VENTURA MORALES YANES ICODENSE EN LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN NAZI


VENTURA MORALES YANES nace el 25 de marzo de 1915 en el domicilio familiar situado en el barrio de San Felipe en el municipio de Icod de los Vinos, en la isla de Tenerife.

VENTURA MORALES YANES es hijo de Marcos Morales Fajardo y de María Yanes Álvarez. Sus padres contaban con cuarenta y cinco y veintinueve años de edad respectivamente en el momento de su nacimiento, siendo jornaleros ambos.

VENTURA MORALES YANES es nieto por línea paterna de Ciriaco Morales y de María Fajardo Pérez, naturales de la isla de Fuerteventura, fallecido el primero y avecindada en Icod de los Vinos la segunda en el momento del nacimiento de su nieto VENTURA MORALES YANES.

Por línea materna, VENTURA MORALES YANES es nieto de Ventura Yanes Abreu y de María Álvarez Yanes, ambos naturales de La Orotava, difunto el abuelo en el momento de su nacimiento.

Previsiblemente su infancia y adolescencia tuvo lugar en su ciudad natal de Icod de los Vinos.

Por su quinta a VENTURA MORALES YANES le correspondió realizar el servicio militar en 1936, año en el que tuvo lugar el golpe de estado militar perpetrado contra el legítimo gobierno de la Segunda República.

VENTURA MORALES YANES en 1936 se encuentra como soldado en la plaza militar de Villa Cisneros, en el Sáhara Español. Formaba parte del contingente de soldados destacados en esta plaza y pertenecientes al Regimiento de Infantería de Tenerife número 38.

En las primeras semanas tras el golpe militar del 18 de julio los presos republicanos fueron hacinados en la cárcel provincial, en los salones de Fyffes y en la denominada prisión flotante en la bahía de Santa Cruz, entre otros centros de detención.

A mediados de agosto de 1936 una treintena de presos considerados como relevantes dirigentes republicanos, que estaban detenidos en uno de los barcos prisión, son deportados a la plaza militar de Villa Cisneros. Allí realizarían trabajos forzados.

Entre aquellos deportados políticos se encontraba PEDRO GARCÍA CABRERA, NICOLÁS MINGORANCE PÉREZ, los hermanos LUIS y LEONCIO NIEBLA ROURE, JOSÉ RIAL VÁZQUEZ los hermanos LUCIO y MANUEL ILLADA, FRANCISCO SILVESTRE INFANTE, ANSELMO TRUJILLO TRELLES, entre otros.

Siete meses después de la deportación, en marzo de 1937, se produce la épica evasión de los deportados políticos de Villa Cisneros, a la que se unió la inmensa mayoría de los soldados de infantería que se encargaban de su custodia, que eran canarios mayoritariamente. Tras hacerse con el mando del correíllo VIERA CLAVIJO, los evadidos huyen con destino a Dakar. Entre los soldados que se unieron a los deportados evadidos de Villa Cisneros se encontraba el icodense VENTURA MORALES YANES.

Los evadidos de VILLA CISNEROS consiguieron alcanzar posteriormente la zona republicana en tierras peninsulares. Los soldados, por estar incluidos en quintas, pasarían a formar parte de los diferentes cuerpos militares del ejército de la República.

Se ignora en que cuerpo militar VENTURA MORALES YANES quedó encuadrado, en la Península.

Tras sobrevivir a la guerra civil, VENTURA MORALES YANES forma parte de la retirada y pasa a territorio francés como refugiado.

VENTURA MORALES YANES en Francia posiblemente acabaría en uno de los muchos campos de refugiados que el gobierno galo habilitó para los republicanos españoles. Realmente campos de concentración, en los que fallecieron muchos españoles.

Al producirse la ocupación nazi de parte del territorio francés en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, VENTURA MORALES YANES siguió luchando contra el fascismo en la resistencia francesa. Se ignora si formó parte del ejército francés de liberación, de la legión francesa o si formó parte de alguna compañía de trabajadores españoles (CTE).

De lo que hay certeza es que VENTURA MORALES YANES es hecho prisionero por los alemanes en territorio francés. La fecha exacta de su detención no se conoce, pero en enero de 1944 se encuentra detenido en el campo de prisioneros o Front- Stalag 122, situado en la ciudad francesa de Compiégne.

Stalag es la forma abreviada de Stammlager, que fue en el III Reich la denominación para los campos de prisioneros de guerra en la Segunda Guerra Mundial. A los campos de tránsito para los prisioneros desde donde eran distribuirlos a los diferentes Stalags se les denominó Front-Stalags o Dulags.

Compiègne es una pequeña ciudad situada a 65 kilómetros al norte de París, en el actual departamento del Oise, en la región de Picardía. Durante la ocupación alemana, los nazis instalaron un campo de tránsito e internamiento en las cercanías de esta localidad que estuvo activo desde junio de 1941 hasta agosto de 1944.

Junto con VENTURA MORALES YANES en el Front-Stalag 122 de Compiégne se encontraba otro canario, EMILIO REYES GONZÁLEZ, natural de El Tablero en la isla de Tenerife. También era soldado de infantería destacado en Villa Cisneros y evadido junto con los deportados políticos en marzo de 1937.

VENTURA MORALES YANES el 17 de enero de 1944 fue deportado desde el Front-Stalag 122 de Compiégne al campo de concentración de Buchenwald en territorio alemán, ingresando en ese campo el 19 de enero de 1944. Buchemwald se encontraba a las afueras de la ciudad de Weimar, en el estado de Turingia, en el centro geográfico de la Alemania actual.

VENTURA MORALES YANES formó parte de un traslado de 1945 prisioneros que salieron de Compiégne con destino al campo de concentración de Buchenwald el 17 de enero de 1944. Eran hombres de casi treinta nacionalidades distintas. Mayoritariamente eran de nacionalidad francesa (1509 deportados), seguido por un grupo de 230 españoles, 75 italianos, 22 polacos y en menor cuantía del resto de nacionalidades.

