TESTIMONIO DE LA SENTENCIA PARA EL AYUNTAMIENTO


 Cumplimentando oficio recibido del Auditor de Guerra, ordenando se extraiga testimonio de la sentencia dictada, para su remisión al Gestor Instructor del Excmo. Ayuntamiento de esta Capital, se produce este texto mecanografiado sobre los folios de justicia M 8.964.210 y M 8.964.211.

 DON EUGENIO HURTADO IZQUIERDO, SARGENTO DE COMPLEMENTO DEL REGIMIENTO DE INFANTERIA TENERIFE NUMERO 38 DE GUARNICION DE ESTA PLAZA, SECRETARIO DE LA CAUSA NUMERO 431 DE 1936, INSTRUIDA CONTRA RICARDO GARCÍA MORA POR EL DELITO DEL ARTICULO 10 DEL BANDO DE 18 DE JULIO ULTIMO, DE CUYO PROCEDIMIENTO ES JUEZ INSTRUCTOR EL CAPITAN DE INFANTERIA DON JUSTO BLAZQUEZ IZQUIERDO,

DOY FE: Que en el citado procedimiento obran las actuaciones del tenor literal siguiente:

“SENTENCIA.- (Fol. 48 y vtº).- En la Plaza de Santa Cruz de Tenerife a treinta de enero de mil novecientos treinta y siete.-

Vista ante el Consejo de Guerra Ordinario de Plaza reunido en el Cuartel de Infantería de esta Capital, la causa número 431 de 1.936, instruida por el procedimiento sumarísimo contra el paisano Ricardo García Mora, por el presunto delito del artículo 10 del Bando declaratorio del Estado de Guerra. Oída la lectura de las actuaciones, prueba practicada ante el Consejo, informes del Sr. Fiscal y Defensor y manifestaciones del procesado, y RESULTANDO probado y así se declara que el día que regresaron a esta Capital las fuerzas del Ejército procedentes de la Isla de la Gomera , el procesado paisano Ricardo García Mora que se hallaba en la explanada del muelle manifestó, refiriéndose a los soldados: «ya vienen los borregos”.– CONSIDERANDO que los hechos declarados probados son legalmente constitutivos de un delito de injurias al Ejército definido y castigado en el artículo 258 del Código de Justicia Militar, sin que concurran ni sean de apreciación circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, ni existan civiles que exigir.- CONSIDERANDO que de dicho delito es responsable en concepto de autor por participación directa y material el procesado, paisano, Ricardo García Mora.- VISTOS con los preceptos invocados los demás de pertinente y general aplicación de los Códigos de Justicia Militar y Penal Común.- FALLAMOS que debemos condenar y condenamos al procesado Ricardo García Mora, como autor responsable del delito del que se deja hecho méritos, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de seis meses y un día de prisión menor , con las accesorias de suspensión de todo cargo y del derecho de sufragio durante el tiempo de la condena, siendole de abono para el cumplimiento de la misma la totalidad del tiempo de prisión preventiva sufrida por razón de esta causa.- Aureliano Martínez [Uribarry].- Elicio Lecuona Diaz.- José Trujillo.- José Pérez [Silva].- Alvaro Fernandez [Fernández].- Francisco Arriaga [Adán].- Pedro Doblado  [Saiz].- Rubricados.”-

«DICTAMEN DEL AUDITOR.- (Fol. 50).- Excmo. ‘Señor:- El Consejo de Guerra Ordinario de Plaza, reunido en esta para ver y fallar causa seguida contra el paisano Ricardo García Mora, ha pronunciado sentencia, después de cumplido los trámites legales, estimando que los hechos perseguidos son constitutivos de un delito de injurias al Ejército, previsto y penado en el artículo 258 del Código de Justicia Militar, del cual resulta responsable en concepto de autor, sin que concurran circunstancias modificativas, condenandole en su virtud a la pena y accesorias que en el fallo se expresan.- No existiendo error manifiesto en la apreciación de la prueba que pueda motivar disentimiento y aplicada la pena dentro de la extensión legal.-El Auditor propone a V.E. se sirva prestarle su superior aprobación para que sea firme y ejecutoria.- V.E. no obstante resolverá.- Santa Cruz de Tenerife, a 4 de Febrero de 1.937.- El Auditor: José Samsó [Henríquez,].- Rubricado y sellado.»

