SEGUNDA SENTENCIA CONTRA BALTASAR GÓMEZ NAVARRO


224

M.8,894,690

 

S E N T E N C I A

Señores

Excmo. Señor don Salvador Acha Caamaño

Don Agustín Piñol Piera

“  Vicente Pelegero Lores

“  Isidro Cáceres y Ponce de León

“   Aureliano Martinez Uribarry

“   José Pérez Andreu

“   Manuel Martin de la Escalera

 

En la Plaza de Santa Cruz de Tenerife a primero de Febrero de mil novecientos treinta y siete.

Vista ante este Consejo de Guerra de Oficiales Generales, integrado por los Señores anotados al margen en Audiencia Publica y Juicio Sumarísimo la presente causa número setenta y seis del año mil novecientos treinta y seis seguida por el delito de negligencia contra Don Baltasar Gómez Navarro, de 45 años de edad, natural de Madrid, casado, vecino de Santa Cruz de Tenerife, hijo de Blas y de Rosa, Comandante de Infantería, con instrucción de buena conducta y sin antecedentes penales, en prisión provisional en cuya causa ha sido única parte acusadora el Ministerio Fiscal, siendo defendido el procesado por el Capitán de Infantería, Don Juan Rumeu.

RESULTANDO:

Que con motivo del Movimiento Nacionalista, que proyectara en esta Capital el Excmo. Señor General, Don Francisco Franco Bahamonde, varios días antes del 18 de Julio pasado, encomendo al procesado, Comandante de Infantería, Don Baltasar Gomez Navarro la misión de marchar a la Isla de la Palma, donde debía permanecer hasta tener noticias comprobadas de haberse declarado el Estado de Guerra en el Archipiélago o Provincia de Tenerife en cuyo momento se encargaría de la Comandancia Militar de dicha Plaza y procediera a la publicacion del Bando declarando el Estado de Guerra, ejerciera mando de todas las fuerzas de Orden Público, pero continuando en el mando de las Tropas del Regimiento de Infantería destacadas, el Capitán que hasta entonces desempeñaba la Comandancia. En cumplimiento de tal misión el referido Comandante Sr. Gómez
Navarro marchoa la Isla de La Palma y ya en ella, el día 18 de Julio pasado sobre las dos de la tarde como circulase públicamente la noticia de que se había declarado el Estado de Guerra en las Provincias de Tenerife y Las Palmas, lo que llego a conocimiento del Señor Navarro se dirigio al Cuartel de Infantería en donde se contaba con unos treinta hombres incluidos clases y soldados, tomando medidas, dando órdenes y disposiciones, a fin de que a las 22 horas saliesen las fuerzas a publicar el Estado de Guerra, lo que después no tuvo realidad por si la fuerza de la Guardia Civil no cumplio con las ordenes que se le diesen encerrandose en el Cuartel con la fuerza en vista de que se supo que el pueblo estaba armado, quedando por cumplir su deber militar hasta el día 25 siguiente que con motivo de la llegada a la población del cañonero “Canalejas” conduciendo una Compañía de Infantería la que desembarcada, llegó a los sitios que estimo oportunos sin encontrar resistencia alguna, saliendo del Cuartel la fuerza al mando del Sr. Navarro y publicándose el Bando y tomando cuantas medidas militares estimo oportunas, pero sin que durante los dias 18 al 25
citados procediese con la energía necesaria para reprimir la rebelio que en el pueblo existia, hechos que declaramos probados.

RESULTANDO
que el Ministerio Fiscal, en su acusacion relato los hechos como un delito de negligencia previsto y penado en Artículo 274 del Codigo de Justicia Militar considerando responsable del mismo criminalmente, como autor al procesado Sr. Gomez Navarro, no apreciando la concurrencia de circunstancia modificativa alguna solicitando se le impusiese una pena de 16 años de reclusión temporal militar con las accesorias legales y abono del todo el tiempo de prisión provisional sufrido sin exigirle responsabili

225
M.8,894,691

dad civil de ninguna clase.

RESULTANDO
Que la Defensa del procesado en igual tramite nego que su defendido hubiera realizado los hechos que se le atribuian solicitando se dictara sentencia absolutoria.

CONSIDERANDO:
Que los hechos que se declaran probados son legalmente constitutivos de un delito de negligencia definido y castigado en el articulo 277 nº 2º del Codigo de Justicia Militar, ya que aun en el caso de contar con insignificante fuerza militar no resulta que tomase medida alguna a fin de cumplir la publicación del Bando Militar declarando el Estado de guerra, concretándose a constituirse dentro del Caurtel situación en que continuo hasta la llegada del cañonero “Canalejas”, en que con tal motivo llevo a efecto su publicación.

