PENICILINA PARA EL GENERAL DEL CAMPO TABERNILLA


El periódico vespertino tinerfeño LA TARDE, de fecha 22 de octubre de1945, publicó una noticia, a dos columnas, con este titular:

 Ayer llegó a Los Rodeos un avión militar norteamericano

Trajo más de un millón de unidades de penicilina

 

En el cuerpo de la noticia, leemos:

En la mañana de ayer tomó tierra en el aeródromo de Los Rodeos un aparato bimotor norteamericano que procedía de Casablanca con escala en Villa Cisneros, La tripulación estaba integrada por siete hombres al mando del teniente Mr. Tony, y en el mismo aparato hacían viaje 8 personas más, así como un teniente español de aviación a quien los tripulantes le facilitaron el transporte hasta Tenerife.

El objeto del viaje no ha sido motivado con el fin de emprender negociaciones para la compra de mercancías en este Archipiélago con destino a las fuerzas norteamericanas destacadas en África, sino simplemente para transportar más de un millón de unidades de penicilina que el mando militar norteamericano en el Norte de Africa ha tenido a bien ceder para esta isla. Como encargado del transporte de dicho cargamento de penicilina venía el capitán médico militar Mr. Hilfer.
Dicho medicamento ha sido conseguido gracias a las gestiones hechas telefónicamente por el cónsul de Estados Unidos en esta plaza, Mr. Haven, cerca del embajador de la citada nación en Madrid, con motivo de hallarse enfermo el Excmo. Señor Capitán General accidental de Canarias General don José María del Campo Tabernilla, a quien serán suministradas las primeras dosis.

Para recibir a los aviadores estuvieron ayer en Los Rodeos el señor Cónsul americano en esta plaza, vice-cónsul de la misma nación, ayudante del general Del Campo Tabernilla e hijos del mismo.

Los citados aviadores estuvieron ayer tarde y hoy por la mañana en esta capital, visitando la ciudad, y estando más tarde en el Club Náutico y Casino principal, haciendo grandes elogios de las bellezas de la isla.

Al mediodía de hoy, el aparato norteamericano emprendió el viaje de regreso a Casablanca.

Este rasgo humanitario del señor Cónsul de los Estados Unidos en esta plaza ha sido muy elogiado por cuantos han tenido conocimiento del mismo, mostrándole su más vivo sentimiento el general Del Campo Tabernilla y distinguida familia.