«DECRETO APROBACION.- (Fol 50 vtº).- Santa Cruz de Tenerife 9 de Febrero de 1.937.- De conformidad con el fallo dictado por el Consejo de Guerra y anterior dictamen, condeno al procesado paisano Ricardo García Mora, como autor responsable de un delito de injurias al Ejército a la pena de seis meses y un día de prisión, con las accesorias de suspensión de todo cargo y del derecho de sufragio durante la condena, para el cumplimiento de la cual le será de abono la totalidad del tiempo de prisión preventiva que haya sufrido por razón de esta causa; y vuelva la misma al Señor Auditor de Guerra de esta Comandancia General a los fines pertinentes.- Angel Dolla Lahoz.- Rubricado y sellado

Lo relacionado anteriormente es conforme y concuerda fielmente con los originales de su razón a que me refiero y para remitir al Señor Gestor Instructor del Excmo. Ayuntamiento de esta Capital, libro el presente de orden y visado por el Sr. Juez Instructor, que firmo en Santa Cruz de Tenerife a doce de Marzo de mil novecientos y siete.

* * * * * * * * * * * * * *

Así consta este documento en el legajo 25/18 que se conserva en el Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife. Dicho legajo contiene el expediente que se le instruye al Vigilante de Consumos D. Ricardo García Mora, por haber sido separado del servicio para fijar su situación definitiva.

Habrá que entrar en dicho legajo para conocer los detalles y resultado de dicho expediente.

DOS LIQUIDACIONES DE CONDENA DE RICARDO GARCIA MORA


En la causa sumarísima número 431 de 1936 seguida a RICARDO GARCÍA MORA, hay dos folios consecutivos, numerados como 54 y 55, conteniendo dos diferentes liquidaciones de condena.

M.8,910,494

54

COMANDANCIA GENERAL DE CANARIAS         JUZGADO PERMANENTE

LIQUIDACION DE CONDENA 

Liquidación del tiempo de prisión preventiva que durante la tramitación de la causa número 431 de 1936, ha sufrido el paisano RICARDO GARCIA MORA, para deducir el que ha de servirle de abono en la extinción de la pena impuesta.

E X P R E S I O N Años Meses Días
Ingresó en prisión preventiva el día 24 de Septiembre de 1936, folio 2      
Firme la sentencia el dia 9 de Febrero de 1937, folio 50 v      
Ha sido condenado por el Consejo de Guerra ordinario de Plaza a la pena de seis meses y un dia de prisión menor, por el delito de injurias al Ejército 6 1
Tiempo de prisión preventiva que se le abona 4 15
Le resta por cumplir de la pena impuesta 1 16

 

Desde el dia nueve de Febrero de mil novecientos treinta y siete, fecha que fue firme la sentencia, hasta el dia veintiséis de Marzo del mismo año, en que la dejará extinguida.

 

Santa Cruz de Tenerife 19 de Febrero de 1937.

Justo Blánquez Izquierdo

[Firma rubricada]

A la izquierda de la firma rubricada del Capitán Juez Justo Blánquez Izquierdo, figura el sello entintando del JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE LA COMANDANCIA MILITAR DE CANARIAS.

Cfr.: Folio 54 de de Causa 431/1936 [3948-159-36].
 

M.8,910,691

55

 

COMANDANCIA GENERAL DE CANARIAS         JUZGADO PERMANENTE

LIQUIDACION DE CONDENA

Liquidación del tiempo de prisión preventiva que durante la tramitación de la causa número 431 de 1.936, ha sufrido el paisano RICARDO GARCIA MORA, para deducir el que ha de servirle de abono en la extinción de la pena impuesta.

E X P R E S I O N Años Meses Días
Ingresó en prisión preventiva el día 24 de Septiembre de 1936, folio 2      
Firme la sentencia el dia 9 de Febrero de 1937, folio 50 vtº:      
Ha sido condenado por el Consejo de Guerra Ordinario de Plaza a la pena de SEIS MESES Y UN DIA de prisión menor, por injurias al Ejército: 6 1
Tiempo de prisión preventiva que se le abona 4 18
Le resta por cumplir de la pena impuesta: 1 13

 

Desde el dia nueve de Febrero de mil novecientos treinta y siete, fecha en que fué firme la sentencia, hasta el dia veintitrés de Marzo del mismo año en que la dejará extinguida.

