LA GUERRA CIVIL EN SANTA CRUZ DE TENERIFE SEGÚN CIORANESCU


LA GUERRA CIVIL EN SANTA CRUZ DE TENERIFE SEGÚN CIORANESCU

En las páginas 286-287 del tercer tomo de la «monumental» obra «Historia de Santa Cruz de Tenerife», ALEJANDRO CIORANESCU ha dejado escrito:

El 18 de julio estallaba el Movimiento, el último, más sangriento, más largo y más significativo históricamente de los pronunciamientos militares. Al día siguiente se reunió en sesión constituyente una Comisión gestora destinada a sustituir el ayuntamiento suspendido. Fue formada en base a un bando de la Comandancia Militar de Canarias, que declaraba el estado de guerra; su presidente fue el coronel de la Guardia Civil Juan Vara Terán, cuyas funciones fueron desempeñadas interinamente, durante las ausencias del titular, por Francisco La Roche y Aguilar. En todos los demás puestos de mando y organismos oficiales los cambios fueron igualmente radicales. La historia de aquellos días de intenso dramatismo está todavía por hacer. Aquí no podríamos siquiera intentarlo, por la falta de documentación en general, y de documentación objetiva en particular 139.

Esta nota al pie número 139, la desarrolla el profesor Cioranescu de la siguiente forma:

Solo reseñaremos aquí dos episodios de las actividades iniciales de la nueva administración municipal. En A: 28/9.1936 se procedió al cambio de nombre de las calles que habían sido bautizadas con aguas republicanas. Cambiaron entonces de nombre:

 

Capitán Fermín Galán Castillo
Capitán García Hernández Marina
14 de Abril Alameda del Muelle
Plaza Primero de Mayo Plaza de la Iglesia
Estudiantes San Francisco de Paula
Alcalá Zamora La Rosa
Sargento Vázquez San Carlos
Blasco Ibáñez Paseo de las Asuncionistas
Marítima García Sanabria
Doctor Comenge San Francisco
Plaza de la República Plaza de la Constitución
Rambla 11 de Febrero Avenida General Franco
Pablo Iglesias Calvo Sotelo
Camino del Manicomio Febles Campos

 

La segunda preocupación política del ayuntamiento fue la exigencia de la autoridad superior, en este caso del gobierno civil, de destituir a todos los funcionarios que habían pertenecido al Frente Popular o habían sido masones. En el ayuntamiento de Santa Cruz son 20 los convictos más 17 sospechosos, y su examen apenas ha empezado (A:5/8.1937). El alcalde estima que su total podía subir a 200 personas. Como por otra parte, son muchos los empleados que han sido movilizados, la destitución de todos desorganizaría el servicio. Se acordó declararlos a todos suspensos, pero sin pasar a la ejecución del acuerdo hasta nueva orden.

* * * * * * * * * *

Sobre el asunto de los cambios de nombres de calles, tan ligeramente relacionado por el «historiador» ALEJANDRO CIORANESCU, hay que hacer estas puntualizaciones ineludibles.

I.-

En primer lugar el Acta en el cual, entre otros acuerdos más trascendentes, se adoptó el gran acuerdo de cambiar los nombres de catorce vías urbanas, no corresponde a la sesión de fecha 28/9.1936, sino a la de la siguiente sesión celebrada el cinco de octubre de 1936.

II.-

Es falsear la historia decir que habían sido bautizadas con aguas republicanas las calles

DOCTOR COMENGE

PABLO IGLESIAS

CAMINO DEL MANICOMIO

1.-

Fue el 9 de febrero de 1907 cuando el Ayuntamiento presidido por el Alcalde CARLOS CALZADILLA Y SÁYER, teniendo en cuenta los eminentes servicios prestados por el Señor Don Luis Comenge y Ferrer, como Delegado extraordinario de Sanidad, en las azarosas circunstancias que hemos atravesado, y como demostración de sincero aprecio y gratitud se nombre a dicho señor Hijo adoptivo de esta Ciudad.

Tomado en consideración lo propuesto y declarado urgente se acordó por unanimidad conforme con lo propuesto por el señor Alcalde presidente, y que se comunique con urgencia este acuerdo al interesado para su conocimiento y satisfacción.

