CALLE JUAN PABLO II


Subiendo desde la Plaza de Weyler, dejando a la izquierda el edificio de la Capitanía General, atravesando las calles Jesús y María, Álvarez de Lugo, Benavides, Anselmo J. Benítez, encontrando a su izquierda la calle Castro y el Pasaje Sitja, para terminar en la Rambla de Santa Cruz, tenemos la calle dedicada al Papa JUAN PABLO II.

Esta vía discurre en medio de sus dos paralelas, Rambla de Pulido y Pérez de Rozas.

Por la acera izquierda comprende 51 números de gobierno, y en la acera paralela derecha alcanza hasta el número 66.

Es una calle recta, bien trazada hasta el cruce con la Anselmo J, Benítez, donde sufre un estrechamiento originario de su primera alineación.

El Papa JUAN PABLO II, conocido como el Papa viajero, falleció el 2 de abril de 2005.

En una acción de gran oportunismo político, el Alcalde MIGUEL ZEROLO AGUILAR consigue, cuando no había transcurrido ni un mes desde el óbito del sumo pontífice de la Iglesia católica, que, en la sesión plenaria municipal de fecha 22 de abril de 2005, fuera adoptado por el Pleno del Ayuntamiento el acuerdo de imposición del nombre del Papa Juan Pablo II, a la calle que hasta ese momento era conocida oficialmente como DIECIOCHO DE JULIO.

Ante tan portentosa rapidez, casi podría calificarse tal hecho como un acto milagroso, atribuible al difunto Santo Padre.

Pero antes de haber sido nominada Dieciocho de Julio, esta calle había tenido un nombre anterior y original, impuesto en 1873: REPÚBLICA.

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

HISTORIA POR HACER

 

ALEJANDRO CIORANESCU en su monumental obra «HISTORIA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE», Tomo III, Capítulo V, al final de parágrafo 6, páginas 286-287, comentando lo sucedido después del 18 de julio de 1936, ha dejado escrito:

La historia de aquellos días de intenso dramatismo está todavía por hacer. Aquí no podríamos siquiera intentarla, por la falta de documentación en general, y de documentación objetiva en particular. 139

Esta nota al pie número 139, la desarrolla el profesor Cioranescu de la siguiente forma:

Solo reseñaremos aquí dos episodios de las actividades iniciales de la nueva administración municipal. En A: 28/9.1936 se procedió al cambio de nombre de las calles que habían sido bautizadas con aguas republicanas. Cambiaron entonces de nombre:

 

1 Capitán Fermín Galán Castillo
2 Capitán García Hernández Marina
3 14 de Abril Alameda del Muelle
4 Plaza Primero de Mayo Plaza de la Iglesia
5 Estudiantes San Francisco de Paula
6 Alcalá Zamora La Rosa
7 Sargento Vázquez San Carlos
8 Blasco Ibáñez Paseo de las Asuncionistas
9 Marítima García Sanabria
  Doctor Comenge San Francisco
  Plaza de la República Plaza de la Constitución
  Rambla 11 de Febrero Avenida General Franco
  Pablo Iglesias Calvo Sotelo
  Camino del Manicomio Febles Campos

 

La segunda preocupación política del ayuntamiento fue la exigencia de la autoridad superior, en este caso del gobierno civil, de destituir a todos los funcionarios que habían pertenecido al Frente Popular o habían sido masones. En el ayuntamiento de Santa Cruz son 20 los convictos más 17 sospechosos, y su examen apenas ha empezado (A:5/8.1937). El alcalde estima que su total podía subir a 200 personas. Como por otra parte, son muchos los empleados que han sido movilizados, la destitución de todos desorganizaría el servicio. Se acordó declararlos a todos suspensos, pero sin pasar a la ejecución del acuerdo hasta nueva orden.

 

Lo dejado escrito por Cioranescu, requiere unas puntualizaciones ineludibles.

I.-

En primer lugar el Acta en el cual, entre otros más trascendentes, se adoptó el acuerdo de cambiar los nombres de catorce vías urbanas, no corresponde a la sesión de fecha 28/9.1936, como afirma Cioranescu, sino a la de la siguiente sesión celebrada el cinco de octubre de 1936.

II.-

Es falsear la historia decir que habían sido bautizadas con aguas republicanas las calles

DOCTOR COMENGE
PABLO IGLESIAS
CAMINO DEL MANICOMIO

 

1.- Fue el 9 de febrero de 1907 cuando el Ayuntamiento presidido por el Alcalde CARLOS CALZADILLA Y SÁYER, decidió cambiar el nombre de la calle San Francisco por el del DOCTOR COMENGE, médico enviado por el Gobierno de S.M. Alfonso XIII, a Santa Cruz de Tenerife, cuando la peste bubónica azotó a la entonces capital de Canarias en ese año 1907, donde el propio Rey había estado en el año anterior.