 Santa Cruz de Tenerife 27 de Febrero de 1937.

Justo Blánquez Izquierdo

[Firma rubricada]

A la izquierda de la firma rubricada del Capitán Juez Justo Blánquez Izquierdo, figura el sello entintando del JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE LA COMANDANCIA MILITAR DE CANARIAS.

 Cfr.: Folio 55 de Causa 431/1936 [3948-159-36].

De acuerdo con esta segunda liquidación, en este momento RICARDO GARCÍA MORA, llevaba detenido, pues, cuatro meses y dieciocho días, que le fueron abonados.

Asimisimo, debería dejar extinguida su condena el 23 de marzo de 1937.

Sin embargo, la liberación de RICARDO GARCÍA MORA,no tuvo lugar en dicha fecha.

Continuó detenido gubernativamente hasta el día nueve de septiembre de 1938, en que fue puesto en libertad por la Delegación de Orden Público.

Esto es, RICARDO GARCÍA MORA, condenado a seis meses y un día de prisión menor, pasó casi DOS AÑOS en prisión. Su condena resultó multiplicada casi por cuatro. Lo cual ocasionaría como efecto colateral la pérdida de su empleo en el Ayuntamiento, en virtud del expediente de depuración a que fue sometido.

EL CESE DEL GENERAL ÁNGEL DOLLA LAHOZ


En el Boletín Oficial del Estado número 96, impreso en Burgos el 24 de enero de 1937, habían sido publicados estos dos decretos consecutivos:

Decreto número 184

Dispongo cese en el cargo de Comandante general de las Islas Canarias el Excmo. Sr. D. Ángel Dolla Lahoz, General de Brigada en situación de reserva.

Dado en Salamanca a veinte de enero de mil novecientos treinta y siete.

FRANCISCO FRANCO

 

Decreto número 185

Nombro Comandante general de las Islas Canarias el Excmo. Sr. D. Carlos Guerra Zagala, General de Brigada en situación de reserva.

Dado en Salamanca a veinte de enero de mil novecientos treinta y siete.

FRANCISCO FRANCO

Transcurrirían casi tres semanas, para que la noticia del cese del general Ángel Dolla Lahoz, fuera publicada en el Diario Católico de Información Gaceta de Tenerife, en cuya página 1 de su número 8850 del viernes 12 de febrero de 1937, aparece así:

 El general Dolla Lahoz

 Ha cesado en el mundo de esta Comandancia General, el Excmo. Señor don Ángel Dolla Lahoz, prestigioso general de Brigada de nuestro glorioso Ejército nacional. Al cesar, el señor Dolla Lahoz ha dirigido saludos de despedida al Ejército y pueblo de Canarias, en frases emocionantes, sentidísimas, pero con entereza de ánimo, como corresponde a su espíritu militar y con la conciencia en plena serenidad, tranquila por haber cumplido siempre con su deber.

Por la Capitanía han desfilado a despedir al general Dolla, al querido y muy estimado general Dolla, todas las autoridades y un nutridísimo número de personas y representaciones que le han expuesto los sentimientos de consideración a que se ha hecho merecedor durante su permanencia en Canarias.

El paso del general Dolla por Canarias deja recuerdos gratos imborrables y nuestros pueblos testigos son de su labor constante y de su esfuerzo por encauzar la vida regional en todas las manifestaciones y actividades de la colectividad.

Destacose sobre todo el general Dolla por su probado catolicismo, de lo que dio muchos ejemplos y algunos pueblos, por voluntad y entusiasmo unánime, han dado el nombre de “General Católico Dolla Lahoz”, a sus calles, como en la ciudad de Icod, donde tanto se le distingue.

Todo el pueblo canario es asimismo testigo de que el general Dolla ha desarrollado un esfuerzo, quizás superior a sus fuerzas y sin quizás (ya que su salud se encuentra bastante resentida), por encauzar la vida de la Religión, y no solamente esfuerzo, sino entusiasmo, celo y patriotismo ejemplar insuperable.

