COMPROMISARIOS A MADRID


Excmo. Ayuntamiento.

Sesión del día 29 de abril de 1936

Testimonio

“Por último el Sr. Alcalde manIfiesta que, habiendo tenido el honor de que se le haya designado por eleccion popular para el cargo de Compromisario, así como al Teniente de Alcalde· Don Pedro García Cabrera, solicitba en nombre de ambos la concesión del oportuno permiso para poderse ausentar a Madrid, al objeto de cumplir con la mision que se les ha confiado.

S.E. así lo acuerda.

xxxxxxxxxxxx

Hace uso de nuevo de la palabra el Sr. Alcalde quién manifiesta que, teniendose que reunir dentro de breves momentos la Comisión designada para estudiar el asuntotdel pan, proponia la suspensión de la sesión, para continuarla al siguiente día a las 6 de la tarde.

S.E. así lo acordó xxxxxxxxxxxx suspendiéndose seguidamente el acto.

El Secretario

H Fumagallo

4 Mayo 1936

Sec. 1ª. Central

Cúmplase

El Alcalde

Juan MP

[Firma rubricada abreviada de JUAN MARTÍNEZ DE LA PEÑA]

* * * * * * * * * * * *

Al marchar JOSÉ-CARLOS SCHWARTZ HERNÁNDEZ a Madrid, para actuar como compromisario en la elección del Presidente de la República, quedó JUAN MARTÍNEZ DE LA PEÑA, como Alcalde interino de la Ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

Cfr.: Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife.- Legajo 34.- Expediente 12.

A LA REFINERÍA NO SE LE EXIGIÓ QUE SE INSTALARA A 500 METROS DE TODO LUGAR HABITADO


El acta de la sesión plenaria municipal del jueves 22 de abril de 1936 comienza casi al final del folio 90 vuelto,

Vamos a leer y extractar algo de su texto manuscrito.

 En las Casas Consistoriales de la M. L. N., I. y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, Capital de la provincia de este nombre, a veintidos de abril de mil novecientos treinta y seis, se reunió el Excmo. Ayuntamiento en sesión pública ordinaria de segunda convocatoria, previamente citado con arreglo a las vigentes disposiciones; bajo la Presidencia del Sr. Alcalde Don José Carlos Schwartz Hernández y con asistencia de los Sres. Concejales consignados al margen, para tratar y resolver los asuntos figurados en el orden del día, repartidos con la convocatoria.

Los Concejales consignados al margen eran:

01 Salvador Díaz Ferreira
02. Fulgencio Santaella Tuells
03. José María Martín Díaz
04 Gregorio Cubas Arbelo
05 Manuel Armas González
06 Francisco González Fernández Trujillo
07 José González Cabrera
08 Fernando Crespo Llorente
09 Álvaro Padrón Benítez
10 Isabel González González
11 Francisco Palacios Gutiérrez
12 Antonio Alberto del Castillo
13 Manuel Guadalupe Pérez
14 Pedro Hernández Pérez
15 Oscar Pestana Ramos
16 Juan Martínez de la Peña
17 Francisco Rodríguez Guanche
18 Luís Álvarez Ñañes
19 Santiago Albertos Hernández
20 Juan Alonso de Armas
21 Nicolás Mingorance Pérez
22 Cándido Reverón González

Abierta la sesión a las dieciocho horas treinta minutos, el infrascrito Secretario dió lectura al acta de la anterior que fue aprobada por unanimidad y sin discusión.

 Saltemos unos tres folios que tratan asuntos de trámite, para llegar al folio 93 vuelto, donde seguimos leyendo:

 Se dio cuenta de un amplio informe emitido por la comisión Permanente de Obras, en la solicitud presentada por el Delegado en el Archipiélago Canario, de la Compañía Española de Petróleos, pidiendo autorización para ampliar la actual Refinería, sobre los terrenos situados al Norte dícese hacia el Norte de dicha instalación.