VENTURA MORALES YANES fue registrado en el campo de Buchenwald con el número de matrícula 40.680.

Su compañero EMILIO REYES GONZÁLEZ sería también deportado a Buchenwald en el siguiente convoy de deportados desde Compiégne, que partió el 20 de enero de 1944 y llegó a Buchenwald el día 22. VENTURA MORALES YANES y EMILIO REYES GONZÁLEZ son los dos únicos canarios, de los que se tiene constancia de su paso por el campo de concentración de Buchenwald.

VENTURA MORALES YANES fue trasladado desde el campo de concentración de Buchenwald al campo de Dora el 13 de marzo de 1944, tras dos meses de estancia en Buchenwald. En aquel momento el campo de Dora era un subcampo de Buchenwald, del cual dependía, y situado también en el estado de Turingia.

En octubre de 1944 el campo de Dora recibió por las SS el estatus de campo independiente, con más de 30 subcampos propios, y empezó a denominarse oficialmente con el nombre de campo de concentración de Mittelbau. El campo de Dora-Mittelbau (también conocido como Dora-Nordhausen o Nordhausen) se asentó cerca del borde sur de las montañas Harz, al norte del pueblo de Nordhausen.

El campo de concentración de Dora-Mittelbau fue construido para albergar a los trabajadores que producían armamento militar y motores de avión. Los túneles de dicho campo fueron la mayor fábrica de armamento subterránea de la Segunda Guerra Mundial y es la mayor instalación subterránea del mundo.

Las condiciones de trabajo en Dora-Mittelbau eran muy duras, trabajando de sol a sol en túneles sin ventilación y carentes de luz natural. La mortalidad de los trabajadores esclavos fue elevadísima, y de los 60.000 prisioneros de hasta 40 países diferentes, utilizados como trabajadores forzados en Dora-Mittelbau, en torno a CUARENTA MIL murieron, a causa de las inhumanas condiciones de alojamiento y trabajo.

Según las anotaciones del campo de Dora-Mittelbau, VENTURA MORALES YANES permaneció ingresado en la enfermería del campo desde el 1 de noviembre de 1944 hasta el día 13 de ese mismo mes, afecto de gripe. Después de esta fecha no existen más datos de VENTURA MORALES YANES en los registros que hoy se conservan del campo de concentración de Dora-Mittelbau.

VENTURA MORALES YANES tenía en aquel momento 29 años de edad.

Su compañero de Tenerife EMILIO REYES GONZÁLEZ, por aquellas fechas ya había fallecido, ya que tras algo más de un mes en Buchelwald, había sido trasladado al campo de concentración de Flossenurg. Y de éste a su vez es deportado a Mauthausen en marzo de 1944. Falleciendo en el subcampo de Gusen el 21 de agosto de 1944.

Hay un tercer soldado canario, perteneciente también al grupo de soldados que se unieron a los deportados políticos evadidos de Villa Cisneros, que ya había sido asesinado en los campos de concentración de la Alemania nazi  en 1941. Se trata de ALEJANDRO MORENO GARCÍA, natural de Hermigua en la isla de La Gomera, que falleció el 23 de Septiembre de 1941 en el campo de concentración de Mauthausen.

Del último periodo de la historia del campo de Mittelbau, de enero a abril de 1945, muy pocos registros del campo se conservan. Los casos de fallecimientos en el campo de Mittelbau, en el periodo desde enero hasta la evacuación en abril de 1945, no se registraron.

A medida que las tropas estadounidenses avanzaban a principios de abril de 1945, las SS evacuaban los subcampos dependientes del campo de Mittelbau. Se presume que los presos fueron evacuados de Mittelbau el 4 de abril de 1945, rumbo al campo de concentración de Bergen-Belsen principalmente, pero también al campo de Sachsenhausen y hacia la Bahía de Lübeck. Las SS habían dejado únicamente a los enfermos y moribundos.

Los deportados fueron evacuados en tren o a pie. La mayoría de las conocidas como marchas de la muerte se dirigían rumbo al campo de concentración de Bergen-Belsen.

Miles de los presos que fueron evacuados a pie terminaban desfalleciendo por cansancio en los bordes de la carretera, con sus fuerzas totalmente agotadas. Los oficiales de la SS disparaban y mataban a millares de presos, tras haber caído desfallecidos. Los cadáveres de los desdichados que iban matando en el camino iban siendo enterrados de manera anónima en las inmediaciones de dicha carretera.

En lo que se refiere a VENTURA MORALES YANES, tras la última anotación en el campo de Dora-Mittelbau en octubre de 1944 cuando enfermó de gripe, no se tiene registro ni rastro alguno.

Según los datos oficiales que se conservan, del grupo de 1945 hombres deportados desde Compiegne el 17 de abril de 1944 con destino a Buchenwald, se tiene la certeza que 679 fallecieron y 945 fueron liberados.

Por otro lado, un número de 57 deportados desaparecieron durante la deportación, 3 fueron liberados por las autoridades alemanas y 10 se evadieron en el transporte o en la deportación.

Por último hay un número de hasta 250 deportados de los que se desconoce su paradero.

VENTURA MORALES YANES se encuentra en este grupo de 250 deportados de ignorado paradero.

No es descartable que el tinerfeño VENTURA MORALES YANES muriera en Dora-Mittelbau entre enero y abril de 1945, periodo en el que no se registraron las defunciones.

Otra posibilidad es que formara parte de los miles de deportados que fueron asesinados por las SS, rematados en el suelo, a medida que caían en el camino en las marchas de la muerte hacía el campo de concentración de Bergen-Belsen.

También en el campo de Bergen-Belsen el hacinamiento de prisioneros evacuados de otros campos en los últimos días, hasta su liberación por las tropas británicas el 15 de abril de 1945, provocó la muerte de un importante número de personas por efecto del hambre, el frío y las enfermedades.

