DESERCIÓN DE PEDRO ACOSTA PÉREZ AL FRENTE DEL ENEMIGO


COMANDANCIA GENERAL DE LAS ISLAS CANARIAS  JUZGADO MILITAR ESPECIAL

 

Nº 5909  –  193  – 24

PLAZA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE.-                      AÑO DE 1.939.

C A U S A    Nº .  66

DELITO: Desercion;-

PROCESADO.- PEDRO ACOSTA PEREZ soldado del Regimiento de Infanteria Tenerife nº 38, 2º Batallón expedicionario.

OCURRIO EL HECHO EL DIA: 13 de Julio de 1.937.-

DIERON PRINCIPIO LAS ACTUACIONES: el dia 16 de Mayo de 1.939.-

EN PRISION PREVENTIVA: El dia 23 de Mayo de 1.939.-

EN LIBERTAD PROVISIONAL: El dia.

 

JUEZ INSTRUCTOR.-

SECRETARIO.

D. JOSE GUTIERREZ EXPOSITO,

D. EDELMIRO FERNANDEZ LAGO

Oficial 2º Hº del C.J.M.

Sargento del Regtº Infª Tenerife nº 38

 

Cfr.: A-TMTQ 5909-193-24.- Causa 66 de 1939.- Cubierta.

* * * * * * * * * * * * * *

PEDRO ACOSTA PÉREZ sería condenado a la pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSIÓN MAYOR Y ACCESORIAS, por el consejo de Guerra presidido por el Teniente Coronel LORENZO MACHADO MÉNDEZ, celebrado en 27 de marzo de 1940. En tal sentencia el Consejo da como hechos probados que el soldado PEDRO ACOSTA PÉREZ, (PISTON) natural y vecino de Tazacorte – Isla de La Palma, de 25 años de edad, soltero, agricultor, hijo de Pedro y de María, con instrucción, y de buena conducta, abandonó voluntariamente en unión de otros dos soldados, las filas nacionales pasándose al campo enemigo sin armas en el Sector del Jarama del frente de Madrid; y que una vez en zona roja facilitó informes de importancia sobre la situación del Ejército Nacional.

El Ministerio Fiscal representado por el Oficial Primero Honorífico del Cuerpo Jurídico Militar, MIGUEL ZEROLO FUENTES, ante el Consejo modificó sus conclusiones provisionales calificando el delito como de Traición del artículo 222 número 6º, del Código de Justicia Militar solicitando la imposición de la PENA CAPITAL

El Tribunal fallaría condenado al soldado PEDRO ACOSTA PÉREZ, a la pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSIÓN MAYOR, por el delito de ADHESIÓN A LA REBELIÓN.

Dictaminada la sentencia por el Auditor LUIS PIERNAVIEJA DEL POZO, proponiendo su aprobación al General RICARDO SERRADOR SANTÉS, éste acordaría disentir del fallo, por estimar que el delito cometido por el soldado PEDRO ACOSTA PÉREZ, era el de TRAICIÓN previsto en el número 6º del artículo 222 del Código de Justicia Militar y no el de adhesión a la rebelión del número 2º del artículo 238 del Código, procediendo imponer al reo la PENA DE MUERTE con las accesorias en caso de indulto de interdicción civil e inhabilitación absoluta durante la condena y sin que haya lugar a formular propuesta de conmutación por no haber recaído sentencia firme y corresponder dicha facultad al CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR como Tribunal Sentenciador, y al que se elevarán las actuaciones para la resolución de este disentimiento, pasando las mismas a la Auditoría de Guerra para la tramitación correspondiente.

En 28 de junio de 1940, reunida en Madrid la Sala de Justicia de aquel Consejo Supremo, fallaría confirmando la sentencia dictada por el Consejo de Guerra ordinario de Cuerpo, reunido en la plaza de Santa Cruz de Tenerife el cinco de junio de mil novecientos cuarenta, condenando al procesado PEDRO ACOSTA PÉREZ como responsable en concepto de autor de un delito consumado de adhesión a la rebelión militar, a la pena de RECLUSIÓN PERPETUA (entonces treinta años de reclusión mayor), y accesorias de interdicción e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena.