GACETA DE TENERIFE desea sinceramente, cordialmente al general Dolla un feliz viaje de retorno a la Madre Patria, en compañía de su distinguida familia, y hace votos porque sus actividades militares y deseos patrios se vean satisfechos.

GACETA DE TENERIFE reitera al general Dolla su patriótica adhesión.

* * * * * * 

 A la vista queda, que  los plumíferos locales actuaban como babosos y lameculos, en  aquellos aciagos años.

 

DICTAMEN Y CONDENA DE RICARDO GARCÍA MORA


 

M.8,919,182

50

DICTAMEN DEL AUDITOR.

Excmo. Señor.

El Consejo de Guerra Ordinario de Plaza, reunido en esta para ver y fallar causa seguida contra el paisano RICARDO GARCÍA MORA, ha pronunciado sentencia, despues de cumplido los trámites legales, estimando que los hechos perseguidos son constitutivos de un delito de injurias al Ejército, previsto y penado en el artículo 258 del Código de Justicia Militar, del cual resulta responsable en concepto de autor, sin que concurran circunstancias modificativas, condenandole en su virtud a la pena y accesorias que en el fallo se expresan.

No existiendo error manifiesto en la apreciación de la prueba que pueda motivar disentimiento y aplicada la pena dentro de la extensión legal.

El Auditor propone a V.E. se sirva prestarle su superior aprobación para que sea firme y ejecutoria.

V.E. no obstante resolverá.

Santa Cruz de Tenerife, a 4 de Febrero de 1.937.

EL AUDITOR.

José Samsó

[Firma rubricada]

SAN

—-ta Cruz de Tenerife 9 de Febrero de 1,937.

De conformidad con el fallo dictado por el Consejo de Guerra y anterior dictamen, condeno al procesado, paisano RICARDO GARCÍA MORA, como autor responsable de un delito de injurias al Ejército a la pena de seis meses y un día de prisión, con las accesorias de suspensión de todo cargo y del derecho de sufragio durante la condena, para el cumplimiento de la cual le será de abono la totalidad del tiempo de prisión preventiva que haya sufrido por razón de esta causa; y vuelva la misma al Señor Auditor de Guerra de esta Comandancia General a los fines pertinentes.-

Angel Dolla Lahoz

A la izquierda de la rubricada firma del General de Brigada ÁNGEL DOLLA LAHOZ, estampado en tinta figura el sello ovalado de la Comandancia General de las Islas Canarias, que lleva en su interior el escudo republicano. Y debajo de este sello, manuscrita, hay esta anotación: Rº 1.727

A todas estas, el General Dolla ya había sido cesado en su cargo, estando a menos de tres días de ser relevado en el mando.

Cfr.: Folio 50 de Causa 431/1936 [3948-159-36].

SENTENCIA CONTRA RICARDO GARCÍA MORA


 

M.8,905,190

48

S E N T E N C I A .

 

En la Plaza de Santa Cruz de Tenerife a treinta de enero de mil novecientos treinta y siete. Vista ante el Consejo de Guerra Ordinario de Plaza reunido en el Cuartel de Infantería de esta Capital, la causa nº 431 de 1936, instruida por el procedimiento sumarísimo contra el paisano Ricardo García Mora, por el presunto delito del artículo décimo del Bando declaratorio del estado de guerra. Oída la lectura de las actuaciones, prueba practicada ante el Consejo, informes del Sr. Fiscal y Defensor y manifestaciones del procesado; y

RESULTANDO probado y así se declara que el día que regresaron a esta Capital las fuerzas del Ejército procedentes de la Isla de la Gomera el procesado paisano Ricardo García Mora que se hallaba en la explanada del muelle manifestó, refiriéndose a los soldados: «ya vienen los borregos”.

CONSIDERANDO que los hechos declarados probados son legalmente constitutivos de un delito de injurias al Ejército definido y castigado en el artículo 258 del Código Penal de JM, sin que concurran ni sean de apreciación circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, ni existan civiles que exigir.

CONSIDERANDO que de dicho delito es responsable en concepto de autor por participación directa y material el procesado, paisano, Ricardo García Mora.

VISTOS con los preceptos invocados los demás de pertinente y general aplicación de los Códigos de Justicia Militar y Penal Común.

