SE ELEVA A PRISIÓN PROVISIONAL LA DETENCIÓN


M.8,739,880 23

AUTO ……. La Laguna trece de Octubre de mil novecientos treinta y seis.

RESULTANDO, que prestando el servicio de guardia, en la mañana del día diez de los corrientes, en la Prisión de esta Ciudad, el Cabo y Artillero primero de la Batería de Montaña del Grupo Mixto de Artillería número dos, ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ y ORENCIO MATA RODRÍGUEZ, respectivamente, sostuvieron una conversación que versaba sobre el tema de la guerra, y que, tanto el Cabo como el Artillero, hacían manifestaciones tales como: “que la guerra es inhumana”, “que es una salvajada”, “que a los hombres no deben llevárselos a la Guerra, sino a los voluntarios”; el Cabo Castro decía “Que en vez de estar en el Cuartel debía de estar en su casa porque hacía mucha falta y que tenía muchas cosas que hacer”, manifestaciones que fueron oídas por el Comandante de la guardia, Cabo Andrés Fraga, (folio 19, V). El Artillero Aurelio Capote en su declaración folio 20 V., también oyó que el Cabo Castro decía “Que el que no es adipto* al régimen, no debe estar en el Cuartel”, y que el Artillero primero, Orencio Mata, manifestó también que si no pidió voluntario con la Batería fue por cuenta de su familia. El Cabo encartado, Ángel Castro Rodríguez 21 V y 22 reconoce que hubo conversación y que pronunció las siguientes frases: “que no concevía* la guerra” y “yo tengo mucho miedo a la guerra”; Orencio Mata, (folio 22) habla de la conversación habida.

CONSIDERANDO, que los hechos relatados en el anterior resultando puedan calificarse a los solos efectos de instrucción y sin perjuicio de ulterior calificación que pudieran merecer, como constitutivos de un delito de SEDICIÓN, previsto en el artículo 249 del Código de Justicia militar, del cual aparecen presuntos autores el Cabo y Artillero primero aludidos.

CONSIDERANDO, que en atención a lo consignado en el anterior, es pertinente decretar el procesamiento de aquel, de conformidad con lo prevenido en el artículo 421 del Código de Justicia Militar, en relación con el 384 de la Ley de Enjuiciamiento criminal.

CONSIDERANDO, que dada la naturaleza del hecho y la pena que en su día pudiera corresponder, como consecuencia de la figura criminosa apuntada, se está en el caso de decretar la prisión incondicional de los encartados.

Se declaran procesados por esta causa al Cabo de Artillería ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ y al Artillero primero ORENCIO MATA RODRÍGUEZ con los cuales se entiendan en forma las diligencias sucesivas; notifíquese este auto a los encartados instruyéndolos de los beneficios y recursos legales; recíbasele declaración indagatoria evacuando con urgencia las citas útiles que resulten.

Se eleva a prisión provisional la detención que sufren los procesados antes mencionados, liberándose la correspondiente comunicación al Jefe respectivo.

Así lo mandó y firma el Señor Don Ramón Padilla Trujillo Juez Instructor, de lo que yo el Secretario doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO y de IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor y Soldado Secretario fedatario]

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 23

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]

*sic

 

 

 

FUERON DETENIDOS SIETE INDIVIDUOS QUE IBAN A PRESENTARSE


A continuación comparece el que previa promesa de decir verdad, manifiesta llamarse Pedro García Pérez, de veintisiete años, soltero, Cabo del Regimiento de Infanteria número 38, natural de Matanza, y de este vecindad, e interrogado convenientemente dice Que encontrándose en los Montes de Garafía en unión de las demás fuerzas que mandaba el Alferez D. Fausto Covos, para la captura de los fugitivos de esta Isla qie se encuentran en los montes, al llegar al punto conocido por el Roque de los muchachos, procedieron a la detención de siete individuos los cuales portaban armas, unos revolvers, unas pistolas.una escopeta y dos navajas barberas, los cuales manifestaron que iban a presentarse, una vez detenidos fueron conducidos a esta Ciudad.

Leida se afirma y ratifica y firma.

[Firma rubricada de PEDRO GARCÍA PÉREZ]

Acto seguido comparece el que previa promesa de decir verdad, manifiesta llamarse Felipe Dorta Pérez, de veintiun años, soltero, soldado del Regimiento de Infanteria número 38, natural de Realejo Alto, y de esta vecindad, quien interrogado convenientemente dice que se encontraba con las fuerzas que al mando del Alferez de Infanteria D. Fausto Cobos operaban en los montes de esta Islas y en el punto conocido por el Roque de los Muchacos fueron detenidos siete individuos ocupandocele dos revólveres y dos pistolas, dos navajas barberas y una escopeta de dos caños cuyos individuos fueron detenidos y conducidos a esta Ciudad.