La citada Sala de Justicia estuvo presidida por FRANCISCO RUIZ DEL PORTAL, teniendo como Consejeros a ENRIQUE CANO ORTEGA, MANUEL GARCÍA DÍAZ, LUCIANO CONDE PUMPIDO y PEDRO TOPETE URRUTIA.

Así lo certifica el Auditor de Brigada JOAQUÍN OTERO GOYANES, secretario del CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR, en fecha trece de julio de 1940.

 

 

Anuncios

DESERCIÓN DE CARLOS FERNÁNDEZ MESA AL FRENTE DEL ENEMIGO


 O.9,834,606

COMANDANCIA GENERAL DE LAS ISLAS CANARIAS

 

Nº 5913  –  193  – 28

PLAZA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE.-    JUZGADO MILITAR ESPECIAL.

AÑO  DE  1.939.-                          C A U S A    Nº .  168.-

 

DELITO: Desercion;-

 

PROCESADO.- CARLOS FERNANDEZ MESA. Soldado del Regimiento de Infanteria Tenerife nº 38, Bon. 281.-

 

OCURRIO el hecho, el dia 5 de Septiembre de 1. 937.-

 

DIERON principio las actuaciones el dia 26 de Julio de 1.939.

 

En prision preventiva el dia

En libertad provisional el dia

 

JUEZ INSTRUCTOR.-

SECRETARIO.-

Don Jose Gutiérrez Exposito

D. Edelmiro Fernandez Lago

Oficial 2º Hº del C.J..M.

Sargto de Infª Tefe. Nº 38

Otro D. Juan Iglesias Alvarez
 

del mismo empleo y Cuerpo

 

Otro D. Alberto Ramos Díaz

 

del mismo empleo y Cuerpo

 

Cfr.: A-TMTQ 5913-193-28.- Causa 168 de 1939.- Cubierta.

* * * * * * * * * * * * * *

CARLOS FERNANDEZ MESA sería condenado a la pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSIÓN MAYOR Y ACCESORIAS, por el consejo de Guerra presidido por el Coronel JOSÉ MARÍA DEL CAMPO TABERNILLA, celebrado en 5 de junio de 1940. En tal sentencia el Consejo proponía se tramitara, en aplicación de las normas de la orden de 25 de enero de 1940, la conmutación de la pena por la de CATORCE años de reclusión menor y accesorias de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena

El General RICARDO SERRADOR SANTÉS acordaría disentir del fallo, por estimar que el delito cometido por el soldado CARLOS FERNÁNDEZ MESA es el de traición previsto en el número 6º del artículo 222 del Código de Justicia Militar y no el de adhesión a la rebelión del número 2º del artículo 238 del Código, procediendo imponer al reo la PENA DE MUERTE con las accesorias en caso de indulto de interdicción civil e inhabilitación absoluta durante la condena y sin que haya lugar a formular propuesta de conmutación por no haber recaído sentencia firme y corresponder dicha facultad al CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR como Tribunal Sentenciador, y al que se elevarán las actuaciones para la resolución de este disentimiento, pasando las mismas a la Auditoría de Guerra para la tramitación correspondiente.

En 5 de septiembre de 1940, reunida en Madrid la Sala de Justicia de aquel Consejo Supremo, fallaría confirmando la sentencia dictada por el Consejo de Guerra ordinario de Cuerpo, reunido en la plaza de Santa Cruz de Tenerife el cinco de junio de mil novecientos cuarenta, condenando al procesado CARLOS FERNÁNDEZ MESA como responsable en concepto de autor de un delito consumado de adhesión a la rebelión militar a la pena de RECLUSIÓN PERPETUA (entonces treinta años de reclusión mayor), y accesorias de interdicción e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena.

El mismo tribunal decidiría la conmutación de la pena de cárcel, por la de DOCE AÑOS Y UN DÍA de prisión mayor.

La citada Sala de Justicia estuvo presidida por FRANCISCO RUIZ DEL PORTAL, con asistencia de CARLOS GUERRA ZAGALA, MANUEL GARCÍA DÍAZ, LUCIANO CONDE PUMPIDO, PEDRO TOPETE URRUTIA.

Así lo certifica el Auditor de Brigada JOAQUÍN OTERO GOYANES, secretario del CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR, en fecha 16 de septiembre de 1940.

 

DESERCIÓN DE JOSÉ COELLO DAMAS AL FRENTE DEL ENEMIGO


PLAZA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE.-             AÑO : I.939.

