de señales por el pueblo, que les servia de señal para llamarse; que suponía que lógicamente tenia que ir en su auxilio, dado que hacia siete días que no tenia comunicación con sus superiores, los que debían de estar extrañados de ello.

PREGUNTADO . . .

Teniendo en cuenta la ultima manifestación que hace sobre la llegada del cañonero, por qué no se apresuró a salir del
cuartel y auxiliar al desembarco, dijo; Que al tener noticias de la llegada, ordenó la formación de la fuerza en el patio del cuartel cuya puerta se abrió, distribuyendo granadas en bolsas de costado a varios soldados, esperando a oirdisparos para salir con la fuerza, posteriormente se enteró que nadie opuso resistencia a las fuerzas de desembarco, ni se hicieron disparos o porlo menos no se oyeron desde el cuartel por cuyas calles inmediatas subían algunos soldados de los que desembarcaron.

PREGUNTADO . . .

Si se puede presenciar desde el cuartel el desembarco de las fuerzas, y si fue visto por alguien o se lo comunicaron, dijo; Que desde el cuartel no se vé el muelle ni por lo tanto operaciones ninguna de desembarco; y que únicamente esperaba tener conocimiento de él, cuando el fuego le revelara su presencia, y que tampoco se lo comunicaron.

PREGUNTADO . . .

Si desembarcada la fuerza del Canalejas, le mandaron algún aviso, cuál fué éste y contestación que dio, dijo; Que cuando llegaron al Ayuntamiento, fue llamado al teléfono por una voz desconocida, que le anunció que se ponía al aparto el
Secretario del Ayuntamiento a quien conocía quien le indicó que se ponía a hablarle un marino, quien le dijo “A sus ordenes mi Comandante, ¿Adictos? Contestándole el declarante; “Desde luego”, estas fueron las palabras textuales que se cruzaron, posteriormente dijo; “¿Necesita ayuda?”. A lo que el deponente contestó, “No se lo que tengo alrededor del cuartel”, respondiendo el marino: “Pues entonces quedese ahí”, pues tenía noticias de que tenian dinamita por las imediaiciones del cuartel, enterándose mastarde de que la dinamita era puesta o preparada por la noche y era retirada por el día, para evitar una salida nocturna que temian.

PREGUNTADO . . .

Diga si fue necesario que le prestaran algún auxilio para que pudiese salir del cuartel y si tuvo la fuerza del destacamento o la de desembarco que sostener alguna lucha en las calles para conseguir el contacto entre ellas, dijo; Que no, efectuándose el contacto en la pla

M.8,728,456

22

za y calles inmediatas el cuartel.

PREGUNTADO . – – –

Explique cuál fue su actuación y la de las fuerzas a sus ordenes con posterioridad al desembarco para vencer la subversión
que existía en la población o fuera de ella, dijo; Que se dirigió desde el primer momento con la poca fuerza que tenia a ocupar según las órdenes recibidas los edificios de Telegrafos, Telefonos, Ayuntamiento, Cabildo y Delegación y cuartel, quedándole doce hombres libres, con lo que estableció dos puestos y una patrulla siendo los demás servicios atendidos por la fuerza de desembarco, que se dedicó a sofocar los focos de los pueblos inmediatos, puesto que el declarante no tenia fuerza ninguna, empezándose en aquel momento a armar a las fuerzas de Falange con los veinte fusiles que llevaban los de Falange, dedicandose a la destitución de los Ayuntamientos y a la sección y constitución de los mismos.

PREGUNTADO . – – –

Si la fuerza del destacamento tomaba parte en alguna acción conjunta o separadamente con las de desembarco, dijo; Que se
dedico especialmente al servicio de la población por su poco número, haciendo detenciones y registros, y que una vez que los de Falange estuvieron armados y prestando servicio, el Capitán Fernandez asistió con varios del destacamento y grupos de desembarco a un reconocimiento por Punta Llana, precisa hacer constar que el Capitán y el declarante estaban solos para todo lo de la población y pueblos inmediatos, pues el Teniente se encontraba enfermo.

PREGUNTADO . – – –

Diga que manifestaciones hizo al Jefe de las fuerzas de desembarco, respecto a la situación sediciosa de los pueblos del
interior, dijo; Que tenia conocimiento de qur todos lospueblos nos eran contrarios menos uno, y que los dirigentes de los pueblos que había disturbios se habían marchado al monte en donde todavía continúan.