2.- El nombre de PABLO IGLESIAS fue asignado a la calle conocida como Primera de Obreros, el 24 de marzo de 1926, por el Ayuntamiento que presidía Don Santiago García Sanabria.

Durante la dictadura del general MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA, en el reinado del mismo Rey Alfonso XIII.

3.- Finalmente, decir que el nombre toponímico CAMINO DEL MANICOMIO, es fruto de un bautismo republicano, merece ser calificado como exhibición de bavoquía insufrible.

* * * * *

Resulta escandalosa tanta ligereza en el investigador que tuvo a su disposición, sin limitación alguna, todo el contenido del Archivo Municipal, además del Archivo del Cabildo Insular de Tenerife.

Una nota tan somera sobre el trascendental y trágico periodo 1931-1936, constituye una muestra de dejadez imperdonable, que desacredita al autor de la monumental obra «HISTORIA DE SANTA CRUZ DE TENERIFE».

 

En el Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife, había y sigue habiendo hoy, una enorme cantidad de documentación no aflorada, sobre lo sucedido desde 1936.

Que en los setenta años transcurridos, tal documentación haya sido mantenida fuera del alcance de los investigadores locales, y por tanto, escasamente conocida y publicada, es un hecho muy deplorable, que deja en mal lugar a los historiadores locales; y a los responsables anteriores de la dirección y gestión del Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife.

Afortunadamente, está actuación comenzó a cambiar, gracias al esfuerzo del Archivero FEBE FARIÑA PESTANO, que solamente contaba para su denodada labor, con la cooperación de dos personas fijas, YURENA y JUAN ANTONIO.

Y de vez en cuando, por periodos cortos, con la colaboración de profesionales de la historia, tales como Dulce y Ana, contratadas mediante convenios temporales de empleo, en unas condiciones laborales lamentables.

 

 

LO QUE HA CONTADO J.J ARENCIBIA

 

Juan J. Arencibia de Torres, en su libro Calles y Plazas de Santa Cruz de Tenerife [1996], ha dejado escrito esto:

 

DIECIOCHO DE JULIO

De la avenida Veinticinco de Julio a la Rambla General Franco.

 

Proclamada la I República española, el 11 de febrero de 1873, en la sesión del 29 de abril del citado año, a petición del «ciudadano» Manuel Ferreyra, se acuerda dar el nombre de República a la primera calle paralela al Camino de La Laguna. Asimismo, pedía que las otras tres calles abiertas en el barrio que se estaba construyendo llevasen los nombres de Igualdad (la perpendicular a República), Fraternidad (la segunda paralela a ésta), y Libertad, la paralela a la República y Fraternidad. La Revolución Francesa había calado tan hondo en el «ciudadano» Ferreyra, que quiso plasmar su lema en otras tantas calles santacruceras. En un plano de 1814, sólo aparece nominada la de La República. Y junto a la Plaza de Toros, las de Libertad e Igualdad.

En el n° 58 de esta calle, nació en 1880 el que sería inolvidable alcalde de la ciudad Santiago García Sanabria.

Sería una más de las calles santacruceras que cambiaría su nombre a raíz del alzamiento cívico-militar de 1936, llevando precisamente el del día de su iniciación. Probablemente el que una de las fachadas del edificio de la Capitanía General diera a esa calle, debió influir en la nueva denominación.

El 18 de julio de 1936, se inicia oficialmente en toda España un alzamiento cívico militar, en el que participa la mayoría del Ejército. Al obtener sólo un éxito parcial, sobreviene la contienda nacional que durará hasta el 1 de abril de 1939, con el triunfo del llamado bando nacional y el derrocamiento de la II República. En la contienda perdieron la vida casi trescientas mil personas.

Es una fecha importante de nuestra historia patria que merece ser recordada, especialmente con el fin de que las generaciones futuras eviten el que se produzcan las circunstancias que dieron lugar a aquel, según muchos historiadores, inevitable enfrentamiento fratricida.

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Todas mis aseveraciones están acreditadas en documentación existente en el Archivo Municipal de Santa Cruz de Tenerife.