CONSIDERANDO
que del delito expresado es criminalmente responsable en concepto de autor, por su participación directa, material y voluntaria el procesado Don Baltasar Gomez Navarro.

CONSIDERANDO:

Que en la realización del mismo no han concurrido ni son de apreciar circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

CONSIDERANDO:
Que en el presente caso no han sido exigidas ni cabe imponer al procesado responsabilidades civiles, que la Justicia Militar es un servicio del Estado que se administra gratuitamente; que los Tribunales impondran la pena señalada en la extensión que estime justa y que la prisión correccional por menos de tres años lleva consigo como accesoria la de suspensión de empleo para los Oficiales con los efectos determinados en el Artículo 193 del Codigo de Justicia Militar.

Vistos ademas de los artículos 17, 172, 174, 176, 177,180, 203, 206 y 340 del citado Codigo, así como los demás preceptos de general aplicacion.

FALLAMOS:
Que debemos condenar y condenamos al procesado Baltasar Gómez Navarro, como autor criminalmente responsable de un delito de negligencia militar sin la concurrencia de de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de seis meses y un dia de prision militar correccional, con la accesoria de suspension de empleo durante el tiempo de la condena, con los efectos prevenidos en el Artículo 193: Para el cumplimiento de la misma le abonamos todo el tiempo de prisión provisional sufrida sin exigirles responsabilidad civil, poniéndose esta Sentencia en conocimiento del Iltmo. Señor Auditor.

Asi por esta nuestra Sentencia definitivamente juzgamos, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

[Siguen las firmas, todas rubricadas, de SALVADOR ACHA CAAMAÑO, AGUSTIN PIÑOL RIERA, VICENTE PELEGERO LORES, ISIDRO CÁCERES PONCE DE LEÓN, AURELIANO MARTÍNEZ URIBARRY, MANUEL MARTÍN DE LA ESCALERA, y JOSÉ PÉREZ ANDREU].

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folios 224 y 225.

Compárese el texto transcrito de esta definitiva sentencia, con el de los folios 208 y 209, donde el Comandante BALTASAR GÓMEZ NAVARRO fue condenado a a la pena de DOS años de prisión militar correccional, con la accesoria de suspensión de empleo durante el tiempo de la condena con los efectos prevenidos en el Artículo 193.

El contenido de estos folios 208 y 209, ha sido publicado en

 https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/06/06/sentencia-contra-baltasar-gomez-navarro/

SEGUNDO CONSEJO DE GUERRA EN CAUSA 76 DE 1936


M.8,894,662

222

 

A C T A

 

En Santa Cruz de Tenerife a primero de Febrero de mil novecientos treinta y siete.

Se extiende la presente en cumplimiento de lo prevenido en el artículo 585 del Código de Justicia Militar para hacer constar:

Que en esta fecha y siendo las nueve horas, se reunió en la Sala de Actos del Cuartel de San Carlos, del Regimiento de Infanteria Tenerife número treinta y ocho, el Consejo de Guerra de Oficiales Generales para ver y fallar la causa seguida contra el Comandante de dicho Cuerpo DON BALTASAR GOMEZ NAVARRO, por el delito de negligencia; dicho tribunal se hallaba constituido por el Exmo. Señor General de Brigada Don Salvador Acha Caamaño, movilizado, como Presidente; Vocales Coronel de la Guardia Civil Don Agustín Piñol Riera, Coronel de Infantería Don Vicente Pelegero Lores Teniente Coronel de la Guardia Civil Don Isidoro Cáceres y Ponce de Leon, Teniente Coronel de Infantería Don Aureliano Martinez Uribarri, movilizado, Teniente Coronel de Infanteria Don José Pérez Andreu, movilizado, no habiendo formado parte del Tribunal el Coronel de Artilleria Señor Don José Gómez Romeu, por haber embarcado en la noche de ayer destinado a la  peninsula, sustituyéndole el vocal suplente Comandante de Ingenieros Don Manuel Martin de la Escalera. El Magistrado de la Audiencia de est a Capital Don Ricardo Alcaide Díaz, como Asesor; representado el Ministerio fiscal por el Teniente Auditor de segunda Don Ángel Dolla Manera y el Capitán de Infanteria Don Juan Rumeu Garcia como Defensor, y Comandante de Infanteria Don Luis Miranda Nuñez como Vocal suplente, no hallandose presente el procesado por haber renunciado a ello; pero a disposición del Consejo.

Leido el apuntamiento por el Señor Juez instructor en que se dio cuenta de la causa en Audiencia pública pororden de la Presidencia.

