ACTA DEL CONSEJO DE GUERRA CONTRA ANTONIO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ


 M.8,862,080

28

 

Acta de celebracion del Cinsejo

En Las Palmas a veinticuatro de Octubre de mil novecientos treinta y seis:

Se extiende la presente en cumplimiento de lo preceptuado en el articulo 585 del Actos Codigo para hacer constar:

Que en dicha fecha y siendo las ocho y treinta horas se reunio en la Sala de del Regimiento de Infanteria de Canarias Nº 39 de esta Plaza el Consejo de Guerra ordinario de Cuerpo para ver y fallar la causa instruida contra el procesado Artillero segundo de la Bateria de Montaña Antonio Rodriguez Hernandez por el presunto delito de excitación a la rebelion; dicho Tribunal se hallaba constituido por el Teniente Coronel de Artilleria Don Ernesto Pascual Lascuevas como Presidente; los Capitanes de Artilleria Don Ceferino Puey Perez Don Carlos Lobo Navascuez y Don Guillermo Sisos Pedros y los de igual empleo de Infanteria Don segunda Daniel Rodrigo Macias y Don Antonio Sarmiento Hernandez como Vocales;

Con asistencia del Ministerio Fiscal representado por el Alferez del Cuerpo Juridico Don Pablo Hurtado Izquierdo y del Capitan de Artilleria Don Luis Martinez Mateos como Defensor siendo Vocal ponente el Teniente Auditor de Movilizado Don Luis Piernavieja del Pozo y hallándose presente el procesado.

Leido el apuntamiento por el Instructor en que se dio cuenta de la causa, en Audiencia Publica el Ministerio Fiscal y la Defensa renunciaron a que se diese lectura a cualquier diligencia del sumario; interesando el Vocal Capitan Sisos se leyese la hoja de castigos del procesado.

Seguidamente tanto el Señor Fiscal como el Defensor renunciaron a la practica de cualquier otra diligencia de prueba.

A continuación hace uso de la palabra el Señor Fiscal diciendo que eleva a definitivas sus conclusiones provicionales, toda vez que la prueba de testigos practicada en la causa a instancia del acusado en nada desvirtua los cargos que se a este se imputan; hace la calificación jurídica de los hechos estimando que se hallan indudablemente comprendidos en el delito que define el articulo 240 del Codigo y termina solicitando que por la buena conducta del procesado se le imponga la pena de prisión mayor en su grado minimo o sean ocho años y un dia, con las accesorias legales.

Seguidamente hace uso de la palabra el Defensor quien se extiende en consideraciones acerca de la buena conducta que como militar y mientras sirvió a sus órdenes ha observado el procesado; examina las pruebas practicadas afirmando que cree que las palabras proferidas por el procesado no tuvieron la gravedad que se les achaca; habla de que el procesado se ofreció a marchar al frente cuando lo hizo la Bateria de Montaña, contradiciendo asi la aptitud que se le imputa y termina pidiendo al Tribunal que dicte sentencia con toda benevolencia que sea compatible con la disciplina militar.

Tanto el Fiscal como el Defensor renuncian a rectificar.

Preguntado el encartado por el Señor Presidente si tenia algo mas que exponer Dijo: que nó; quedando inmediatamente reunido el Consejo de Guerra en sección secreta para deliberar y dictar sentencia, de todo lo cual doy fé.

     Vº Bº,

El Presidente

[Firmas someramente rubricadas de ERNESTO PASCUAL LASCUEVAS y FRANCISCO HERNÁNDEZ GONZÁLEZ.]

 

Cfr.: A-TMT5 – 12893-413-13 – Causa nº 205 de 1936.- Folio 28.