En el mismo se dice que si se tratara de una nueva instalación se opondría a la concesión de la autorización, por cuanto no está situada a la distancia que señalan las Ordenanzas Municipales, considerando por ello que ha habido error al consentir su emplazamiento en el lugar que hoy se halla; y que convencida de que no se puede efectuar la ampliación sino por el sitio que se pretende, propone que se acepte en principio la ampliación referida, separándola todo lo posible de la vía de enlace, de modo que el punto mas cercano solo diste de dicha vía 200 metros, sin que se permita la instalación de tanques para depósitos sino de pequeños tanques auxiliares, y con la condición previa de dar comienzo a las obras en el plazo de 6 meses continuándola sin interrupción hasta su terminación definitiva, sin cuyo requisito se entendería caducada la concesión que se hiciera, sin perjuicio de que se lleven a cabo los trámites necesarios y se sometan los planos a la aprobación definitiva de la Corporación.

El Sr. [Nicolás] Mingorance [Pérez]  aclara que en el informe leído se ha impuesto como condición la de que esté a una distancia de la carretera la ampliación que se propone, y dícese de unos doscientos metros, y que como resulta que el terreno que posee esa empresa, para hacer la ampliación es solo de unos 227 metros, bien se vé que no es posible acceder a la petición formulada.

Llama la atención sobre el informe del arquitecto que habla de la imposibilidad de establecer esa clase de industrias sino a 500 metros de todo lugar habitado, cosa que no se le exigió entonces no se puede exigir ahora por la razón de la escasez del solar de que disponen.

Por todo ello propone que quede el asunto sobre la mesa para un nuevo estudio y ver si se puede llevar a efecto esa ampliación por otro lugar de los terrenos en se halla emplazada la Refinería

El Sr. [José María] Martin Díaz dice que existe presentada una instancia de varios vecinos de esta localidad, reclamando en contra de la solicitud de se ha entendido, y por ello propone que incorporándose dicho escrito al expediente de su razón vuela a la Comisión de Obras para un nuevo estudio. S.E. así lo acordó.

 Demos otro salto hacia adelante, para llegar al folio 94 vuelto, donde podemos leer el asunto del cambio de nombre de la calle San Carlos por el del SARGENTO VÁZQUEZ.

 Se dió cuenta de una instancia que suscribe don Juan Santana, y varios vecinos mas, en la que solicitan que en el deseo de conservar la memoria del Sargento Vázquez, fusilado con motivo de la sublevación de Asturias, que se dé el nombre de aquel héroe a la calle de San Carlos.

El Sr. [Santiago] Albertos [Hernández]  hace uso de la palabra para decir que los mismos vecinos que han formulado la solicitud, son los que han comprado la lápida que haya de rotular dicha vía, y por entender que es justa la petición que se formula, pide que se acepte.

S.E. atendiendo a la petición formulada acordó dar el nombre del Sargento Vázquez a la mencionada calle de San Carlos, en el barrio del Cabo.

 Por el momento, abandonemos aquí, en la mitad del folio 95, la lectura del acta de la sesión del 22 de abril de 1936, cuyo contenido se extiende hasta el folio 96 vuelto, donde figuran las firmas del Alcalde y los concejales asistentes, advirtiéndose la ausencia de las firmas de los concejales JUAN MARTINEZ DE LA PEÑA, SALVADOR DIAZ FERREIRA y FERNANDO CRESPO LLORENTE.

El acta es cerrada por la inequívoca firma, del cuasi omnipresente Secretario, HIPOLITO FUMAGALLO MEDINA.

 Todo ello en el Libro de Actas identificado con el número 29 en el Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife.

Libro que contiene doscientos folios numerados, habiendo sido iniciado el jueves 11 de marzo de 1936, y acabando con el acta de la sesión del jueves 27 de mayo de aquel mismo año 1936.