FALLAMOS; que debemos condenar y condenamos al procesado Ricardo García Mora, como autor responsable del delito del que se deja hecho méritos, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de seis meses y un día de prisión menor , con las accesorias de suspensión de todo cargo y del derecho de sufragio durante el tiempo de la condena, siendole de abono para el cumplimiento de la misma la totalidad del tiempo de prisión preventiva sufrida por razón de esta causa.

[Siguen las firmas rubricadas de Aureliano Martínez Uribarry, Elicio Lecuona Diaz, José Trujillo Torres, José Pérez Silva, Álvaro Fernández Fernández, Francisco Arriaga Adán y Pedro Doblado Sáiz.]

Cfr.: Folio 48 de Causa 431/1936 [3948-159-36].

ACTA DE CONSEJO DE GUERRA 30/9/1937


 M.8,905,181

47

 

D E C R E T O .-

Santa Cruz de Tenerife a cuatro de Diciembre de mil novecientos treinta y seis.

 ACTA DEL CONSEJO DE GUERRA

En Santa Cruz de Tenerife a treinta de enero de mil novecientos treinta y siete; siendo la hora señalada se reúne en la sala de actos del Regimiento de Infanteria numero 38, el Consejo de Guerra ordinario de Plaza, para ver y fallar este procedimiento sumarísimo instruido contra el paisano RICARDO GARCÍA MORA, por supuesto delito de excitación dicese de injurias al Ejercito; constituyéndose el Consejo en la siguiente forma: Presidente el Teniente Coronel de Infanteria Don Aureliano Martinez Uribarry; Vocales Capitanes de Infanteria Don Elicio Lecuona Díaz, Don Jose Trujillo Torres, Don José Pérez Silva, Don Francisco Arriaga Adan y don Alvaro Fernandez Fernandez; Suplentes, Capitan de Infanteria Don Luis Guiance Eucarazpe y Capitan de Artilleria Don Rafael Villegas Romero; Vocal-Ponente el Teniente Auditor de Segunda y Oficial Primero del Cuerpo Juridico Don Pedro Doblado Saiz; Fiscal el Teniente Auditor de Tercera Don Pablo Hurtado Izquierdo; Defensor el Capitan de Infanteria Don Juan Rumeu García, actuando de Instructor, el Capitan de Infanteria Don Justo Blanquez Izquierdo.

Abierta la sesión por el Sr. Presidente, comienza el acto, al que asiste el procesado, dándose lectura por el Juez Instructor a las actuaciones del sumario.

Acto seguido se procede a la practica de la prueba, siendo interrogado por el Sr. Fiscal el procesado, quien a sus preguntas contesta: que desde 1932 está empleado en el Ayuntamiento como Vigilante de Consumos y que el dia de autos no vió al denunciante Miguel Lopez Salinas.

La Defensa renuncia a examinar al procesado.

Seguidamente comparece ante el Consejo el testigo de la Defensa Enrique Sanfiel, quien a preguntas de aquella dice:

Que ejerce el cargo de Cabo de consumos; que el Ayuntamiento tiene ordenado que al lado de los Vigilantes haya un Cabo de consumos para vigilar el cumplimiento de las obligaciones señaladas y comprobar el cometido de aquellos; y que como todos los funcionarios de Consumos tienen la convicción que el procesado no tiene capacidad para ejercer su cargo por ser algo anormal, siempre está un funcionario a su lado; que el procesado es persona de orden y tranquila.

Preguntado este testigo por el Fiscal manifiesta: que cree está el procesado algo mal de la cabeza.

No habiendo otra prueba que practicar, con venia del Sr Presidente comienzan los informes, y haciendo el Fiscal uso de la palabra, después de analizar la prueba del sumario y la practicada ante el Consejo, reproduce su escrito de calificación profesional, y atendiendo a los buenos antecedentes del procesado, solicita en nombre de la Ley para el mismo, la pena de seis meses y un dia de prisión menor, como autor de un delito de Injurias al Ejercito previsto en el articulo 258 del Codigo de Justicia Militar con las accesorias correspondientes.

Acto seguido hace uso de la palabra el Defensor, quien analizando la prueba practicada hace constar al Tribunal que existiendo solo un testigo de cargo, no debe estimarse esta prueba suficiente para basar en ella condena alguna, según principios generales del derecho, y haciendo otros razonamientos termina solicitando la libre absolución de su defendido.