Anuncios

ORDEN PARA CONSEJO DE GUERRA CONTRA ANTONIO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ


M.8,855,476

25

-Comandancia General de Canarias                                 Secretaria de Justicia

Orden del día 22 de Octubre de 1936 en SANTA CRUZ DE TENERIFE

El próximo día 24 de los corrientes a las 8,30 horas se reunirá en la Sala de Actos del Cuartel del Regimiento Infantería Canarias 39 de

el Consejo de Guerra Ordinario de Cuerpo que ha de ver y fallar la causa seguida contra el Artillero 2º ANTONIO RODRIGUEZ HERNANDEZ en procedimiento sumarísimo por el delito de excitación a la rebelión.

              EL TRIBUNAL SE CONSTITUIRÁ EN LA FORMA SIGUIENTE:

                                       PRESIDENTE

Teniente Coronel Sr. Don Ernesto Pascual Lascuevas.

                                    VOCALES-CAPITANES

NOMBRES DESTINO
Don Ceferino Perez Puey. Grupo Mixto Artilleria 3.
Carlos Lobo Navascues.     id.       id.      id.
  Guillermo Siso Pedros.     id.       id.      id.
Daniel Rodrigo Macias. Caja Recluta 60.
Antonio Sarmiento Hernandez. Infanteria movilizado.

                                      VOCAL PONENTE

El Teniente Auditor de 2ª movilizado D. Luis Piernavieja del Pozo.

                               VOCALES SUPLENTES

NOMBRES DESTINO
Don Antonio Alonso Estrada Grupo Mixto Artilleria Nº 4
Fernando Delgado Rius Grupo Ingenieros 4.

                                                        FISCAL

El Jurídico Militar de la Comandancia o el Oficial de la Fiscalía en quien delegue.

                                                   DEFENSOR

Capitan de Artilleria Don Luis Martinez Mateos.

                                        JUEZ INSTRUCTOR

Alferez de Artilleria Don Francisco Hernandez Gonzalez.

Se invita a los Señores Oficiales de la guarnición francos de servicio para asistir a dicho acto.

El Comandante General

[Sin firma, sellado]

Cfr.: A-TMT5 – 12893-413-13 – Causa nº 205 de 1936.- Folio 25.

* * * * * * * * * * *

En la ceremonia de este Consejo de Guerra, actuaría como Fiscal el Alférez del Cuerpo Jurídico PABLO HURTADO IZQUIERDO, quien solicitó para el procesado ANTONIO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ la pena de prisión mayor de OCHO AÑOS Y UN DÍA, y accesorias legales.

DECRETANDO ELEVACIÓN A PLENARIO DE CAUSA 205 DE 1936


15

M.8,843,588

 

 

D E C R E T O . . .

En Las Palmas, a once de Septiembre de mil novecientos treinta y seis.

RESULTANDO que se instruye la presente causa número 205 de mil novecientos treinta y seis, con el carácter de sumarísimo, contra el artillero segundo ANTONIO RODRIGUEZ HERNANDEZ, por el delito de sedición

RESULTANDO que se han practicado las diligencias propias de esta clase de procedimientos.

CONSIDERANDO que a tenor de lo prevenido en los artículo 655 y 656 del Código de Justicia Militar en relación con el 533 del propio Cuerpo Legal, es pertinente la elevación a plenario de esta causa

SE DECRETA la elevación a plenario de este procedimiento de este procedimiento y la vista en fallo en Consejo de Guerra Ordinario de Cuerpo, continuando durante el nuevo periodo de tiempo el encartado en situación de prisión preventiva. Pasen las actuaciones con toda urgencia al Sr. Fiscal Jurídico Militar para que dentro del término de tres horas evacue el escrito de calificación, quien remitirá lo actuado directamente a su Instructor para que continúe la tramitación ulterior con arreglo a Derecho, é interese de la Autoridad Militar la designación del Personal que ha de constituir el Consejo de Guerra y local, día y hora de su celebración, nombrando como Vocal Ponente al Teniente Auditor de Segunda Movilizado Don Luis Piernavieja y del Pozo.