 

Nº 5900  –  193  – 15

 

C A U S A    N U M.  I70.

 

Delito: Desercion al frente del enemigo.

 

Procesado: JOSE COELLO DAMAS, Soldado del Regimiento de Infanteria Tenerife numero treinta y ocho, perteneciente al Batallon 281

 

Ocurrió el hecho, el dia:      de Octubre de 1.937.

 

Dieron princi o las actuaciones el dia 27 de Julio de 1,939.

 

En prision preventiva el dia

En libertad provisional el dia

 

JUEZ INSTRUCTOR.

SECRETARIO.

Don Jose Gutiérrez Exposito

Don. Juan Iglesias Alvarez, Sargento

Oficial 3º Hº del C.-J.-.M. – – –

de Infanteria Tenerife nº 38

 

Otro del mismo empleo y Cuerpo

 

D. Edelmiro Fernandez Lago.-

 

Cfr.: A-TMTQ 5900-193-15.- Causa 170 de 1939.- Cubierta.

* * * * * * * * * * * * * *

JOSÉ COELLO DAMAS sería condenado a la pena de TREINTA AÑOS DE RECLUSIÓN MAYOR Y ACCESORIAS, por el consejo de Guerra presidido por el Teniente Coronel JULIO RUIZ JALÓN, celebrado en 10 de mayo de 1940.

El General RICARDO SERRADOR SANTÉS acordaría disentir de tal sentencia, solicitando la aplicación de la PENA DE MUERTE, elevando recurso al CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR.

En 26 de agosto de 1940, reunida en Madrid la Sala de Justicia de aquel Consejo Supremo, resolvería confirmar la sentencia original del consejo de guerra celebrado en Tenerife, dictando sentencia por la cual JOSÉ COELLO DAMAS sería condenado a la pena de RECLUSIÓN PERPETUA (entonces treinta años de reclusión mayor), y accesorias de interdicción e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena. Si bien, el mismo tribunal decidiría la conmutación de la pena de cárcel, por la de SEIS AÑOS Y UN DÍA de prisión mayor.

La citada Sala de Justicia estuvo presidida por FRANCISCO RUIZ DEL PORTAL, con asistencia de CARLOS GUERRA ZAGALA, MANUEL GARCÍA DÍAZ, LUCIANO CONDE PUMPIDO, PEDRO TOPETE URRUTIA.

Así lo certifica el Auditor de Brigada JOAQUÍN OTERO GOYANES, secretario del CONSEJO SUPREMO DE JUSTICIA MILITAR.

DESERTOR PEDRO ACOSTA PÉREZ


 

CAPITANIA GENERAL DE CANARIAS      JUZGADO MILITAR ESPECIAL

 

5909-193-24

 

PLAZA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE                                          AÑO DE 1.939.

C A U S A     Nº. . 66

 

 

Delito: Deserción.

 

PROCESADO: PEDRO ACOSTA PEREZ, soldado del Regimiento de Infantería Tenerife nº 38, 2º Batallón expedicionario.

 

OCURRIO EL HECHO EL DIA: 13 DE Julio de  1.937.

 

DIERON PRINCIPIO LAS ACTUACIONES: El día 16 de Mayo de 1.939.

 

EN PRISION PREVENTIVA: El día 23 de Mayo de 1.939 .-

 

LIBERTAD PROVISIONAL: El día,

 

 

JUEZ INSTRUCTOR

SECRETARIO

DON JOSE .GUTIERREZ EXPOSITO

D. EDELMIRO FERNANDEZ LAGO,

OFICIAL  2º Hº. del C.J.M.

Sargento del Regtº Infª Tenerife nº 38

 

 

Cfr.: ATMTQ 5909-193-24 Causa nº 66 de 1939.- Cubierta.

* * * * * * * * * *

El Fiscal MIGUEL ZEROLO FUENTES, acusaría a PEDRO ACOSTA PEREZ del delito de TRAICIÓN, solicitando la aplicación de la pena capital.

El 27 de marzo de 1940, PEDRO ACOSTA PEREZ sería llevado a comparecer ante un Consejo de Guerra presidido por LORENZO MACHADO MÉNDEZ, teniente coronel habilitado de Infantería,

El desertor PEDRO ACOSTA PEREZ sería condenado a la pena de TREINTA AÑOS de reclusión mayor, y accesorias de interdicción civil e inhabilitación absoluta.