Por último, una última posibilidad, menos probable, es que VENTURA MORALES YANES haya sobrevivido, pero por algún motivo sus datos no aparecen en las listas de supervivientes, perdiéndose su rastro.

 

Fuentes:

El Blog de Pedro Medina Sanabria

https://pedromedinasanabria.wordpress.com

Memorial del Campo de Concentración de Mittelbau-Dora

Fondation pour la Memoire de la Deportation

Registro Civil de Icod de los Vinos

Bermejo, B. Checa, S. Libro Memorial. Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945). 2006.

Rial Vázquez, José (José Sahareño). Villa Cisneros, deportación y fuga de un grupo de antifascistas. Reeditado por Grupo editorial Tierra de Fuego en 2007.

[APORTACIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO].

deportadoscanarios@gmail.com

 

TRASLADAR LAS BANDERAS DE NELSON


 Excmo. Ayuntamiento.

Sesión del día 14 de Mayo de 1936

Testimonio.

 

Se dio cuenta de un escrito de la Junta Insular de Turismo en el que se comunica que aquel Órgano acordó solicitar del Ayuntamiento, a propuesta del Vocal Sr. Martín Albertos, que estudie la posibilidad de trasladar las banderas de Nelson que actualmente se hallan en la Iglesia de la Concepción al Museo Municipal o a otro lugar adecuado para su mejor conservación.

El Sr. [José María] Martín Díaz en nombre de Izquierda Republicana estima que se debe hacer dicho traslado, para lo cual propone que se designe una comisión de Señores Concejales de la que forme parte el Inspector del Museo.

El Sr. [Nicolás] Mingorance [Pérez] {socialista} dice que se había puesto al habla con el Secretario de la Corporación indicándosele que en Julio de 1933, se adoptó un acuerdo solicitando la entrega de dichas banderas y de unas lanzas; pero que quiso ver el resultado de aquel acuerdo, siéndole imposible poderlo ver, por que en día de mañana se ocupará de ello.

Propone que se acuerde en firme la petición de esos trofeos, y dirigiéndose a los centros que corresponda, se nombre a una comisión de Concejales que se haga cargo de los mismos. Estima que si las gestiones que propone realizar no dieran resultado, se debe dirigir la Corporación a Madrid pidiendo se ordene la entrega, aprovechando que esas gestiones pudiera hacerlas el Sr. Alcalde que se encuentra en aquella Villa.: pues perteneciendo las banderas al pueblo, deben radicar en el Museo, máxime cuando se rumorea de que ya faltan algunos trozos a las mismas por causa que diría una que se comprobara el rumor.

El Sr. [Francisco] González y F. Trujillo apoya la idea de la incautación de las banderas, discrepando del Sr. [Nicolás] Mingorance [Pérez] {socialista}, puesto que entrar en posesión de las mismas es fácil, pues al igual que se arrebataron a Nelson se las quitarán al Cura de la Concepción, ofreciéndose para ello.

El Sr. [Óscar] Pestana [Nóbrega] {socialista} justifica el interés en guardar esas banderas en la Iglesia, pues constituyen una fuente de ingresos, por ser muchos los turistas que vienen a visitarlas, diciendo incluso que se cotizan a altos precios trozos de esas banderas.

Cree que se debe facultar a la Comisión que se designe para hacerse cargo de las mismas.

El Sr. [José] González Cabrera dice que ya se ocupó en otra ocasión el Ayuntamiento de su rescate, pero como la existencia de las mismas en la Iglesia da margen a grandes beneficios, por el clero se hizo presión en Madrid para que se opusieran a la entrega. Manifiesta que hay que tener mucho cuidado pues esos señores serán capaces de hacer que vayan al Museo Nacional antes que permitir que se queden en este Museo.

El Sr. [José María] Martín [Díaz] propone que se designe a la Comisión y que si no la entregan, entonces debe ir ésta por ellas sin preámbulos.

Por último S.E. a propuesta del Sr. [Francisco] Rodríguez Guanche acordó oficiar al párroco de la Iglesia referida para que entregue las banderas cogidas al Almirante Nelson, procediendo en consecuencia caso de que se niegue a ello.

El Secretario,

Sec. 4ª. I. Pública.

Cúmplase.

El Alcalde,

CIUDADANO DE HONOR ALEJANDRO LERROUX


[Prosiguiendo la lectura del acta de la sesión plenaria municipal del jueves dieciocho de marzo de 1936]

  

[PEDRO GARCÍA CABRERA] se refiere a que hay un asunto que precisa tratar, puesto que él le impediría ocupar de nuevo sus escaños, por ser cuestión de dignidad, y el cual es el de revocar inmediatamente el nombramiento de Ciudadano de honor hecho a favor del Sr. Lerroux.

El Sr. [NICOLÁS Mingorance dice que en la sesión en que tomaron posesión los Concejales del Frente Popular primeramente designados, pidió el expediente de ese nombramiento; que examinado el mismo observó que la designación no era de hijo adoptivo, sino de Ciudadano de honor.

Dice que como el político don Alejandro Lerroux, fue el Jefe del Gobierno que reprimió la revolución de octubre y que como el Frente Popular está compuesto de fuerzas que participaron en aquella, dice que se debe revocar aquel acuerdo, puesto que ello fue producto de la política menuda que realizó el anterior Ayuntamiento y que el único fundamento fue una circular del ayuntamiento de Huelva, pidiendo la adopción de ese acuerdo.

Dice que está resolución se adoptó cuando el pueblo no podía manifestarse, razón por la que se pide que, no siendo del sentimiento popular, y por no tener personalidad para ello el Sr. Lerroux, se adopte el acuerdo que ha solicitado.

El Sr. Presidente dice que la propuesta está en el ánimo de todos, y S.E. acordó revocar el referido acuerdo de nombramiento de Ciudadano de honor de esta Ciudad, a favor del político indicado.

El Sr. González y F. Trujillo pide que como cuando se adoptó el acuerdo se le participó al Sr. Lerroux, se le participe ahora al propio interesado, la resolución que se acaba de adoptar.