[Sello ovalado en tinta de la AUDITORÍA DE GUERRA DE CANARIASLAS PALMAS]

2194                EL AUDITOR.

[Firma de RAFAEL DÍAZ-LLANOS LECUONA, someramente rubricada]

 

Cfr.: A-TMT5 12893-413-13.- Causa 205 de 1936.- Folio 15.

CAUSA 205 DE 1936 CONTRA ANTONIO RODRÍGUEZ POR DELITO DE SEDICIÓN


M.8,843,130

 C_O_M_A_N_D_A_N_C_I_A   M_I_I_T_A_R   D E   C_A_N_A_R_I_A_S

12893 – 413 – 13

P_L_A_Z_A   DE   L_A_S   P_A_L_M_A_S                  JUZGADO EVENTUAL

 

Causa nº 205 de 1.936

 

DELITO DE SEDICION

 

Procesado artillero segundo, ANTONIO RODRIGUEZ HERNANDEZ, de la Bateria de Montaña del Grupo Mixto de Artilleria numero tres.

Ocurrió el hecho el dia 6 de septiembre de 1.936

 

Dieron principio las actuaciones el dia 6 de septiembre de 1.936 a las 13`30 horas

 

En prisión preventiva el dia .6. de. Septiembre de 1.936

En libertad provisional el dia

 

 

 

Juez Instructor Secretario
Alferez de Artilleria D. Jose Quintana Hernandez Brigada D. Juan Roman Moya
                     OTRO          OTRO

Alférez de Complemento de Artilleria

Artillero segundo
Francisco de A. Hernandez Gonzalez Alfonso Padilla Paz.
                                 Otro                  Otro
D. Miguel Perez-Zamora Sargento de Infanteria
  D. Blas Fuentes Ramos

 

Cfr.: A-TMT5 12893-413-13.- Causa 205 de 1936.- Folio inicial de cubierta.

 

DECLARACIÓN DEL DETENIDO MANUEL CASTILLA QUINTERO


M.8,853,544

8

DECLARACION DEL DETENIDO //

MANUELCASTILLA QUINTERO //

En Santa Cruz de Tenerife a veintitrés de Septiembre de mil novecientos treinta y seis; Ante S.S. y de mí el Secretario compareció el detenido expresado al margen, quien fue exhortado a decir verdad, e interrogado por las generales de la Ley expresa llamarse como ya consta, de veinte años, soltero, jornalero, natural vecino de San Sebastian de la Gomera, con instrucción y que no ha sido procesado.

INTERROGADI convenientemente, dijo: Que se afirma y ratifica en la declaración prestada ante la Guardia Civil obrante al folio 3 vuelto y que le ha sido leida; añadiendo a otras preguntas que insiste en no ser cierto haber ofre4ciddo dinamita que nunca ha tenido en poder, al Rafael Macias León, con quien tampoco ni ninguna otra persona ha tenido reuniones en ocasión alguna en el Barranco de la Concepción: que a Don José Dorta lo conocía de vista, pero nunca llevó tratos con él, ignorando los motivos que tenga para acusar al declarante; que no pertenece a la C.N.T. aunque sí estuvo afiliado a U.G.T. pero sin despegar actividades ni propaganda.

Leida que fue se afirma y ratificas en su contendido y firma después del Sr. Juez, de que doy fe.

[Firmas rubricadas de PABLO HURTADO IZQUIERDO, MANUEL CASTILLA QUINTERO y MANUEL ROJAS DE LA ROSA]

Cfr.: A-TMT5 7655-244-18.- Causa 286 de 1936.- Folio 8.

 

 

FULMINANTES GUARDADOS 23 AÑOS


4

 Declaración del paisano Manuel Castilla Feble. . . .

