ÁNGEL DOLLA LAHOZ VISITA EL NORTE DE TENERIFE EN DICIEMBRE DE 1936


Gaceta de Tenerife en su número 8801, del martes 15 de diciembre de 1936, da una amplia crónica de la visita realizada el domingo 13, por el general ÁNGEL DOLLA LAHOZ a varios pueblos del Norte de Tenerife.

En la parte de esta crónica que describe la estancia en Icod, leemos:

A la entrada de la ciudad esperaba al general Dolla, el alcalde, don José Arencibia y Montesdeoca; Juez de Instrucción; Jefe de Acción Ciudadana, don Agustín Acosta y demás autoridades civiles y militares de dicha ciudad.

Al bajarse de su automóvil oficial el general Dolla fué objeto de un grandioso recibimiento, escuchándose numerosos vivas.

Desde la puerta principal del Ayuntamiento presenció el desfile de las fuerzas armadas y de los niños de las escuelas nacionales. Para todos tuvo el general palabras de gratitud, Seguidamente se trasladó al local de  los Comedores Infantiles, con el fin de inaugurarlos sirviéndose comida a un centenar de personas, El acto fué brillantísimo.

DESCUBRIMIENTO DE UNA LAPIDA

 

El general Dolla y acompañantes se trasladaron a una tribuna levantada en la Avenida del general Franco, con el fin de presenciar el descubrimiento de una lápida que lleva la siguiente inscripción Calle del general Católico Dolla Lahoz”.

En dicho acto pronunció un discurso el alcalde de la ciudad, don José Arencibia, diciendo: Motivos de honda satisfacción, de emoción íntima me obligan a expresar por este medio, el honor y el orgullo de esta altruista y hospitalaria ciudad de Icod, al poder testimoniar en este acto la suerte que le ha sido deparada a esta región canaria, a estas Islas Afortunadas que cantara Virgilio en su Eneida, al ser designado por el caudillo español para que encauzara, dentro de un ambiente de sabor cristiano y religioso la vida moral y material de este archipiélago, al general católico, al general demócrata, al general recto y justiciero, henchido de fervoroso patriotismo don Angel Dolla Lahoz.

Uno de estos motivos de complacencia entrañable es ver cumplido un deber de gratitud, de justicia y patriotismo, al perpetuar la memoria de nuestro generoso y católico general en esta lápida que simboliza su destacada figura religiosa, españolísima, militar y cristiana.

Como motivo es también de satisfacción grande para este pueblo de hidalgos testimoniar de este modo a vuestra personalidad, católico general, su admiración, su agradecimiento, por cuanto voz habéis sido para él en el corto tiempo que lleváis al frente de la Comandancia general de Canarias y cuanto habéis sido asimismo para los demás pueblos insulares ya que el desarrollo de nuestra vida económica, moral y religiosa está ligada con los intereses de los mismos.

Luego – siguió diciendo – hemos observado que vuestro verbo cálido y fácil de palabra, lleno de fervor religioso aquel y de elocuencia y patriotismo esta, arrancan admiración, entusiasmo patrio en todos aquellos españoles que tiene la suerte de oíros, Excmo., señor general.

Terminó el señor Arencibia expresando al general Dolla la gratitud del pueblo de Icod, y pidiendo a la Providencia que siga iluminándoles en este duelo social-patriótico que ha aceptado sin más testigo que Dios, sin más padrinos que el Cielo, como decía el poeta, ajustándose al programa que os ha confiado, general, el generalísimo Franco.

El señor Arencibia fué largamente aplaudido.

 

De este modo la calle FRANCESES perdió su antiguo nombre quedando sustituido por el de CALLE DEL GENERAL CATÓLICO DOLLA LAHOZ.

La AVENIDA DEL GENERAL FRANCO era la vía que iba desde los pabellones escolares de la Rambla Pérez del Cristo hasta el barranco Preceptor. Y había sido dedicada al GENERAL FRANCO el 21 de noviembre de 1936.

Los mencionados pabellones escolares fueron rebautizados con el nombre del anterior dictador MIGUEL PRIMO DE RIVERA.

 

FRANCISCO LEIVA MORAL


FRANCISCO LEIVA MORAL FOTO

FRANCISCO LEIVA MORAL

FRANCISCO LEIVA MORAL nace el 29 de marzo de 1895 en Arroyo de la

Miel, Benalmádena, provincia de Málaga.

Llega a Canarias como marinero cumpliendo el servicio militar obligatorio, en el cañonero LAYA, buque de la Marina Española, uno de los cuatro de la clase Recalde, enviado a patrullar por las Islas Canarias.

Corrían los años 1917-1918.

FRANCISCO LEIVA MORAL conoce a la que posteriormente sería su esposa, AURORA MARRERO MARTÍN, en Santa Cruz de Tenerife.

AURORA MARRERO MARTÍN, natural de Arico Viejo, residía en Santa Cruz donde trabajaba de costurera de ropa de hombre. Se domiciliaba cerca del muelle, donde el LAYA atracaba con frecuencia.

Es muy probable que FRANCISCO LEIVA MORAL y AURORA MARRERO MARTÍN se conocieran en casa de Cheo, un zapatero que vivía en la calle San Sebastián.

Cerca del mentado zapatero residía AURORA MARRERO MARTÍN, y era una zona relativamente cercana del muelle; por tanto, frecuentada por los marineros.

La madre de AURORA MARRERO y su hermano menor, MARTÍN MARRERO MARTÍN, seguían residiendo en Arico Viejo por aquellos tiempos.

Tras comenzar el noviazgo con AURORA MARRERO MARTÍN, Francisco Leiva Moral decide quedarse definitivamente en Tenerife, al acabar el servicio militar, conformando una familia tras contraer matrimonio.

FRANCISCO LEIVA MORAL contrae matrimonio con AURORA MARRERO MARTÍN en torno a 1919-1920.

Fijan su residencia en Arico Viejo, con domicilio en la carretera hacia El Porís de Abona.

Nacen sus primeras hijas, ANA MARÍA y AURORA LEIVA MARRERO

.

Un hermano menor de Francisco, JOSÉ LEIVA MORAL, recalaría en Tenerife siguiendo la estela de su hermano, pues “la vida en el cortijo en Arroyo de la Miel no le gustaba”, según su sobrina Aurora Leiva Marrero.

En este pueblo malagueño quedaron varios hermanos de Frasquito, sobrenombre como era conocido Francisco Leiva Moral por su familia malagueña; entre ellos Diego, Antonio y Juan Leiva Moral.

Su hermano JOSÉ LEIVA MORAL también contrae matrimonio, unos años después en Arico, con una joven del pago de La Degollada de Arico. Posteriormente ejerció como taxista en Santa Cruz, donde se estableció con su familia.

FRANCISCO LEIVA MORAL marchó a Cuba en torno a 1924, a trabajar en la caña de azúcar. También marcharía su cuñado MARTÍN MARRERO MARTÍN. No estuvieron mucho tiempo en la perla del Caribe, volviendo ambos a Tenerife a los pocos años.

Tanto él como su cuñado Martín se instruyeron en las ideologías de izquierdas en su estancia en Cuba.

Posteriormente nace su tercer hijo, un varón que bautizan con el nombre de Antonio.

FRANCISCO LEIVA MORAL, GUARDIA MUNICIPAL DE ARICO.

En 1923 con la instauración de la dictadura de MIGUEL PRIMO DE RIVERA se instauran en España los denominados somatenes.

Resumiendo mucho, podemos decir que los somatenes era organizaciones de individuos autorizados a poseer armas, en sus casas, y así armados, velaban por el orden en los pueblos.

Eran gente de orden, al servicio del poder constituido.

Las Milicias Armadas de Acción Ciudadana, desarrolladas por los golpistas del 18 de julio de 1936, emulaban a los somatenes, pero con mucho más poder represor y licencia para matar.

En Arico, además de los somatenes, comenzaron a prestar servicio dos guardias municipales rurales desde mediados de 1924, cobrando un sueldo de unas 1.620 pesetas anuales. Estos dos guardias inicialmente fueron Juan García Gómez y Eulogio González.

FRANCISCO LEIVA MORAL, habiendo ya vuelto de la isla de Cuba, comenzó a ejercer como guardia municipal rural en Arico a partir de febrero de 1927. Probablemente sustituyendo a Eulogio González, pues desde 1927 hasta 1936 Arico solamente disponía de dos guardias municipales: Francisco Leiva Moral y Juan García Gómez.

Los guardias municipales rurales de Arico, portaban una pistola MAUSER, como arma reglamentaria.

Entre los años 1923 y 1931 los dos guardias municipales, con la ayuda del somatén local, se encargaron del orden en el municipio de Arico.

El somatén de Arico en aquellos años primoriveristas estuvo conformado, entre otros, por los Cabos del distrito de Arico ANTONIO REYES GONZÁLEZ y JOSÉ ALBERTOS, el Sub-cabo del distrito HIPÓLITO GARCÍA GÓMEZ y los somatenistas afiliados ALBERTO DELGADO GONZÁLEZ, ALONSO MARTÍN MARTÍN, JUAN GONZÁLEZ HERNÁNDEZ, JOSÉ MORALES DÍAZ, BENJAMÍN CRISÓSTOMO MORALES y DOMINGO CAMPOS DE LA ROSA.

En 1931 con la llegada de la Segunda República se suprimió el somatén en toda España, quedando FRANCISCO LEIVA MORAL y JUAN GARCÍA GÓMEZ, como guardias rurales del extenso término municipal de Arico.

Posteriormente se establecería un puesto de la Guardia Civil en Arico Nuevo.

FRANCISCO LEIVA MORAL, dado que se movía por todo el término municipal de Arico, por su condición de guardia municipal, se encargaba de la recaudación de las cuotas de los accionistas de las galerías de agua de la localidad.

 

SEGUNDA REPÚBLICA (1931-1936)

 

Tras la proclamación de la SEGUNDA REPÚBLICA ESPAÑOLA, en abril de 1931 comienzan a constituirse muchos de los comités locales de diversos partidos políticos de izquierda, en los diferentes municipios de Tenerife.

En 1931 se constituyó la primera AGRUPACIÓN SOCIALISTA OBRERA DE ARICO, que contaría con un concejal en el ayuntamiento en la persona de JOSÉ RODRÍGUEZ OLIVA, conocido como PEPE OLIVA.

Dicha agrupación se disolvió en poco tiempo.

No sería hasta enero del año 1936 cuando se vuelve a constituir el comité local de la Agrupación Socialista en Arico.

Con mucha probabilidad en la nueva conformación de la Agrupación Socialista de Arico tuvo algo que ver el abogado EMILIANO DÍAZ CASTRO, dirigente socialista y natural de la cercana población de FASNIA.

EMILIANO DÍAZ CASTRO tenía buena amistad con FRANCISCO LEIVA MORAL y también con JOSÉ RODRÍGUEZ OLIVA, telegrafista de Arico Nuevo.

FRANCISCO LEIVA MORAL es nombrado Tesorero de dicho Comité Local de la Agrupación Socialista, cuyo domicilio social se establece en la calle de la Cruz, en Arico el Viejo.

Su presidente es el maestro MANUEL SOLANA SAINZ DE LA LASTRA; como vice-presidente se designa a DOMINGO RAMOS GONZÁLEZ; como secretario a JOSÉ RODRÍGUEZ OLIVA y como vice-secretario a FRANCISCO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ.