S.E. así lo acordó.

El Sr. Crespo solicita que las sesiones comiencen a las seis de la tarde, para que puedan concurrir los señores que son empleados.

También así lo acordó S.E.

Por las razones alegadas por el Sr. García Cabrera, el Sr. Presidente pregunta si se acuerda suspender la sesión para continuarla en el día de mañana a las seis de la tarde, acordándolo así el Ayuntamiento.

 

 

[Con las firmas del Alcalde JOSÉ CARLOS SCHWARTZ HERNANDEZ y de 15 de los concejales presentes, acaba el acta, que es cerrada por la firma del casi sempiterno Secretario Municipal HIPÓLITO FUMAGALLO MEDINA]

ELIGIENDO TENIENTES DE ALCALDE DEL FRENTE POPULAR


[Continuación de la lectura del acta de la sesión plenaria municipal del jueves dieciocho de marzo de 1936]

 

La Presidencia anuncia que se va a proceder a la elección de los Sres. Que hayan de ocupar las Tenencias de Alcaldía que se encuentran vacantes por renuncias de los que los desempeñaban.

Al objeto de que se pongan de acuerdo los señores Concejales sobre la votación, se suspende la sesión por dos minutos.

Reanudada la misma, se `procede a realizar dicha votación, la cual dió el siguiente resultado:

Para 1er Teniente de Alcalde Don Juan Martinez de la Peña, con 19 votos y uno en blanco; para 2º Teniente, Don Jose María Martín Díaz con 19 votos uno en blanco y uno a favor de del Sr. Gonzalez y F. Trujillo; para 3er.Teniente, Don Juan Alonso de Armas , con 19 votos y dos en blanco; para 4º Teniente, Don Pedro Garcia Cabrera, con 19 votos dos en blanco y uno a favor de del Sr. Gonzalez y F. Trujillo; para 6º teniente, D. Santiago Alberto Hernandez, con 19 votos y dos en blanco; para 7º Teniente de Alcalde, Don Salvador Díaz Ferreira, con 20 votos y dos en blanco; y para 8º Teniente, don Manuel Guadalupe [Pérez], con veinte votos y uno en blanco.

En el momento de emitir su voto el Sr. [Moisés] Cova [Hernández], hace uso de la palabra el Sr. [Francisco] Rodríguez Guanche, quien dice que habiendo anunciado en la anterior sesión el Alcalde dimitido [FRANCISCO MARTÍNEZ VIERA] que la mayoría del Ayuntamiento renunciaría a sus cargos, pide que por dignidad y ser una aspiración del pueblo, dimita su cargo de concejal el Sr. [Moisés] Cova [Hernández].

Este le replica que renuncia a la Tenencia de Alcaldía, por ser un cargo que le había conferido el anterior Ayuntamiento; pero como su acta se la debe al pueblo que lo eligió y este le pide que siga en el ejercicio de sus funciones no puede dimitir.

El Sr. [Francisco] Rodríguez Guanche se da por conforme con la explicación dada.

La Presidencia en consecuencia de la votación obtenida por señores designados anteriormente, proclama para las Tenencias de alcaldía que se citan, a los señores que han obtenido la votación más alta anteriormente registrada.

El Sr. Presidente dice que no por deber, sino por una necesidad nacida de sus afectos, dá las gracias a los señores que le han elevado a la Alcaldía. Desde ella imprimirá a su gestión el mismo derrotero en los cargos desempeñados.

Cree no debe escapar a nadie que en esta interinidad que impone la convocatoria para elecciones municipales, escasa va a ser su labor, por lo que solo remarca en este momento la índole política del acto. Pues en los días subsiguientes al 16 de febrero en los que tuvieron que recoger el poder del medio de la calle, anunció desde los balcones de este Ayuntamiento que aquel acto no tenía otra significación sino la de que el pueblo de Tenerife había vuelto a ser dueño de la Casa del Pueblo, la que por tradiciones se había convertido en madriguera de inmoralidades. Aquel acto, fijo, fue solo la anticipación del hecho que plasma su realidad.

Ahora puede decirse que hay un Ayuntamiento auténticamente republicano, que ha de satisfacer las necesidades puesto que solo viene a interesarse en la administración honrada de la comunidad.

Poco podrán hacer, no obstante, se preparará la labor necesaria. Anuncia que ellos darán todas las facilidades y tienen la seguridad de que el pueblo sentirá la sensación de que existen hombres bien intencio0nados que administrarán sus intereses sin favoritismo ni compadrazgo, que fue el padrón de ignominia del anterior Ayuntamiento.

Afirma que estarán en el Ayuntamiento mientras tengan la confianza del pueblo y que se retiraran tan pronto aquella les falte.

Agrega que tiene sentido de responsabilidad y sabe que cuando el pueblo arrebata los mandatos conferidos, no puede estarse con dignidad ni un segundo en los puestos que se usufructuaran.

El Sr. [Pedro] Garcia Cabrera dice que sin necesidad de hacer manifestaciones políticas, debe decir que estamos a merced del pleamar de los movimientos de opinión, y que defenderán la misma trayectoria del Frente Popular.

Para realizar con interés el programa que se confeccione estarán juntos a los republicanos, pero el día, en que no pudieran continuar en esa actitud, seguirán en sus escaños como elementos de oposición.

Mientras tanto agrega, nuestro esfuerzo será el de elaborar en el programa común que se trace para salvar la debacle que pesa sobre el Ayuntamiento, preparando la gestión a la Corporación que les suceda.

Se refiere a que la economía municipal está rendida por lo que difícil será salir airosos, so pena que se siga un plan de restricciones para poder roer el hueso que les han dejado, ya que la pulpa se la llevaron los otros.

Como quiera que el orden del día es amplio y reconoce que los nuevos concejales designados, deben estudiar los asuntos que comprende, procede que se suspenda la sesión, continuándola en el día de mañana, para despachar estos asuntos y no dejar en suspenso la vida administrativa del Ayuntamiento.

