CALLE MANUEL DELGADO BARRETO


 

 Manuel Delgado Barreto foto

 

Manuel Delgado Barreto, referente periodístico de la ultraderecha católica española, tiene una calle a su memoria en La Laguna.

Manuel Delgado Barreto nace en La Laguna en 1878. Comienza su actividad profesional como periodista en Tenerife siendo muy joven aun. Dirige la revista Gente Nueva y el periódico La Opinión.

Se traslada en 1901 a la capital de España para realizar sus estudios superiores y ya no volverá a Canarias, pues es en Madrid donde desarrolla su destacada actividad periodística y política.

En sus primeros años en Madrid, Manuel Delgado Barreto se vio identificado con las tesis políticas de Antonio Maura. Es elegido diputado nacional en las Cortes por Santa Cruz de Tenerife en 1914 y en 1919 en las filas del maurismo. Además, con su pluma fue un defensor acérrimo del maurismo desde el diario La Acción.

Con la llegada de la dictadura de Miguel Primo de Rivera en 1923, Delgado Barreto se adhiere precozmente a los ideales de este régimen militar. Defendió el ideario de Primo de Rivera desde el periódico La Nación, órgano de expresión  de la dictadura primoriverista y propagador de los principios de Unión Patriótica. En 1927 tuvo lugar la división provincial de Canarias, hecho en el que estuvo muy involucrado Manuel Delgado Barreto.

Con la caída de la dictadura de Miguel Primo de Rivera, el advenimiento de la II República, y la llegada de las políticas laicistas y de reforma agraria emprendida por la conjunción republicano-socialista antimonárquica, Delgado Barreto ve peligrar sus principios de identidad como ciudadano católico. Por ello, comenzó con una contundente oposición al recién gobierno republicano instaurado, con su periódico La Nación como punta de lanza.

En 1933 Delgado Barreto se integró en el partido Renovación Española, de corte tradicionalista y monárquico. Manuel Delgado Barreto comienza a interesarse por la ideología fascista y en marzo de 1933 funda el periódico El Fascio, donde tiene como colaboradores, entre otros, a José Antonio Primo de Rivera. Esta publicación surge como una reacción al ascenso del fascismo en Alemania y el triunfo de Hitler en las elecciones de 1933.

 

Manuel Delgado Barreto FASCIO

Portada del primer y único número de El Fascio, dirigido por Manuel Delgado Barreto.

El Fascio sólo vio la luz en su primer número, imprimiéndose el 16 de marzo de 1933 conmemorando el aniversario de la muerte de Miguel Primo de Rivera. Inmediatamente fue incautado por el gobierno republicano.

Desde Madrid, Manuel Delgado Barreto es recomendado por el comité de enlace de las derechas madrileñas como candidato de la Unión de Derechas por la provincia de Santa Cruz de Tenerife para las elecciones a Cortes a celebrar en 1933.

El comité electoral de la Unión de Derechas de las Canarias Occidentales pone reticencias a la imposición del candidato Delgado Barreto, pues no lo ven con buenos ojos por el hecho de haber contribuido a la división provincial de Canarias en 1927, y en menor medida por su manifiesta proclividad hacia el fascismo.

Finalmente dicho comité cede por las presiones desde Madrid, y Delgado Barreto concurre como candidato de la Unión Derechas a las elecciones a las cortes de 1933 por la provincia de Tenerife. No consiguió acta de diputado al no conseguir apoyo en las urnas.

En los años de la Segunda República Delgado Barreto fue muy crítico con las políticas de la Confederación de Derechas (CEDA), posicionándose en la extrema derecha y dirigiendo sus críticas fundamentalmente hacia Gil-Robles.

Con la derrota de las derechas en febrero de 1936 y la consiguiente victoria del Frente Popular, la posición de Delgado Barreto se encona más si cabe. Promulga llamamientos a la necesidad de una reacción derechista, con manifestaciones que dejaban entrever un deseo de sublevación por la fuerza.