GOLPE DE ESTADO DE 18 DE JULIO DE 1936

FRANCISCO LEIVA MORAL fue detenido precozmente tras rebelión militar del 18 de julio de 1936. Precisamente el 20 de julio, dos días después del levantamiento, FRANCISCO LEIVA es hecho preso.

Lo mismo ocurriría con el otro policía local, JUAN GARCÍA GÓMEZ, y con el también funcionario municipal SIXTO MACHADO MARTÍNEZ, secretario municipal de Arico y oriundo de Granada.

Ese día FRANCISCO LEIVA venía desde Granadilla y se dirigía a Arico Nuevo, a encontrarse con los guardias civiles del puesto de la Guardia Civil en Arico Nuevo. Fue detenido por los propios guardias civiles, tras recibir éstos órdenes superiores. Había sido detenido por buenos amigos y compañeros en su labor en pro de la seguridad del municipio.

La relación de amistad era hasta el punto de que los hijos de FRANCISCO LEIVA MORAL compartían juegos infantiles con los hijos de los guardias civiles del puesto de Arico Nuevo.

En aquellos años en Arico Nuevo contaba con puesto de la guardia civil, oficina de telégrafos y médico.

Tras el golpe militar y la consolidación del nuevo gobierno militar, el potentado MARTÍN RODRÍGUEZ Y DÍAZ-LLANOS cedió en Arico Nuevo un salón de su propiedad, frente a la oficina de telégrafos, donde se ubicó un destacamento o puesto militar.

 

MARTIN RGUEZ DIAZ LLANOS - copia

MARTÍN RODRÍGUEZ Y DÍAZ – LLANOS

1879 – 1942

 

La detención por el nuevo gobierno militar establecido de ambos policías municipales, así como del asimismo funcionario municipal SIXTO MACHADO MARTÍNEZ, estaba claramente relacionada con la militancia política en partidos de izquierdas de los mismos. FRANCISCO LEIVA MORAL como fundador y tesorero de la Agrupación Socialista, mientras que el guardia rural JUAN GARCÍA GÓMEZ y el secretario municipal SIXTO MACHADO MARTÍNEZ, por sus militancias en la agrupación local de Izquierda Republicana.

Rápidamente ambos policías locales fueron cesados oficialmente de sus puestos, por Orden del Comandante Militar de Canarias, según Acta del 2 de septiembre de 1936.

Francisco Leiva Moral tras su detección es trasladado a Santa Cruz de Tenerife, donde es encarcelado inicialmente en los barcos prisión.

En la denominada prisión flotante Francisco Leiva estuvo en torno a cincuenta días, hasta que se habilitaron como prisión unos almacenes de la empresa frutera Fyffes, a principios del mes de septiembre de 1936.

Gran parte de los detenidos son trasladados a los denominados salones de Fyffes.

Junto con FRANCISCO LEIVA MORAL también fueron detenidos otros  vecinos de Arico Viejo en aquellos primeros días del golpe militar, con los que compartió cautiverio-. Inicialmente en los barcos prisión y luego en los Salones de Fyffes, oficialmente conocida como PRISIÓN MILITAR COSTA SUR.

Fueron los casos de los concejales socialistas del ayuntamiento de Arico FRANCISCO (JULIO) RODRÍGUEZ GONZÁLEZ y JUAN MARTÍN RODRÍGUEZ (JUAN SEVERIANO), y el también socialista DOMINGO RAMOS GONZÁLEZ, vice-presidente de la Agrupación Socialista de Arico.

Meses más tarde tuvo lugar un negro episodio de las denominadas brigadas del amanecer en el término municipal de Arico.

Una noche de noviembre de 1936 son sacados de sus casas y  DESAPARECIDOS tres vecinos residentes en Arico. Estos tres infortunados fueron el presidente de la Agrupación Socialista de Arico MANUEL SOLANA SAINZ DE LA LASTRA y su esposa PILAR GARCÍA, que residían en el lugar de El Cercado en Arico Viejo, y el médico municipal JOSÉ RIVERA FERNÁNDEZ, que vivía y ejercía en Arico Nuevo.

Hay algo en común entre el maestro MANUEL SOLANA y el médico JOSÉ RIVERA; y es el hecho de no ser hijos del pueblo de Arico, pues era navarro el primero y gallego el segundo. Por ello, carecían ambos de red de familiar en el municipio de Arico, y por ende sería más fácil ser el objetivo de las execrables brigadas del amanecer.

LA VIDA EN LOS SALONES DE FYFFES (1936-1938)

FRANCISCO LEIVA MORAL permaneció dos años detenido como preso gubernativo en los SALONES DE FYFFES.

Es el periodo que va desde la primera semana de septiembre de 1936 hasta agosto de 1938, fecha en la que formó parte de un contingente de presos canjeados con el gobierno republicano.

FRANCISCO LEIVA MORAL no había siso sometido a proceso judicial militar alguno en ese periodo de tiempo, ni se le instruyó ningún procedimiento, ni siquiera se le tomó declaración.

Únicamente el conspicuo capitán de Artillería MANUEL OTERO RUBIDO, DELEGADO DE ORDEN PÚBLICO en la Comandancia Militar, desde el 24 de agosto de 1936, le hizo pasar por uno de sus innumerables interrogatorios, preguntándole a FRANCISCO LEIVA MORAL, si estaba afiliado a algún partido político.

El único motivo para su cautiverio fue éste: estar afiliado a un partido político del Frente Popular.

Desde Arico se desplazaban su esposa y sus hijas a visitarlo, mientras estaba encarcelado, llevándole ropa y alimentos.

Su cuñado, MARTÍN MARRERO MARTÍN, que residía en Santa Cruz, también lo visitaba y se encargaba de recogerle la ropa sucia y llevarle comida.

Esta asistencia a los presos era permitida por los encarceladores.

Y los familiares y amigos de los encarcelados, que podían prestarles ayuda, se acogían a tal tolerancia- A pesar de las dificultades. Entre las cuales no era la menor, la distancia que tenían que recorrer. Como era el caso de los vecinos de Arico, localidad alejada de Santa Cruz por una tortuosa carretera.

Posteriormente, MARTÍN MARRERO MARTÍN, entre octubre de 1936 y enero de 1937, fue también hecho preso. Siendo encarcelado en aquellos SALONES DE FYFFES, convertidos en PRISIÓN COSTA SUR, junto a su cuñado FRANCISCO LEIVA MORAL.

Ambos encarcelados, sin proceso ni sentencia, en absoluta indefensión. Arbitrariamente. Por sus ideas políticas.

Como tantas otras víctimas de la vesania de los vencedores de la Rebelión contra el legítimo Gobierno Republicano de España.

Gobierno electo en urnas democráticas.

Como ya ha sido publicado, es sabido que MARTÍN MARRERO MARTÍN, era miembro del Radio Comunista de Santa Cruz de Tenerife, formando parte de la Célula número 1, con el nº 18 de militante.

Aquella célula nº 1 del Radio comunista de Santa Cruz estaba conformada por FRANCISCO RODRÍGUEZ GUANCHE, ANTONIO MESA HERNÁNDEZ, PEDRO HERNÁNDEZ, ANDRÉS DELGADO y por el propio MARTÍN MARRERO MARTÍN.

Según testimonio oral recabado de sus familiares, MARTÍN MARRERO MARTÍN había sido detenido, como consecuencia de una denuncia efectuada por un vecino de Arico, padre de una joven que Martín Marrero pretendía. Parece que el padre de la joven, no veía bien la posible relación de su hija con MARTÍN MARRERO, al que acusó de pertenecer al Partido Comunista, y de estar suministrando armas o material a un grupo de izquierdistas que estaban huidos en el monte.

MARTIN MARRERO MARTÍN no permaneció mucho tiempo en Fyffes, pues en sería DESAPARECIDO en la SACA DEL 27 DE ENERO DE 1937, junto con otros doce compañeros de cautiverio, entre los que se encontraban sus camaradas del Partido Comunista en Santa Cruz, PEDRO HERNÁNDEZ YANES, JOSÉ YANES SUÁREZ y PEDRO DOMÍNGUEZ CABRERA.

FUSILAMIENTO DE SOLDADOS DE ARICO (25 julio de 1937)

El día 25 de julio de 1937 fueron fusilados en Santa Cruz de Tenerife tres soldados del destacamento de artillería, sito en unos los almacenes del empresario PEDRO DUQUE, en la capital tinerfeña. Almacenes que este empresario había cedido a los militares golpistas. Los soldados fusilados habían sido acusados del intento de llevar a cabo la evasión de los presos de Fyffes.

El soldado ROSENDO CRUZ ÁLVAREZ, natural de La Palma, y los dos soldados de veinticinco años naturales de Arico Viejo, MANUEL ALONSO RODRÍGUEZ y ANTONIO HERNÁNDEZ GARCÍA, habían sido condenados a muerte. El resto de soldados y suboficiales juzgados no fueron condenados a la pena capital.

Este conato de liberación de los presos intentado por unos cuantos  militares, entre los que presumiblemente se encontraban los dos jóvenes soldados de Arico, sucedió mientras FRANCISCO LEIVA MORAL seguía privado de libertad, sin proceso ni juicio, en aquella terrorífica PRISIÓN COSTA SUR.

AURORA LEIVA MARRERO testimonia que MANUEL ALONSO RODRÍGUEZ, a quien conocían coloquialmente como Manolo, le comentó a su padre que estaban preparando la evasión de los presos. PACO LEIVA se escandalizó al escucharlo, y le conminó a que callara y que tuviera cuidado: estás loco… aquí hay muchos espías…”.

El joven MANUEL ALONSO RODRÍGUEZ, amigo y vecino de FRANCISCO LEIVA MORAL en Arico Viejo, era vocal de la Federación Obrera de Arico, fundada en 1935, vinculada a la UGT; y por lo tanto, de ideas de izquierdas.

MANUEL ALONSO RODRÍGUEZ era hijo de Hipólito Alonso y de Ángela Rodríguez.

El otro joven fusilado, ANTONIO HERNÁNDEZ GARCÍA, era también natural de Arico Viejo.

La noticia del fusilamiento de los dos jóvenes de Arico Viejo atemorizó a los habitantes de dicho pueblo.

A la mañana siguiente de conocerse el fusilamiento, AURORA MARRERO, la esposa de FRANCISCO LEIVA MORAL, decide enviar a su hija mayor, ANA LEIVA, a Santa Cruz.

Acompañada de otra joven, ANA LEIVA emprendió viaje a primera hora del día para la capital tinerfeña en el camión del vecino PEDRO DELGADO, que partió con un cargamento de tomates.

Para alojarla en la casa de su tío JOSÉ LEIVA, taxista en la capital tinerfeña.

Y alejarla de Arico.

Parece ser que fue vista por MIGUEL CELEDONIO DÍAZ, miembro de ACCIÓN CIUDADANA EN ARICO, y la noticia de la marcha a Santa Cruz de ANA LEIVA fue puesta en conocimiento de la autoridad militar de Arico.

Esa misma noche un grupo de militares del destacamento de Arico Nuevo, se presentaron en la casa familiar de FRANCISCO LEIVA y tocaron a la puerta.

En el domicilio se encontraba AURORA MARRERO, con sus dos hijos menores AURORA y ANTONIO.