Buena parte de ellos puede ser consultada en estas referencias cibernéticas:

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/01/28/la-primera-republica-espanola/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/01/29/la-primera-republica-en-santa-cruz-de-tenerife/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/10/26/libertad-igualdad-y-fraternidad/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/09/01/proclamando-la-segunda-republica-en-santa-cruz-de-tenerife/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/09/01/constitucion-del-ayuntamiento-republicano-de-1931/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/03/11/imponiendo-nombres-a-las-calles-en-la-segunda-republica/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/03/14/jose-nakens-a-la-calle-12-de-salamanca-el-27041932/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/05/16/la-sublevacion-militar-de-julio-de-1936/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/05/17/el-ayuntamiento-ocupado-por-los-sublevados-2/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/05/24/el-nombre-de-general-franco-a-la-avenida-maritima/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/05/25/16091936-jose-nakens-sustituido-por-santiago-cuadrado/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/05/26/maximiliano-diaz-navarro-sustituye-a-francisco-rodriguez-barrios/

 

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2013/10/28/catorce-vias-urbanas-cambiadas-de-nombres-en-octubre-de-1936/

 

EL LEGADO DE JUAN NEGRIN


DE HIJO ESPÚREO A HIJO ILUSTRE CIENTÍFICO Y ESTADISTA

El acto de ayer en la sede de la Fundación Juan Negrin en el que Carmen Negrin, nieta de don Juan Negrin, hizo entrega del archivo familiar al Cabildo Insular de Gran Canaria, culmina el largo proceso para hacerle justicia histórica al ilustre científico y estadista,  y compensa el trabajo incansable de la Fundación Juan Negrin para lograrlo. El 27 de abril de 1938, la Comisión gestora del Ayuntamiento de la ciudad de Las Palmas, que no había sido elegida por el pueblo de Las Palmas sino a dedo por las autoridades facciosas, aprobó por unanimidad la propuesta de declarar al Dr. Negrín, presidente del Gobierno de la II Republica “hijo espúreo e indigno de la ciudad de Las Palmas”, baldón ignominioso que fue declarado nulo en la transición por Ayuntamiento presidido por Fernando Ortiz Wiot.

El PSOE ha saldado también la deuda histórica que tenía con su militante Juan Negrín, en un emotivo acto celebrado en Ferraz, en el que se le rehabilitó como militante a título póstumo junto a otros 35 socialistas que, al igual que Negrin, fueron expulsados del partido en 1946, en cumplimiento del acuerdo del 37º Congreso federal socialista celebrado el año 2008.

Alfonso Guerra ha sido el único dirigente socialista que ha contribuido decisivamente a hacerle justicia histórica al eximio científico y estadista Juan Negrin colaborando como presidente de la Fundación Pablo Iglesias en la exposición “Juan Negrin, médico y Jefe de Gobierno”, y en la publicación del libro con el mismo título, así como en la elaboración del documental “Juan Negrin, resistir es vencer”. En su reciente libro de Memorias “Una página difícil de arrancar” dedica al Dr. Negrin un capítulo con el sugestivo título “De Esbirro de Stalin a estadista y patriota”, que derriba el muro de incomprensiones y calumnias que algunos dirigentes del PSOE durante y después de la guerra civil levantaron en su contra. El legado histórico de Juan Negrin se podría resumir en las siguientes aportaciones a la democracia española:

1)

Precursor de la Autonomía Política de las Regiones Españolas.-

EL 30 de abril de 1938 el Consejo de Ministros presidido por Don Juan Negrin aprueba los trece puntos que serían publicados el 1º de mayo, que llamó Declaración de Principios o Programa de Estado, dirigido a obtener la paz y la reconciliación entre los españoles de uno y otro bando: De ellos cabe destacar el punto 5º que proclamaba “el respeto a las libertades regionales sin menoscabo de la unidad española, y la protección y fomento al desarrollo de la personalidad y particularidades de los distintos pueblos que integran España como lo imponen un derecho y un hecho histórico, lo que lejos de significar una disgregación de la Nación, constituye la mejor soldura entre los elementos que la integran”.

 2)

Defensor de la Unidad de España y patriota.-

En noviembre de 1938, con ocasión del Consejo de Ministros celebrado en Pedralbes, afirmó , según refiere Julián Zugazagoitia, en referencia a los movimientos separatistas catalanes en la retaguardia en plena guerra civil:” No estoy haciendo la Guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un separatismo estúpido y pueblerino. Estoy haciendo la guerra por España y para España, por su grandeza y para su grandeza. No hay mas que una nación: ¡España!. No se puede consentir esta sórdida y persistente campaña separatista y tiene que ser cortada de raíz si se quiere que yo siga dirigiendo la política del Gobierno, que es una política nacional. Nadie se interesa como yo por las peculiaridades de la tierra nativa. Amo entrañablemente todas las que se refieren a Canarias y no desprecio sino que exalto las que poseen otras regiones, pero por encima de todas ellas está España. Quien estorbe esa política nacional debe ser desplazado de su puesto. De otro modo dejo el mío. Antes de consentir campañas nacionalistas que nos lleven a desmembraciones, que de ningún modo admito, cedería el paso a Franco. En punto a la integridad de España soy irreductible y la defenderé de los desafueros de los de adentro”. En otra ocasión le había dicho también a Julián Zugazagoitia:” Lo que no perdono a nadie (se refería a otros gobernantes republicanos), es su indiferencia por la suerte de España”.