JOSÉ-CARLOS SCHWARTZ ALCALDE ELECTO SIN UNANIMIDAD


 

El viernes 13 de marzo de 1936, desembarcó en Tenerife el nuevo Comandante Militar de las Islas Canarias, General de división FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE.

A su recepción asistió JOSÉ-CARLOS SCHWARTZ HERNÁNDEZ, Gobernador Civil Interino desde el domingo 21 de febrero hasta el sábado 14 de marzo de 1936.

* * * * * * * * * *

El acta de la sesión plenaria municipal del jueves dieciocho de marzo de 1936, se inicia en el folio 6º, del libro 29º.

 

En las Casas Consistoriales de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, Capital de la Provincia de este nombre, a dieciocho de marzo de mil novecientos treinta y seis, se reunió el Excmo Ayuntamiento en sesión pública ordinaria de segunda convocatoria, previamente citado con arreglo a las vigentes disposiciones; bajo la Presidencia del Teniente de Alcalde don Moisés Cova Hernández y con asistencia de los señores Concejales consignados al margen, para tratar y resolver los asuntos figurados en el Orden del Día, repartidos con la convocatoria.

Abierta al sesión a las dieciocho y diez horas, fue leída el acta de la anterior que fue aprobada sin discusión y por unanimidad.

Acto seguido el Señor Presidente ordena que se dé lectura a las renuncias presentadas por los siguientes señores de sus cargos de Concejales:

Don Francisco Martínez Viera, Don Rafael J. Calzadilla y Dougour, Don Esteban Pérez Barrera, don Eladio Arroyo Herrera, Don Jerónimo Fernaud Martín, Don Alejandro Padrón Rodríguez, Don Isauro Alvarez Lopez, don José Izquierdo Izquierdo, Don Eulogio Reyes y Reyes, Don Sebastián Castro Díaz,. Este último había formulado su renuncia con anterioridad a este momento.

S.E. por unanimidad acordó aprobar dichas renuncias.

Seguidamente fue leído un oficio del Excmo. Señor Gobernador de la Provincia, – [MANUEL VÁZQUEZ MORO] -, por el que designa a los siguientes señores en calidad de Concejales interinos: Sra. Doña Isabel González y González, Don José Carlos Schwartz Hernández, Don José María Martín Díaz, Don Juan Martínez de la Peña, Don Juan Alonso de Armas, Don Cándido Reverón González, Don Pedro Hernández Pérez, Don Francisco Palacios [Gutiérrez], Don Santiago Alberto Hernández y don Gregorio Cubas Alberto.

Se procedió, con la formalidad de rigor, a dar posesión a los señores presentes de los que se han citado anteriormente. El Sr. Presidente advierte que habiendo renunciado el cargo de concejal, el Sr. Martinez Viera , quedaba vacante la Alcaldía y que en consecuencia procedía hacer la designación de Alcalde.

Se suspende la sesión, y una vez reanudada comienza dicha votación, la que da por resultado 19 votos a favor del Sr. Schwartz, 2 del Sr. García Cabrera y uno en blanco.

El Sr. Schwartz hace uso de la palabra para decir que habían venido al ayuntamiento los diferentes señores que forman el frente popular implicados en el movimiento izquierdista que había triunfado en las últimas elecciones, y con el compromiso de designarle por unanimidad para Alcalde de la población, y que ante ese acuerdo y pese a sus escrúpulos, no había tenido inconveniente en aceptar el cargo, siempre que para él fuese elegido por unanimidad, pues de otra forma no estaba dispuesto a aceptar. Como por el resultado de la votación obtenida se ha visto que el acuerdo ha sido infringido, se ve en la precisión de no aceptar el cargo para el que se le ha designado.

El Sr. [Pedro] García Cabrera manifiesta que aunque ellos están dentro del Frente Popular, les bastaba que hablase uno de sus componentes, pero ante el incidente urgido quiere hacer constar que la minoría Socialista votó al Sr. Schwartz, por creer que es quien debe ocupar la Alcaldía.

Agrega que por su parte existe un amplio margen de confianza hasta tanto se realice el programa que se acuerde llevar a la práctica, apoyándolo mientras se cumpla, estando en consecuencia dispuestos a afrontar los acuerdos adoptados por el Frente Popular por hallarse dentro del mismo.

El Sr. [Francisco] Rodríguez Guanche en nombre de la minoría comunista manifiesta que los votos a los que se ha referido el Sr. Schwartz proceden de aquella minoría, habiéndolo hecho así, por tener preferencia ellos por los más afines, y por no haber participado del acuerdo que se refería, lo ha hecho así.

Entra el Sr. [Manuel] Macías [Fuertes].

El Sr. Schwartz dice que debe reiterar la declaración hecha y que solo aceptaría el cargo, si la votación se hubiese producido por unanimidad, y que al ratificarse el Sr. Rodríguez en lo dicho aquella unanimidad desaparecería, insiste en no aceptar dicho cargo, puesto que si el, contra su voluntad, accedió a que le eligiera, fue por la insistencia de los elementos del Frente Popular.

El Sr. Rodríguez interviene para decir que no acepta el criterio que sustenta el Sr. Schwartz, por las mismas razones alegadas anteriormente, estimando que el Sr. Schwartz, dada la votación obtenida, debía aceptar ese puesto, a pesar de que la minoría comunista se ratifica en su actitud.

El Sr. Presidente manifiesta que habiendo idos elegido por mayoría de votos el Sr. Schwartz no tenía otro remedio que proclamarlo para Alcalde, y que después que ocupe la Presidencia proceda como mejor estime.

El Sr. Palacios manifiesta que había aceptado el cargo de concejal, sacrificándose hasta tal punto que había perdido el jornal, y en virtud de la obligación contraída por los hombres del Frente Popular insta al Sr. Schwartz que acepte el puesto de responsabilidad que se le ha conferido, para hacer ver al pueblo quienes son los que ofrecen o prometen y cumplen diferenciándoles de los que ofrecen y no cumplen, Y como se da el caso, además, de que es el propio pueblo el que pide que la Alcaldía la desempeñe el Sr. Schwartz, cree que no puede sustraerse de esa obligación porque un hombre se equivoque; debiéndose sacrificar, ya que un sacrificio más lo agradecería el pueblo.