Días después del golpe de estado militar del 18 de julio de 1936,  Manuel Delgado Barreto es detenido y encarcelado en Madrid por las autoridades republicanas. Permanece en la cárcel Modelo de Madrid hasta noviembre de 1936, momento en el que en un traslado lo hacen desaparecer. Se postula que fuera fusilado en Paracuellos del Jarama.

La figura del periodista Manuel Delgado Barreto sería tomada por el Bando Nacional como la de un mártir del franquismo. En 1942 el gobierno franquista rotula una céntrica calle de Madrid a la memoria de Manuel Delgado Barreto. En aquellos años era definido por el régimen franquista como un maestro de periodistas.

En el mes de noviembre de 1956 un vecino de La Laguna, Alfredo Mourenza Vázquez, presenta una instancia a título particular al consistorio lagunero, proponiendo que se dedique una calle a la figura del periodista Manuel Delgado Barreto y a la del falangista lagunero Francisco Javier Centurión, entre otros.

La Comisión de Gobernación del ayuntamiento de Aguere accede a la petición de dicho particular, suscribiendo sus deseos de añadir al callejero lagunero los nombres de Manuel Delgado Barreto y de Francisco Javier Centurión. En el mismo expediente se le dedica una calle a Narciso de Vera. La calle a la que se le designó con el nombre de Manuel Delgado Barreto es la que transcurre por el costado norte del edificio matriz de la Universidad de La Laguna.

Delgado Barreto no sólo fue un político y periodista admirado y recordado por el régimen franquista, sino que en la actualidad es un referente periodístico de los Amigos de la Prensa Católica y Patriótica.

La autodenominada Prensa Católica y Patriótica engloba una serie de publicaciones y revistas de la extrema derecha, como la revista Fuerza Nueva, o páginas de expresión y boletines de partidos y sindicatos de ultraderecha, como Falange Española o el sindicato TNS.

Los Amigos de la Prensa Católica y Patriótica todos los años organizan un acto y otorgan una serie de premios. El Premio “Victor Pradera” es otorgado a la persona más distinguida en defensa de sus ideales, el Premio “Ramiro de Maeztu” al mejor libro, y el Premio “Manuel Delgado Barreto” al mejor artículo periodístico publicado cada año en este tipo de prensa. Estos eventos y actividades son promocionados y divulgados por la fundación Francisco Franco.

Con la llegada de la ley de la Memoria Histórica en 2007 se retiraron en multitud de ciudades españolas muchos nombres, no todos, de calles y plazas que enaltecían al franquismo. En Madrid en esa primera iniciativa se le retiró el nombre a la calle dedicada a Manuel Delgado Barreto.

En la ciudad de La Laguna también se retiraron algunos nombres en aquellos momentos. La calle General Franco recuperó su antiguo nombre de HERRADORES. Lo mismo se hizo con la rotonda que conmemoraba el 18 de julio de 1936 y con la calle en honor al falangista lagunero Francisco Javier Centurión.

Pero aún persisten otras calles cuyos nombres no fueron removidos: como es el caso de las dedicadas a Manuel Delgado Barreto, José Calvo Sotelo o al capitán Brotons, entre otras.

Fuentes documentales:

Cabrera Acosta, Miguel Ángel. Las elecciones a Cortes durante la II República en las Canarias occidentales. Ediciones Idea, 2004.

Sánchez Morales, José. Manuel Delgado Barreto. Revista Canarii, nº 3 (2007).

Pérez Coterillo, Moisés. José Antonio, un esqueleto en el armario. Periódico ABC (27 de febrero de 1980): 48–51.

Periódico ABC. Martes 10 de noviembre de 1942, pag. 17. Homenaje del ayuntamiento de Madrid a la Memoria de Delgado Barreto.

Expediente sobre nombres de calles (1956). Comisión de Gobernación del ayuntamiento de La Laguna. Archivo Municipal de San Cristóbal de La Laguna.

http://www.generalisimofranco.com/opinion/109.htm [consultado el 23 de marzo de 2016]

Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España.

 

[APORTACIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]

REPULSIVOS DOCUMENTOS


 

Los que hemos sido sufridores de aquella asignatura obligatoria denominada Formación del Espíritu Nacional, hubimos de tragarnos la sandez de que la Falange era una minoría selecta inasequible al desaliento.