Interrogado el paisano del margen por las Generales de la Ley, “dijo llamarse como queda dicho de setenta años de edad, casado, natural y vecino de San Sebastián de la Gomera; invitado a que manifestara la procedencia de los fulminantes guardados en su casa, y entregados por su hijo Manuel; “dice que hace unos veintitrés años, hallándose de maestro albañil en la construcción de una presa en la finca llamada el “Cabrito”, “ sita en el término municipal de San Sebastián de la Gomera, y propiedad de Feliberto Darias Gerez,(hoy difunto), y una vez terminados los trabajos de la referida presa, le sobraron los ya indicados fulminantes, y le dijo el citado señor que iba a tirarlos al mar los referidos detonadores, porque él los necesitaba, y en tonces el dicente le dijo que no los tirara, llevándoselos a su casa y ocultándolos debajo de una teja en el techo de su casa, y que dado el tiempo trascurrido, yá no se acordaba, de ellos. Que no tiene más que decir que lo dicho es la verdad, y habiendo leído por sí estas sus manifestaciones y hallándolas conformes con su contenido, la firma con el compañero de pareja  y el que certifica.

[Firmas rubricadas de MANUEL CASTILLA, ANTONIO MARTÍNEZ JEREZ y FRANCISCO GÓMEZ PEDREÑO]

Diligencia dando por terminada la presente actuación. . . . . .

Por todo lo expuesto se acordó proceder y se procedió a la detención del paisano Manuel Castilla Quintero, puesto a disposición del Excmo Señor Comandante Militar de Santa Cruz de Tenerife; por hallarse incurso en el delito de tenencias de explosivos; no procediendo a la detención del paisano Tomas Bencomo Roldan, por haberse probado ser una interpretación al hacer la denuncia del paisano Don Andres Hernandez Arteaga.

I para que conste se pone por diligencia que firma el compañero de pareja y el que certifica, en San Sebastián de la Gomera a quince de septiembre de mil novecientos treinta y seis.

[Firmas rubricadas de ANTONIO MARTÍNEZ JEREZ y FRANCISCO GÓMEZ PEDREÑO]

 

San

ta Cruz de Tenerife, 18 de Septiembre de 1936.

Pase al Sr. Auditor de Guerra a los fines legales de Justicia ingresando el detenido Manuel Castilla Quintero en la Prisión Provincial a disposición de aquél significándole que los veintiún fulminantes ocupados al detenido de referencia quedan depositados con esta fecha en el Parque de Artillería de esta Plaza.

De orden de S.E.

El Coronel Jefe de E.M.

Teódulo G Peral

[Sello elíptico, en tinta, de la COMANDANCIA MILITAR DE LAS ISLAS CANARIAS – E.M., que lleva en su interior el escudo republicano].

 Cfr.: A-TMT5 7655-244-18.- Causa 286 de 1936.- Folio 4.

CAUSA 11 DE 1936 POR INSULTO A CENTINELA


PLAZA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE                        Año de 1.936.

 Nº 5088 – Legº 167 – 5 =

COMANDANCIA GENERAL DE CANARIAS

Juzgado Permanente

 – – – – – – – –

Causa núm. 11.

Que se instruye por presunto delito de insulto a centinela contra los paisanos AQUILINO BETHENCOURT SILVA y FRANCISCO LUJAN CAMPOS.

 

Ocurrió el hecho el día 1º de febrero de 1,936.

Dieron principio las actuaciones el día 12 de noviembre de 1.936.

En prisión preventiva el Aquilino el día 29 de octubre de 1.936.

En prisión preventiva el Ernesto el día 12 de noviembre de 1.936.

(Folios 80 y 81.

 

 

Juez Instructor.

Secretario.
El Comandante de Infantería

El Alférez de Caballería

D. Elisardo Edel Rodriguez.

D. Antonio Carballo Arias

 

Cfr.: A-TMT5 5088-166-28.- Sumarísimo 86 de 1936.- Cubierta.

* * * * * * * * *

Lama la atención la excepcionalidad de esta Causa 11 de 1936.