CIUDADANO DE HONOR ALEJANDRO LERROUX


[Prosiguiendo la lectura del acta de la sesión plenaria municipal del jueves dieciocho de marzo de 1936]

  

[PEDRO GARCÍA CABRERA] se refiere a que hay un asunto que precisa tratar, puesto que él le impediría ocupar de nuevo sus escaños, por ser cuestión de dignidad, y el cual es el de revocar inmediatamente el nombramiento de Ciudadano de honor hecho a favor del Sr. Lerroux.

El Sr. [NICOLÁS Mingorance dice que en la sesión en que tomaron posesión los Concejales del Frente Popular primeramente designados, pidió el expediente de ese nombramiento; que examinado el mismo observó que la designación no era de hijo adoptivo, sino de Ciudadano de honor.

Dice que como el político don Alejandro Lerroux, fue el Jefe del Gobierno que reprimió la revolución de octubre y que como el Frente Popular está compuesto de fuerzas que participaron en aquella, dice que se debe revocar aquel acuerdo, puesto que ello fue producto de la política menuda que realizó el anterior Ayuntamiento y que el único fundamento fue una circular del ayuntamiento de Huelva, pidiendo la adopción de ese acuerdo.

Dice que está resolución se adoptó cuando el pueblo no podía manifestarse, razón por la que se pide que, no siendo del sentimiento popular, y por no tener personalidad para ello el Sr. Lerroux, se adopte el acuerdo que ha solicitado.

El Sr. Presidente dice que la propuesta está en el ánimo de todos, y S.E. acordó revocar el referido acuerdo de nombramiento de Ciudadano de honor de esta Ciudad, a favor del político indicado.

El Sr. González y F. Trujillo pide que como cuando se adoptó el acuerdo se le participó al Sr. Lerroux, se le participe ahora al propio interesado, la resolución que se acaba de adoptar.

S.E. así lo acordó.

El Sr. Crespo solicita que las sesiones comiencen a las seis de la tarde, para que puedan concurrir los señores que son empleados.

También así lo acordó S.E.

Por las razones alegadas por el Sr. García Cabrera, el Sr. Presidente pregunta si se acuerda suspender la sesión para continuarla en el día de mañana a las seis de la tarde, acordándolo así el Ayuntamiento.

 

 

[Con las firmas del Alcalde JOSÉ CARLOS SCHWARTZ HERNANDEZ y de 15 de los concejales presentes, acaba el acta, que es cerrada por la firma del casi sempiterno Secretario Municipal HIPÓLITO FUMAGALLO MEDINA]

ELIGIENDO TENIENTES DE ALCALDE DEL FRENTE POPULAR


[Continuación de la lectura del acta de la sesión plenaria municipal del jueves dieciocho de marzo de 1936]

 

La Presidencia anuncia que se va a proceder a la elección de los Sres. Que hayan de ocupar las Tenencias de Alcaldía que se encuentran vacantes por renuncias de los que los desempeñaban.

Al objeto de que se pongan de acuerdo los señores Concejales sobre la votación, se suspende la sesión por dos minutos.

Reanudada la misma, se `procede a realizar dicha votación, la cual dió el siguiente resultado:

Para 1er Teniente de Alcalde Don Juan Martinez de la Peña, con 19 votos y uno en blanco; para 2º Teniente, Don Jose María Martín Díaz con 19 votos uno en blanco y uno a favor de del Sr. Gonzalez y F. Trujillo; para 3er.Teniente, Don Juan Alonso de Armas , con 19 votos y dos en blanco; para 4º Teniente, Don Pedro Garcia Cabrera, con 19 votos dos en blanco y uno a favor de del Sr. Gonzalez y F. Trujillo; para 6º teniente, D. Santiago Alberto Hernandez, con 19 votos y dos en blanco; para 7º Teniente de Alcalde, Don Salvador Díaz Ferreira, con 20 votos y dos en blanco; y para 8º Teniente, don Manuel Guadalupe [Pérez], con veinte votos y uno en blanco.