LUIS PIERNAVIEJA DEL POZO, como Auditor de Guerra, dictaminaría la sentencia, recomendado a la Autoridad Militar su aprobación en los términos sentenciados.

El General de División, RICARDO SERRADOR SANTÉS discrepa de la sentencia dictada por Consejo de Guerra, solicitando la aplicación de la PENA DE MUERTE.

Este disentimiento compele al envío de la Causa al Consejo Supremo de Justicia Militar.

Afortunadamente, el Consejo Supremo de Justicia Militar dictaría sentencia, datada el 28 de junio de 1940, confirmando la sentencia dictada por el Consejo de Guerra  en Santa Cruz de Tenerife,  condenando a PEDRO ACOSTA PEREZ, como responsable en concepto de autor de un delito consumado de adhesión a la rebelión militar, a la pena de RECLUSIÓN PERPETUA, equivalente a TREINTA años de reclusión mayor, y accesorias de interdicción civil e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, siéndole de abono para su cumplimiento la prisión preventiva sufrida, conmutándola por la de DIEZ años.

Esta sentencia del CSJM está firmada por:

 

1

FRANCISCO RUIZ DEL PORTAL MARTÍNEZ

Presidente

General de División

2

ENRIQUE CANO ORTEGA

Vocal

General de División

3

MANUEL GARCÍA DÍAZ

Vocal

Contralmirante

4

LUCIANO CONDE PUMPIDO

Vocal

General Auditor

5

PEDRO TOPETE URRUTIA

Vocal

Auditor General

 

Así consta en la certificación emitida por JOAQUIN OTERO GOYANES Auditor de Brigada y Secretario Relator del Consejo Supremo de Justicia Militar,

PEDRO ACOSTA PEREZ, era soltero, de veinticuatro años de edad, campesino, natural y vecino de Tazacorte (La Palma), hijo de Pedro y de María.

Había sido acusado de haberse pasado sin armas, al campo adversario, el 13 de julio de 1937, junto con otros dos más, cuando se encontraba con su unidad, – batallón 281 del Regimiento Infantería Tenerife 38 -, en el sector del Jarama.

Devuelta a Canarias, la causa con la sentencia y conmutación del CSJM, se expide nueva liquidación de condena, en la que se deduce de los diez años de la condena, el año y dos meses pasados en prisión preventiva, estableciendo que le restaba por cumplir desde el 27 de junio de 1940 hasta el 22 de abril de 1949. Fecha ésta en que dejaría extinguida la condena.

Sería trasladado desde el Fuerte-Prisión de Paso Alto a la Prisión Militar Costa Sur (Fyffes).

Cfr.: ATMTQ 5909-193-24 CAUSA 66 DE 1939 DESERTOR PEDRO ACOSTA PÉREZ

5901–193–16 CAUSA 175 DE 1939 DESERTOR JOSE ALONSO PADILLA


Plaza de Santa Cruz de Tenerife                                     Año de 1.939

Nº 5901 – 193 – 16

C  A  U  S  A  N U M. 175

 

Seguido contra el soldado del Regimiento de Infantería Tenerife nº 38, JOSE ALONSO PADILLA, perteneciente al Batallón 281, por el presunto delito de deserción ante el enemigo.

Ocurrió el hecho en los primeros días del mes de Septiembre de 1,937.

Dieron principio las actuaciones como diligencias previas el día 28 de Junio de 1,939.

Elevadas a causa el día 27 de Julio de 1,939.

 

Situación del encartado.- Prisión preventiva.

 

 

 

JUEZ INSTRUCTOR.

SECRETARIO.

Don. Jose .Gutiérrez Exposito

Don. Juan Iglesias Alvarez, Sargento

Oficial 3º Hº. del C.-J.-M.-

Del Regimiento Infantería Tfe, nº 38.

Otro del mismo empleo y cuerpo

Don. Edelmiro Fernandez Lago

 

=====x=====

Cfr.: ATMTQ 5901–193–16 Causa nº 175 de 1939.- Cubierta.

* * * * * * * *

El Fiscal MIGUEL ZEROLO FUENTES, acusaría a JOSÉ ALONSO PADILLA del delito de adhesión a la rebelión, solicitando la aplicación de la pena capital.