Leída se ratifica y afirma y firma.

[Firma rubricada de FELIPE DORTA PÉREZ]

 Cfr.: A-TMTQ 8720-277-24.- Causa 468 de 1936.- Folio 3.

ATRAPADOS CERCA DEL ROQUE DE LOS MUCHACHOS


M.8,708,918

        

7124 – 224- 7

Plaza de Santa Cruz de La Palma.                                                   Año de 1936.

 

Comandancia Militar de Canarias

JUZGADO EVENTUAL

 

NUMERO = 398 de 1936.

Juicio sumarísimo instruido a virtud de orden del Sr. Comandante Militar de esta Plaza contra Mariano Acosta Perez y seis mas como incursos en los artículos 8 y 6 del Bando de la Junta de Defensa Nacional de 28 de Julio último.

Ocurrió el hecho, el 25 de Julio de 1936

Dieron principio estas actuaciones el 16 de  Octubre de 1936.

 

 

JUEZ INSTRUCTOR SECRETARIO
El Alferez de Infantería don El Cabo de Infantería don
Facundo Fernandez Galvan. José Fuentes Garcia
Otro: Capitan de Infª Otro: Soldº D. Eugenio
D. Justo Blanquez Hurtado Izquierdo
Otro D. Luis Vilela Sampol Otro Don Juan Iglesias Alvarez
Teniente de Artilleria Sargento de Infanteria

 

Cfr.: A-TMTQ 8720-277-24.- Causa 468 de 1936.- Cubierta.

* * * * * * * * * * * * * * *

Estos eran los seis más no citados:

4 ANTONIO PAIS DÍAZ
2 ANTONIO RODRÍGUEZ ALFARO
3  ENRIQUE ACOSTA RODRÍGUEZ
4 MANUEL HERNÁNDEZ ACOSTA
5 PEDRO-ROMUALDO ACOSTA PÉREZ
6 VICENTE CASTRO DÍAZ

 

Los siete habían huido a los montes de la Isla, después de la llegada del cañonero CANALEJAS a Santa Cruz de La Palma, el 25 de julio de 1936.

Serían atrapados cerca del Roque de los Muchachos, por las tropas mandadas por el Alférez Fausto Covos, desplegadas por el municipio de Garafía,

* * * * * * * * * * * * * * *

Es notable la incoherencia jurídica contenida en esta portada.

Afirma que el hecho cometido por los siete palmeros encartados, tuvo lugar el 25 de julio de 1936.

Son encausados por el artículo 5 del Bando datado TRES DÍAS DESPUÉS, que no sería publicado en Burgos hasta el 30 de julio de 1936.

Bando que no había sido promulgado en la Isla de La Palma, antes de la fecha en que se dice que ocurrió el hecho.

Ver:

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/08/29/el-bando-de-la-junta-de-defensa-nacional-de-espana/

 

* * * * * * * * * * * * * * * *

 

Detenidos y trasladados a la Prisión Costa Sur en Santa Cruz de Tenerife, serían procesados, siendo acusados por el Fiscal RAFAEL DÍAZ-LLANOS LECUONA de la comisión de un delito de rebelión militar, solicitando para cada uno de los siete, la pena de reclusión perpetua a muerte, y accesorias legales correspondientes.

Sometidos a Consejo de Guerra, celebrado el 20 de noviembre de 1936, bajo la presidencia del Teniente Coronel AURELIANO MARTÍNEZ URIBARRY, el tribunal les condenaría a estas penas de reclusión menor:

 

1  ENRIQUE ACOSTA RODRÍGUEZ 16 años
2 MANUEL HERNÁNDEZ ACOSTA 16 años
3 MARIANO ACOSTA PÉREZ 16 años
4 PEDRO-ROMUALDO ACOSTA PÉREZ 16 años
5 ANTONIO RODRÍGUEZ ALFARO 14 años
6 VICENTE CASTRO DÍAZ 13 años
7 ANTONIO PAIS DÍAZ 12 años

 

ORENCIO MATA RODRÍGUEZ DECLARA EN CAUSA 371 DE 1936


 

DECLARACIÓN DEL ARTILLERO PRIMERO ORENCIO MATA RODRÍGUEZ…

En La Laguna de Tenerife a trece de Octubre de mil novecientos treinta y seis. Ante el Señor Juez y con mi asistencia, compareció el detenido que al margen se expresa, quien advertido de que iba a prestar declaración, juró en la forma prevenida, y, al ser preguntado por las generales de la ley DIJO: que se llama como queda dicho, de veinte y un años de edad, soltero, natural de Garafía (La Palma), de profesión estudiante, y actualmente prestando servicios como movilizado en la Batería de Montaña de La Laguna.