En el momento de emitir su voto el Sr. [Moisés] Cova [Hernández], hace uso de la palabra el Sr. [Francisco] Rodríguez Guanche, quien dice que habiendo anunciado en la anterior sesión el Alcalde dimitido [FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA] que la mayoría del Ayuntamiento renunciaría a sus cargos, pide que por dignidad y ser una aspiración del pueblo, dimita su cargo de concejal el Sr. [Moisés] Cova [Hernández].

Este le replica que renuncia a la Tenencia de Alcaldía, por ser un cargo que le había conferido el anterior Ayuntamiento; pero como su acta se la debe al pueblo que lo eligió y este le pide que siga en el ejercicio de sus funciones no puede dimitir.

El Sr. [Francisco] Rodríguez Guanche se da por conforme con la explicación dada.

La Presidencia en consecuencia de la votación obtenida por señores designados anteriormente, proclama para las Tenencias de alcaldía que se citan, a los señores que han obtenido la votación más alta anteriormente registrada.

El Sr. Presidente dice que no por deber, sino por una necesidad nacida de sus afectos, dá las gracias a los señores que le han elevado a la Alcaldía. Desde ella imprimirá a su gestión el mismo derrotero en los cargos desempeñados.

Cree no debe escapar a nadie que en esta interinidad que impone la convocatoria para elecciones municipales, escasa va a ser su labor, por lo que solo remarca en este momento la índole política del acto. Pues en los días subsiguientes al 16 de febrero en los que tuvieron que recoger el poder del medio de la calle, anunció desde los balcones de este Ayuntamiento que aquel acto no tenía otra significación sino la de que el pueblo de Tenerife había vuelto a ser dueño de la Casa del Pueblo, la que por tradiciones se había convertido en madriguera de inmoralidades. Aquel acto, fijo, fue solo la anticipación del hecho que plasma su realidad.

Ahora puede decirse que hay un Ayuntamiento auténticamente republicano, que ha de satisfacer las necesidades puesto que solo viene a interesarse en la administración honrada de la comunidad.

Poco podrán hacer, no obstante, se preparará la labor necesaria. Anuncia que ellos darán todas las facilidades y tienen la seguridad de que el pueblo sentirá la sensación de que existen hombres bien intencio0nados que administrarán sus intereses sin favoritismo ni compadrazgo, que fue el padrón de ignominia del anterior Ayuntamiento.

Afirma que estarán en el Ayuntamiento mientras tengan la confianza del pueblo y que se retiraran tan pronto aquella les falte.

Agrega que tiene sentido de responsabilidad y sabe que cuando el pueblo arrebata los mandatos conferidos, no puede estarse con dignidad ni un segundo en los puestos que se usufructuaran.

El Sr. [Pedro] Garcia Cabrera dice que sin necesidad de hacer manifestaciones políticas, debe decir que estamos a merced del pleamar de los movimientos de opinión, y que defenderán la misma trayectoria del Frente Popular.

Para realizar con interés el programa que se confeccione estarán juntos a los republicanos, pero el día, en que no pudieran continuar en esa actitud, seguirán en sus escaños como elementos de oposición.

Mientras tanto agrega, nuestro esfuerzo será el de elaborar en el programa común que se trace para salvar la debacle que pesa sobre el Ayuntamiento, preparando la gestión a la Corporación que les suceda.

Se refiere a que la economía municipal está rendida por lo que difícil será salir airosos, so pena que se siga un plan de restricciones para poder roer el hueso que les han dejado, ya que la pulpa se la llevaron los otros.

Como quiera que el orden del día es amplio y reconoce que los nuevos concejales designados, deben estudiar los asuntos que comprende, procede que se suspenda la sesión, continuándola en el día de mañana, para despachar estos asuntos y no dejar en suspenso la vida administrativa del Ayuntamiento.