Los militares se comportaron de modo soez; sobre todo un brigada originario de La Palma; y con malos modos, le ordenaron a la desvalida AURORA, que les dejaran entrar en el domicilio para hacer un registro.

Entraron los militares y registraron las dependencias de la casa, mientras los niños estaban presos del pánico.

Aprovechan el abusivo registro, para sustraer el dinero que tenía FRANCISCO LEIVA MORAL, procedente de la recaudación de las galerías y de los afiliados de la Agrupación Socialista, de la cual era tesorero.

Los militares abusadores se retiran, ordenando a AURORA MARRERO que su hija ANA LEIVA debía presentarse en las dependencias del destacamento militar de Arico Nuevo al día siguiente.

ANA LEIVA fue traída por su tío JOSÉ LEIVA MORAL, en su taxi, de vuelta a Arico.

La jovencita ANA LEIVA fue obligada a limpiar las dependencias del destacamento militar de Arico Nuevo.

Tras este incidente, el tío JOSÉ LEIVA MORAL decide entrevistarse con BUENAVENTURA FRÍAS GARCÍA, conspicuo dirigente de derechas de Arico Nuevo, que había sido concejal durante la dictadura de MIGUEL PRIMO DE RIVERA. Tras intermediar con BUENAVENTURA FRÍAS, éste le asegura que “no se preocuparan… que ya no se meterían más con su familia…”

CANJEO CON GOBIERNO REPUBLICANO EN AGOSTO DE 1938

Después de dos largos años de cautiverio, encarcelado sin proceso ni sentencia, habiendo vivido como habían sido DESAPARECIDOS su cuñado MARTÍN MARRERO MARTÍN, así como otros conocidos suyos vecinos de Arico, además de los dos jóvenes soldados fusilados, naturales de Arico Viejo, FRANCISCO LEIVA MORAL se ofrece para ser canjeado con presos de la zona republicana, en un canje de presos que se materializó en  agosto de 1938.

Aquel canje de presos republicanos, desde aquella terrorífica PRISIÓN COSTA SUR o FYFFES, con presos nacionales de la zona republicana, fue probablemente el primero que se llevó a cabo en el transcurso de la Guerra Civil.

Dicho canje fue mediado por observadores británicos, con la participación decisiva de la Cruz Roja Internacional.

Integrado en aquel grupo de casi un centenar de presos de FYFFES, FRANCISCO LEIVA MORAL fue trasladado en la motonave DÓMINE, desde Tenerife hasta el puerto de San Sebastián. Tras unos días de estancia en la cárcel donostiarra de Ondarreta, el grupo de presos canarios es canjeado, junto con otros prisioneros procedentes de Melilla, por la frontera francesa en Irún.

Unos días después, en los primeros días de septiembre, los presos canjeados llegan a Barcelona, habiendo sido entrados a España, por Cérbere en la frontera francesa con la provincia de Gerona.

FRANCISCO LEIVA MORAL, acogido en Barcelona con el resto de presos canjeados, contactó con el líder socialista tinerfeño EMILIANO DÍAZ CASTRO, diputado electo a Cortes en febrero de 1936, a quien el golpe militar le había sorprendido en tierras peninsulares.

EMILIANO DÍAZ CASTRO era presidente de la Agrupación de socialistas refugiados de Canarias, con sede en Barcelona.

EMILIANO DÍAZ CASTRO, en el transcurso de la Guerra Civil, desempeñó cargos de responsabilidad en el gobierno republicano.

Estando en Barcelona FRANCISCO LEIVA MORAL intercedió, con la participación decidida de EMILIANO DÍAZ CASTRO, para que el prisionero tinerfeño ALONSO RODRÍGUEZ DE AZERO Y SALAZAR DE FRÍAS, no fuera fusilado por la autoridad republicana.

ALONSO RODRÍGUEZ DE AZERO Y SALAZAR DE FRÍAS era hijo del conspicuo terrateniente de Arico MARTÍN RODRÍGUEZ Y DÍAZ LLANOS, quien, obviamente  había adherido al golpe militar de Franco, había aportado un local de su propiedad en Arico Nuevo, para que instalara el destacamento militar.

 

FRANCISCO LEIVA MORAL, habiendo sido guardia municipal, en Arico,  conocía al vecino de Arico Nuevo ALONSO RODRÍGUEZ DE AZERO Y SALAZAR DE FRÍAS.

Al verlo prisionero del Ejército Republicano, en Barcelona, FRANCISCO LEIVA MORAL decidió ayudarlo.

La mediación de FRANCISCO LEIVA MORAL con la cooperación  de EMILIANO DÍAZ CASTRO salvó la vida de ALONSO RODRÍGUEZ DE AZERO Y SALAZAR DE FRÍAS.

Esta acción sería determinante años después, facilitando que FRANCISCO LEIVA MORAL pudiera obtener un salvoconducto, que le permitiría retornar a Tenerife, y reunirse con su familia.

FRANCISCO LEIVA MORAL en la ciudad de Barcelona permaneció unos dos meses; al cabo de los cuales pasó a Francia por San Clemente de Sasebas (provincia de Gerona), en compañía de un teniente de infantería y un cabo de carabineros republicanos, según sus propias palabras.

En aquellos momentos ya estaba en marcha la denominada CAMPAÑA DE CATALUÑA, que acabaría finalmente con la conquista por los nacionales de Cataluña, y su triunfo en la Guerra Civil, ante la que hubo de sucumbir el legítimo gobierno republicano.

FRANCISCO LEIVA MORAL, como miles de españoles compelidos a pasar a Francia, acabó ingresando en algún campo de refugiados del sureste francés. Campos, que más bien eran simples campos de concentración franceses.

Quizá su amistad con EMILIANO DÍAZ CASTRO, que también había huido a Francia con su esposa, hicieran que su estancia en tierras galas fuera algo menos penosa.

Del propio testimonio de FRANCISCO LEIVA MORAL se sabe, que en Francia estuvo trabajando, como operario o peón agrícola, con una máquina trilladora, recorriendo las masías de los alrededores de la ciudad de Orleans.

Posteriormente trabajó como peón en una mina cerca del puerto de Séte en el distrito de Montpellier, departamento de Hérault y región de Languedoc-Rosellón.

El puerto de Séte, situado en la costa mediterránea, actualmente es el puerto pesquero más importante de Francia.

La mina cerca del puerto de Séte es muy probable que se trate de la mina de Bauxita en Villeveyrac, pequeña población situada a 18 kilómetros del puerto de Séte.

Mientras trabajaba en dicha mina, FRANCISCO LEIVA MORAL sufrió un accidente, que le produjo una herida importante en la cabeza. Este percance hizo que sufriera, como secuela de este traumatismo craneal, un trastorno de la sudoración facial que le persistió el resto de su vida.

De la bauxita se extrae el aluminio. Mediante un proceso químico, electrolítico.

En ambos trabajos referidos, FRANCISCO LEIVA MORAL estuvo empleado en torno a dos años, hasta 1940.

Mientras estuvo en Francia FRANCISCO LEIVA MORAL no perdió contacto con EMILIANO DÍAZ CASTRO, y parece que éste le intentó convencer de que emigrara a MÉXICO, idea que no compartió, porque en Tenerife le esperaba su esposa e hijos.

Se da la circunstancia que un hermano de FRANCISCO LEIVA MORAL, DIEGO LEIVA, también terminó refugiado en Francia después del final de la guerra. DIEGO LEIVA junto con su esposa e hijos pequeños había huido de Arroyo de la Miel.

Porque Málaga, en un primer momento había quedado en manos del bando nacional; habiendo podido, con la ayuda de un burro, desplazarse hasta la provincia de Valencia.

Finalmente, DIEGO LEIVA MORAL acabaría refugiado en Francia, pero no se encontró con su hermano FRANCISCO en tierras francesas.

 

REGRESO A ESPAÑA

Después de dos años refugiado en Francia, FRANCISCO LEIVA MORAL regresaría nuevamente a la ESPAÑA DE FRANCO, a finales de 1940, habiendo rehusando la proposición de exiliarse en México que le había hecho EMILIANO DÍAZ CASTRO.

Su regreso lo hizo por la provincia de Gerona, atravesando la frontera por Portbou, siendo ingresado en el Campo de Concentración de Figueras. En este campo de concentración sólo estuvo dos días, ya que resultó trasladado al campo de concentración de Reus en Tarragona. En Reus permaneció varios meses.

Posteriormente, desde Reus fue trasladado a la capital de España, al depósito de presos Miguel de Unamuno de Madrid, desde donde a los pocos días es destinado al Batallón de Trabajadores nº 52 de Mesa.

Aquí estuvo en torno a veinte días, ya que en junio de 1941 se le concede la libertad vigilada y provee de un pasaporte o salvoconducto para poder regresar a Tenerife; al pueblo de Arico Viejo donde le esperaba su esposa e hijos.

En la obtención de este salvoconducto tuvo mucho que ver su acción de 1938 en Barcelona, cuando protegió la vida de su conspicuo convecino de Arico, ALONSO RODRÍGUEZ DE AZERO.

Tras recobrar la ansiada libertad, FRANCISCO LEIVA MORAL, munido de pasaporte y salvoconducto, desde Madrid marcha hacia Sevilla, para luego proseguir su periplo de vuelta a casa en Tenerife.

La escala de la ciudad hispalense se encuentra con su hija mayor ANA LEIVA MARRERO, casada con el destacado futbolista tinerfeño CONRADO HERNÁNDEZ DE LOS ÁNGELES, quien había sido fichado por el Sevilla Club de Fútbol en la temporada 1940-1941.

CONRADO HERNÁNDEZ DE LOS ÁNGELES llegó a jugar algunos partidos en la primera división del fútbol nacional.

En la visita a su hija ANA en Sevilla, conocería a su primera nieta.

Por fin llega a Tenerife y a su domicilio en Arico Viejo, donde se reencuentra con su esposa AURORA y sus hijos AURORA y JOSÉ, tras casi tres años desde su partida de nuestra Isla, en agosto de 1938, para ser canjeado.

Retornado a Tenerife, FRANCISCO LEIVA MORAL quedó a disposición de las Autoridades, sometido a la presentación, todos los meses, durante un año.

En 1944 FRANCISCO LEIVA MORAL se encontraba avecindado con su familia en en el pago de La Degollada de Arico, núcleo muy cercano a Arico Viejo y que hoy en día prácticamente ha sido engullido dentro de la misma entidad de población.

El 3 de octubre de 1944, FRANCISCO LEIVA MORAL es nuevamente detenido por la Guardia Civil.

El motivo de esta detención había sido la denuncia que sobre su persona interpuso el vecino de Arico RAMÓN RODRÍGUEZ DÍAZ, tras una acalorada discusión con FRANCISCO LEIVA MORAL que había tenido lugar en la cantina de CONSUELO BELLO GARCÍA, situada en el pago de La Degollada de Arico, el día 1 de octubre.

El denunciante, RAMÓN RODRÍGUEZ DÍAZ, esgrimió en su denuncia que FRANCISCO LEIVA MORAL había proferido frases en contra del actual régimen Nacional, del Generalísimo y de la Guardia civil.

El denunciante RAMÓN RODRÍGUEZ DÍAZ  era falangista y por consiguiente un defensor acérrimo de la causa Nacional-

Dados los antecedentes políticos de FRANCISCO LEIVA MORAL, la guardia civil del puesto de la Villa de Arico, procedió a su detención, redactando el oportuno atestado.