Acto continuo el Señor Concejal Don Lorenzo Fernandez propuso y así se acordó por unanimidad previa declaración de urgencia, que pos las mismas razones expuestas por el señor Alcalde, en el anterior acuerdo, y para perpetuar la memoria de aquella ilustre persona, se dé el nombre de Doctor Comenge a una de las calles de esta Ciudad.

El Señor Concejal Don Adolfo Benítez Castilla propuso que se varíe el nombre de la calle de San Francisco y se denomine del Doctor Comenge, por ser esta una de las principales vías de la población.

Con este motivo se suscitó un ligero debate y se acordó aplazar la resolución del asunto para la sesión ordinaria próxima.

Así consta en el folio 30 del Libro de Actas de Plenos municipales del año 1907, donde ha quedado reflejado lo tratado en tal fecha.

Ciertamente Don LUIS COMENGE Y FERRER, médico enviado por el Gobierno de S.M. Alfonso XIII, a Santa Cruz de Tenerife, cuando la epidemia de peste bubónica azotó esta Ciudad, en aquel año 1907, donde el propio Rey había estado en el año anterior, era persona de mérito.

Don LUIS COMENGE Y FERRER realizó una eficaz labor, arropado por meritorios médicos locales, que pusieron en práctica medidas sanitarias radicales combatiendo y erradicando aquella peste de la Ciudad de Santa Cruz de Tenerife, entonces capital de la provincia de Canarias.

Ciudad que hubiera estado a punto de perecer, si el Gobierno de S.M. Alfonso XIII, hubiese llevado a cabo una propuesta de decreto declarando oficialmente la epidemia en nuestra Ciudad.

Afortunadamente no fue adoptada tal medida, que significaba declarar situación de bandera amarilla, con su implicación de aislamiento total e interrupción de todo tráfico marítimo con la Muy Leal, Noble é Invicta Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, Capital de la Provincia de Canarias.

En la sesión ordinaria de 13 de Febrero de 1907, se sometió de nuevo a la resolución del ayuntamiento la proposición verbal hecha en la sesión extraordinaria del día nueve del corriente por el Señor don Adolfo Benítez y Castilla, para que se acuerde variar el nombre de la calle de San Francisco por el de Doctor Comenge; proposición que quedó pendiente para la presente sesión.

El Señor don Lorenzo Fernández y Hernández, se manifestó contrario a la propuesta, por considerar que es perjudicial el variar los nombres de las calles y propuso, como enmienda, que se acuerde dar el nombre de “Doctor Comenge” a la primera calle de la población que se abra al servicio público,

El Señor Benítez y Castilla sostuvo su proposición; suscitándose con este motivo un ligero debate en el que toman parte varios Señores Regidores, suspendiéndose la sesión por breves momentos para ponerse de acuerdo en el asunto, ausentándose entonces los Señores Concejales Don Patricio Estébanez, Don Felipe González, Don José Rodríguez Marrero y Don Anselmo J, Benítez.

Reanudado el acto se practicó votación nominal respecto a la enmienda del Señor Fernández y Hernández, resultando empate.

Declarado urgente el asunto por unanimidad, entró de nuevo el Señor Benítez Don Anselmo y se repitió la votación, quedando aprobada la enmienda del Señor Fernández por doce votos contra once, que emitieron los Señores [1] Benítez y Castilla, [2] Acuña, [3] Perera, [4] Cañadas, [5] Rodríguez García, [6] Ruiz, [7] Trujillo, [8] Delgado Lorenzo, [9] Fernández del Castillo, [10] Mendizabal, y [11] Dugour.

 

De acuerdo con lo recogido en el acta de la propuesta del Regidor ADOLFO BENÍTEZ CASTILLA, resultó derrotada. Esto es, no ganó su proposición de cambiar el nombre de la calle San Francisco por el del Doctor Comenge.

Para precisar, conviene recordar que la enmienda aprobada por doce a once votos, presentada como enmienda por el Concejal LORENZO FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ decía «que se acuerde dar el nombre de “Doctor Comenge” a la primera calle de la población que se abra al servicio público»,

La realidad histórica es que el nombre de SAN FRANCISCO fue cambiado, y sustituido por el del DOCTOR COMENGE.