PREGUNTADO: Diga la conversación que tuvo en el zaguán del edificio de la Prisión de esta Ciudad en la mañana de día diez con el Cabo Ángel Castro y el Comandante de la Guardia Andrés Fraga, DIJO: que por la mañana no tuvieron conversación alguna, pero que la noche anterior hablaron de lo que era la guerra y al decirle Fraga que ellos no fueron con la Batería a la Península porque tenían miedo, el declarante contestó “que si no había pedido voluntario era por su familia” y otras cosas por el estilo, desde luego no ofensivas y sin importancia.

PREGUNTADO: Si le oyó decir al Cabo Ángel Castro, “que en vez de estar en el cuartel, debía estar en su casa, porque hacía mucha falta y tenía cosas que hacer;, DIJO; que las palabras textuales no las recuerda, pero que el Cabo se lamentaba de la falta que hacía en su casa.

PREGUNTADO: Si recuerda algunas frases más, DIJO: que no recuerda pues la conversación que hubo allí él no le concedió importancia, pues incluso estaba de broma.

Que no tiene nada más que decir, que lo dicho es la verdad en descargo de su promesa prestada.

Terminado el acto leyó por sí esta declaración, afirmándose y ratificándose en su contenido y firmándola con S. Sª de lo que doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO, ORENCIO MATA RODRÍGUEZ e IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor, Soldado primero de Artillería declarante y Soldado Secretario fedatario, respectivamente].

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 22 y 22 vuelto.

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]

 

ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ DECLARA EN CAUSA 371 DE 1936


DECLARACIÓN DEL CABO DE ARTILLERÍA ANGEL CASTRO RODRIGUEZ…

En La Laguna de Tenerife a trece de Octubre de mil novecientos treinta y seis. Ante el Señor Juez y con mi asistencia compareció el detenido expresado al margen, quien, advertido de que iba a prestar declaración, juró en forma prevenida, y, preguntado por las generales de la ley DIJO: que se llama como queda dicho, de veinte y tres años de edad, casado, natural de El Paso y actualmente prestando sus servicios en la Batería de Montaña de esta Ciudad.

PREGUNTADO: Relate la conversación o discusión que tuvo en la mañana del día diez en el zaguán del edificio de la Prisión de esta Ciudad, entre el Artillero primero Orencio Mata y el Comandante de la Guardia, Cabo Andrés Fraga, DIJO: que no tiene seguridad si fue por la mañana o el día nueve por la noche, que el artillero primero y el Cabo Fraga hablaban de la guerra, que el primero decía “que no concebía la guerra”, y el Cabo Fraga contestaba “para mí matar es una gloria”, que el declarante decía “yo tengo mucho miedo a la guerra” diciendo entonces el Cabo Fraga “Ustedes no deben estar en el cuartel porque son unos miedosos y unos gandules”, pero que esto, como todo, lo decían en plan de broma.

PREGUNTADO: Si no recuerda haber dicho “que en vez de estar en el cuartel, debía estar en su casa, porque hacía mucha falta y tenía muchas cosas que hacer”, DIJO: que hablando sobre lo que era la guerra y de las pérdidas tan grandes que se sufrían, él expuso las suyas, diciendo que tenía una tienda de la que pagaba unas seiscientas pesetas de contribución, veinte y siete duros de alquiler y una mujer en casa a quien mantener, es

M.8,739,879 22

decir, una lamentación personal, pero nunca diciendo que no debía de estar en el cuartel.

PREGUNTADO: Si hablaron de algo relacionado con el Ejército, Instituciones, disciplina o alguna otra relativa al movimiento militar, DIJO: que no, que lo único que hablaron era de que la guerra es muy grande y del miedo que ellos le tenían.

PREGUNTADO: Si le oyó a Orencio Mata alguna manifestación, DIJO: que lo único fue que aquel manifestó que no fue voluntario con la Batería de Montaña a la Península, por no darle un disgusto a su familia. Que no tiene nada más que decir, que lo dicho es la verdad en descargo del juramento prestado.

Terminado el acto leyó por si esta declaración, afirmándose y ratificándose en su contenido y firmándola con S. Sª de lo que yo el Secretario doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO, ÁNGEL CASTRO RODRÍGUEZ e IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor, Cabo de Artillería declarante y Soldado Secretario fedatario, respectivamente].

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 21 vuelto y 22.

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]

NADA DE LO QUE DECÍAN LOS PERIÓDICOS ERA CIERTO


 

M.8.736.399

20

 

AUTO . . . . En Santa Cruz de Tenerife a veinte de Septiembre de mil novecientos treinta y seis.