FRANCISCO LEIVA MORAL permaneció detenido durante 19 días, desde el día 3 hasta el día 21  de octubre de 1944.

Fecha esta en la cual se le tomó declaración, siendo puesto en libertad provisional

Con su declaración realizada el 21 de octubre de 1944, dieron inicio las actuaciones de las Diligencias Previas número 375 del año 1944, en Granadilla de Abona, en el Segundo Grupo Expedicionario del Regimiento Numero 141, en la Plaza de Granadilla de Abona.

Para dichas diligencias previas se designó como juez instructor al teniente de complemento ANTONIO MONTENEGRO IRIZAR y actuó como secretario al sargento de Artillería MARCELO GIL BARTOLOMÉ, militares destacados ambos en dicho Segundo Grupo Expedicionario del Regimiento Numero 141, en la Plaza de Granadilla de Abona.

Tras la toma de declaraciones al propio FRANCISCO LEIVA MORAL y al denunciante RAMÓN RODRÍGUEZ DÍAZ, hicieron lo propio con los testigos CONSUELO BELLO GARCÍA, GUMERSINDO DELGADO DELGADO, MARTÍN PÉREZ GONZÁLEZ, RAFAEL DELGADO PADRÓN y ARTURO RODRÍGUEZ MARTÍN.

Todos los testigos esgrimieron argumentos muy parecidos, y en ningún modo acusando a FRANCISCO LEIVA MORAL.

También se realizaron sendos informes por parte de la Guardia civil del puesto de la Villa de Arico sobre el encartado FRANCISCO LEIVA MORAL y el denunciante RAMÓN RODRÍGUEZ DÍAZ.

Finalmente en 14 de diciembre de 1944, el juez instructor de estas diligencias eleva las mismas a la superioridad.

Este procedimiento no tuvo más recorrido.

Según testimonio de su hija AURORA LEIVA, el alcalde de Arico por aquellos años,  IMELDO MORALES DELGADO, intercedió para que no se le hiciera más daño a FRANCISCO LEIVA MORAL, pues era un hombre bueno, pero un hombre llagado.”

Su amigo y correligionario EMILIANO DÍAZ CASTRO, DON EMILIANO, que en el vapor Nyassa había arribado a Veracruz, para exiliarse en México en 1944, pudo volver a Tenerife en alguna ocasión ya en los últimos años del franquismo.

En uno de sus retornos esporádicos a Tenerife, DON EMILIANO contactó con su amigo FRANCISCO LEIVA MORAL, visitando ambos la tumba del amigo común JOSÉ RODRÍGUEZ OLIVA (PEPE OLIVA) en Arico.

PEPE OLIVA había fallecido bastante joven, con 42 años en 1945.

JOSE RODRIGUEZ OLIVA foto

JOSÉ RODRÍGUEZ OLIVA

4 de agosto de 1903 / 4 de enero de 1946

EMILIANO DÍAZ CASTRO, listo para abandonar su exilio mexicano, y regresar a su Tenerife natal, donde deseaba ser inhumado, tras su muerte,  fallecería en Ciudad de México, al conocer la noticia del intento de golpe de estado en España, del 23 de febrero de 1981.

FRANCISCO LEIVA MORAL fallecería el día 12 de julio de 1984, con 89 años de edad, en el Hospital General de La Laguna, actual Hospital Universitario de Canarias.

El cuerpo de FRANCISCO LEIVA MORAL, está enterrado en el cementerio municipal de ARICO VIEJO.

 

FUENTES DOCUMENTALES:

Entrevistas realizadas en el año 2011 a AURORA LEIVA MARRERO y FERNANDO MARTÍN, hija y yerno del biografiado.

Información oral obtenida de FRANCISCO HERNÁNDEZ LEIVA, nieto del biografiado.

Información oral obtenida de MARÍA DEL CARMEN FRÍAS BORGES y MARÍA CANDELARIA DELGADO GARABOTE, vecinas de Arico Viejo.

Registro Civil de la ciudad de La Laguna.

Archivo Histórico Provincial de Tenerife.

Blog de Pedro Medina Sanabria.

Prensa histórica canaria (Portal Jable de la ULPG y Hemeroteca de prensa histórica digitalizada de la ULL).

Bibliografía:

Asociacionismo en Arico entre los años de 1924 a 1936 (I). Asociacionismo político. Arico, un municipio para conocer. La Prensa página 3. El Día sábado 14 de marzo de 2009.  Emiliano Guillén Rodríguez.

Asociacionismo en Arico entre los años de 1924 a 1936 (II). Arico, un municipio para conocer. La Prensa página 1. El Día sábado 13 de junio de 2009.  Emiliano Guillén Rodríguez.

Arico: razón de títulos de empleados municipales entre los años de 1923 a 1960. Arico, un municipio para conocer. La Prensa página 6. El Día sábado 5 de junio de 2010.  Emiliano Guillén Rodríguez.

Las Agrupaciones políticas y sindicales de Arico durante la II República (1931-1936). Octavio Rodríguez Delgado.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

A la memoria del informante Don FERNANDO MARTÍN, yerno de FRANCISCO LEIVA MORAl, triste y recientemente fallecido.

[Por FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO. Última versión del texto: Octubre de 2015.]


 

 

PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN EN 1934


El 28 de julio de 1934, FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA, estando en funciones de Alcalde Accidental, sustituyendo a TOMÁS DE ARMAS QUINTERO, presenta este escrito:

 

AL EXCMO/. AYUNTAMIIENTO.

Excmo.Sr:

Generalmente se viene llamando Plaza de la República a la de la

Constitución, lo que origina confusiones perjudiciales para el Comer-

cio, viajeros, etc .

Cuando al advenimiento de la República el Ayuntamiento consideró conveniente cambiar los nombres de algunas calles y plazas, su acuerdo

no alcanzó, acaso por no existir razón para ello, a la plaza de la Cons-

titución, a la que, en la actualidad y oficialmente, corresponde este nom-

bre.

Pero la Alcaldía, al observar la reiterada frecuencia con que se

usa el calificativo República, se estima en el deber de recoger el deseo

que espontáneamente se manifiesta en el sentido de acusar una omisión

y, con fundamento en ello, tiene el honor de proponer a V.E. que si lo

estima oportuno acuerde dar el nombre de “Plaza de la República” a la

que ha de quedar formada a la entrada de la ciudad entre el muelle y

el edificio del Cabildo insular.

Si así se acordase no habría ya lugar a la confusión antes indica-

da, y e1 deseo general quedaría complacido al rotu1arse “Plaza de la Re-

pública» a la que es objeto de esta propuesta.

Casas Consistoriales, 28 de julio de 1934

El Alcalde

[Firma rubricada, legible F M Viera]

 

Tres días después, el 1º de agosto de 1934, se reunió el Excelentísimo Ayuntamiento en sesión pública ordinaria de segunda convocatoria, citado con arreglo a las disposiciones vigentes, bajo la presidencia del señor Alcalde don Tomás de Armas Quintero [Republicano] y con asistencia de los señores concejales consignados:

 

Eulogio Reyes y Reyes [Monárquico]

Sebastián Déniz Hernández [Republicano]

Francisco Martínez Viera [Republicano]

Moisés Cova Hernández [Republicano]

Francisco García Martín [Socialista]

 

Abierta al sesión, el Secretario Hipólito Fumagallo y Medina, dió lectura al acta de la sesión anterior que fue aprobada por unanimidad y sin discusión.

Se dio lectura a una moción del Sr. Martínez Viera, que luego apoya, referente a que se de el nombre de Plaza de la República a la que quedará en la Avenida Marítima y el nuevo edificio del Cabildo Insular, para evitar así las confusiones que hoy existen debido a que algunos llaman a dicha, dícese Plaza de la República a la de la Constitución.

 

Estima el señor Martínez Viera que el nombre de Constitución no se ha abolido por el Ayuntamiento, no existiendo razón para suprimirlo.

 

Cree que la nueva plaza será digna del nombre que ha de llevar.

 

Después de un breve debate en el que intervienen los Sres. Francisco García Martín, y el concejal proponente, S.E. acuerda aprobar la propuesta formulada.

 

Entra el Sr. Eladio Arroyo Herrera.

 

Repárese en las expresiones empleadas en su escrito por el proponente y las diferencias o matizaciones recogidas en el acta de la sesión.

 

Esta sesión de 1º de agosto de 1934, sería la última sesión presidida por el Alcalde TOMÁS DE ARMAS QUINTERO.

 

RAFAEL J. CALZADILLA DUGOUR, se haría cargo de la Alcaldía provisionalmente durante dos semanas, hasta que el 16 de agosto de 1934, es nombrado para este puesto FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA.

 

Obsérvese que la propuesta del edil FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA no pretende cambiar el nombre de la PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN, sino muy al contrario, mantener dicho nombre, y que se le dé el nombre de PLAZA DE LA REPÚBLICA, a la nueva plaza a construir entre el Cabildo y la Avenida Marítima.

Esto es, estamos en presencia de una nueva operación para darle nombre a una plaza proyectada y que ni siquiera había comenzado su construcción.

Un caso paralelo al de la PLAZA DE PRIMO DE RIVERA tampoco construida, y casi en la misma ubicación prevista para la anterior.

Y debemos tener presente que nos estamos refiriendo al lugar en el que hoy está la PLAZA DE ESPAÑA y aledaños.

Al llegar a este punto necesitamos retomar el texto previamente subrayado de la sesión de fecha 21 de julio de 1930, sesión el la cual el Alcalde SANTIAGO GARCÍA SANABRIA manifestó que la lápida para la Plaza de Primo de Rivera, se adquirió por acuerdo de la Corporación, para colocarla en dicha plaza; pero que por el derribo del Castillo de San Cristóbal, no se tenía sitio para ella, por lo cual se había dispuesto no colocarla, estando esa placa pendiente de lo que la Corporación en definitiva acuerde.

O sea, que en 1930 como consecuencia del derribo del Castillo de San Cristóbal, no había quedado sitio para construir la Plaza proyectada con el nombre de Primo de Rivera.

Y cuatro años más tarde, en 1934, el Alcalde FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA trae la propuesta de nuevo nombre para una plaza que ha de quedar formada a la entrada de la ciudad entre el muelle y el edificio del Cabildo insular.

¿Había sitio o no había sitio?

* * * * *

FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA sería Alcalde Santa Cruz de Tenerife hasta marzo de 1936, fecha en la cual dimite tras producirse en las Elecciones Generales el triunfo del FRENTE POPULAR.

De su biografía política, es recordable que en 1924 FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA, en calidad de Presidente de la Juventud Republicana había solicitado cambiar el nombre de una calle preexistente por otro.

Concretamente, el de la calle CAYO BLANCO que mútose en PI Y MARGALL.

Asimismo, FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA había sido uno de los concejales destituidos por la aplicación del Estatuto Municipal de la Dictadura de MIGUEL PRIMO DE RIVERA.

Dictadura implantada en España con la connivencia del rey ALFONSO XIII, devenido en felón, al vulnerar la Constitución que tenía la obligación de proteger.