Con todo, resulta desconcertante que el profesor Cioranescu incluya en ese bautismo con aguas republicanas a la calle DOCTOR COMENGE, cuando ha dejado amplias referencias de la acción de ínclito DOCTOR LUIS COMENGE FERRERA, en las páginas 124, 126, 133, 157 y 158 del tomo IV de su «monumental» obra «Historia de Santa Cruz de Tenerife».

Con lo cual ha denotado que debía conocer muy bien al personaje.

Inexplicable lapsus.

2.-

El nombre del ínclito socialista PABLO IGLESIAS había sido asignado a la calle conocida como Primera de Obreros, el 24 de marzo de 1926, por el Ayuntamiento que presidía Don SANTIAGO GARCÍA SANABRIA, durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, en el reinado del mismo Rey Alfonso XIII.

Así consta en la página 34 del Libro de Actas de Plenos Municipales, marcado con el número 3. Libro que comienza con la continuación del acta de sesión plenaria de fecha 25 de febrero de 1926 y acaba con el acta incompleta de fecha 2 de octubre del mismo año 1926.

3.-

Además, decir que el nombre toponímico Camino del Manicomio, es fruto de un bautismo republicano, debe ser calificada como una exhibición de bavoquía insoportable.

4.- Finalmente, constituye una irreverencia utilizar la expresión bautismo republicano para describir la acción de sustituir los nombres de las vías urbanas.

Y, no quiero mencionar que en fecha anterior, 16 de septiembre de 1936, ya se había producido el cambio del nombre de una calle. En dicha fecha, 16/9/1936, la Comisión Gestora ocupante el ayuntamiento desde el sábado 18 de julio de 1936, fecha inicial en Canarias, de la Rebelión contra el legítimo Gobierno Republicano de España.

En tal fecha el nombre de la calle JOSÉ NAKENS había sido sustituido por SANTIAGO CUADRADO.

¿Por qué Cioranescu omitió mencionar este acuerdo de cambio de nombre de calle, efectuado el 16 de septiembre de 1936?

 

* * * * *  * * * * *

Resulta escandalosa tanta ligereza en el investigador que había tenido a su entera disposición, sin limitación alguna, todo el contenido del Archivo Municipal, así como el Archivo del Cabildo Insular de Tenerife, además de los restantes archivos locales, En todos los cuales dispuso de todas las facilidades de entrada y consulta, para llevar a cabo sus dos grandes obras de encargo:

1.- Historia de Santa Cruz de Tenerife.

2.- Historia del Cabildo de Tenerife

ATESTADO DE LA COMISARÍA DE VIGILANCIA


129

Comparecencia.-

En Santa Cruz de Tenerife, siendo las once horas y veinte minutos del día veintidós de Julio de mil novecientos treinta y seis, ante el Inspector del Cuerpo de Investigación y Vigilancia Don Francisco Morales Fresne y el Agente del mismo Cuerpo Don Manuel Castro martin, este ultimo en calidad de secretario habilitado para la practica de estas diligencias que certifica, comparece en esta Comisaria el Alferez del Regimiento de Infanteria numero treinta y ocho Don Manuel Carmona Navarro y manifiesta:

Que el día diez y ocho del que cursa prestando sus servicios como Jefe de la Guardia en el Gobierno Civil, serían aproximadamente las dieciocho horas y treinta minutos cuando de una manera extraña se reunieron en la Plaza de la Constitución grupos bastante numerosos de personas; viendo la actitud levantisca en que se conducían, los intimó para que disolvieran, lo que efectuaron en parte pero con alguna resistencia y ante la reunión de estas agrupaciones de personas cada vez mas levantiscas, dio cuenta a sus superiores, y formando acto seguido su guardia en la acera exterior del edificio en previsión de mayores acontecimientos ya que la actitud era bastante levantisca, volvió a intimarles que se disolvieran y no haciéndolo repitió la orden  y como fuera desobedecido, ordenó una descarga al aire, disolviéndose y replegándose por las aceras y calles de San Francisco y  con dirección hacia el norte; que momentos después aparecieron estas masas más compactas seguidos ya de unos veinticinco o treinta Guardias de Asalto, entre los que pudo apreciar la presencia de dos cabos de este Cuerpo que se situaron delante del Café “La Peña” y actitud agresiva, prorrumpieron en denuestos y amenazas ; como los siguientes «Deja ese puesto, cobarde y entrégate que no es tuyo”; que entre los que mas se destacaron  figuran: el cabo de Asalto muerto refriega con las tropas, un paisano llamado DIEGO PESTANO POVEDA  que en desafío pronunció también las anteriores frases, conminándole a que se retirase, y al comprender el giro que iba tomando y ser mas de cuatrocientas personas, y con armas, optó por retirarse a su alojamiento, siendo hostilizado con disparos de fusil o mosquetón, cerró las puertas del gobierno acto seguido, remplazando los correspondientes servicios de seguridad, entablándose un  nutrido tiroteo casi al segundo repeliendo a la agresión; al poco tiempo apareció una camioneta militar que se situó frente al «Cuatro Naciones», la que fue hostilizada muriendo en la refriega el soldado SANTIAGO CUADRADO; Que en la azotea del café Suizo observó que fuerzas de Asalto allí apostada le hostilizaron duramente, apareciendo al siguiente día 28 cartuchos vacios y notándose en la azotea del mismo algunos regueros de sangre; Quetodo lo que expone y algún queotro detalle que no recuerda se ajusta a la verdad de los hechos acaecidos. Que no tiene más que decir, que lo dicho es la verdad en que se afirma y ratifica, y leída que le fue esta su comparecencia por renuncia del derecho que le asiste de hacerlo por sí, hallando conforme la firma con los funcionarios actuantes, de lo que certifico.

Francisco Morales                                Manuel Carmona

Manuel Castro

 

[Las tres firmas rubricadas]

 

Acto seguido comparece el Sargento del Regimiento Infantería de Tenerife número treinta y ocho, D. Alfonso Medina Mosquera y presenta al que dice ser y llamarse DIEGO PESTANO POVEDA, de treinta y cinco años, de profesión camarero, hijo de Francisco y de Fermina, natural de SantaCruz de Tenerife con domicilio en la calle de Doctor Allarte número treinta y dos, el que preguntado conveniente para que manifieste la verdad de la parte que el compareciente pudo tomar en los hechos ocurridos y que se consignan en la anterior comparecencia, manifiesta: Que no recuerda perfectamente a que hora pero que le parece que sobre las diez y seis horas del día de hechos, se hallaba juntamente con diez o doce amigos en la calle S. Francisco esquina a la botica del Sr, Cristellis y al pasar frente al Cuartel de los Guardias de Asalto, sito en el edificio de la Audiencia, fue invitado, lo mismo que sus compañeros, por los guardias a entrar en dicho cuartel, trayendo un tal LUIS Guardia de Asalto, unas botellas de cerveza y dos de vino,. Pasando al dormitorio de los Guardias donde después de con sumir toda la bebida, comentaron que el movimiento estaba ya perdido, diciéndoles los guardias que estaban esperando un aviso telefónico del Gobernador civil Sr. Vázquez Moro en que les diría que podían salir para dominar el movimiento que ya estaba perdido.