Se acusa a los encartados AQUILINO BETHENCOURT SILVA y FRANCISCO LUJAN CAMPOS de unos hechos ocurridos en febrero de 1936. Cinco meses antes del golpe de estado iniciado el 17 de julio de 1936, desencadenante de la guerra civil. Sin embargo, se inician las actuaciones en plena guerra, emprisionando a los reos, habiendo transcurrido más de ocho meses, desde los sucesos de que se les acusa.

Todo ello, a consecuencia de una maniobra de frenado del automóvil TF 2676, mandando a detener por el centinela del Polvorín de la Cuesta, sobre las once de la noche del día primero de febrero de 1936.

Este hecho es calificado como delito de insulto a centinela, del artículo 265 del Código de Justicia Militar, por el fiscal militar ÁNGEL DOLLA MANERA, en 24 de enero de 1937.

A los reos se le había asignado como defensor, el abogado civil AURELIO BALLESTER PÉREZ DE ARMAS, cosa que estaba contemplada en la ley, en los tiempos republicanos, cuando acontecieron los hechos.

AURELIO BALLESTER PÉREZ DE ARMAS declina aceptar la defensa, alegando sus muchas ocupaciones provisionales [sic].

Posiblemente quiso escribir profesionales.

Entonces, es designado defensor el Teniente ELEUTERIO REVILLA CAMPOS, que alega estar de baja por enfermedad, pero que al final ha de aceptar el cometido.

En ejecución de decreto datado en tres de diciembre de 1936, AQUILINO BETHENCOURT SILVA y FRANCISCO LUJÁN CAMPOS, habían sido sometidos a procedimiento sumarísimo, pasando por un consejo de guerra presidido por el Teniente Coronel VICENTE PELEGERO LORES, en enero de 1937.

Al folio 124, en fecha 22 de febrero de 1937, el Auditor JOSÉ SAMSÓ HENRÍQUEZ, considerando originados los hechos con anterioridad a la declaración del estado de guerra, acuerda quede nulo y sin efecto tal Decreto de tres de diciembre, y todo lo actuado con posterioridad.

En 12 de marzo de 1937, el fiscal militar PABLO HURTADO IZQUIERDO, reitera y sostiene la acusación formulada anteriormente por ÁNGEL DOLLA MANERA , insistiendo en la petición de que se debe imponer a cada uno de los procesados una pena de prisión correccional a prisión mayor, con las accesorias correspondientes.

Finalmente, AQUILINO BETHENCOURT SILVA y FRANCISCO LUJAN CAMPOS, se vieron ante un consejo de guerra presidido por el Teniente Coronel MANUEL DE LEÓN RODRÍGUEZ, celebrado  en el Palacio de la Mancomunidad, el cinco de octubre de 1937, siendo condenados la pena de UN AÑO DE PRISIÓN CORRECCIONAL y accesorias de suspensión de todo cargo y del derecho de sufragio durante la condena, abonándoseles para el cumplimiento de esta todo el tiempo que llevan privados de libertad por la presente causa.

Sentencia que es aprobada por el general VICENTE VALDERRAMA ARIAS, el 16 de octubre de 1937.

En oficio datado el 23 de octubre de 1937, el Director de la Prisión Provincial, participa que AQUILINO BETHENCOURT SILVA queda en libertad judicial por haber extinguido la condena, que le fue impuesta en esta causa 11 de 1936, continuando retenido en la Prisión de la Costa Sur, a disposición de la Autoridad Militar.

Posteriormente, el propio Director de la Prisión Provincial, mediante oficio datado en siete de noviembre de 1937, participa que ERNESTO LUJÁN CAMPOS queda en libertad judicial por haber extinguido la condena, que le fue impuesta en esta causa 11 de 1936, continuando retenido en la Prisión de la Costa Sur, a disposición de la Autoridad Militar.

Realmente una causa excepcional.

 

 

 

 

 

 

[pms1]