JOSÉ ANTONIO GIRÓN HIJO ADOPTIVO DE SANTA CRUZ


En las Casas Consistoriales de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, a veintitrés de agosto de mil novecientos cincuenta y cinco, se reunió el Excmo. Ayuntamiento Pleno en sesión pública extraordinaria de primera convocatoria, bajo la Presidencia del Ilmo. Señor Alcalde, don Gumersindo Robayna Galván y con asistencia de los señores Concejales consignados al margen para tratar y resolver los asuntos figurados en el orden del día repartido con la convocatoria.

 Los concejales consignados al margen eran:

1.

Julio Hardisson Pizarroso

2.

Ricardo Hodgson Lecuona

3.

José García López

4.

Emilio López González

5.

Juan Fernaud Cruz

6.

Juan de la Rosa Núñez

7.

Mauricio Fuertes González

8.

Adalberto Benítez Tugores

9.

Juan López Rodríguez

10.

Elías Melián Martín

11.

Jacinto Lorenzo Rodríguez

12.

Francisco Pérez Nomdedeu

13.

Pedro Rivero González

14.

Rodrigo Rodríguez Rodríguez

15.

Manuel Losada Cutillas

 

Abierta la sesión a las dieciocho horas y treinta y cinco minutos, por el infrascrito Secretario, se dio lectura al acta de la anterior que fue aprobada por unanimidad y sin discusión.

Seguidamente se dio lectura a una moción que firman varios Concejales, por la que se formula propuesta razonada a la Corporación en el sentido de que, en atención a los méritos y circunstancias que concurren en el Excmo. Señor don José Antonio Girón de Velasco, Ministro de Trabajo, acuerda nombrar a dicho Excmo. señor Hijo Adoptivo de esta ciudad.

poyaron la propuesta algunos de los señores firmantes de dicha moción, así como el Ilmo. señor Alcalde, y el Excmo. Ayuntamiento, considerando que el señor Girón de Velasco, al frente del departamento que tan dignamente viene rigiendo desde hace catorce años, ha desarrollado bajo la suprema jefatura del Caudillo de España, una meritísima labor, traducida en beneficios de todo orden a favor de los productores españoles y encaminada a su dignificación social y material; considerando que del citado Ministerio ha emanado no solo esas normas de carácter general, que se han traducido en el reconocimiento y gratitud de las clases productoras, sino que teniendo en cuenta las especiales circunstancias que concurren en esta región canaria y la peculiaridad de sus actividades agrícolas, ha dictado también normas especiales que directamente la benefician; considerando que esos beneficios han alcanzado de manera especial a esta isla de Tenerife y a esta capital, merced a la creación, ordenada por dicho Excmo. Señor Ministro, de la Mutualidad Laboral de Santa Cruz de Tenerife, que tanto ha de influir en su desarrollo social y económico; considerando que esta Ciudad, haciendo honor a sus títulos, debe reconocer de modo fehaciente los merecimientos para con ella contraídos por el Excmo señor Ministro de Trabajo.

El Excmo. Ayuntamiento, por el voto unánime de los señores asistentes a la sesión, acordó nombrar al Excmo. Señor don José Antonio Girón de Velasco, Hijo Adoptivo de esta Ciudad en testimonio de gratitud por su acertada gestión al frente del Ministerio de Trabajo y por los beneficios que de ella se han derivado para esta región canaria y para esta isla de Tenerife.

A continuación, a propuesta de la Presidencia, y con fundamento en no haber podido ser formulado todavía el Plan de Ordenación del poblado de San Andrés y zona de influencia de la playa de “Las Teresitas”, a que se refiere el acuerdo de esta Corporación de diecinueve de agosto de mil novecientos cincuenta y cuatro, se acordó mantener por un año más la suspensión de concesión de licencias de construcción en la zona que se delimita en el particular primero del reseñado acuerdo.

* * * * *

 Cabe preguntarse si el Alcalde GUMERSINDO ROBAYNA GALVÁN, y sus concejales, conocían o ignoraban lo que decía el artículo 307 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Corporaciones Locales:

Con la sola excepción del Jefe del Estado, no podrán adoptarse acuerdos que otorguen honores o distinciones a personas que desempeñen altos cargos en la Administración y respecto de las cuales se encuentren las Corporaciones en relación subordinada de jerarquía, función o servicio, y en tanto subsistan estos motivos.

La misma pregunta cabría hacerla al Oficial Mayor del Ayuntamiento, EZEQUIEL GONZÁLEZ SUÁREZ, en funciones de Secretario accidental, por jubilación obligatoria de HIPÓLITO FUMAGALLO MEDINA, cuasi sempiterno secretario municipal, quien había arribado al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, el 21 de mayo de 1926, en la etapa del alcalde SANTIAGO GARCÍA SANABRIA. Alcalde designado por la dictadura del General MIGUEL PRIMO DE RIVERA.

Dictadura implantada con la connivencia del Rey ALFONSO XIII, quien por ello, incurrió en felonía, al permitir la vulneración de la Constitución vigente, que tenía obligación de respetar y hacer respetar.

Don HIPÓLITO se había jubilado con más de cuarenta años de servicios; de los cuales más de veintiocho lo habían sido como Secretario del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

HIPÓLITO FUMAGALLO MEDINA fallecería el 3 de septiembre de 1957.

* * * * *

Aunque hay que evitar los juicios diacrónicos, salta a la vista el grado de envilecimiento civil generado durante la dictadura del general FRANCO, donde la adulonería y el lameculismo impregnaron a toda la sociedad.

* * * * *

Y, no puedo dejar de señalar, que el oscuro negocio generado alrededor de la PLAYA DE LAS TERESITAS, ya estaba caminando desde 1954.


AGRADECIMIENTO DE JOSÉ ANTONIO GIRÓN

 SESIÓN ORDINARIA CELEBRADA POR EL EXCMO. AYUNTAMIENTO PLENO, DEL DIA VEINTIUNO DE SEPTIEMBRE DE MIL NOVECIENTOS CINCUENTA Y CINCO.

 En las Casas Consistoriales de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, a veintiuno de septiembre de mil novecientos cincuenta y cinco, se reunió el Excmo. Ayuntamiento Pleno en sesión pública ordinaria de primera convocatoria, bajo la Presidencia del Ilmo. Señor Alcalde, don Gumersindo Robayna Galván y con asistencia de los señores Concejales consignados al margen para tratar y resolver los asuntos figurados en el orden del día repartido con la convocatoria.

Los concejales consignados al margen eran:

1. Julio Hardisson Pizarroso
2. Ricardo Hodgson Lecuona
3. José García López
4. Emilio López González
5. Juan Fernaud Cruz
6. Juan de la Rosa Núñez
7. Mauricio Fuertes González
8. Fernández del Castillo y Monje
9. Pedro Rivero González
10. Nicolás Quintana Pérez
11. Felipe P. Ravina Veguillas
12. Rodrigo Rodríguez Rodríguez
13. Jacinto Lorenzo Rodríguez
14. Juan López Rodríguez
15. Manuel Losada Cutillas
16. Elías Melián Martín
17. Francisco Pérez Nomdedeu
18. Adalberto Benítez Tugores

 

No concurrió, por encontrarse ausente, el señor [Pedro] Doblado Claveríe y no justificaron su ausencia los señores [Norberto] Cejas Zaldívar y [Tomás] Zerolo Davidson.

Abierta la sesión a las dieciocho horas y cuarenta y cinco minutos, la Presidencia manifestó que habiendo tomado posesión el día uno del corriente mes el señor don Tomás Hernández Hernández del cargo de Secretario de esta Corporación, para el que, en virtud de reglamentario concurso , fue designado por la dirección General de Administración Local, tenía la satisfacción de presentarlo, en esta primera sesión plenaria celebrada desde dicha fecha, a los señores miembros de esta Corporación, congratulándose al propio tiempo la Presidencia del expresado nombramiento, dadas las dotes de laboriosidad y competencia que concurren en el señor Hernández Hernández.—————————-

Puso también de relieve la Presidencia los servicios prestados durante un año, como Secretario interino de esta Corporación, por el Oficial Mayor, don Ezequiel González Suárez, que desempeñó dicho cargo compatibilizando ambas funciones, y a quien agradeció la Presidencia dichos servicios.

El Secretario infrascrito con la venia de la Presidencia, agradeció las palabras de la Alcaldía, dedicando un afectuoso recuerdo a su antecesor, compañero y maestro, don Hipólito Fumagallo y Medina, y añadiendo que pondrá toda su voluntad al servicio de los intereses de este Municipio.——————————————————————–

Punto 1º

Acta de la sesión anterior

 

A continuación se dio lectura al acta de la sesión anterior, que fue aprobada por unanimidad y sin discusión.

 

Punto 2º

Escrito del Excmo señor don José Antonio Girón, Ministro de Trabajo, agradeciendo el acuerdo de esta Corporación por el que se le nombró hijo adoptivo de esta Ciudad.

Seguidamente se dio lectura a una comunicación autógrafa del Excmo. Señor don José Antonio Girón de Velasco, Ministro de Trabajo, dirigida a la Alcaldía y que dice como sigue: ——————————————-

“Excelentísimo señor: Con la más profunda emoción y con sincera gratitud recibo la noticia del nombramiento de Hijo Adoptivo de esa ilustre Ciudad.——————————————————————

Esta distinción me honra tanto como me obliga, pues me hace partícipe de la gloriosa historia de Santa Cruz de Tenerife, privada de las ciudades canarias y durante siglos su cabeza visible de tantos laureles coronada. Pero al mismo tiempo me abruma esta distinción al cargar sobre mis hombros la responsabilidad de compartir con el patriciado de la Ciudad las obligaciones que trae consigo la honrosa condición de tinerfeño verdaderamente digno de este título. Procuraré con mi conducta y con mi esfuerzo hacerme digno del honor que Uds. me conceden y que viene a mi corazón de castellano con todo el entrañable acento que las cosas de Canarias, desde los lejanos días de su incorporación a Castilla, traen desde ese Archipiélago al alma de la vieja patria antigua. Para los castellanos son los canarios dos veces compatriotas. Por ciudadanos de Castilla ambos y por españoles ambos. Duplicada por la distancia, muchas veces acendrada por el sacrificio y no pocas veces probada por el heroísmo, la pasión de los Canarios por Castilla encuentra en el corazón de los castellanos un resonante fiel y un eco conmovido. Por encima de las llanuras quietas del mar ceral o por encima de la inquieta llanura del mar, vá y viene desde hacer siglos sin perder ritmo ni perder intensidad una circulación cordial que hace que perdure un afecto que tiene ya medio milenio de existencia.———-

Le ruego señor Alcalde que al aceptar el testimonio de mi más sincera gratitud le haga extensivo a todos los Regidores de esa Corporación, al pueblo de Santa Cruz de Tenerife, ya la Isla entera. Tenga la seguridad de que si hasta ahora he seguido las indicaciones del Caudillo con el obediente entusiasmo que todos le debemos, en lo sucesivo por lo que afecta a Santa Cruz de Tenerife, a mi servicio añadiré la filial pasión que nace de mi condición de tinerfeño de adopción.————-

Con mis votos más cordiales por la fortuna de la que ya puedo llamar “nuestra Ciudad” y con la promesa de contribuir a su grandeza y felicidad en la medida de mis fuerzas, le reitero mi agradecimiento y le renuevo mi afecto.——————————————

Por Dios, por España y su Revolución Nacional.————————

Marbella, 26 de agosto de 1955.- El Ministro de Trabajo.- firmado: José A. Girón,

Excmo. señor Alcalde del Santa Cruz de Tenerife”

 

El Excmo. Ayuntamiento acordó quedar enterado con satisfacción de dicha comunicación.