Rectifica el Fiscal sobre la tesis alegada por la Defensa, solicitando se imponga al procesado la pena solicitada.

Seguidamente vuelve a hacer uso de la palabra con la venia de la Presidencia, el Sr. Defensor, quien hace rectificación de las manifestaciones del Sr. Fiscal, solicitando la absolución del procesado.

Preguntado este procesado por el Sr. Presidente si tiene algo que alegar ante el Consejo dijo: que desea hacer constar que la denuncia producida por el Miguel Lopez Salinas, lo es para asi satisfacer ciertas diferencias que entre ambos existen con motivos de la compra a aquel de unos pantalones para pagarlos a plazo.

Con lo cual, se dio por terminado, suspendiéndose la sesión y quedando reunido el Tribunal en sesión secreta para deliberar y dictar sentencia, de lo cual yo el Instructor doy fe.

J Blánquez

V ISTO BUENO/

EL TENIENTE CORONEL PRESIDENTE,

                        Martinez

 [Ambas firmas rubricadas]

 Cfr.: Folio 47 de Causa 431/1936 [3948-159-36].

PRESUNTO CULPABLE RICARDO GARCÍA MORA


 

25

M.8,905,038

D E C R E T O .-

Santa Cruz de Tenerife a cuatro de Diciembre de mil novecientos treinta y seis.

RESULTANDO.- Que instruida la presente causa Nº 431 de 1.936, con carácter de procediminero sumarísimo contra el paisano RICARDO GARCÍA MORA, por el delito comprendido en el artículo 10 del Bando de 18 de Julio último de esta Comandancia Militar, el Juez Instructor la ha elevado en consulta.

RESULTANDO.- Que se han practicado cuantas diligencias de naturaleza testifical son conducentes al esclarecimiento de los hechos, habiendo observado las formalidades prevenidas.

CONSIDERANDO.- Que concluso el sumario con arreglo a lo prevenido el el artículo 656 del Código de Justicia Militar, procede elevar esta causa a plenario, acordando la situación procesal del presunto culpable conforme a lo preceptuado en la regla primera del artículo 653 del referido Código.

ACUERDO.- La elevación a plenario/de esta causa contra el paisano RICARDO GARCÍA MORA, quien continuará en situación preventiva.

La presente causa será vista en su dia ante Consejo de Guerra Ordinario de Plaza.

Por el Instructor se practicará la comparecencia del artículo 548 del Código Castrense, asi como tambien la prueba a que hubiere lugar con la mayor urgencia o admitiendo la misma para su selebración ante el Consejo de Guerra, continuando los trámites que señala el Titulo XIX del Libro III del código Castrense.

Pasen previamente las actuaciones al Sr. Fiscal Juridico Militar de Canariaspara que en el plazo reglamentario evacue escrito de calificación, remitiéndolas seguidamente a su Instructor.

EL AUDITOR

P.A.

Rafael Díaz Llanos

 

[Firma rubricada]

 

Cfr.: Folio 25 de Causa 431/1936 [3948-159-36].

ELEVANDO SUMARÍSIMO CONTRA RICARDO GARCÍA MORA


 M.8.852.5426

24

A U T O / /

Santa Cruz de Tenerife, veintiocho de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.

RESULTANDO; que instruido el presente procedimiento sumarísimo contra el  paisano RICARDO GARCÍA MORA, de orden del Iltmo Sr Auditor de Guerra de Canarias, en averiguación de los hechos denunciados contra el mismo, se han practicado en dicho sumario las diligencias pertinentes, procesado el encartado, notificada la resolución y recibida la indagatoria correspondiente si que se estime preciso la practica de otras diligencias sumariales.

CONSIDERANDO: que conforme dispone el articulo 532 del Codigo de Justicia Militar, es procedente elevar este procedimiento en consulta a la Autoridad Judicial, sin perjuicio de que en su dia sea unida a la causa la certificación de nacimiento del procesado, interesada de este Juzgado Municipal.

S.S. POR ANTE MI EL SECRETARIO ACORDO: Elevese este procedimiento sumarísimo para la resolución pertinente al Iltmo Sr Auditor de Guerra de Canarias, con atenta comunicación.