Frente a los que le criticaron su apoyo a la inclusión de España en el  Plan Marshall, que hizo público en una serie de tres artículos publicados en el New York Herald Tribune los primeros días de abril de 1948, exclamó: “Contra el caudillismo todo, contra España nada”.

 3)

Precursor de la reconciliación entre los españoles.-

El Consejo de Ministros presidido por el Dr. Negrín aprobó el 30 de abril de 1938, los trece puntos que serían publicados el 1º de mayo, que se denominaron Declaración de Principios o Programa de Estado, en cuyo punto 13 se establecía: “amplia amnistía para todos los españoles que quieran cooperar en la inmensa labor de la reconstrucción y engrandecimiento de España. Después de una lucha cruenta como la que ensangrienta nuestra tierra, en la que han surgido las viejas virtudes del heroísmo, cometerá un delito de alta traición a los destinos de nuestra patria aquél que no reprima y ahogue roda idea de venganza y represalia, en aras de una acción de sacrificios y trabajos que por el porvenir de España estamos obligados a realizar todos sus hijos”.

 4)

Ejemplo de tolerancia y respeto por las ideas y creencias de los demás.-

Aunque agnóstico, tenía un profundo respeto y amor por su madre Doña Dolores López Marrero y su hermana Lolita, fervientes católicas, y por su hermano Heriberto, sacerdote claretiano.

Una muestra de su tolerancia y respeto es la carta que desde Paris, le dirigió el 20 de julio de 1952 al que había sido uno de sus discípulos, D. José María Corral, profesor de Bioquímica de Cádiz:

«Mi buen amigo: A nuestro antiguo amigo y colega Bellido le ha tocado su hora según me acaba de informar su hija desde Toulouse para donde salgo ahora. Vd. que comparte sus mismos sentimientos, se alegrará saber que D. Jesús ha muerto como el católico ferviente que siempre ha sido y que a él ciertamente le hubiese emocionado saber que vd. lo recuerda en sus plegarias, cosa que no podemos hacer, a menos en la misma manera, los que no tenemos el privilegio de haber sido tocados por la fé».

El legado tolerancia y reconciliación de Juan Negrin se escenificó ayer en el acto de entrega del archivo de Negrin, que  aglutinó a  gobernantes y dirigentes políticos de  todas las fuerzas políticas y a un nutrido público de diversas creencias. A pesar de que Juan Negrin ha sido el político más calumniado y difamado del siglo XX, al decir de su biógrafo Moradiellos, fue profético  el editorial del New York Times del 15 de noviembre de 1956, con motivo de su fallecimiento, «Jamás Juan Negrín tendrá que temer el juicio de la historia». El ministro socialista francés Jules Moch, amigo de Negrín: “éste encarnó el orgullo y el coraje de un pueblo que no sucumbió más que al abandono de sus amigos”. Ayer sus amigos y compatriotas canarios y españoles no lo abandonamos.

 

ELIGIO HERNÁNDEZ

Vicepresidente de la Fundación Juan Negrin

LA GUERRA CIVIL EN SANTA CRUZ DE TENERIFE SEGÚN CIORANESCU


LA GUERRA CIVIL EN SANTA CRUZ DE TENERIFE SEGÚN CIORANESCU

En las páginas 286-287 del tercer tomo de la «monumental» obra «Historia de Santa Cruz de Tenerife», ALEJANDRO CIORANESCU ha dejado escrito:

El 18 de julio estallaba el Movimiento, el último, más sangriento, más largo y más significativo históricamente de los pronunciamientos militares. Al día siguiente se reunió en sesión constituyente una Comisión gestora destinada a sustituir el ayuntamiento suspendido. Fue formada en base a un bando de la Comandancia Militar de Canarias, que declaraba el estado de guerra; su presidente fue el coronel de la Guardia Civil Juan Vara Terán, cuyas funciones fueron desempeñadas interinamente, durante las ausencias del titular, por Francisco La Roche y Aguilar. En todos los demás puestos de mando y organismos oficiales los cambios fueron igualmente radicales. La historia de aquellos días de intenso dramatismo está todavía por hacer. Aquí no podríamos siquiera intentarlo, por la falta de documentación en general, y de documentación objetiva en particular 139.