La Presidencia proclama para Alcalde de esta Ciudad a don José Carlos Schwartz Hernandez, en virtud de haber obtenido diecinueve votos a su favor en contra de dos para el Sr. [Pedro] García Cabrera y uno en blanco.

Seguidamente abandona la Presidencia el Sr. Cova, haciéndose cargo de la misma el nuevo Alcalde elegido.

 

 

El Sr. [Moisés] Cova [Hernández] desde su escaño, anuncia que para dar facilidades renuncia a su cargo de 7º Teniente de Alcalde, reservándose el cargo de concejal por pertenecer al extra-radio.

Termina manifestando el honor que ha tenido por haber presidido esta sesión de constitución del Ayuntamiento.

La Corporación por unanimidad acordó aceptar la renuncia formulada.

LOS PRIMEROS CONCEJALES DEL FRENTE POPULAR


El acta de la sesión plenaria municipal del jueves cuatro de marzo de 1936, se inicia en el folio 187, y termina en el folio 196 del libro 28º.

187

 

En las Casas Consistoriales de la Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, Capital de la Provincia de este nombre, a cuatro de marzo de mil novecientos treinta y seis, se reunió el Excmo Ayuntamiento en sesión pública ordinaria de segunda convocatoria, previamente citado con arreglo a las vigentes disposiciones; bajo la Presidencia del Sr. Alcalde don Francisco Martínez Viera y con asistencia de los señores concejales consignados al margen, para tratar y resolver los asuntos figurados en el orden del día, repartidos con la convocatoria.

Abierta al sesión a las dieciocho horas, el infrascrito Secretario [Hipólito Fumagallo y Medina], dió lectura al acta de la anterior que fue aprobada por unanimidad y sin discusión.

…/…

188

…/…

En este momento penetran en el Salón los Concejales interinos de nuevo nombramiento, Sres. Don Manuel Guadalupe Pérez, Don Fulgencio Santaella Tuells, Don Fernando Crespo Llorente, Don Nicolás Mingorance Pérez, Francisco Rodríguez Guanche y Don Manuel Macías Fuertes.

También entraron los Concejales Sres. [Pedro] Garcia Cabrera y [José] González Cabrera.

…/…

Seguidamente el infrascrito Secretario dio lectura a dos comunicaciones recibidas del Gobierno Civil, en las que el Excmo Señor Go

190

bernador de la Provincia, ordena la reposición de los concejales de elección popular suspendidos, Sres. García Cabrera y González Cabrera; y otra por virtud de la cual designa Concejales de este Ayuntamiento en las vacantes existentes en la actualidad los Sres. Don Manuel Guadalupe Pérez, Don Fulgencio Santaella Tuells, Don Francisco González y Fernández Trujillo, Don Fernando Crespo Llorente, Don Oscar Pestana Ramos, Don Nicolás Mingorance Pérez, Don Francisco Rodríguez Guanche y don Manuel Macias Fuerte.

Inmediatamente, y con las formalidades reglamentarias, se dio posesión a los Sres. que se hallaban presentes de los nombrados anteriormente.

…/…

Entran los Sres. [Moisés] Cova [Hernández], concejal y [Francisco] González [Fernández] Trujillo, concejal interino, tomando posesión éste seguidamente de su cargo.

…/…

191

…/…

El Sr. García Martín hace uso de la palabra para mostrar su satisfacción por ver en sus puestos, de nuevo, a los Sres. García Cabrera y González Cabrera.

Cree un deber de compañerismo darles cuenta del proceso que ha seguido la vida municipal durante la ausencia forzosa a que estuvieron sometidos; y como que supone que lo que mas les interesará es la suerte que hayan corrido los proyectos que enfocaron desde sus posiciones, ha de advertirles que todos siguen en pie, sin que haya caído resolución en los mismos  El proyecto de Casas Baratas, que tanto preocupó a la minoría socialista, continua en idénticas condiciones o en peores, si se ofrece. que cuando fue abordado por aquella minoría.

El Ayuntamiento nada ha adelantado a excepción de invertir doscientas mil pesetas en los solares que se destinaban para la construcción de esas casas, y el que hoy se encuentra convertido en campo de deportes.

Tampoco se ha podido acometer la resolución del problema de la enseñanza en el término municipal  mas que por otra cosa, seguramente por falta de crédito para afrontar los gastos que en la resolución del problema de hubiesen de ser invertidos.

Y una vez hecho esto reiterarles su felicitación por el hecho de haber sido reintegrados a la Administración de la Cosa pública, en donde de seguro pondrán a contribución sus iniciativas y esfuerzos.

…/…

193

El Sr. [Pedro] García Cabrera manifiesta que hace unos momentos el Sr. [Francisco] García Martín saludó al Sr. [José] González Cabrera y al dicente, por la reposición de que habían sido objeto, en sus cargos de concejales.

Por ello expresa su gratitud hacia el mentado concejal, y le agradece su afecto correspondiendo en la forma personal.

Dijo que había distanciado algo su intervención para darle las gracias en espera de que algún otro hiciera iguales manifestaciones. No ha sucedido así y en cuanto al Sr. [Francisco] García Martín le reitera que los puede considerar tan amigos como antes de sus ceses forzosos.

Agrega que fueron destituidos por consecuencia de los sucesos de octubre, los que no tuvieron repercusión alguna en Tenerife. Por eso considera que más injusta la destitución de que fueron objeto, aunque considera que fue un gran honor para ellos recibir aquella sanción por cuanto la orientación política de la Nación ha venido a robustecer el credo que entonces y ahora tienen.