JOSÉ-CARLOS SCHWARTZ ALCALDE ELECTO SIN UNANIMIDAD


 

El viernes 13 de marzo de 1936, desembarcó en Tenerife el nuevo Comandante Militar de las Islas Canarias, General de división FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE.

A su recepción asistió JOSÉ-CARLOS SCHWARTZ HERNÁNDEZ, Gobernador Civil Interino desde el domingo 21 de febrero hasta el sábado 14 de marzo de 1936.

* * * * * * * * * *

El acta de la sesión plenaria municipal del jueves dieciocho de marzo de 1936, se inicia en el folio 6º, del libro 29º.

 

En las Casas Consistoriales de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, Capital de la Provincia de este nombre, a dieciocho de marzo de mil novecientos treinta y seis, se reunió el Excmo Ayuntamiento en sesión pública ordinaria de segunda convocatoria, previamente citado con arreglo a las vigentes disposiciones; bajo la Presidencia del Teniente de Alcalde don Moisés Cova Hernández y con asistencia de los señores Concejales consignados al margen, para tratar y resolver los asuntos figurados en el Orden del Día, repartidos con la convocatoria.

Abierta al sesión a las dieciocho y diez horas, fue leída el acta de la anterior que fue aprobada sin discusión y por unanimidad.

Acto seguido el Señor Presidente ordena que se dé lectura a las renuncias presentadas por los siguientes señores de sus cargos de Concejales:

Don Francisco Martínez Viera, Don Rafael J. Calzadilla y Dougour, Don Esteban Pérez Barrera, don Eladio Arroyo Herrera, Don Jerónimo Fernaud Martín, Don Alejandro Padrón Rodríguez, Don Isauro Alvarez Lopez, don José Izquierdo Izquierdo, Don Eulogio Reyes y Reyes, Don Sebastián Castro Díaz,. Este último había formulado su renuncia con anterioridad a este momento.

S.E. por unanimidad acordó aprobar dichas renuncias.

Seguidamente fue leído un oficio del Excmo. Señor Gobernador de la Provincia, – [MANUEL VÁZQUEZ MORO] -, por el que designa a los siguientes señores en calidad de Concejales interinos: Sra. Doña Isabel González y González, Don José Carlos Schwartz Hernández, Don José María Martín Díaz, Don Juan Martínez de la Peña, Don Juan Alonso de Armas, Don Cándido Reverón González, Don Pedro Hernández Pérez, Don Francisco Palacios [Gutiérrez], Don Santiago Alberto Hernández y don Gregorio Cubas Alberto.

Se procedió, con la formalidad de rigor, a dar posesión a los señores presentes de los que se han citado anteriormente. El Sr. Presidente advierte que habiendo renunciado el cargo de concejal, el Sr. Martinez Viera , quedaba vacante la Alcaldía y que en consecuencia procedía hacer la designación de Alcalde.

Se suspende la sesión, y una vez reanudada comienza dicha votación, la que da por resultado 19 votos a favor del Sr. Schwartz, 2 del Sr. García Cabrera y uno en blanco.

El Sr. Schwartz hace uso de la palabra para decir que habían venido al ayuntamiento los diferentes señores que forman el frente popular implicados en el movimiento izquierdista que había triunfado en las últimas elecciones, y con el compromiso de designarle por unanimidad para Alcalde de la población, y que ante ese acuerdo y pese a sus escrúpulos, no había tenido inconveniente en aceptar el cargo, siempre que para él fuese elegido por unanimidad, pues de otra forma no estaba dispuesto a aceptar. Como por el resultado de la votación obtenida se ha visto que el acuerdo ha sido infringido, se ve en la precisión de no aceptar el cargo para el que se le ha designado.

El Sr. [Pedro] García Cabrera manifiesta que aunque ellos están dentro del Frente Popular, les bastaba que hablase uno de sus componentes, pero ante el incidente urgido quiere hacer constar que la minoría Socialista votó al Sr. Schwartz, por creer que es quien debe ocupar la Alcaldía.