Esta nota al pie número 139, la desarrolla el profesor Cioranescu de la siguiente forma:

Solo reseñaremos aquí dos episodios de las actividades iniciales de la nueva administración municipal. En A: 28/9.1936 se procedió al cambio de nombre de las calles que habían sido bautizadas con aguas republicanas. Cambiaron entonces de nombre:

 

Capitán Fermín Galán Castillo
Capitán García Hernández Marina
14 de Abril Alameda del Muelle
Plaza Primero de Mayo Plaza de la Iglesia
Estudiantes San Francisco de Paula
Alcalá Zamora La Rosa
Sargento Vázquez San Carlos
Blasco Ibáñez Paseo de las Asuncionistas
Marítima García Sanabria
Doctor Comenge San Francisco
Plaza de la República Plaza de la Constitución
Rambla 11 de Febrero Avenida General Franco
Pablo Iglesias Calvo Sotelo
Camino del Manicomio Febles Campos

 

La segunda preocupación política del ayuntamiento fue la exigencia de la autoridad superior, en este caso del gobierno civil, de destituir a todos los funcionarios que habían pertenecido al Frente Popular o habían sido masones. En el ayuntamiento de Santa Cruz son 20 los convictos más 17 sospechosos, y su examen apenas ha empezado (A:5/8.1937). El alcalde estima que su total podía subir a 200 personas. Como por otra parte, son muchos los empleados que han sido movilizados, la destitución de todos desorganizaría el servicio. Se acordó declararlos a todos suspensos, pero sin pasar a la ejecución del acuerdo hasta nueva orden.

* * * * * * * * * *

Sobre el asunto de los cambios de nombres de calles, tan ligeramente relacionado por el «historiador» ALEJANDRO CIORANESCU, hay que hacer estas puntualizaciones ineludibles.

I.-

En primer lugar el Acta en el cual, entre otros acuerdos más trascendentes, se adoptó el gran acuerdo de cambiar los nombres de catorce vías urbanas, no corresponde a la sesión de fecha 28/9.1936, sino a la de la siguiente sesión celebrada el cinco de octubre de 1936.

II.-

Es falsear la historia decir que habían sido bautizadas con aguas republicanas las calles

DOCTOR COMENGE

PABLO IGLESIAS

CAMINO DEL MANICOMIO

1.-

Fue el 9 de febrero de 1907 cuando el Ayuntamiento presidido por el Alcalde CARLOS CALZADILLA Y SÁYER, teniendo en cuenta los eminentes servicios prestados por el Señor Don Luis Comenge y Ferrer, como Delegado extraordinario de Sanidad, en las azarosas circunstancias que hemos atravesado, y como demostración de sincero aprecio y gratitud se nombre a dicho señor Hijo adoptivo de esta Ciudad.

Tomado en consideración lo propuesto y declarado urgente se acordó por unanimidad conforme con lo propuesto por el señor Alcalde presidente, y que se comunique con urgencia este acuerdo al interesado para su conocimiento y satisfacción.

Acto continuo el Señor Concejal Don Lorenzo Fernandez propuso y así se acordó por unanimidad previa declaración de urgencia, que pos las mismas razones expuestas por el señor Alcalde, en el anterior acuerdo, y para perpetuar la memoria de aquella ilustre persona, se dé el nombre de Doctor Comenge a una de las calles de esta Ciudad.

El Señor Concejal Don Adolfo Benítez Castilla propuso que se varíe el nombre de la calle de San Francisco y se denomine del Doctor Comenge, por ser esta una de las principales vías de la población.

Con este motivo se suscitó un ligero debate y se acordó aplazar la resolución del asunto para la sesión ordinaria próxima.

Así consta en el folio 30 del Libro de Actas de Plenos municipales del año 1907, donde ha quedado reflejado lo tratado en tal fecha.

Ciertamente Don LUIS COMENGE Y FERRER, médico enviado por el Gobierno de S.M. Alfonso XIII, a Santa Cruz de Tenerife, cuando la epidemia de peste bubónica azotó esta Ciudad, en aquel año 1907, donde el propio Rey había estado en el año anterior, era persona de mérito.

Don LUIS COMENGE Y FERRER realizó una eficaz labor, arropado por meritorios médicos locales, que pusieron en práctica medidas sanitarias radicales combatiendo y erradicando aquella peste de la Ciudad de Santa Cruz de Tenerife, entonces capital de la provincia de Canarias.