Asignatura que hubimos de cursar en todos los años del bachillerato, y durante tres cursos en la Universidad, junto con la Religión Católica.

Asignaturas impartidas por falangistas y curas, respectivamente, de las que teníamos que pasar los preceptivos exámenes y aprobar, para poder obtener los correspondientes títulos académicos.

Cabe preguntarse que aportaban tales enseñanzas al ejercicio profesional de un químico.

Nos presentaban a los falangistas como hombres honestos casi ascéticos, uniformados con su camisa de color azul, «un color neto, entero, serio y proletario», que nos iban a conducir por el Imperio hacia Dios, dios que nos había hecho la gracia de darnos un caudillo invicto.

Por otro lado, no hemos hartado de ver como se han publicado, hasta la saciedad, los horrores cometidos por los rojos, mientras se han ocultado sistemáticamente las iniquidades de los naZionales

Sin proponérmelo, he ido encontrando documentos descriptivos de tropelías cometidas por falangistas, que he ido aflorando.

Dichos documentos desmienten categóricamente las monsergas de honestidad y ascetismo falangistas.

A medida que avanzo en la pesquisa de papeles en el Archivo, me voy percatando de que individuos de toda laya formaron parte de aquellas escuadras falangistas, que marchaban prietas las filas, junto a muchos otros fascistas.

Individuos entre los que posiblemente había escuadristas biempensantes, que confiando en los ideales de JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA Y SÁEZ DE HEREDIA, que se creían su propia propaganda de unidad de destino en lo universal, proclamando un imperio cuyo espíritu derivaba de Isabel y Fernando, en una clara tergiversación de la Historia.

Cantaban a la muerte, cara a un mañana de Patria, Justicia y Pan.

PAN que no llegaba al pueblo menesteroso.

JUSTICIA que condenaba en inicuas sentencias a centenares de miles de españoles

Mientras eran fusilados cara al sol, otros tantos miles de españoles.

PATRIA que repartía el botín de guerra entre los vencedores, y compelía al triste exilio a otros cientos de millares de de españoles.

Aquella FALANGE expropiada y adherida sumisamente a FRANCISCO FRANCO, transformada en F.E.T. DE LAS J.O.N.S., alejada de JOSÉ ANTONIO, tenía entre sus filas sicarios, asesinos, torturadores, ladrones, abusadores, alcohólicos, sin respeto alguno por la vida ajena.

La hez de la tierra.

Varios de aquellos falangistas se pasaron tanto de la raya, que los propios tribunales franquistas hubieron de someterlos a procesos o indagaciones.

Tribunales que aún procurando hacer la vista gorda, no pudieron hacerla del todo.

Desde el caso de El Hierro en que unos falangistas se le bebieron abusivamente unas cervezas a un tendero de Taibique,

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2008/11/03/falangistas-bebedores-de-cerveza-ajena-en-el-hierro/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/09/11/jefe-de-falange-simulaba-fusilamientos-en-el-hierro/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/09/12/impulsado-por-altos-sentimientos-nacionales/

 

pasando por el falangista azotador de una joven desnuda en Granadilla,

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/01/06/cuatro-informes-del-fiscal-miguel-zerolo/

 

o los falangistas LUIS CASAÑAS GONZÁLEZ DE CHAVES y MANUEL SUAREZ GARCÍA, homicidas del desdichado epiléptico MANUEL SOCAS GARCÍA en La Orotava, absueltos en la causa 324 de1937 (5161-159-18), hasta los violadores de una joven de 14 años en Santa Úrsula.

 

No obstante, en esta cámara de los horrores en que me he introducido, el documento que me ha resultado extremadamente repugnante, ha sido el del depravado pederasta FUMEQUE, que contagia su blenorragia a una niña de la que abusaba.

Debo decir que cuando lo descubrí en el Archivo, sentí tanto asco que no pude evitar cerrar el legajo, recoger mis bártulos y marcharme para casa.

Al día siguiente, más sereno, tras recapacitar, decidí volver al Archivo y copiar los documentos con mi cámara digital, venciendo mi natural repugnancia.