Renunciando las partes interesadas al examen de los testigos por haberlo hecho ya en el primer Consejo. Concedida la palabra al Señor fiscal, este hace un pequeño relato en el que sigue manteniendo la acusación anterior, en la que solicita se le imponga al procesado la pena de dieciséis años de reclusión militar temporal con las accesorias legales, sin exigir responsabilidades civiles. Acto seguido con la venia de presidencia, la defensa hace un en extenso relato de toda la actuación de su defendido durante la permanencia de aquél en Santa Cruz de La
Palma, y termina pidiendo al Tribunal la absolución completa de su patrocinado.
Seguidamente el procesado es llamado por la presidencia preguntándole si tenia algo que exponer ante el Consejo, manifestando aquél que nada.

Quedando inmediatamente el Consejo de guerra reunido en sesión Secreta para deliberar y dictar sentencia de todo lo cual doy fé.

J M del Campo

              Vº     Bº

El General Presidente

    Salvador Acha

[Ambas firmas rubricadas.]

Cfr.: Causa 76 de 1936 (3909-158-31).- Folio 222.

DESTERRADO EL PÁRROCO DE SAN MIGUEL DE ABONA EN 1942


80

S E N T E N C I A

En la Plaza de Santa Cruz de Tenerife a dieciocho de septiembre de mil novecientos cuarenta y dos. Reunido el Consejo de Guerra Ordinario de Plaza, en la sala de Actos del Cuartel de San Carlos del Regimiento de Infanteria nº 38 para ver y fallar la presente causa num. 246 del año 1941, seguida por presunto delito de injurias al Ejercito contra el cura párroco de San Miguel de Abona, JOSE FLORES GHOBBER.

Oido el relato de las actuaciones, practicada la prueba ante el Consejo y oídas también la acusación Fiscal, la Defensa y manifestaciones del procesado.

RESULTANDO: Hechos probados y asi se declaran que el procesado, mayor de dieciocho años, de buena conducta, e inmejorables antecedentes, JOSE FLORES GOBBER, párroco de San Miguel de Abona, en la tarde del dia veintiséis de octubre de mil novecientos cuarenta y uno, al anunciar ante numerosa concurrencia en la Iglesia de la expresada Villa, la celebración de un funeral en sufragio del alma de un soldado trabajador del Batallon disciplinario destacado en Vilaflor y fallecido a consecuencia de unos disparos hechos por fuerzas del Ejercito al tratar de darse la fuga, aludiendo a la muerte empleó la palabra “asesinado”.

RESULTANDO: Que el Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito de injurias al Ejercito, solicitando se impusiera al procesado una pena de tres años de prisión correccional con sus accesorias; y que por la defensa sosteniéndose no estar probado el hecho, y que en su caso no seria constitutivo del citado delito, se interesó la libre absolución de su patrocinado.

CONSIDERANDO: Que el hecho declarado probado es legalmente constitutivo del delito previsto en el articulo 272 del Código Penal Común, que sanciona a los Ministros de una Religión que en el ejercicio de sus funciones provocaren a la ejecución de cualquiera de los delitos comprendidos en los tres capitulos anteriores por cuanto es evidente que la calificación dada a la víctima de los disparos hechos por las fuerzas del Ejercito en el cumplimiento de su deber proferidas en las circunstancias en que la empleó el procesado ante numeroso auditorio pudo provocar, aunque no surtió efecto, cualquiera de las figuras de desorden público o sediciosas previstas en los aludidos capítulos.

CONSIDERANDO: Que del expresado delito, es responsable en concepto de autor por participación directa y material el procesado.

CONSIDERANDO: Que no son de apreciar circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

CONSIDERANDO: Que no existen responsabilidades civiles que exigir.

VISTOS con el precepto citado el articulo 91 del mismo Codigo y demas preceptos de general aplicación.

FALLAMOS que debemos condenar y condenamos al procesado JOSE FLORES GHOBBER como autor responsable de un delito previsto en el articulo 272 del Código Penal Común, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad, a la pena de DOS AÑOS CUATRO MESES Y UN DIA DE DESTIERRO A CINCUENTA KILOMETROS DE LA VILLA DE SAN MIGUEL DE ABONA DE ESTA ISLA y sin que haya lugar a hacer declaración de responsabilidades civiles.

Manuel Martin de la Escalera

Carlos Lecuona Prats                                                Manuel Padilla Díaz

Pedro Pérez de las Casas                                 Alvaro Alvarez Hernandez

Rafael Lojendio Clavijo

Pedro Doblado Saiz

[Las siete firmas rubricadas]

 

Cfr.:Folio 80 de la Causa número 246 de 1941 [7250-231-7].