RESULTANDO; que la presente causa sumarísima se instruye por orden del Señor Comandante Jeffe accidental del Regimiento de Infanteria Tenerife número 38, como consecuencia del parte formulado por el Capitán del mismo Cuerpo D. Pablo Erenas Martin, que obra al folio de estas actuaciones en el que se dice ”que el dia veintidós del pasado mes de Agosto y encontrándose en el Hogar del soldado el Cabo de esta Regimiento José Ramirez Ramirez en compañía de los soldados Andrés León Linares y Manuel León Regadera, se acercó a ellos el soldado ANDRES GALVAN ARBELO, interviniendo en la conversación, que sobre las operaciones de la Península sostenian los anteriormente dichos, manifestando el Galvan Arbelo que nada de lo que decian los periódicos era cierto, ni que tampoco fuera verdad las atrocidades que decían cometían los marxistas, ni que en poder del Ejército hubiera todas la provincias que decían”.

RESULTANDO; que en las declaraciones del sumario obrantes a los folios cinco vuelto y seis, Cabo José Ramirez Ramirez; seis y seis vuekto, soldado Andrés León Linares; siete, soldado Manuel León Regadera, afirman todos ellos que el soldado Andres Galvan Arbelo hizo todas las manifestaciones que se mencionan en el parte, manifestabdo el Cabo Ramirez que al decirle al encartado que se callara, le contestó que “si lo iban a ascender a General”. El encartado en su declaración del folio doce y vuelto, dice que al oírles decir a los que se encontraban en el Hogar del Soldado que ya había en poder del Ejército treinta y ocho provincias, contestó “que alomejor había menos, “ y que no hizo mas manifestaciones.

Al folio dieciséis y vuekto, existe el auto de procesamiento dictado contra el encartado, el cual se le notificó habiéndosele recibido declaración indagatoria, en la que se ratificó en la declaración que ya tenia prestada.

CONSIDERANDO; que habiéndose praxticado todas las diligencias que se estimaron conducentes para la comprobación del delito y averiguación de la persona responsable sin que se halle indicado ninguna otra que ofrezca mejor resultado, es pertinente elevar lo actuado al Ilmo. Sr. Auditor para la resolución procedente por virtud de lo establecido en el artículo 532 del Código de Justicias Militar.

SE DECLARA terminado el presente sumario y remítase con atento oficio al Ilmo, Señor Auditor de Guerra de esta Comandancia, para la resolución que estime pertinente.

Lo mandó y firma S.S. doy fe.

[Firmas rubricadas de JUAN MARTÍNEZ CRUZ y RAFAEL RIO CALVELO, juez instructor y secretario fedatario, respectivamente].

Cfr. A-TMT5 5756-189-6.-Causa 200 de 1936 contra ANDRÉS GALVÁN ARBELO.- Folio 20.

 

ANTONIO SÁNCHEZ MORALES DECLARA EN CAUSA 371 DE 1936


M.8,739,878 21

 

ARTILLERO ANTONIO SÁNCHEZ MORALES…

Compareció seguidamente el testigo anotado al margen, que prometió decir verdad y advertido de las prevenciones legales e interrogado por las generales de la ley DIJO: que se llama como queda dicho, de veinte y tres años de edad, natural de San Sebastián de la Gomera, soltero, oficio jornalero y actualmente prestando sus servicios como artillero en la Batería de Montaña de esta Plaza. PREGUNTADO: si en la mañana del día diez, prestaba servicio en la Prisión de esta Ciudad y caso afirmativo, si oyó alguna conversación al Cabo Ángel Castro y Artillero Orencio Mata, dijo: que desde luego esa mañana estaba de guardia, pero no oyó a los aludidos ninguna conversación. Que no tiene más que decir. Y leída que fue al testigo se afirma y ratifica en ella y firma.

[Firma del artillero ANTONIO SÁNCHEZ MORALES]

Y una vez recibidas las declaraciones que se han estimado pertinentes para el esclarecimiento de los hechos origen de este procedimiento y sus circunstancias, se dio por terminada el acta firmándola con S.S. yo el Secretario, de lo que doy fe.

[Siguen las firmas de RAMÓN PADILLA TRUJILLO e IMELDO DELGADO GÓMEZ, Teniente Juez Instructor y Soldado Secretario fedatario, respectivamente].

 

Cfr. A-TMT5.- 3793-154-36.- Sumarísimo 371 de 1936.- Folio 21.

[TRANSCRIPCIÓN DEL AMIGO FABIÁN HERNÁNDEZ ROMERO]