Ciudad que hubiera estado a punto de perecer, si el Gobierno de S.M. Alfonso XIII, hubiese llevado a cabo una propuesta de decreto declarando oficialmente la epidemia en nuestra Ciudad.

Afortunadamente no fue adoptada tal medida, que significaba declarar situación de bandera amarilla, con su implicación de aislamiento total e interrupción de todo tráfico marítimo con la Muy Leal, Noble é Invicta Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, Capital de la Provincia de Canarias.

En la sesión ordinaria de 13 de Febrero de 1907, se sometió de nuevo a la resolución del ayuntamiento la proposición verbal hecha en la sesión extraordinaria del día nueve del corriente por el Señor don Adolfo Benítez y Castilla, para que se acuerde variar el nombre de la calle de San Francisco por el de Doctor Comenge; proposición que quedó pendiente para la presente sesión.

El Señor don Lorenzo Fernández y Hernández, se manifestó contrario a la propuesta, por considerar que es perjudicial el variar los nombres de las calles y propuso, como enmienda, que se acuerde dar el nombre de “Doctor Comenge” a la primera calle de la población que se abra al servicio público,

El Señor Benítez y Castilla sostuvo su proposición; suscitándose con este motivo un ligero debate en el que toman parte varios Señores Regidores, suspendiéndose la sesión por breves momentos para ponerse de acuerdo en el asunto, ausentándose entonces los Señores Concejales Don Patricio Estébanez, Don Felipe González, Don José Rodríguez Marrero y Don Anselmo J, Benítez.

Reanudado el acto se practicó votación nominal respecto a la enmienda del Señor Fernández y Hernández, resultando empate.

Declarado urgente el asunto por unanimidad, entró de nuevo el Señor Benítez Don Anselmo y se repitió la votación, quedando aprobada la enmienda del Señor Fernández por doce votos contra once, que emitieron los Señores [1] Benítez y Castilla, [2] Acuña, [3] Perera, [4] Cañadas, [5] Rodríguez García, [6] Ruiz, [7] Trujillo, [8] Delgado Lorenzo, [9] Fernández del Castillo, [10] Mendizabal, y [11] Dugour.

 

De acuerdo con lo recogido en el acta de la propuesta del Regidor ADOLFO BENÍTEZ CASTILLA, resultó derrotada. Esto es, no ganó su proposición de cambiar el nombre de la calle San Francisco por el del Doctor Comenge.

Para precisar, conviene recordar que la enmienda aprobada por doce a once votos, presentada como enmienda por el Concejal LORENZO FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ decía «que se acuerde dar el nombre de “Doctor Comenge” a la primera calle de la población que se abra al servicio público»,

La realidad histórica es que el nombre de SAN FRANCISCO fue cambiado, y sustituido por el del DOCTOR COMENGE.

Con todo, resulta desconcertante que el profesor Cioranescu incluya en ese bautismo con aguas republicanas a la calle DOCTOR COMENGE, cuando ha dejado amplias referencias de la acción de ínclito DOCTOR LUIS COMENGE FERRERA, en las páginas 124, 126, 133, 157 y 158 del tomo IV de su «monumental» obra «Historia de Santa Cruz de Tenerife».

Con lo cual ha denotado que debía conocer muy bien al personaje.

Inexplicable lapsus.

2.-

El nombre del ínclito socialista PABLO IGLESIAS había sido asignado a la calle conocida como Primera de Obreros, el 24 de marzo de 1926, por el Ayuntamiento que presidía Don SANTIAGO GARCÍA SANABRIA, durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, en el reinado del mismo Rey Alfonso XIII.

Así consta en la página 34 del Libro de Actas de Plenos Municipales, marcado con el número 3. Libro que comienza con la continuación del acta de sesión plenaria de fecha 25 de febrero de 1926 y acaba con el acta incompleta de fecha 2 de octubre del mismo año 1926.

3.-

Además, decir que el nombre toponímico Camino del Manicomio, es fruto de un bautismo republicano, debe ser calificada como una exhibición de bavoquía insoportable.

4.- Finalmente, constituye una irreverencia utilizar la expresión bautismo republicano para describir la acción de sustituir los nombres de las vías urbanas.

Y, no quiero mencionar que en fecha anterior, 16 de septiembre de 1936, ya se había producido el cambio del nombre de una calle. En dicha fecha, 16/9/1936, la Comisión Gestora ocupante el ayuntamiento desde el sábado 18 de julio de 1936, fecha inicial en Canarias, de la Rebelión contra el legítimo Gobierno Republicano de España.

En tal fecha el nombre de la calle JOSÉ NAKENS había sido sustituido por SANTIAGO CUADRADO.