* * * * * * * * * * *

Cabe preguntarse que hacía el Ministro de Trabajo JOSÉ ANTONIO GIRON DE VELAZCO en MARBELLA.

 

 ADDENDA

 

Para documentar la biografía del conspicuo personaje distinguido por el Ayuntamiento presidido por el Alcalde GUMERSINDO ROBAYNA GALVÁN, se me ha ocurrido recurrir al libro TODO FRANCO de Joaquín Bardavío y Justino Sinova (Plaza y Janés Ediciones, 2000), donde pueden leerse los textos que vienen a continuación.

Textos en los cuales se advierte un tufo hagiográfico, de cuya veracidad o inexactitud, deben responder sus autores.

GIRÓN DE VELASCO, JOSÉ ANTONIO

(Herrera de Pisuerga, Palencia, 28-8-1911 Fuengirola, Málaga, 22-8-1995)

 Empezó su carrera política antes de finalizar sus estudios de derecho en Valladolid, entrando a formar parte, en 1931, de las Juventudes Castellanas de Acción Hispánica fundadas por Onésimo Redondo y de ahí pasó a las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista JONS cuando Redondo y Ramiro Ledesma se unen. Posteriormente, al fusionarse éstas con Falange Española y Tradicionalistas (FET y de las JONS) pasa a militar en esta organización. Fue un combativo activista en el periodo republicano, incluso violento, aunque sin llegar a cometer hechos irreparables. Al iniciarse la guerra civil fue jefe provincial de milicias y jefe territorial de Valladolid. Actuó con las centurias falangistas que combatieron en el Alto de los Leones y ganó la Medalla Militar Individual. Al terminar la guerra (estaba en la tercera bandera de Burgos) ocupó el cargo de delegado nacional de Ex Combatientes y el 19 de mayo de 1941 Franco le designa ministro de Trabajo poco antes de cumplir los 30 años de edad, y realizó una amplia labor social en la que destacaron los institutos laborales para la formación de los trabajadores y el Instituto Nacional de Previsión. Ocupó el cargo hasta el 25 de febrero de 1957 (durante casi 16 años).

Se enteró de su cese por la radio, que se debió, además de a su tiempo de permanencia al frente de la cartera, al giro que ese año imprimió Franco a la política económica con la liberalización de la economía en lo que se llamó Plan de Estabilización. El año anterior Girón, muy autonomista, había decretado una subida de salarios insoportable para el sistema económico en que vivía España.

Comenzó a pasar largas temporadas en Fuengirola, en la Costa del Sol, donde hizo inversiones en terrenos que años después se revalorizarían enormemente. El 18 de noviembre de 1962 tuvo un gravísimo accidente de automóvil y sus estancias en el litoral malagueño se prolongarían hasta convertirse casi en estancia permanente. Hombre corpulento, de verbo encendido, fue durante todo el franquismo un líder falangista muy destacado hasta el punto de crear una escuela de seguidores que se denominó gironista, un modo de entender la estructuración social que se llamó gironismo y un discurso (28-4-1974) que se conoció como gironazo. Añoraba la revolución pendiente de José Antonio Primo de Rivera. Tras la muerte de Franco, visitó inmediatamente al Rey con una reducida representación de ex combatientes para ponerse a su servicio. Disgustado con la transición política, se sumergió en el silencio hasta su fallecimiento.

Gironazo

José Antonio Girón de Velasco dio un golpe de mano contra el intento de apertura de Carlos Arias con un manifiesto en el que mostraba su oposición frontal a la tímida evolución programada del régimen franquista. Girón era un líder de los inmovilistas y se había consolidado como uno de los valedores de la ortodoxia. Había sido uno de los ministros más jóvenes de Franco y era de los que no tenían ningún recato en vestir la camisa azul de Falange incluso en los últimos años del franquismo. Cuando se hablaba de la posición ultra, Girón era una referencia obligada. Su declaración se conoció enseguida como el gironazo, término acuñado por la prensa para destacar la contundencia de su planteamiento.

Fue un manifiesto que publicó el 28 de abril de 1974 en el diario Arriba, periódico del Movimiento dirigido por su amigo Antonio Izquierdo, que incluyó el texto sin comunicárselo previamente al ministro del Movimiento Nacional, José Utrera Molina. El periódico dedicó toda su portada a anunciar el documento con una gran foto de su autor que ocupaba casi toda la página y un rutinario título en grandes caracteres tipográficos: «Declaración política de José Antonio Girón.» Comenzaba con la afirmación «Vivimos tiempos difíciles» y añadía: «Pero no seremos derrotados por la confusión […] orquestada y seguramente inspirada desde dentro y desde fuera de España.» Para Girón, lo que se estaba pretendiendo en España «en nombre de no sé qué extraña libertad, es olvidar el compromiso sagrado que contrajimos con el pueblo español quienes un día nos vimos en el deber inexcusable de empuñar las armas y vimos morir a nuestros mejores camaradas para que España siguiese viviendo.» En 1974, Girón recordaba la guerra de 1936 y con un estilo de arenga militar continuaba: «queremos reafirmar que lucharemos hasta la extenuación de nuestras fuerzas humanas por el cumplimiento de los principios revolucionarios que justifican la existencia del Estado español, y que no hemos de consentir la frustración de ese Estado, en vida de quien lo fundó y lo encarna, ni que ese Estado se frustre cuando sea llamado a la tarea de continuar la obra alcanzada la persona designada para la sucesión». Y en el capítulo de sus promesas, o desafíos, proclamaba: «Nosotros estamos en el deber, y lo cumpliremos frente a toda suerte de dificultades y sacrificios, de ejecutar un mandato revolucionario que recibimos de las manos estremecidas de nuestros caídos; queremos que si un día se nos derrota en el campo de las ideas y la juventud se aparta de nosotros no sea porque, previamente, se ha secuestrado o deformado con impudor el pensamiento de José Antonio y la promesa revolucionaria del 18 de julio. A José Antonio se le quiere secuestrar ideológicamente; se le proscribe; pero; en cambio, se tienen toda clase de liberalidades administrativas y de licencias para que circule el pensamiento marxista o el pensamiento de los enemigos de la eterna metafísica de España.»

El gironazo, expresión de las intenciones del búnker, del inmovilismo franquista que encontraba la mayoría de sus argumentos en la guerra civil de 1936-1939, fue una llamada de atención muy seria a Carlos Arias, a quien, por cierto, igualmente se trataba de arropar: «No consentiremos -decía también Girón que se cerque impunemente al hombre que, tras una ejecutoria de servicio intachable, encarna hoy la Presidencia del Gobierno.» Arias no estaba tan alejado de los ultras y debió de sentir como una grave advertencia esta proclama, que contribuyó al fracaso de su apertura.

LOS LIBROS DE ACTAS MUNICIPALES


Inicialmente las Actas Municipales eran confeccionadas sobre folios sueltos de papel.

Aquel papel de color blanco o marfileño, papel de barba, de alto gramaje, con más de cien gramos por metro cuadrado.

Papel de magnífica calidad, sobre el que se escribía con pluma entintada.

Pluma de las de mojar en tintero.

Cuando acababa el año todos los pliegos, debidamente ordenados, eran cosidos y encuadernados.

Los libros de Actas Municipales están archivados en dos grandes grupos.

Por un lado están los Libros de Actas de Plenos.

Y en otro lugar se guardan los Libros de Actas de las Comisiones Municipales Permanentes. En abreviatura CMP.

Para facilitar su ordenación en el Archivo, todos los libros llevan una identificación en el lomo.

Los primeros de la colección llevan como identificación el año correspondiente, hasta 1918, inclusive.

A partir de este año se abandona la costumbre de confeccionar las actas en folios sueltos y su encuadernación ordenada posterior, una vez finalizado el año.

Las actas son escritas en Libros específicos de Actas adquiridos en papelería.

Suelen ser libros que contienen 200 folios, aunque también hay algunos mayores, que son numerados correlativamente, signados y sellados, haciendo constar estos extremos en la primera hoja mediante una diligencia firmada por el Secretario de la Corporación, refrendada por la firma del Alcalde.

Todo ello acompañado de los pliegos de papel de pagos desembolsados en cumplimiento de la Ley del Timbre, además de adherir en los lugares pertinentes las pólizas y timbres a que obligaba la Ley.

El libro de Actas de Plenos más antiguo que he consultado ha sido el del año 1795, donde he encontrado una Nómina y calles de la habitación de los vecinos que en asamblea se reunieron el domingo 22 de marzo de 1795, en el patio de convento de Santo Domingo.

En esta referencia, figuran estos nombres;

  Toscal,
Barranquillo del Azeite
Barrio del Cabo
Barrio del Pilar
Calle Alameda
Calle Boñigal
Calle Canales Bajas
Calle Castillo
Calle Clavel
Calle Consolación
Calle de la Capilla
Calle del Blanco
Calle del Chorro
Calle del Hospicio
Calle del Pilar
Calle del Hospital de San Carlos
Calle Las Tiendas
Calle Los Malteses
Calle San Josef
Calle San Roque
Calle Santa Rita
Calle Santo Domingo,
Calle Sol
Camino de los Coches
Huerta de Ferrer
Plaza Plaza de la Pila
Trasera de Cologan
Traviesa del Castillo

A medida que la Ciudad y el Ayuntamiento fueron creciendo, a los libros de Actas les sucedió un proceso paralelo.

Se celebraban más sesiones.

Aumentaba el número de ediles.

Se producían más debates y más largos, con intervenciones cada vez más enjundiosas y numerosas de los responsables de la gestión municipal.

Y de todo lo dicho y acordado había que levantar acta.

Con lo cual los libros de actas fueron engordando.

Y se producían mudanzas políticas.

Cambiaban las Leyes y Ordenanzas.

Todo ello repercutía y quedaba registrado en los Libros de Actas.

Y la repercusión llegó también a la numeración de los libros.

Así, el número 1 de Plenos corresponde al que comienza el 1 de enero de 1919, y acaba con el acta completa de la sesión del 1 de octubre del mismo año 1919.

Al producirse el Pronunciamiento de Primo de Rivera en 1923, la numeración correlativa de los libros que se venía observando y siguiendo de una manera bastante escrupulosa, quedó interrumpida por la instauración del Nuevo Orden.

De esta manera los libros de actas municipales correspondiente a la etapa dictatorial primorriverista, inician una nueva numeración.

Se interrumpe la numeración anterior, que acaba en el libro número 8, con el acta incompleta de 20 de febrero de 1924.

El siguiente libro se inicia con la continuación del acta de esa misma fecha, 20 de febrero de 1924, y termina en el acta de 25 de de marzo de 1925.

Con la instauración de nuevo Estatuto Municipal, publicado en la Gaceta de Madrid el 9 de marzo de 1924, los órganos deliberativos de gobierno municipales se ordenan en Pleno y Comisión Permanente.

Para los Plenos ordinarios se establece que se reúnan cuatrimestralmente.

Y las comisiones Permanentes se reúnen semanalmente.

Obviamente, los libros de Actas se llevan separadamente, y numerados con sus correspondientes números de orden.