Agrega que por su parte existe un amplio margen de confianza hasta tanto se realice el programa que se acuerde llevar a la práctica, apoyándolo mientras se cumpla, estando en consecuencia dispuestos a afrontar los acuerdos adoptados por el Frente Popular por hallarse dentro del mismo.

El Sr. [Francisco] Rodríguez Guanche en nombre de la minoría comunista manifiesta que los votos a los que se ha referido el Sr. Schwartz proceden de aquella minoría, habiéndolo hecho así, por tener preferencia ellos por los más afines, y por no haber participado del acuerdo que se refería, lo ha hecho así.

Entra el Sr. [Manuel] Macías [Fuertes].

El Sr. Schwartz dice que debe reiterar la declaración hecha y que solo aceptaría el cargo, si la votación se hubiese producido por unanimidad, y que al ratificarse el Sr. Rodríguez en lo dicho aquella unanimidad desaparecería, insiste en no aceptar dicho cargo, puesto que si el, contra su voluntad, accedió a que le eligiera, fue por la insistencia de los elementos del Frente Popular.

El Sr. Rodríguez interviene para decir que no acepta el criterio que sustenta el Sr. Schwartz, por las mismas razones alegadas anteriormente, estimando que el Sr. Schwartz, dada la votación obtenida, debía aceptar ese puesto, a pesar de que la minoría comunista se ratifica en su actitud.

El Sr. Presidente manifiesta que habiendo idos elegido por mayoría de votos el Sr. Schwartz no tenía otro remedio que proclamarlo para Alcalde, y que después que ocupe la Presidencia proceda como mejor estime.

El Sr. Palacios manifiesta que había aceptado el cargo de concejal, sacrificándose hasta tal punto que había perdido el jornal, y en virtud de la obligación contraída por los hombres del Frente Popular insta al Sr. Schwartz que acepte el puesto de responsabilidad que se le ha conferido, para hacer ver al pueblo quienes son los que ofrecen o prometen y cumplen diferenciándoles de los que ofrecen y no cumplen, Y como se da el caso, además, de que es el propio pueblo el que pide que la Alcaldía la desempeñe el Sr. Schwartz, cree que no puede sustraerse de esa obligación porque un hombre se equivoque; debiéndose sacrificar, ya que un sacrificio más lo agradecería el pueblo.

La Presidencia proclama para Alcalde de esta Ciudad a don José Carlos Schwartz Hernandez, en virtud de haber obtenido diecinueve votos a su favor en contra de dos para el Sr. [Pedro] García Cabrera y uno en blanco.

Seguidamente abandona la Presidencia el Sr. Cova, haciéndose cargo de la misma el nuevo Alcalde elegido.

 

 

El Sr. [Moisés] Cova [Hernández] desde su escaño, anuncia que para dar facilidades renuncia a su cargo de 7º Teniente de Alcalde, reservándose el cargo de concejal por pertenecer al extra-radio.

Termina manifestando el honor que ha tenido por haber presidido esta sesión de constitución del Ayuntamiento.

La Corporación por unanimidad acordó aceptar la renuncia formulada.

INCIDENTES DEL 1º DE MAYO CON LAS FUERZAS MILITARES


 El Sr. Rodríguez Guanche vuelve a hacer uso de la palabra refiriéndose a unos incidentes habidos con motivo de las fiestas del 1º de mayo con las fuerzas militares.

Agregó que no se había ocupado antes de este asunto esperando la interpelación que el Sr. Rodríguez Figueroa, iba a plantear en el Parlamento con motivo de este asunto, conforme había prometido.

Por ello pide a la Corporación que acuerde ver con desagrado la actuación del general Franco.

La minoría comunista, agregó, hace constar su más enérgica protesta por la actuación de las fuerzas militares, y pide que la Corporación acuerde solicitar la destitución del Sr. Franco y que se le deje disponible forzoso en Canarias.