En Consejo de Guerra presidido por el Teniente Coronel Habilitado LORENZO MACHADO MÉNDEZ celebrado el once de marzo de 1940, el desertor JOSÉ ALONSO PADILLA sería condenado a la pena de TREINTA AÑOS de reclusión mayor, y accesorias de interdicción civil e inhabilitación absoluta.

El General de División, RICARDO SERRADOR SANTÉS disiente de la sentencia dictada por Consejo de Guerra, solicitando la aplicación de la pena de muerte.

Este disentimiento compele al envío de la Causa al Consejo Supremo de Justicia Militar.

Afortunadamente, el Consejo Supremo de Justicia Militar dictaría sentencia, datada el 3 de julio 1940, confirmando la sentencia dictada por el Consejo de Guerra Ordinario de Cuerpo, celebrado en el Cuartel de San Carlos en Santa Cruz de Tenerife, el once de marzo de 1940, condenando JOSÉ ALONSO PADILLA, como responsable en concepto de autor de un delito consumado de adhesión a la rebelión militar, a la pena de RECLUSIÓN PERPETUA, equivalente a treinta años de reclusión mayor, y accesorias de interdicción civil e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, siéndole de abono para su cumplimiento la prisión preventiva sufrida y haciéndose reserva expresa sobre los bienes del encartado de las acciones oportunas a favor del Estado y particulares a quienes hubiere perjudicado el delito para exigir la responsabilidad civil. Siendo devuelta la Causa a la Comandancia General de las Islas Canarias, para la ejecución de la sentencia.

Esta sentencia del CSJM está firmada por:

 

1

FRANCISCO RUIZ DEL PORTAL MARTÍNEZ

Presidente

General de División

2

ENRIQUE CANO ORTEGA

Vocal

General de División

3

MANUEL GARCÍA DÍAZ

Vocal

Contralmirante

4

LUCIANO CONDE PUMPIDO

Vocal

General Auditor

5

PEDRO TOPETE URRUTIA

Vocal

Auditor General

 

Así consta en la certificación emitida por JOAQUIN OTERO GOYANES Auditor de Brigada y Secretario Relator del Consejo Supremo de Justicia Militar,

De este modo, JOSÉ ALONSO PADILLA, de veinticinco años de edad, soltero, natural y vecino de La Laguna, provincia de (Tenerife), hijo de Félix y de Candelaria, movilizado como soldado forzoso, acusado de haberse pasado sin armas al frente enemigo, el 23 de septiembre de 1937, cuando se encontraba con su unidad, – batallón 281 del Regimiento Infantería Tenerife 38 -, en el sector de Mediana, frente de Zaragoza, fue condenado a RECLUSIÓN PERPETUA.

Era de profesión metalúrgico, domiciliado en la calle Marqués de Celada 28, con instrucción, siendo calificado en el sumario como de mala conducta.

Su estatura era un metro 650 mm.

Sus señas: Pelo negro, cejas al pelo, ojos pardos, nariz regular, barba redonda, boca regular, color moreno, frente estrecha, aire marcial, producción buena, sin señas particulares.

Estando emprisionado en Fyffes, el dos de enero de 1941, elevó instancia reintegrada con su pertinente póliza de 1.50 pesetas, suplicando la conmutación de la pena por la de ocho años.

 

 

LITERATURA COMUNISTA


El 12 de mayo de 1937, el Agente Auxiliar de la división social de la Policía de Las Palmas, CARLOS NÚÑEZ REDONDO, hizo acto de presencia en el primer piso del número 72 de la calle de Luján Pérez, Barrio de la Isleta, para llevar a cabo un registro en el domicilio de CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ, telegrafista con categoría de Jefe de Negociado de segunda clase, de 43 años, casado, natural de Escalona, Toledo, hijo de José y María, casado con JOSEFINA DE CASTRO ARMESTO, de 40 años, hija de Julio y Genoveva, natural de Astorga, León.

CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ se negó de modo rotundo a que se llevara a cabo el registro de su domicilio, no obstante hacerle ver el Agente CARLOS NÚÑEZ REDONDO que iba autorizado debidamente por la Autoridad Militar, única competente para poder ordenarlo en Estado de Guerra, a lo que CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ, de nuevo se opuso diciéndoles que no le dejaba hacerlo y que “no sabía a lo que se exponía pues ignoraba la clase de persona con quien estaba tratando”.