Lo proveyó y firma S.S de que doy fe.

[Siguen las firmas rubricadas de Justo Blánquez Izquierdo y Eugenio Hurtado Izquierdo, Capitán y Soldado de Infantería, Juez Instructor y Secretario, respectivamente.]

Cfr.: Folio 24 de Causa 431/1936 [3948-159-36].

INDAGATORIA DEL PROCESADO RICARDO GARCÍA MORA


 M.8.899.112

23

Indagatoria del procesado Ricardo García Mora

En Santa Cruz de Tenerife a veintiocho de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.

Ante el Señor Juez de mi el Secretario, compareció el procesado expresado al margen, a quien S.Sª. exhortó a decir verdad e hizo las advertencias, y preguntado convenientemente, dijo, llamarse como queda dicho  (a)        de 31 —– años de edad, de estado casado, con Antonia Alvarez Perez natural de esta capital  Provincia de Tenerife vecino de ésta Capital Provincia de Tfe con domicilio en Ruiz Zorrilla 5, profesión empleado de Consumos hijo de Pedro y de Antonia, que —-sabe leer y escribir y no ha sido procesado anteriormente.

que    cumplió.

Y que sobre el motivo porque se le procesa por habérsele notificado

 Preguntado diga si tiene algo más que decir, dijo: que el denunciante Lopez Salinas haya producido su denuncia por cuentista o venganza con el indagado ya que hace tiempo compró el declarante al Lopez unos pantalones de los que vendía como perrero cuya prenda no pagó.

En este estado, S Sª dio por suspendida la presente indagatoria sin perjuicio de ampliarla si lo estima pertinente, leida al declarante por haber renunciado al derecho que le asiste para hacerlo por si, se afirma y ratifica en su contenido y firma despues de S.S —–

y presente Secretario de que certifico.

 [A renglón seguido vienen las firmas rubricadas de Justo Blázquez Izquierdo, Ricardo García Mora y Eugenio Hurtado Izquierdo, Capitán Juez Instructor, Procesado, y Soldado de Infantería Secretario, consecutivamente].

Cfr.: Folio 23 de Causa 431/1936 [3948-159-36].

FISCAL PABLO HURTADO EN LA CAUSA 431 DE 1936


 16

M.8.913.424

Númº 2977

Señor Auditor.

EL FISCAL, en la causa numero 431 de 1.936, formula con caracter provisional las siguientes conclusiones:

PRIMERO.-

Del examen  del procedimiento, resultan los siguientes

H E C H O S

El procesado paisano Ricardo Garcia Mora, con ocasión de que desde la explanada del muelle presenciaba el desembarco de las fuerzas militares que procedían de la Gomera, manifestó a Miguel Lopez Salinas y refiriéndose a dichas fuerzas “ya vienen los borregos”.

Los relacionados hechos son constitutivos de un delito de ofensas a fuerza armada previsto y penado en el articulo 258 del Código de Justicia Militar.

Se deduce su prueba de las diligencias obrantes a los folios 2 y 4.

SEGUNDO.-

Del expresado delito es responsable en concepto de autor por participación directa, material y voluntaria el procesado, Ricardo Garcia Mora.

TERCERO.-

No concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal-

CUARTO.-

Interesa esta Representación comparezcan al acto de la celebración del Consejo de Guerra los testigos presentes en la Plaza que hayan depuesto en el procedimiento, así como que sean citados dos médicos militares para que en dicho dictaminen sobre la edad del procesado.

QUINTO.-

Es de imponer una pena de prisión correccional con las accesorias legales correspondientes.

SEXTO.-

Le será de abono el total del tiempo de prisión preventiva sufrida por razón de esta causa.

SEPTIMO.-

No hay responsabilidades civiles que exigir.

OCTAVO.-

Todo con arreglo a los preceptos legales citados y demás de general aplicación.

Santa Cruz de Tenerife a 5 de Diciembre de 1.936.

EL FISCAL

PP

Pablo Hurtado

[Firmado y rubricado]

A la izquierda de la firma hay un sello en tinta con la leyenda FISCALIA JURIDICO MILITAR CANARIAS, rodeando el emblema del Cuerpo Jurídico Militar.

Cfr.: Folio 16 de Causa 431/1936 [3948-159-36].