Así, el primero de CMP, identificado en su lomo como Libro 1, conteniendo 200 folios, comienza con el Acta de fecha 7 de abril de 1924, acabando en el día 8 de septiembre del mismo año 1924.

Se producen así 13 libros CMP, de Comisiones Municipales Permanentes, y paralelamente 7 libros de Plenos.

LA PROCLAMACIÓN DE LA SEGUNDA REPÚBLICA EN TENERIFE

 

El 14 de abril de 1931 fue proclamada la Segunda República Española.

Al proclamarse la República, en Santa Cruz de Tenerife, se constituye el primer ayuntamiento republicano presidido por ANDRÉS OROZCO Y BATISTA, aplicando la ley municipal de 1877.

EUREKA

Antes de proseguir, debo contar la pequeña anécdota o peripecia personal, sufrida cuando inicié este trabajo de Recuperación de la Memoria Histórica de Santa Cruz de Tenerife, por medio de los Nombres de las Calles y Plazas.

En mi primer día, expuse mi proyecto investigador al Archivero FEBE FARIÑA, que me dio toda clase de facilidades, proporcionándome documentos con listados que ya él tenía localizados.

Cuando solicité consultar los libros de Actas de Plenos del periodo republicano 1931-1936, nos llevamos una gran decepción.

En la estantería correspondiente a los libros de Plenos, había seis libros numerados del 1 al 6, que comprendían el periodo correspondiente a la Dictadura del General MIGUEL PRIMO DE RIVERA, durante la cual fue Alcalde Don SANTIAGO GARCÍA SANABRIA.

Dictadura, que como sabemos, fue instaurada con la connivencia del Rey ALFONSO XIII, quien con esta conducta se tornó en rey felón, al violar la Constitución, que había jurado preservar.

El número 1 de estos 6 libros, comienza con el acta de fecha 20 de febrero de 1924.

El número 6 acaba con el acta de fecha 7 de octubre de 1930.

Los libros de actas de plenos, que están a continuación en dicha estantería, corresponden al periodo franquista.

El primero de estos libros de actas de plenos municipales de la etapa franquista, identificado con otro número 1, que iniciaba otra serie de libros de actas de plenos, comienza con el acta de fecha 9 de enero de 1939.

En la colección de Libros de Actas de Plenos Municipales veíamos que había un salto de 1931 a 1941.

La decepción fue tremenda.

Los libros solicitados no estaban en el estante previsto.

No encontrando explicación a esta «desaparición», buscamos otra vía alternativa para la investigación del periodo.

El infatigable archivero FEBE FARIÑA, me ofreció unos legajos de aquellos años.

Empleé mi tiempo en desbrozar aquellos legajos, que contenían una documentación muy fragmentaria y bastante fragmentada e incompleta.

Eran oficios, listados y algunos otros papeles de la actividad plenaria del Ayuntamiento.

A pesar de todo, pude encontrar diversos y dispersos documentos que contenían algunas noticias sobre los nombres de las calles.

El resultado de la investigación era bastante frustrante y desilusionador.

Acabada la consulta de los legajos, solicité consultar los libros de actas de las Comisiones Permanentes Municipales.

Y ¡eureka!

En la página 61 del Libro de Actas de Comisiones Permanentes número 13, – ¡vaya numerito! -, apareció esta nota manuscrita:

Diligencia:

Este libro que se reintegra con el correspondiente a la toma de posesión del Sr. Alcalde don Andrés Orozco y Batista, se habilita para continuar extendiendo en él las actas de este Excmo. Ayuntamiento, constituido ahora con arreglo a la Ley Municipal de mil ochocientos setenta y siete por orden del Gobierno Provisional de la República.

Santa Cruz de Tenerife, a diez y ocho de Abril de mil novecientos treinta y uno.

VºBº                                                El Secretario

El Alcalde                                         HFumagallo

AOrozco

Este libro que se reintegra con el correspondiente a la toma de posesión del Sr. alcalde don Andrés Orozco y Batista, se habilita para continuar extendiendo en él las actas de este Excmo. Ayuntamiento constituido ahora con arreglo a la Ley Municipal de mil ochocientas setenta y siete por orden del Gobierno provisional de la República.

Santa Cruz de Tenerife, a diez y ocho de Abril de mil novecientos treinta y uno.

Vº Bº                                      El Secretario

      El Alcalde                                 HFumagallo

AOrozco

[Firmado y rubricado]

Esto es, el Libro de Actas utilizado para las sesiones de las Comisiones Permanentes de la etapa monárquica, había sido habilitado para sentar las actas de las sesiones plenarias de la nueva Corporación Republicana.

¡Eureka!

Contada esta peripecia de «investigador novato», continuamos con la pesquisa de la historia de los nombres de las calles y plazas de Santa Cruz de Tenerife, navegando mejor pertrechados y con más éxito.

En esta búsqueda que inicialmente estaba dedicada a los nombres de las vías urbanas, han surgido una infinidad de documentos paralelos, convergentes y divergentes, que nos han conducido hacia nuevos derroteros de Recuperación de la Memoria Histórica de Santa Cruz de Tenerife, por los cuales no teníamos ni idea ni propósito de transitar.

Y así el proyecto de investigación de los nombres de las vías urbanas de Santa Cruz de Tenerife han dado lugar a varios proyectos más, de los cuales ya hemos aflorado una buena parte de la documentación existente. Sobre todo del tiempo histórico correspondiente a las décadas de los años 30 y 40 del siglo pasado, abriendo una veta investigadora de extraordinaria dimensión y alcance, por la cantidad de documentos emergentes. Documentos que han estado apartados de la curiosidad de los historiadores, durante todo este tiempo.

Hasta hoy.

* * * * *

Pudimos seguir el hilo conductor de los Libros de Actas Municipales, verificando que todas las actas de las sesiones plenarias republicanas estaban recogidas a partir de la página 61 de aquel libro número 13 y en los sucesivos libros marcados como CMP, habiéndose celebrado la última sesión del ayuntamiento republicano el 15 de julio de 1936.

 EL AYUNTAMIENTO OCUPADO POR LOS SUBLEVADOS

 

Producido el alzamiento militar, el 18 de julio de 1936, el Coronel de la Guardia Civil JUAN VARA TERÁN ocupó el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife sin oposición alguna.

Al día siguiente, el mismo Coronel JUAN VARA TERÁN, junto con ocho conspicuos individuos, y el Secretario Municipal HIPÓLITO FUMAGALLO MEDINA, se reúnen en sesión, de la cual se levantó Acta.

Así es como consta en el folio 89 vuelto y 90 del libro número 30 CMP.

La Comisión Gestora que ocupa el Ayuntamiento continúa utilizando el libro número 30 CMP para registrar todas sesiones plenarias.

Y así proseguirá la misma serie de libros hasta el número 34, que acaba con el acta de fecha 27 de marzo de 1939.

Producidos ceses y nuevos nombramientos de Alcalde y ediles, en enero de 1939, se vuelve a un sistema municipal similar al de la dictadura de MIGUEL PRIMO DE RIVERA.

Esto es, se recupera la separación de los órganos deliberativos y ejecutivos municipales.

Por un lado la Comisión Municipal Permanente cuyas sesiones son registradas a partir de la primera reunión celebrada el 9 de de enero de 1939.

Esta sesión es recogida en el libro marcado con el número 34 CMP, a partir del folio 131.

Mientras que se abre un nuevo libro marcado con el número 1, para recoger las sesiones de los Plenos, comenzando con la sesión plenaria correspondiente al 9 de enero de 1939, la misma fecha.

El Nuevo Orden Político envolvía a todos los sectores de la vida.

Y los libros de Actas no podían quedar al margen del Nuevo Orden

LA SEGUNDA REPÚBLICA ESPAÑOLA FUE INVIABLE


INVIABILIDAD ECONÓMICA

Los errores económicos de la Dictadura encabezada por el general MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA lastraron la economía del quinquenio republicano.

Dictadura proclamada con la connivencia y anuencia del Rey ALFONSO XIII, quien de este modo se tornó en rey felón, al violar la Constitución.

Aunque el Banco de España atesoraba una importante reserva, la Segunda República heredó una colosal deuda pública, generada con las obras públicas, y una crisis de la peseta, que JOSÉ CALVO SOTELO no había sabido resolver.

Esta crisis de la moneda española se había producido así:

A finales de 1925 la Dictadura había prometido incorporar la peseta al patrón oro.

La moneda española se estaba cotizando al 80 % de su valor en oro.

Los especuladores atesoraron pesetas para hacer el gran negocio de venderlas al 100 %, cuando se produjera la incorporación.

Como transcurrió el tiempo sin que esta medida se hiciera efectiva, los especuladores empezaron a desprenderse de las pesetas atesoradas cuando ésta se cotizaba al 94%, obteniendo aún un pingüe beneficio. (Habían comprado a 80 y vendían a 94).

El valor de la peseta se desplomó.

El ministro JOSÉ CALVO SOTELO intentó contrarrestar el desplome, comprando pesetas por valor de 500 millones mediante los fondos de intervención, pero no consiguió detener la caída, perdiendo además alrededor de la mitad de los fondos utilizados.

Cuando la Dictadura estaba ya dando estertores de agonía, hacia 1929 se produjo una fuga de capitales que hundió todavía más a la peseta.

Hundimiento que proseguiría imparable, hasta el punto de que en 1931, la Segunda República la recibiría al 50 % de su valor de 1925.

Situación económica que resultaría agravada en 1931, por otros hechos adicionales.

LA MARCHA DEL REY ALFONSO XIII

 

El Rey Alfonso XIII, al percatarse de que no podía contar con el Ejército ni la Guardia Civil, para sofocar el levantamiento popular republicano, abandona España, sin abdicar, habiendo transferido previamente 85 MILLONES DE DÓLARES al exterior.

¡Pobre Rey!

(Cinco años después, diez de estos millones serían donados a los alzados en julio de 1936).

Después de proclamada, la Segunda República Española se enfrenta a una situación económica con estas características:

1.- La Banca Morgan cancela un préstamo de 60 millones de dólares que había concedido a la Monarquía.

2.- Del 1º de abril al 30 de junio de 1931, los capitalistas retiraron de los bancos el 13 % de los depósitos totales, que fueron evadidos al exterior.

Con lo cual, la cotización internacional de la peseta, ya muy deteriorada, bajó un 20 % más

3.- Los empresarios y terratenientes cortaron toda inversión.

EL CARDENAL SEGURA

El Cardenal Primado de España, PEDRO SEGURA SÁEZ, había sido desterrado, por sus diatribas antirrepublicanas.

Desde el sur de Francia, envió instrucciones a sus sacerdotes para que mediante testaferros, vendieran bienes eclesiásticos y evadieran el dinero de España.

Al Cardenal Segura se atribuye esta frase:

«Que la ira de Dios caiga sobre España si la República persevera»»

 

INVIABILIDAD POLITICA

 

Visto con la perspectiva histórica de hoy, 82 años después del frustrado intento de libertad que significó la proclamación de la Segunda República Española, reconociendo la justicia de la exigencia de Responsabilidades a que fueron sometidos los colaboradores de la Dictadura de Primo de Rivera, hay que decir que constituyó un error estratégico.

El historiador británico PAUL PRESTON afirma:

Las conspiraciones de los monárquicos para una restauración comenzaron el día siguiente del 14 de abril.