En vista de toda esta oposición y dado el caso de que el Agente CARLOS NÚÑEZ REDONDO iba solo, requirió el auxilio de un Guardia Municipal, procediendo a la detención de los dos esposos.

En el atestado redactado al efecto, se dice que el Agente Auxiliar CARLOS NÚÑEZ REDONDO sospechaba con razón que lo que se pretendía por parte de CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ era que se le detuviera a él para mientras tanto hacer desaparecer los documentos importantes que luego le serían ocupados por el Agente JOSÉ GONZÁLEZ DE LA TORRE y el propio Agente Auxiliar CARLOS NÚÑEZ REDONDO.

Efectuado el registro, se procedió a la incautación de numerosos folletos con proyectos de Decretos, de orientación comunista y extremista unos y otros con estudios sobre distintas cuestiones sociales, obra del detenido CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ, dos Boletines de la “Internacional Sindical roja”, dos “Lecturas comentadas sobre el Manifiesto comunista en nuestra política actual”, ”Ideario Social” y una copia del “Manifiesto comunista y nuestra política actual”, en unión de numerosas obras de idéntica orientación.

En la prolija lista confeccionada, anexa al atestado, que se extiende por los folios 35 vuelto y 36 de la Causa 194 de 1937, a modo de inventario de lo incautado, figura un sobre numerado como siete, consistente en una recopilación tendenciosa de efemérides del Movimiento Nacional desde la muerte accidental del GENERAL BALMES y de cuantas noticias dieron las radios rojas adversas al movimiento, debiéndose notar la falsedad que encierra la acusación contenida en el relato de la muerte del citado General AMADO BALMES ALONSO.

Bajo el epígrafe de LITERATURA COMUNISTA, figuran estos títulos:

Historia del bolchevismo – 2 tomos.

Tchapaief – El guerrillero rojo

Postguerra

Lenin

Como esta Rusia

El Partido Bolchevique en acción

Sucesos

La guerra estalla mañana

El cinema soviético

Por que hicimos la Revolución

Diez años de socorro rojo Internacional

Mis peripecias en España

Camaradas

El terrorista

Servicio militar

Uno contra todos

El callejón sin salida

Mercado de mujeres

Tempestad sobre Europa

Coche cama

Gentes sin patria

Amor en todos los pisos

Por que me condenaron a muerte

El renegado

La revolución española

El amor es libre

Los coolies del Kaiser

Judios sin dinero

Teatro soviético

La Rusia de ahora

Recuerdos de Lenin

La revolución social

La insurrección Austria

Estrategia y técnica de la revolución

Encadenamiento

Manifiesto Comunista

El frente popular en Francia

En el atestado asimismo se hace constar que los documentos estaban sobre la mesa de trabajo y en actitud por su distribución de estarse trabajando en ellos en la actualidad, y en cuanto a los libros, estaban en la misma habitación en una librería y solo la historia hecha a diario desde su comienzo del Movimiento y de la muerte del General Balmes se ocupo en otra habitación en la que duerme un hijo del matrimonio llamado BENITO LOPEZ DE CASTRO de 19 de años, que trabaja en la carga blanca.

Al ser interrogado sobre la procedencia de la documentación que en su domicilio le fue ocupada, CALIXTO RUIZ SANCHEZ manifiesta:

Que fue detenido el dia ocho del mes de Agosto pasado [de 1936] habiendo permanecido durante seis meses en el Campo de Concentración y se le siguió causa sin llegar a ser procesado siendo archivada por falta de pruebas. Que salió el dia veintiuno del mes de Febrero del año actual [1937] del antes dicho Campo de Concentración. Haciendo desde esa fecha una vida retraída sin amistades con nadie y dedicándose en su casa a estudios de su profesión y de organización social, efectúan do los trabajos que se le han ocupado y delos que reconoce ser de su propiedad, solo para distraerse y sin animo de darle nunca a la publicidad, pero que reconoce que eran y son de caracter soviético, ideas por las que reconoce sentía marcada simpatía, aunque no así por personas que en España representan estas ideas por creer son un nivel cultural bajo y faltas de inteligencia para implantar un régimen nuevo ya que estas manifiestan un sometimiento tan bajo y servil a Rusia sin pensar en ningún momento en adaptar al país y a la idiosincrasia de sus habitantes que ideas que hacen imposible para el que declara su implantación en España. En cuanto a los libros que después se detallan, tambien reconoce estaban en su domicilio, pero hace constar que eran de la propiedad de ARTURO CAMINO, telegrafista que se los había dado a guardar el dia dieciocho del mes de Julio pasado por creer que debido al movimiento que se iniciaba podían comprometerle, cosa a la que el dicente se prestó habiendo llevado los libros a su casa la esposa de CAMINO en fecha posterior a su ingreso en el Campo de Concentración.