PREGUNTADO . – – –

Quien fue nombrado primeramente Delegado gubernativo, dijo; Que nadie, por no considerarlo conveniente nombrar ninguno, quedando el cargo vinculado en la comandancia Militar, para poder hacer la designación de los cargos de las comisiones gestoras con personal apolítico y de respetabilidad.

PREGUNTADO . – – –

Diga si tiene algo mas que decir, dijo; Que entre el armamento contaba con  tres cajas de granadas, que distribuyó en grupos en los sitios apropósito del cuartel para repeler cualquiera agresión al mismo; que posteriormente entre el Capitán y el declarante recorrieron siete u ocho pueblos del interior con fuerzas pues ya los falangistas y movilizados se incorporaron, formando las Comisiones Gestora Municipales, clausurando los centros comunistas y socialistas, haciendo detenciones de directivas y persiguiendo principalmente la cuestión dinamita, de las que llevan recogidas unas ventitantas cajas Practicándose el desarme de os extremistas y dudosos y armando las fuerzas afectas, dedicándose a organizar
y fomentar las instituciones de falange, pues solo en un pueblo estaban organizadas, dado que la persecución lo había impedido en los demás; referente a la conducta del Teniente de la Guardia Civil, y tendiendo a demostrar la negacion del auxilio que le pidió y las órdenes que le dio, muestra un telegrama cifrado puesto por el referido Oficial a su primer Jefe, el dia dieciocho a las diecinueve diez, cuyo texto es el siguiente: “Diga esta via urgente si se cumplimentan ordenes Comandante Militar esta Isla que declara estado Guerra esta noche”, prueba palpable de que no estaba unido al movimiento cuando pedia a sus Jefes permiso para sublevarse, a mayor abundamiento, lo demuestra la conducta de la fuerza de la Guardia Civil durante los días quela población estuvo en poder del frente popular, pues asistió por dos veces s la llegada de dos barcos con toda su fuerza a las ordenes del Delegado y pueblo en masa a impedir el desembarco de fuerzas que se suponía vinieran, permitiendo la circulación de grupos armados por las calles, como de las guardias cívicas nombra

M.8,728,457

23

das por el Delegado, según bando que se publicó y se insertó en varios periódicos entre ellos en el intitulado “El Tiempo”.

Parece deducirse de las preguntas efectuadas que la acción de las fuerzas a misordenes, no ha rendido el esfuerzo debido, y
a esto solo he de hacer constar que con veinticinco hombres disponibles, no creo sea fácil dominar una Isla de más de cincuenta mil habitantes con trece pueblos en los que dominaban las fuerzas extremistas, con armamento y fuerzas
organizadas como Guardia civil, asalto y seguridad, en número mucho mayor como se ha demostrado anteriormente; que no tiene nada mas que decir.

En este estado S.S. dio por terminada esta declaración y leida que fue por el declarante, la encontró de conformidad, se
afirmó y ratificó en su contenido, firmándola con el Señor Juez y presente Secretario de que doy fé.

Baltasar Gómez

Enrique Rolandi                                             Arturo Navarro

[Las tres firmas rubricadas]

 

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folios 20 a 23.

 

SE DISPARÓ UN CAÑONAZO


M.8,728,392

55

DECLARACIÓN del Testigo Don Miguel Velazquez Garcia .- – – – – – –

En Santa Cruz de Tenerife a dieciseis de Agosto de mil novecientos treinta y seis.

Ante S.S. y presente el Secretario, compareció previa citación, el testigo anotado al margen, quien advertido de las prevenciones del articulo 451 del Código de Justicia Militar, y enterado prometió decir verdad. Interrogado a tenor del articulo 453 del mismo Código, dijo:

Llamarse como queda expresado al margen, natural de Las Palmas, provincia de Gran canaria, de treinta y un años de edad, de estado soltero, de profesión farmacéutico, no comprendiéndole las demás generales de la Ley.