El nuevo régimen republicano debía enfrentarse con todos los poderes fácticos al mismo tiempo.

EL EJÉRCITO

 

Una estadística de 1931, proporciona estas cifras:

El Ejército Español tenía en activo 163 generales y 21.996 oficiales, mientras que la tropa era de 115.930 soldados.

Esto es, había un general por cada 711 soldados y un oficial por cada 9.

El Ejército Español en Marruecos había reducido el número de efectivos procedentes de la recluta obligatoria, pero a cambio, había incrementado las unidades de tropas mercenarias, básicamente Legionarios y Regulares Indígenas, bajo el mando de oficiales ambiciosos, brutalizados, de mentalidad militarista despreciativa del poder político, y por ende intervencionistas, dispuestos a dar el salto a la Península para desalojar a los políticos del gobierno.

Así, en Marruecos, había un ejército mayoritariamente mercenario, – el autodenominado Ejército de África, no de España – que había ganado en destreza y eficacia.

Durante la etapa republicana de gobierno derechista, en 1934, varias de estas unidades mercenarias, de legionarios y regulares, fueron traídas en barco al norte de la Península, para reprimir la denominada Revolución de Asturias, actuando con gran crueldad y fiereza, sin hacer distinción entre combatientes y personal civil inerme, menospreciando las leyes de la guerra y el ordenamiento jurídico existente en la Segunda República.

Doce siglos después de haberse iniciado la Reconquista, los moros volvieron a Asturias.

Algunos historiadores consideran que la actuación en Asturias, de las tropas del Ejército de África, fue un ensayo general sangriento, de lo que sobrevendría el 17 de julio de 1936, fecha en la que comenzó el Alzamiento en Melilla, alzamiento que daría lugar a la terrible Guerra Civil Española, una guerra de exterminio, cuyas secuelas perduraron en forma de Dictadura unipersonal casi cuarenta años.

La estancia en el ejército colonial africano imprimió un carácter especial a sus mandos, que serían conocidos como africanistas.

Precisamente, el de más rápida carrera entre ellos, el General FRANCISCO PAULINO HERMENEGILDO TEÓDULO FRANCO BAHAMONDE SALGADO PARDO, describió muy bien este fenómeno, en estas líneas que dejó escritas:

«Mis años de África viven en mi con indecible fuerza. […] Sin África, yo apenas puedo explicarme a mí mismo, ni me explico cumplidamente a mis compañeros de armas»

Estas palabras hay que ponerlas en conexión con el texto del mismo General Franco, contenido en el famoso telegrama enviado desde Gran Canaria a las 6:10 horas del día 18 de julio de 1936:

«Gloria al heroico ejército de África. España sobre todo. Recibid el saludo entusiasta estas guarniciones que se unen a vosotros y demás compañero Península en estos momentos históricos. Fe ciega en el triunfo. Viva España con honor»

En el texto de este telegrama siempre me han impactado dos detalles, que no me parecen baladíes:

1.- El saludo es al ejército de África, no de España.

2.- La frase «España sobre todo».

Esta frase me resulta sobrecogedora, por su enorme paralelismo con la exclamación nazi alemana «Deutschland über alles» (= Alemania sobre todos), remedada en tiempos relativamente recientes – ¿subconscientemente? – por Coalición Canaria, con su lema electoral «Canarias por encima de todos».

Todo lo cual no debe ser desligado de lo contado por el falaz periodista VÍCTOR ZURITA SOLER en su libro «En Tenerife planeó Franco el Movimiento Nacionalista», publicado en 1937, donde ha quedado escrito que Franco dejó redactado en Tenerife su Manifiesto, el cual acaba con este párrafo final:

«sabremos salvar cuanto sea compatible con la paz interior de España y su anhelada grandeza, haciendo reales en nuestra Patria, por primera vez, y por este orden de trilogía FRATERNIDAD, LIBERTAD E IGUALDAD.

Españoles: ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

¡¡¡VIVA EL HONRADO PUEBLO ESPAÑOL!!!

Comandante General de Canarias

Santa Cruz de Tenerife, a las cinco y cuarto horas del día 18 de julio de 1936 »

* * * * *

Con la perspectiva histórica actual, resulta estremecedora la invocación a los tres conceptos Libertad, Igualdad y Fraternidad, aunque citados en orden trabucado, por el General, devenido posteriormente en Generalísimo y Caudillo de España por la gracia de Dios.

El Dictador que no mostró respeto alguno por estos Derechos Humanos a lo largo de su dilatada vida.

El Dictador que no mostró respeto alguno por estos Derechos Humanos a lo largo de su dilatada vida, compartía el pensamiento del General EMILIO MOLA VIDAL, quien dejó escrito este mensaje:

echar al carajo toda esa monserga de derechos del hombre, humanitarismo y filantropía”.

El General FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE había sepultado en el olvido, estas palabras suyas, pronunciadas el 17 de diciembre de 1931:

«Recibiendo en sagrado depósito las armas de la Nación y las vidas de los ciudadanos, sería criminal en todos los tiempos y en todas las situaciones que los que vestimos el uniforme militar pudiéramos esgrimirlas contra la Nación o contra el Estado que nos las otorga»

Así constan en sus declaraciones ante la Comisión de Responsabilidades, que en tal fecha, estaba realizando la investigación para someter a juicio a los implicados en las ejecuciones de los sublevados en Jaca de 1930, según asevera PAUL PRESTON en la página 114 de su libro «Franco», citando a su vez la obra de LUÍS SUÁREZ FERNÁNDEZ sobre Franco.

* * * * *

Y tampoco, podemos olvidar lo pronunciado por JOSÉ CALVO SOTELO, el 16 de junio de 1936, en el que sería su último discurso en las Cortes Republicanas.

Tras manifestar su opción por el fascismo como forma política para organizar la sociedad española, estas son algunas de sus palabras, tal como han quedado reflejadas en el Diario de dicha Sesión.

[…] no creo que exista actualmente en el Ejército español […] un solo militar dispuesto a sublevarse en favor de la monarquía y en contra de la República. Si lo hubiera sería un loco y un imbécil, […] aunque considero que también sería loco el militar que al frente de su destino no estuviera dispuesto a sublevarse en favor de España y en contra de la anarquía, si ésta se produjera.

Con portentosa habilidad dialéctica, JOSÉ CALVO SOTELO, tilda de loco al general que estuviera dispuesto a sublevarse, y acto seguido, aplica el mismo calificativo al que no se subleve.

Una clara invitación a la rebelión militar.

Por lo que sucedió a continuación, parecería que la imprecación del Cardenal Segura fue escuchada:

La ira de Dios cayó sobre España.

Y se produciría la gran paradoja histórica.

Cuatro siglos después, los descendientes musulmanes de aquellos expulsados por los Reyes Católicos, cuya herencia sería tan invocada por los «nacionales», invadieron la Península Ibérica para matar españoles.

La Segunda República Española no tuvo la más mínima posibilidad de ser viable.

No la dejaron.

* * * * * * * * * * * * *

Este artículo fue escrito en el septuagésimo quinto (75º) aniversario de la proclamación de la Segunda República Española, habiendo sido publicado en

                 http://personales.ya.com/pedroms/memoria.html

Como esta página web ha devenido obsoleta, me ha parecido conveniente rescatarlo y traerlo a este blog.

ACTO FALANGISTA EN TEATRO GUIMERÁ 22/12/1936


En la página 5 de número 8808 del periódico tinerfeño Gaceta de Tenerife, del miércoles 23 de diciembre de 1936, se publicó esta gacetilla a dos columnas:

El acto de ayer tarde en el Gui-

Merá organizado por Falange

Española de las J.O.N.S.

 

Ayer, a las seis de la tarde, se celebró en el Teatro Guimerá, de esta Capital, el acto organizado por Falange Española de las J.ON.S., dedicado exclusivamente a los obreros tinerfeños.

Todas las localidades se encontraban ocupadas, figurando una mayoría de obreros y empleados.

En el escenario ocuparon sitio don Miguel Primo de Rivera, Jefe de la Junta de Mando de Falange Española de Salamanca, don Mario G. Zaera, Jefe Territorial de Galicia; el Jefe Territorial de Marruecos; Jefe Territorial de Canarias, Antonio Maria Casañas; jefe provincial don Juan Cañizares, y otros jefes y miembros de Falange Española.

Inició el acto el falangista don Francisco Aguilar. Comenzó su disertación diciendo que Falange Española es un partido que admite en su seno al hombre que ha sido por otros partidos esclavizado, haciendo de él un ser necesario para la Patria y responsable de sus actos.

Trató de una manera magistral de los problemas latentes en España. Habló de que el obrero es un individuo bueno, consciente de sus actos y hechos. Negó que fuera revolucionario.

En fin, del discurso de Aguilar habría que decir mucho. Muy doctrinal. Muy necesario en estos momentos. El público lo aplaudió largamente.

Seguidamente ocupó la tribuna el jefe territorial de Canarias, don Antonio María Casañas diciendo que a la Falange se le tiene por un partido enemigo del obrero; un partido reaccionario. No hay – dijo – nada de eso. Falange viene a buscar ayuda mutua entre todos.

Hizo historia de la labor que desarrolla Falange en estos momentos, que ayuda con su juventud a aplastar al marxismo.

Tuvo palabras de censura para aquellos individuos que critican a Falange y para los que han convivido en la masonería.

Terminó diciendo que ellos admiten en su seno a todos, sin distinción de clases. Fue aplaudido.

A continuación se levantó a hablar el jefe territorial de Galicia, Mario G. Zaera, siendo objeto de un caluroso homenaje de gratitud, por las atenciones de que han sido objeto de los falangistas de Canarias a su paso por tierra de Galicia.

El señor Zaera comenzó diciendo que pocas serian sus palabras, pues el objeto del acto que se verificaba lo habían dado a conocer maravillosamente Francisco Aguilar y el jefe territorial Casañas.

Tuvo palabras de admiración para Aguilar, por su cultura, y en particular por haber procedido antes del movimiento del campo marxista.

Luego aconsejó a los obreros tinerfeños para que ingresen en los Sindicatos de las C.O.N.S., que próximamente comenzarán a funcionar, así como unos Comedores de Justicia, no de Caridad, para darles de comer al que no trabaja y no tiene hogar.

Se refirió a que los 40 mil sindicalistas que aterraban Zaragoza, están ahora inscriptos en estos Sindicatos, convencidos de su equivocación al militar en aquellos partidos de odio y ruina.

Al terminar su notable discurso, lo mismo que los demás oradores, fue aplaudidísimo, oyéndose numerosos ¡Arriba España!

* * * * * * * * **

Ya sabemos que el papel aguanta lo que le ponen encima.

Pero resulta imposible de creer, por ser absolutamente inverosímil, lo proclamado por el gallego Mario González Zaera sobre que 40 mil sindicalistas que aterraban Zaragoza, – los cuales debían haber sido militantes antifascistas de la CNT y UGT -, se hubieran pasado, sin más y en bloque, a la Central Obrera Nacional Sindicalista, organización constituida en Madrid el 4 de junio de 1934, a instancia del ideólogo nazi-fascista zamorano Ramiro Ledesma Ramos, cofundador de la Falange.

En el Parque Municipal García Sanabria de Santa Cruz de Tenerife hay un paseo dedicado a enaltecer la memoria de FRANCISCO AGUILAR y PAZ.