Pero si ha de lamentar la forma en que se produjo el Ayuntamiento en cuanto a la destitución de los mismos. Solo recibieron de la Alcaldía la notificación en que se les participaba su baja. Pero grande fue la extrañeza al ver la actitud adoptada por la Alcaldía, ya que ellos se esperaban que tanto esta como el Ayuntamiento adoptasen una actitud de franca repulsa contra este hecho, sino por otra cosa, al menos por respetar y defender la autonomía municipal.

Afirma que ellos si ese caso se hubiese dado en otro concejal de filiación diferente a la que los mismos sustentan por encontrada que fuera, hubiesen patentizado su más enérgica protesta, puesto que a ellos los obligaban aunque no fuera otra cosa la defensa de la autonomía municipal.

Habrá observado la Presidencia, agregó, que los nuevos concejales se han acercado a saludarles, como es natural y lógico; pero ellos no, aunque particularmente estuviesen dispuestos a hacerlos por unirles el vínculo de la amistad personal, pues de alguna manera habían de significar sus protestas por el abandono en que se les dejó a pesar de haber sido elegidos por el sufragio universal en las mismas elecciones.

Y es que no cabe duda  que el grupo dirigente de la vida municipal vio con agrado la separación de ellos porque así quedaban libres y sin fiscalización alguna.

Cree que aún habiendo continuado ellos en los escaños, no hubiera variado en nada la trayectoria de la vida municipal, porque hubiesen sido arrollados la fuerza numérica de los votos; pero si afirma que si hubiesen estado aquí muchos de los acuerdos que se han adoptado respecto a funcionarios que no reunían condiciones, a proyectos defectuosos, etc. etc, hubiesen protestado y su protesta, al menos, hubiese quedado consignada.

Esa ha sido la causa. Principal, sigue diciendo, de que el Ayuntamiento esté en completa bancarrota, sin posibilidad de defensa alguna.

Se extiende en otras consideraciones el Sr. [Pedro] García Cabrera, y termina solicitando que lo expuesto se haga constar en actas.

El Sr. [Esteban] Pérez Barrera interviene para decir que de las palabras del Sr. [Pedro]  García Cabrera se desprende una actuación para la que fue mayoría de considerarla confabulada o al menos interesada en la destitución de esos señores Concejales. A ese respecto asegura que no tuvo intervención en el asunto la minoría pues ni lo deseó y por el contrario las consideró improcedentes y poco convenientes para la labor del Municipio.

Reconoce que lo que no se hizo fue protestar.

Pero es innegable que la mayoría siempre acogió con agrado a los Sres. [Pedro] García Cabrera y [José] González Cabrera, como a ellos bien les consta.

Se extraña de la afirmación que ha hecho el Sr. [Pedro] García Cabrera de que el Ayuntamiento haya hecho nombramientos de funcionarios de manera ilegal y que hubiese adoptado acuerdos perjudiciales para el interés municipal; que no es así lo demuestra el que la mayoría de los funcionarios que ingresaron en el Ayuntamiento en esa época, son correligionarios de los mismos.

Pide al Sr. [Pedro] García Cabrera que concrete sus acusaciones, y por último se congratula del reintegro a sus funciones de dichos señores.

El Sr. [Pedro] García Cabrera manifiesta que él no ha lanzado la acusación concreta de que la mayoría estuviera interesada en la destitución, pues comprende que la política es lo demasiado astuta para no dejar rastros que puedan comprometer.

No le interesa las atenciones que hayan tenido sus personas por cuanto a ellos solo les preocupa la eficacia de la obra, y en ello tendrá que coincidir el Sr. [Esteban]  Pérez Barrera ya que ni una sola propuesta de la minoría socialista ha sido llevada a la práctica, pues si bien en el seno del Concejo eran acogidas, luego dormían el sueño eterno en las comisiones. Ello le lleva a sintetizar al Ayuntamiento como el Panteón de las iniciativas de la minoría socialista.

En cuanto a que hubiesen ingresado funcionarios de ideología socialista, le trae sin cuidado por cuanto ellos lo que critican son los procedimientos que se han seguido, sin interesarles para nada la filiación política que tengan los empleados, sino que estos cumplan con su deber ya sean monárquicos, republicanos o socialistas, pues, si ellos comprendieran que los funcionarios que faltan son los de su significación política, se irían en contra de los mismos.

Y el que hayan ingresado funcionarios de esa ideología nada quiere decir por cuanto es lógico que a mayor difusión de los partidos tengan mayor número de partidarios.

Aduce que en la próxima sesión, puesto que en esta solo se han concretado a tomar posesión de sus cargos, pedirán la revisión de los nombramientos de muchos empleados que han sido nombrados contrariando los procedimientos legales.

Solicita que para la próxima sesión se traiga un balance en líneas generales de la situación económica en que se encuentra el ayuntamiento, para en su vista deducir lo que proceda efectuarse.

Anuncia, asimismo, que para la próxima sesión traerá algunas denuncias relacionadas con inmoralidades de algunos concejales y  funcionarios.

Se  adelanta en esta sesión a citar el caso de del Regidor de Abastos T. Morales, que teniendo una lonja para la venta de pescados en la Plaza del Mercado, fue denunciado por el Pósito de Pescadores por encerrar ello una inmoralidad. Cuando ellos conocieron, la otra vez, de esa instancia se concretaron a manifestar que el asunto era cuestión de delicadeza personal, pero es lo cierto que aún no ha renunciado a pesar de haberse promovido después dos instancias más.

Pide que se traiga esa instancia para la próxima sesión.

Y por último dice que vienen a ejercer una fiscalización para cortar toda política de favor; pero en los asuntos que estén limpios y claros anuncia su colaboración.

* * * *

De este modo ha quedado reflejada en el acta municipal correspondiente al 4 de marzo de 1936, la toma de posesión de los primeros concejales del Frente Popular, además de la reposición de los dos concejales socialistas electos, que habían sido cesados en 1934.

Nombramientos efectuados por JOSÉ CARLOS SCHWARTZ HERNÁNDEZ, Gobernador Civil Interino desde el 21 de febrero hasta el 14 de marzo de 1936.