El Sr. Pestana por la minoría socialista, estima que las autoridades militares deben conservarse al margen de las cuestiones civiles. Sigue diciendo que más que con objeto de sancionar conductas pasadas, intenta evitar que en el futuro puedan volver a ocurrir hechos como los acontecidos el primero de Mayo, porque un provocador o alguien presa del nerviosismo pueda lanzar una piedra y producir una catástrofe.

Termina diciendo que la Corporación debe buscar un medio al objeto de garantizar que en el futuro el orden sea garantizado únicamente por la autoridad civil, salvo en los casos excepcionales que las leyes determinan.

El Sr. Martín Díaz dijo que el Comité del Frente Popular había acordado no tratar esta cuestión en el Ayuntamiento, indicándose a los Diputados que la promovieran en el Congreso, interpelando sobre el particular. Pero en vista que la cuestión se ha traído al Ayuntamiento, si no en la forma, si en el fondo se suma en nombre de Izquierda Republicana a todo lo manifestado.

El Sr. Rodríguez Guanche dice que esta obligación es de todos los Diputados del Frente Popular.

Por último S.E. acordó aprobar y darle debida tramitación a la propuesta formulada por el Sr. Rodríguez Guanche.

Propuesta, que como hemos leído, podría desglosarse así:

1.- Que la Corporación viera con desagrado la actuación del general Franco.

2.- Hacer constar su más enérgica protesta por la actuación de las fuerzas militares.

3.- Que la Corporación acuerde solicitar la destitución del Sr. Franco y que se le deje disponible forzoso en Canarias.

El libro número 29 de Actas del Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife, fue iniciado el jueves 11 de marzo de 1936. Contiene 200 folios numerados. Y acaba con el acta de la sesión del jueves 27 de mayo de ese mismo año 1936.

SESIÓN MUNICIPAL DEL 20 DE MAYO DE 1936


La sesión municipal del jueves 20 de mayo de 1936 merece ser leída por los acuerdos políticos adoptados.

Acuerdos políticos que podrían considerarse alejados de la gestión ordinaria municipal, sobre los cuales poco podía incidir el Ayuntamiento, que carecía de la capacidad coercitiva necesaria para la ejecución o puesta en práctica de tales acuerdos. Además, el Ayuntamiento carecía de recursos económicos para hacer frente a los más mínimos gastos, pues la Hacienda municipal estaba rendida, según terminología de la época.

Utilizando terminología actual, sin riesgo de caer en juicio diacrónico, podemos decir, que en 1936, la Hacienda Municipal de Santa Cruz de Tenerife, se encontraba prácticamente en quiebra técnica.

De la lectura del acta se saca la sensación de que los munícipes emulaban el estilo parlamentario, haciendo uso reiterado de la palabra para insistir en los temas, a pesar de que eran conscientes de que no caían dentro de sus capacidades y competencias.

Así era el grado de politización existente en aquellos convulsos años.

Años de hambre y miseria para muchos españoles, ante los cuales se habían desplegado grandes expectativas democráticas, que no serían satisfechas. Porque aquellas ansias de libertad despertadas tras el abandono de Alfonso XII, y proclamación de la Segunda República Española, chocaron frontalmente con una reacción inmisericorde de los detentadores oligárquicos de los poderes fácticos, tenedores de la riqueza y de los medios de producción, que no estaban dispuestos a compartir su poder y sus bienes, con la gran mayoría del pueblo indefenso.

No obstante, posteriormente, de lo acordado en esta sesión municipal del jueves 20 de mayo de 1936, se derivarían consecuencias fatales contra los protagonistas de esta sesión.

Después del 18 de julio de 1936, los sublevados contra el gobierno legítimo de la Segunda República, actuarían vesánicamente contra ellos.