¿Por qué Cioranescu omitió mencionar este acuerdo de cambio de nombre de calle, efectuado el 16 de septiembre de 1936?

 

* * * * *  * * * * *

Resulta escandalosa tanta ligereza en el investigador que había tenido a su entera disposición, sin limitación alguna, todo el contenido del Archivo Municipal, así como el Archivo del Cabildo Insular de Tenerife, además de los restantes archivos locales, En todos los cuales dispuso de todas las facilidades de entrada y consulta, para llevar a cabo sus dos grandes obras de encargo:

1.- Historia de Santa Cruz de Tenerife.

2.- Historia del Cabildo de Tenerife

INCIERTOS ASERTOS DE ALEJANDRO CIORANESCU


Que algunos «asertos históricos» de Alejandro Cioranescu en su monumental obra, carecen de certeza, quedan en evidencia por estos pequeños detalles encontrados en mi pesquisa documental en el Archivo Municipal.

I.-

En primer lugar el Acta de la sesión donde, – entre otros acuerdos más trascendentes, de los cuales Cioranescu no dice nada -, se adoptó el acuerdo de cambiar los nombres de catorce vías urbanas, no corresponde a la sesión de fecha 28/9.1936, sino a la de la siguiente sesión celebrada el cinco de octubre de 1936, una semana después.

Yerra, pues, el rumano en esta fecha.

Vid.

http://personales.ya.com/pedroms/pdf/1.05.pdf

II.-

Es falsear la historia decir que habían sido bautizadas con aguas republicanas las calles

Doctor Comenge

Pablo Iglesias

Camino del Manicomio

1.-

El propio Cioranescu sabía que poco, o para ser más exacto, nada tuvo que ver con la República (primera o segunda) el doctor Luis Comenge Ferrer.

En el capítulo XIII del tomo IV, páginas 156 a 158, ha dejado impresa esta amplia referencia, en la cual aparece el doctor Comenge:

En diciembre de 1906 se detectaron varios casos de tifus en la capital. Murieron dos enfermos en sus casas (los días 3 y 4) y luego tres en el lazareto (los días 8, 9 y 16). Hasta fines del año no hubo más víctimas. Pero aquello había sido suficiente para hacer que cundiese el pánico, y no sólo en Santa Cruz: porque en todas las mentes estaba presente, con carácter permanente, la amenaza de epidemias mas graves, fiebre amarilla o peste bubónica.

En Santa Cruz se tomaron, esta vez rápidamente, las medidas pertinentes. Se abrió el lazareto, transformado en hospital, con Agustin Pisaca Fernandez y el doctor Naveiras como médicos. El 11 de diciembre se desinfectaron las aguas de Los Lavaderos, así como las del Toscal y de Cabo-Llanos; se destruyeron las barracas que podían constituir focos de infección; se quitaron las basuras, se alejaron de la ciudad los cerdos. Se cerraron las escuelas, para evitar en lo posible la contaminación. Como los médicos habían establecido que la enfermedad era simplemente tífica y su peligrosidad relativa, se consideró se había hecho lo suficiente para combatirla. Sin embargo, fuera de Santa Cruz nadie creyó en las seguridades y garantías de los médicos y de la autoridad. Se pensó que se trataba en realidad de peste bubónica y que los santacruceros ocultaban la verdad, para no perder los beneficios del tráfico de su puerto. Así como en Santa Cruz había cundido el tifus, en otras partes cundió el histerismo colectivo. En La Laguna se trato de impedir el paso del tranvía y en el km. 8 de la carretera se estableció una estación de fumigación, que en realidad no hacía daño a nadie, pero que contribuía a mantener la inseguridad. En Las Palmas, 19 médicos firmaron una certificación en que se declaraba que la enfermedad que se padecía en Santa Cruz era peste. Se produjo un verdadero pánico y en algunos puertos los barcos procedentes de Santa Cruz fueron recibidos a tiros 139. En Santa Cruz se sospechaba que no era pánico, sino un juego complicado de intereses y rivalidades políticas, que pretendía declarar sucias las procedencias de Tenerife y cortar de este modo el comercio de la capital. Por otra parte, también había gente desconfiada en Santa Cruz: en alguna fracción de la opinión publica nació la sospecha de que posiblemente los otros tenían razón, que efectivamente había peste y que la autoridad intentaba disimular la verdad. Hubo momentos de gran tensión, en que los alarmistas hacían su agosto, los políticos veían confirmarse sus peores obsesiones y el gran público navegaba entre la esperanza y el temor.