Que pocos momentos después a él y a un camarero llamado Puig que cree es dueño de un café titulado “El Gallito” sito en la calle de Santo domingo, frente a la panadería del Sr. Alvarez, les dijeron los Guardias que podían salir ya todos hacia la Plaza de la Republica, para que estuvieran a la expectativa paraver si veían alguna seña desde el Gobierno que les indicase que empezaba el movimiento de ellos y en ese caso se destacasen en uno o varios para ir al cuartel a avisarles. Que a los ,pocos momentos de estar en la Plaza vió salir a un bacón del edificio del Gobierno civil al Secretario Sr. Navarro que lo era del Sr. Vazquez Moro, el cual levantando los – digo el puño cerrado, dio grito de “Viva la República” en cuyo momento vió salir al mismo balcón a otro Señor que cree saber es Policía, ignorando los móviles que guiaban a éste, puesto que no le vió hace ademán alguno, ni dar grito, que asimismo vió asomarse al exGobernador Sr. Vazquez Moro, el cual también levantó el puño dando el grito de Viva la Republica, siendo precisamente el dicho balcón el que corresponde a su despacho particular, debiendo consignar que según manifiesta el compareciente el Policía que vió asomarse al balcón no es ninguno de los que se encuentran en esta Dependencia; que interpretó estos gritos y ademanes como la señal indicada para avisar a los Guardias como lo efectuó alguno de los del grupo, no el compareciente. Que como se hallaba excitado por el alcohol y por la emoción que le produjo  la creencia del triunfo de sus ideales, sin saber lo que hacía se dirigió a los soldados que se hallaban a la puerta del gobierno Civil invitándoles a que se unieran al movimiento, haciéndolo sin amenazas y solamente con ademanes y que al ser invitado por el Oficial a que se retirase, se pudo detrás de un coche haciéndole con la mano señal de que no tirase y que el Oficial le volvió a invitar a que se fuese sin miedo que no dispararía, retirándose acto seguido y en el preciso momento que llegaban los guardias de Asalto, ignorando lo que pasó en l Plaza, toda vez que se fue directamente a su domicilio y no presenció el tiroteo. Que no tiene más que decir, que lo dicho es la verdad, en la que se afirma y ratifica y leída que le fue esta su declaración, hallándola conforme la firma juntamente con los, funcionarios actuantes de lo que certifico. . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . .

Francisco Morales                                Diego Pestano

Manuel Castro

[Las tres firmas rubricadas]

OTRA . . – – –

Acto seguido el señor Inspector ordenó a los Agentes Don Atilano Corrales y Don Francisco Corral que practicasen un minucioso registro en el domicilio del detenido Diego Pestano, para el cual la esposa dio toda clase de facilidades y practicado el mismo en todas las habitaciones y muebles y enseres del las misma, no encontraron armas ni documento alguno que pueda comprometer la tranquilidad pública. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Que no tiene más que decir que lo dicho es la verdad, en la que se afirman y ratifican  y una vez que les fue leída estas su manifestación la encuentran en todo conforme, firmando con el señor Inspector, de todo lo cual como Secretario habilito o certifico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Francisco Morales                                Atilano Corrales

Manuel Castro

[Las tres firmas rubricadas]

 

OTRA . . – – –

Para hacer constar que acto seguido el Inspector dispuso que los Agentes Don Atilano Corrales y Don Modesto Blanco, se personaran en el domicilio del citado Puig y caso de hallarse en el mismo, procediesen a su detención y presentación en esta comisaria, y de no ser habido en el domicilio que se cita, hagan las diligencias necesarias para la deten

130

130

 

ción del mismo donde quiera que se le encuentre, de lo que certifico

Francisco Morales                                M Blanco

Manuel Castro

[Las tres firmas rubricadas]

 

OTRA. . – – –

Cumpliendo lo ordenado en la diligencia anterior, comparecen en esta Dependencia los Agentes Don Atilano Corrales y don Modesto Blanco, los cuales manifiestas, que personados en el establecimiento denominado “Café Gallito” sito en la calle Santo Domingo frente a la Tahona del señor Alvarez y registradas las habitaciones y dependencias, no se ha encontrado al llamado Puig, manifestando el dueño del citado establecimiento que dicho individuo se llama MANUEL PUIG ignorando las demás circunstancias, que es grueso, y que desde la noche del diez y ocho del actual no ha vuelto por allí, ignorando su actual paradero, de todo lo cual certifico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Francisco Morales                                                  Atilano Corrales

M Blanco

Manuel Castro

[Las cuatro firmas rubricadas]

 

Diligencia de terminación y remisión.-

En este estado las presentes diligencias y considerando el señor Inspector, que no existen otras de carácter urgente que practicar, ordena se remitan las actuadas al Excmo señor Comandante Militar de Canarias, pasando a su disposición el detenido Diego Pestano Poveda, de todo lo cual como secretario habilitado certifico.

Manuel Castro

[Firma rubricada

 

Cfr.: Causa 50 de 1936 [6401-207-1].- Folios 129 y 130.