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo: Que formaba parte las fuerzas de desembarco que iban en el cañonero “CANALEJAS” el día veinticinco del anterior; que a su llegada a Santa Cruz de La Palma, se presentó un señor al Comandante del citado cañonero diciéndole que en la Capital había mucha dinamita; que el Comandante del tan repetido cañonero, dio un plazo de media hora para que se rindiesen sin oponer resistencia; que poco después se disparó un cañonazo y que inmediatamente desembarcaron, dirigiéndose al Ayuntamiento sin encontrar resistencia; después de ocupado éste, ocuparon tambien la Casa del Pueblo y la “Juventud Ideal”: que a la media hora aproximadamente de ocupado el Ayuntamiento, aparecieron las fuerzas del Ejército, Guardia Civil y de Asalto, que las primeras iban mandadas por un Comandante de Infantería cuyo nombre ignora el deponente, las de la Guardia Civil por el Ten iente y que no sabe quien mandaba las de Asalto; que el Comandante Militar de la Plaza, delante del declarante ordenó fuese desarmado el Teniente de la Guardia Civil por no ofrecerle garantía suficiente; que asimismo fúe desarmada la guardia de Asalto; que el Comandante Militar se encontraba en aquella plaza en el cuartel de Infantería no había podido salir del acuartelamiento, por encontrarse cercado por las “milicias rojas” y que a juicio del declarante, cree que sinó salieron del cuartel, es por que no quisieron y prueba de ello es que el deponente, acompañado de otros dos falangistas llamados Muedra y Pulido, ocuparon Breñas Altas sin encontrar la mas minima resistencia y asimismo el deponente con los falangistas Villareal y Pulido ocuparon San Andres y Los Sauces, en cuyos puntos les habían informado anteriormente, había grupos extremistas armados y provistos de dinamita, no habiendo encontrado nada de ello; que no sabe si fue nombrado por el Comandante Militar algún Delegado Gubernativo; que oyó que por la Capital se comentaba, que no debía de haberse desarmado al Teniente de la Guardia Civil; que en días posteriores, el Capitán del Destacamento de Infantería de La Palma, tomó parte en las expediciones (una de ellas) que se hicieron al campo, al objeto de capturar a todos los extremistas que estaban huidos; que no tiene nada mas que decir.

Si tiene algo mas que decir, dijo: Que no.

En este estado S.S. dio por terminada esta declaración, leída que fue por el deponente, la encontró de conformidad; se afirmó y ratificó en su contenido, firmandola con el Señor Juez Juez y presente Secretario de que doy fé.

Miguel Velázquez

Enrique Rolandi                                             Arturo Navarro

[Las tres firmas rubricadas]

 

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folio 55.

TENIENTE ÁLVARO MARTÍN BENCOMO DECLARA EN LA PALMA


M 8,728,296

44

 

En la Plaza de S anta Cruz de la Palma a trece de Agosto de mil novecientos treinta y siete. A los fines preven dos en la regla tercera del articulo 653 del código, el Señor Juez acordó levantar la presente acta y que comparecieron sicesivamente los testigos presenciales, y habiendolo verificado:

Don Alvaro Martin Bencomo (prestó promesa de decir verdad y advertido de las prevenciones legales e interrogado por las generales de la Ley, dijo: llamarse como queda expresado al margen, natural de Santa Cruz de Tenerife de t einta años de edad de es tado soltero de profesión militar en la actualidad teniente de Infantería y co n destino en el Regimiento de Infantería de Tenerife numero 38 Destacamento de La Palma, no comprendiéndole las demás generales de la Ley.

PREGUNTADO . . . . . . . . . .

Diga lo que sepa sobre la actuación del Comandante Militar de esta plaza en los días anteriores a su llegada, y de la fuerza a sus ordenes, dijo; Que por referencias ha llegado a saber que si se hubiera declarado el Estado de Guerra tan pronto se tuvo la orden de hacerlo se hubiera evitado que el pueblo avisado intentara rodear el Cuartel para impedir la salida de la fuerz a, dejando dejando para las ocho de la noche el declarar el Estado de Guerra, con lo que cree el declarante que ya a esa hora no se podía hacer sin un choque violento con los que rodeaban el Cuartel ; que tambien ha llegado a conocimiento del declarante, por informes recibidos que bastó la presencia del CañoneroCanalejas, para que dichos grupos se disolvieran y huyeran al monte; que las fuerzas de desembarco no encontraron resistencia; que el dia dos del corriente y a mi llegada pude comprobar el poco respeto que infundían aún las fuerzas militares;

PREGUNTADO . . . . . . . . . .

Si tiene algo mas que decir, dijo: que nó y leída que fue por el declarante, la encontró de conformidad se afirmó y ratificó en su contenido y la firma con el

Alvaro Martin

[Firma rubricada]

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folio 44.