Entonces fue cuando el gobierno comisionó al doctor Comenge, para que estudiara la situación sanitaria de la capital canaria e informara sobre lo que había de cierto en aquella epidemia. EI doctor Comenge llegó a Santa Cruz el 18 de diciembre. Su optimismo fue el mejor tónico para reconfortar aquellos espíritus alterados. Visitó el hospital de aislamiento establecido por el ayuntamiento en el lazareto y no tuvo para el más que palabras de elogio. Declaró que, naturalmente, aquello no era peste; que las defunciones que hasta entonces se habían registrado se debían al carácter tardío de los cuidados médicos que se habían aplicado a los enfermos; y que cuantos estaban internados o se internarían aun, estaban seguros de curar 140.

No es que al doctor Comenge le hubiese gustado todo cuanto veía. Por el contrario, se quedo espantado por el estado sanitario de las ciudadelas y de las viviendas más pobres, por la subalimentación y la miseria que dominaban en gran parte de la población. Tuvo la oportunidad de distinguirse, no solo por su celo profesional, sino también por su filantropismo. Por honorarios de su comisión, el gobierno le pagaba 5.000 pesetas, que el abandonó, ofreciendo esta cantidad al ayuntamiento para asistencia de los pobres. Fomentó la creación de un instituto de lactancia artificial, cuya organización indico el mismo, y en la rifa que se hizo para su dotación hizo rifar su reloj de oro. Con gestos de esta dase y con la simpatía que supo inspirar, remontó los ánimos abatidos de los santacruceros y contribuyo eficazmente para hacer olvidar un episodio que, mas que trágico, había sido bochornoso. Afortunadamente, este episodio sería el ultimo en la larga historia de las epidemias en Santa Cruz 141.

141 El doctor Luis Comenge falleció en 19/1.1916.

 “

Es más, el rumano profesor en su monumental obra ha dejado estas otras referencias al doctor Comenge:

Página 521

DOCTOR COMENGE.

Nombre que tuvo la calle San Francisco de 1907 a 1936

Página 529

SAN FRANCISCO.

Su rasante rebajada en 1873-76, adoquinada en 1886.

Se ha llamado Doctor Comenge de 9/2.1907 a 5/10.1936 (99).

El rumano profesor hubiera evitado cometer esta grave falta de respeto por la Historia, si hubiera dedicado algo de su tiempo a leer las actas municipales de 1907, que constan, entre los folios 30 a 37 del Libro de Actas de dicho año 1907, cuyas transcripciones literales constan en

https://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/11/22/san-francisco-al-doctor-comenge/

2.-

El nombre de Pablo Iglesias fue asignado a la calle conocida como Primera de Obreros, el 24 de marzo de 1926, por el Ayuntamiento que presidía Don Santiago García Sanabria, durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, en el reinado del mismo Rey Alfonso XIII.

Así consta en la página 34 del Libro de Actas de Plenos Municipales, marcado con el número 3. Libro que comienza con la continuación del acta de sesión plenaria de fecha 25 de febrero de 1926 y acaba con el acta incompleta de fecha 2 de octubre del mismo año 1926.

Vid.

http://personales.ya.com/pedroms/pdf/1.13.pdf

3.-

Además, decir que el nombre toponímico Camino del Manicomio, es fruto de un bautismo republicano, debe ser calificada como una exhibición de bavoquía  insoportable.

4.-

Constituye una irreverencia histórica utilizar la expresión bautismo republicano para describir la acción de sustituir los nombres de las vías urbanas.

Hasta donde sabemos por la documentación constatada, ni en 1907, ni en 1926, había baptisterios republicanos en Tenerife.

Demasiados dislates, los del rumano «historiador» Alejandro Cioranescu, en tan pocas líneas.

III.-

Esa ligereza histórica de Cioranescu cae en la indecencia cuando se atreve a escribir que

En el ayuntamiento de Santa Cruz son 20 los convictos

Constituye una bajeza denominar convictos a los desdichados funcionarios municipales sometidos a expedientes, por perversos inquisidores, en total indefensión, víctimas de inicuas resoluciones, sin prueba de delito alguno.

Prueba de ello, es la nota manuscrita que figura intercalada entre los folios 63 y 64 del expediente que se conserva en el Archivo Municipal con la signatura 54/07. Expediente gubernativo de destitución, iniciado en febrero de 1937, instruido por el gestor municipal JUAN YANES PERDOMO, asistido por el funcionario HORACIO GARCÍA GARCÍA, actuante como Secretario, contra FRANCISCO AFONSO GARCÍA.

Dice así esta nota:

Para D. Horacio:

Hay que modificar la conclusión, para estimar que existe la falta de “actuaciones antipatrióticas”, según el penúltimo considerando y que, por tanto, hay que formular el pliego de cargos.