PRIMERA REQUISITORIA CONTRA LOS EVADIDOS DEL SAHARA


En el número 48 del Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, correspondiente al miércoles 21 de abril de 1937, el Juzgado Militar Permanente publica esta

REQUISITORIA

[1]

Nicolás Mingorance Pérez

hijo de Ramón y María, natural de Santa Cruz de Teneife, casado, empleado, de 35 años de edad y avecindado ultimamente en esta capital.

[2]

Antonio Hernández Merino

hijo de Luisa, natural de Santa Cruz de Tenerife, casado, jornalero, de 33 años de edad y avecindado ultimamente en esta capital.

[3]

Mauro Rodriguez González

hijo de Francisco y Magdalena, natural de la Orotava (Tenerife), soltero, mecánico, de 30 años de edad, avecindado ultimamente en esta capital.

[4]

Layo Rodriguez de la Sierra y Melo

hijo de Luis y Loreto, natural del Puerto de la Cruz (Tenerife), soltero, piloto mercante, de 21 años de edad y avecindado en La Laguna (Tenerife)

[5]

Juan Hernández Correa

hijo de de Juan y María, natural de la Orotava (Tenerife), soltero, empleado, de 29 años de edad, avecindado ultimamente en la Orotava (Tenerife).

[6]

Félix Sosa Hernández

hijo de Antonio y Magadalena, natural de la Orotava (Tenerife), casado, empleado, de 35 años de edad y avecindado ultimamente en la Orotava (Tenerife).

[7]

Manuel Illada Quintero

Hijo de Emiliano y Cecilia, natural de la Orotava(Tenerife), casado, Maestro Nacional, de 34 años de edad, avecindado ultimamente en la Orotava (Tenerife)

[8]

Francisco Verdejo Berástegui

hijo de Francisco y Adela, natural de Linares(Jaén), soltero, piloto de la marina mercante, de 26 años de edad, avecindado ultimamente en esta capital.

[9]

Manuel Prieto Hernández

hijo de Pilar, natural de Vallehermoso de la Gomera (Tenerife), casado, jornalero, de 37 años de edad y avecindado ultimamente en esta capital.

[10]

José Gorrin Rodríguez

hijo de (se ignora el nombre de los padres, natural de Los Silos, viudo, albañil, de 66 años de edad y avecindado ultimamente en Los Silos (Tenerife).

[11

Leoncio Niebla Roure

hijo de Carmen, natural de Arure (Gomera), barnizador, de 22 años de edad, avecindado ultimamente en en esta capital.

[12]

Luís Niebla Roure

hijo de Carmen, natural de Arure (Gomera), jornalero, de 32 años de edad, avecindado ultimamente en en esta capital.

[13]

Adolfo Hernández Fernández

hijo de Trinidad y Francisca, natural de Valverde de la Vera (Cáceres), casado, Oficial de Correos, de 41 años de edad, avecindado ultimamente en esta capital.

[14]

Jaime Quinteiro López

hijo de Eusebio y Pilar, natural (se ignora), soltero, Maestro Nacional, de 25 años de edad, avecindado ultimamente en La Laguna (Tenerife).

[15]

Pedro García Cabrera

hijo de Pedro y Petra, natural de Vallehermos(Gomera), soltero, periodista, de 31 años de edad, avecindado ultimamente en esta capital.

[16]

Anselmo Trujillo Tellez

hijo de Avelino y Laura, natural de Santa Cruz de Tenerife, soltero, Estudiante de 25 años de edad y avecindado ultimamente en esta capital.

[17]

Carlos Pestano Nóbregas

hijo de Carlos y Maria, natural de Santa Cruz de Tenerife, casado, Estudiante, de 38 años de edad y avecindado ultimamente en esta capital.

[18]

Balbino Sanz Milán López

hijo de Francisco y Gumersinda, natural de Huesca, casado, Guardia Municipal, de 36 años de edad y avecindado ultimamente en la Orotava.

[19]

Pedro Hernández Lorenzo

hijo de Sebastián y Marta, natural de la Orotava, soltero, carpintero, de 30 años de edad, avecindado ultimamente en la Orotava (Tenerife).

[20]

Francisco Silvestre Infante

hijo de María, natural de Tacoronte (Tenerife), casado, mampostero, de 50 años de edad, avecindado en esta capital.

[21]

Lucio Illada Quintero

hijo de Emiliano y Cecilia, natural de la Orotava (Tenerife), casado, empleado de 36 años de edad y avecindado ultimamente en la Orotava.

[22]

José Rial Vázquez

hijo de José y Paca, natural de Sanvale (Filipinas), casado, Oficial de Faros, de 45 años de edad y avecindado ultimamente en Santa Cruz de Tenerife.

[23]

Feliciano Jerez Veguero

hijo de Ramón y Carmen, natural de San Sebastián de la Gomera (Tenerife), casado, Médico, de 33 años de edad y avecindado ultimamente en la Orotava,

Procesados por el presunto delito de rebelión, comparecerán en el término de quince dias ante don Ramón Diaz Gutierrez, Teniente del Cuerpo de Tren, Juez Instructor Permanente de esta Capital (Palacio de Justicia), advirtiendoles de que de no verificarlos en el término señalado serán declarados rebeldes con los perjuicios consiguientes.

Santa Cruz de Tenerife, 16 de Abril de 1937. El Teniente Juez Instructor, Ramón Diaz Gutiérrez.

* * * * * * * * * * *

Adviértese una notable falta de rigor en los datos personales de los reclamados.

La impresión que se obtiene, es que los prisioneros habían sido detenidos – y deportados – sin haber sido filiados adecuadamente.

Lo cual refleja la incuria militar y policial reinante en esa época.

Resulta, además, espeluznante leer que entre los prisioneros había un hombre de sesenta y seis años (el silense José Gorrin Rodríguez). Edad en la cual una persona era considerada anciana en aquellas fechas.