A pesar de todas estas tristes circunstancias, el funcionario encargado de la escritura del acta, acredita ser un magnífico escribiente, poniendo de manifiesto un excelente manejo de la pluma entintada, exhibiendo una letra perfecta sobre el papel pautado, respetando el lenguaje protocolario, refiriéndose a los acuerdos adoptados por el Plenario, como tomados por S.E. = Su Excelencia. Tratamiento que posee el Ayuntamiento de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife.

El acta de la sesión plenaria municipal del jueves 20 de mayo de 1936 comienza hacia la mitad del folio 170, y termina en el folio 183, del Libro de Actas identificado con el número 29 en el Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife. Este libro contiene doscientos folios numerados. Fue iniciado el jueves 11 de marzo de 1936. Y acaba con el acta de la sesión del jueves 27 de mayo de ese mismo año 1936.

Vamos a leerla.

En las Casas Consistoriales de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, Capital de la provincia de este nombre, a veinte de mayo de mil novecientos treinta y seis, se reunió el Excmo. Ayuntamiento en sesión pública ordinaria de segunda convocatoria, previamente citado con arreglo a las vigentes disposiciones; bajo la Presidencia del Sr. Alcalde Don Juan Martínez de la Peña y con asistencia de los Sres. Concejales consignados al margen, para tratar y resolver los asuntos figurados en el orden del día, repartidos con la convocatoria.

Los Concejales consignados al margen eran:

01.- Salvador Díaz Ferreira [Republicano]

02.- Gregorio Cubas Arbelo [Izquierda Republicana]

03.- Fernando Crespo Llorente [Socialista]

04.- José María Martín Díaz [Izquierda Republicana]

05.- Manuel Guadalupe Pérez

06.- Francisco Rodríguez Guanche [Comunista]

07.- Oscar Pestana Ramos [Socialista]

08.- Santiago Albertos Hernández [Socialista]

09.- Manuel Macías Sánchez

10.- Fulgencio Santaella Tuells

11- Cándido Reverón González [Unión Republicana]

12.- Nicolás Mingorance Pérez [Socialista]

13.- Luís Álvarez Ñañes [Socialista]

14.- Manuel Armas González [Unión Republicana]

15.- José González Cabrera [Socialista]

16.- Francisco González Fernández Trujillo

17.- Isabel González González [Comunista]

 

JUAN MARTÍNEZ DE LA PEÑA (de Unión Republicana) era realmente Primer Teniente de Alcalde de la Corporación, y presidía esta sesión como Alcalde accidental, por ausencia de su titular JOSÉ CARLOS SCHWARTZ HERNÁNDEZ (de Izquierda Republicana).

JUAN MARTÍNEZ DE LA PEÑA presidiría las cinco sesiones del mes de mayo (días 6, 13, 14, 20 y 27) y la primera del mes de junio (jueves 3) de 1936.

Abierta la sesión a las dieciocho horas treinta minutos, el infrascrito Secretario dió lectura al acta de la anterior que fue aprobada por unanimidad y sin discusión.

Se dio cuenta del expediente para depurar faltas cometidas por el Guardia Municipal de 3ª clase, Angel Brito Hernández, y S.E. conformándose con la propuesta formulada por el Concejal Instructor Sr. Pestana, acordó considerar a dicho Agente incurso en la falta prevista en el artículo 40 apartado a] en relación con el artículo 13, párrafo 1º de la Guardia Municipal, sancionándosele, en consecuencia, a tenor de lo dispuesto en el artículo 43 del mismo Reglamento, y en consideración a la atenuantes consideradas por el Instructor, con la suspensión efectiva de un mes de sueldo; y como quiera que tiene vencido esa suspensión de haberes con excesos, también resolvió S.E. que se abonen al encartado Angel Brito los restantes sueldos que se le hubiesen retenido, reintegrándose definitivamente a la Caja, la cantidad que importe el mes de suspensión.

Cfr.: Folio 170 del Acta Municipal de Santa Cruz de Tenerife.- Tomo 29.