En ampliación posterior de su primera declaración CALIXTO RUIZ SANCHEZ hace constar que no pertenece al partido comunista, pues la unica vez que dice haber estado afiliado a un partido marxista, lo fue en mil novecientos treinta al partido Troskista en Barcelona habiendose dado de baja en el año mil novecientos terinta y uno, sin volver a pertenecer a ningún partido y si unicamente ha pertenecido al sindicato de Telegrafos del que se dio de baja por creer estaba mal organizado.

Acto seguido se inicia la instrucción de la Causa 194 de 1937, contra CALIXTO RUIZ SANCHEZ y BENITO LÓPEZ DE CASTRO, acusados del delito de desobediencia grave

El 15 de noviembre de 1937 tuvo lugar el Consejo de Guerra Ordinario de la Plaza de Las Palmas, para ver y fallar la causa instruida contra los procesados CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ y BENITO LÓPEZ DE CASTRO por el presunto delito de rebelión, en procedimiento sumarísimo.

El Tribunal se hallaba constituido por el coronel de Infantería LUIS MATEOS ALVAREZ RIVERA como Presidente, como Vocales los Capitanes JOSÉ MONTENEGRO OJEDA, MANUEL GARCÍA MARTOS, ANTONIO TORRES TORRES, FRANCISCO GUEDES ALEMÁN y RAMÓN LIZANA CORSINI. Vocal Ponente fue el Teniente Auditor de Segunda ANGEL DOLLA MANERA. El Ministerio Fiscal estuvo representado por ILDEFONSO SALAZAR Y DEL HOYO, Alférez honorífico del Cuerpo Jurídico, actuando como defensor LUIS MESA SUÁREZ, Alférez de Complemento de Artillería.

El Fiscal pidió para los procesados la pena de reclusión perpetua como autores del delito de adhesión a la rebelión, mientras que el defensor solicitó la pena de seis meses de reclusión como autores de un delito de desobediencia.

El Consejo de Guerra sentencia condenando a CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ a la pena de DOCE AÑOS de prisión mayor, y a BENITO LÓPEZ DE CASTRO a la de SEIS AÑOS Y UN DÍA de la misma pena.

El Auditor MARIANO GARCÍA CAMBRA, disiente de la sentencia dictada e interpone recurso ante el Alto Tribunal de Justicia Militar, solicitando PENA DE MUERTE para CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ y DIEZ años para BENITO LÓPEZ DE CASTRO.

Enviado el testimonio pertinente a Valladolid, este Tribunal, se reuniría en sesión el 16 de febrero de 1938.

Presidió dicha sesión el Teniente General EMILIO BARRERA LUYANDO, asistiendo como Vocales FRANCISCO RUIZ DEL PORTAL MARTINEZ, JOSÉ MARÍA GÁMEZ FOSSI, FRANCISCO FERMOSO BLANCO y LUCIANO CONDE PUMPIDO.

El Alto Tribunal resuelve el recurso revocando la sentencia dictada en la parte que se refiere a CALIXTO RUIZ SÁNCHEZ condenándole a la pena de TREINTA años, y confirmando la pena impuesta por el Consejo de Guerra, de DIEZ años a BENITO LÓPEZ DE CASTRO.

Así consta en la certificación emitida por LUIS DE CUENCA Y FERNANDEZ DEL TORO, Auditor de Brigada habilitado para División, Secretario-Relator del Alto Tribunal de Justicia Militar.

Certificación que ocupa los folios 83 y 84 de la Causa 194 de 1937, la cual se encuentra agrupada con la Causa 213, a la que está unida a partir del folio 32, estando el conjunto documental de ambas causas, identificado con la signatura o clave 9662-308-1.