He afrontado la tarea de transcribirlo con estoicismo.

He consultado el tema con amigos y amigas, que no han podido menos que horripilarse al conocer el hecho descrito en el documento.

Sin embargo, me han animado a publicarlo.

Lo que me provoca especial repelús es la repugnante turbiedad del asunto.

Aunque hay que reconocer que tal carácter es de menor cuantía comparado con los fusilamientos y desapariciones.

Otro aspecto a tener en cuenta es que con toda probabilidad, si aquel FUMEQUE, protagonista de semejante hazaña, tuvo descendencia, sus hijos y nietos desconozcan tales antecedentes.

Pero esto no debe preocuparme ni importarme.

Los hijos no pueden ser considerados responsables y/o culpables de las fechorías de sus padres, salvo que coadyuvaran a ellas, o se lucraren del resultado de las mismas.

Lo que me preocupa es que la repulsividad del tema puede herir la sensibilidad de los lectores.

Como información complementaria, debo enfatizar que al transcribir ese repugnante documento, deliberadamente, he ocultado el nombre verdadero de la niña víctima del falangista pederasta.

He sustituido sus datos personales por un nombre ficticio, tan alejado de su verdadero nombre que considero imposible que pueda ser relacionado hasta por propios familiares, salvo que éstos ya conocieran del horrendo hecho.

De igual modo había ya procedido en el caso de la muchachita violada en Santa Úrsula por los falangistas JOSÉ PADILLA PÉREZ y JOAQUÍN YUMAR GUTIÉRREZ, condenados a seis años, y rápidamente exonerados al haber sido perdonados mediante escrito, por el analfabeto padre de la jovencita mancillada.

Así consta, datado en los años triunfales de 1938 y 1939, en los documentos de la causa 39 de 1938, [5439-177-32], publicados en

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2010/11/18/1221938-certificando-violacion-de-una-menor/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/01/06/cuatro-informes-del-fiscal-miguel-zerolo/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/04/25/consejo-de-guerra-a-puerta-cerrada-861938/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/12/16/perdon-irrevocable-de-los-violadores-de-una-menor/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/05/29/extinguida-la-pena-de-los-violadores-causa-391938/

 

Circunstancialmente me ha llamado la atención que el tal FUMEQUE era asimismo natural de Santa Úrsula.

Lo cual no deja de ser una simple coincidencia curiosa.

A pesar de las precauciones adoptada por mí, si la víctima o sus familiares tuvieran conocimiento de tal «hazaña falangista» por medio de mi artículo, solamente ella y ellos tendrían derecho a reclamarme que lo publicara en toda su integridad, desvelando el verdadero nombre.

Las víctimas tiene todo el derecho a ser respetadas y reconocidas, porque entre otras cosas, además de haber sido atemorizadas y haber vivido con el terror en el cuerpo y en la mente, se han visto vilipendiadas, y, sobre todo, desasistidas e ignoradas por la sociedad y por la Historia.

Es hora de su reivindicación y resarcimiento.

Debo reconocer que al haber adoptado tales precauciones, he faltado a uno de los principios de la Recuperación de la Memoria: conocer todos los nombres de las víctimas.

Pero es una cuestión de sensibilidad personal.

Nombres que lamentablemente nunca conoceremos en su totalidad.

Los verdugos han disfrutado del fruto de sus fechorías, y han sido elevados en la escala social, siendo exaltados como conspicuos personajes.

Ya va siendo hora de que se conozcan sus fechorías.

Fechorías que puede que sean ignoradas por sus descendientes.

Si estos no son de la misma calaña que su antecesor, – que algunos lo son – lo menos que deberían hacer es lamentar su ascendencia.

Y los que estén disfrutando de las herencias ilícitamente obtenidas por sus ancestros, deberían compensar a las víctimas expoliadas.

Espero no haber herido demasiado la sensibilidad de los lectores de tal documento.

Ya he contado, que a mí me afectó de tal modo su descubrimiento, que me resultó insoportable continuar ese día mi trabajo investigador en el Archivo.

A pesar de todo, he decidido publicarlo y difundirlo en Internet.

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/06/16/causa-122-de-1938-5628-183-25/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/06/19/si-se-lo-decia-a-alguien-le-pegaria/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/06/20/la-contagio-de-flujo-gonococico/

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2009/01/06/cuatro-informes-del-fiscal-miguel-zerolo/

 

FRANCISCO FRANCO HIJO ADOPTIVO DE TENERIFE


El 17 de agosto de 1936, sale a la calle el número 1 de PATRIA, en cuya portada puede leerse que su Redacción, administración y talleres están en la Plaza del Patriotismo 1, domicilio de la Tipografía Margarit, especificando que su precio al mes era de 1 peseta, y el de cada ejemplar, 15 céntimos, pago anticipado.

Su portada está encabezada a todo lo ancho de la misma, en grandes caracteres tipográficos por el texto ¡Arriba España!

Debajo de este vibrante lema figura una gran fotografía, uniformado como general de brigada de Francisco Franco.

El pie de esta fotografía dice:

El general Franco, caudillo del movimiento salvador

Un orgullo noble y legítimo de españoles y tinerfeños, experimentamos al honrar esta pagina con el retrato del Excmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde, caudillo del movimiento salvador y perpetuamente en nuestros corazones, Comandante Militar de Canarias. Enorgullece a Tenerife haber albergado a un patriota de tan recio temple como el general Franco, y este orgullo se refleja en el fervor y en la admiración con que pronunciamos su nombre.

Esta portada queda completada pon dos columnas de texto.

El de la izquierda es el editorial que lleva por título Plétora de sangre.

Y la columna de la derecha es una crónica firmada por Santiago Ibero, titulada Motivos: Ya tenemos Bandera.

La página 2, contiene un poema titulado Por la Patria, firmado por Margarit Carmona, debajo del cual aparecen dos columnas conteniendo unos Fragmentos de José Calvo Sotelo. Las tres columnas restantes están ocupadas por una exposición titulada Falange Española de las J.O.N.S Nacional sindicalismo.

La página 3 contiene, a dos columnas, la alocución del general Orgaz bajo el título La Bandera Nacional, y a tres columnas las Palabras del Comandante Militar de Tenerife, don Teódulo González Pera en el Radio Club.

La cuarta y última página publica estos tres artículos:

¡Juventud: siempre acción; por la Patria y para la Patria! firmado por José Manuel Guimerá.

¡Nuestra vieja Bandera! con la firma de  Antonio Marti

Pro Patria suscrito por Felipe P. Ravina.

El número 2 salió a la calle a la semana siguiente, el 24 de agosto de 1936, subtitulado como PERIÓDICO SEMANAL AL SERVICIO DE LA PATRIA, presentando en su portada una fotografía de José Calvo Sotelo bajo el titular, a toda página, ¡España sobre todo!

El número 3 del periódico semanal PATRIA es de fecha 31 de de agosto de 1936, que presenta en su portada una fotografía de José Antonio Primo de Rivera bajo el titular, a toda página, ¡Alzate, España!, publica en su cuarta y última página, esta noticia:

El general Franco, hijo adoptivo de Tenerife

Cumpliendo acuerdo de la Corporación Instar, el presidente del Cabildo, señor García Pallasar, ha dirigido al Excmo. Sr, General D. Francisco Franco, el siguiente telegrama:

«La relevante personalidad de vuecencia y el orgullo que para Tenerife representa el haberle albergado en su suelo cuando en vuestra alma se engendraba el alto sentimiento de lucha por lograr la independencia del solar hispano y su reconquista del yugo soviético, han proporcionado a este Cabildo Insular la grata satisfacción, el deber y el honor de nombrar a vuecencia ilustre hijo adoptivo de Tenerife. Al comunicarlo vuecencia, cumpliendo acuerdo Corporación, le saluda respetuosamente, presidente Cabildo, García Pallasar.»

Pocos días después de la adopción de este acuerdo capitular, el Coronel JOAQUÍN GARCÍA PALLASAR, cesaría como Presidente del Cabildo Tinerfeño, partiendo hacia la Península, con el fin de incorporarse a su destino como Jefe del Artillería del Ejército Nacional, en puesto de superior categoría.