INDAGATORIA DE SIXTO JUAN CONCEPCIÓN


M.8.899.112

103

Indagatoria del procesado SIXTO JUAN CONCEPCION

 

En Santa Cruz de Tenerife a catorce de Diciembre de mil novecientos treinta y nueve.

Ante el Señor Juez de mi el Secretario, compareció el procesado expresado al margen, a quien S.Sª. exhortó a decir verdad e hizo las advertencias, y preguntado convenientemente, dijo, llamarse SIXTO JUAN CONCEPCIÓN  (a) de veintiocho años de edad, de estado casado, con ANTONIA MORALES MACHIN natural de Barlovento (La Palma) Provincia de Tenerife vecino de ésta Capital Provincia del mismo nombre con domicilio en el Camino del Manicomio, profesión industrial librero hijo de – – – – –  y de Matilde, que si sabe leer y si escribir y no ha sido procesado anteriormente.

que    cumplió.

 

Por disposición de S.Sª, se hacen constar las señas personales del procesado que son las siguientes: Color de las pupilas verdes, cabello castaño, cara alargada, cejas al pelo boca grande, barba poco poblada, estatura un metro ochociento diez.- milímetros

Señas particulares ninguna.

Preguntado diga si se afirma y ratifica en su anterior declaración después de habérsela leído, dijo: Que si.

Preguntado diga si tiene algo más que decir, dijo: que nó.

En este estado, Sª Sª dio por suspendida la presente indagatoria sin perjuicio de ampliarla si lo estima pertinente, leida al declarante por haber renunciado al derecho que le asiste para hacerlo por si, se afirma y ratifica en su contenido y firmándola con S.Sª.

y presente Secretario de que certifico.

[Firmas rubricadas de AURELIO MATOS CALDERÓN, SIXTO JUAN CONCEPCIÓN, y AMADO MARTÍN BIÉNZOBAS, Capitán Juez Instructor, reo declarante y Suboficial Secretario respectivamente.]

 

Cfr.: Causa 246 de 1936 [6229-202–1].- Folio 103

Anuncios

PARA SU UNIÓN A LA QUINTA PIEZA SEPARADA


M.8.905.422

2

Don Amado Martin Biénzobas, Alférez de Caballería, Secretario del Juzgado Permanente de la Comandancia General de Canarias, y de la TERCERA PIEZA SEPARADA de la Causa número 246 de 1.936, instruida contra varios paisanos por el presunto delito de rebelión, y de la que es Juez Instructor el Comandante de Infantería DON AURELIO MATOS CALDERÓN.

CERTIFICO: Que en la misma y al folio 158, existe un Decreto del Iltmo. Señor Auditor de Guerra de Canarias, que copiado literalmente, dice lo siguiente:

“En Santa Cruz de Tenerife a treinta de Enero de mil novecientos treinta y siete.- RESULTANDO, que instruida la presente pieza separada número 3 de la causa nº 246 de 1.936 con el carácter de procedimiento sumarísimo contra el paisano NESTOR MENDOZA SANTOS y dieciséis más, por el delito de rebelión, el Juez Instructor la ha elevado en consulta a esta Auditoria.- RESULTANDO, que se han practicado cuantas diligencias de naturaleza testifical conducentes al exclarecimientos de los hechos, habiéndose observado las formalidades legales.- RESULTANDO, que existen personas, en ignorado paradero, que han tenido participación en los hechos motivos de la presente causa.- CONSIODERANDO, que concluso el sumario con arreglo a lo prevenido en el articulo 656 del Código de Justicia Militar, procede elevar esta causa a plenario, acordando conforme preceptua la Regla primera del articulo 653 de dicho texto legal la situación procesal de los presuntos culpables.- CONSIDERANDO, que procede la formación DE LA CORRESPONDIENTE PIEZA SEPARADA, NO SOLO CONTRA TODAS AQUELLAS PERSONAS EN IGNORADO PARADERO QUE HAN TENIDO PARTICIPACION DE LOS HECHOS, SINO TAMBIEN CONTRA AQUELLAS A QUIENES NO SE LE HA PODIDO COMPROBAR DEBIDAMENTE SU INTERVENCION EN LOS MISMOS.- A C U E R D O, la elevación a plenario de esta causa contra los procesados NESTOR MENDOZA SANTOS, ENRIQUE VILLAVERDE, RAFAEL FAJARDO, JOSE PUIG MARTI, ANTONIO ESPINOSA, ANTONIO VILA SOLA, ANTONIO GONZALEZ FERNANDEZ, ZOILO AFONSO CAMPOS, MANUEL HERNANDEZ DORTA, MIGUEL GUTIERREZ DARIAS, PEDRO MESA GARCIA, SICTO JUAN CONCEPCION, RODRIGIO COELLO, RAFAEL JORGE ROSAS, PEDRO OLIVA, JOSE GARCIA MARTIN y VICENTE ACUÑA, quienes continuarán en
situación preventiva.- La presente causa será vista en su día ante Consejo de Guerra Ordinario de Plaza.- Por el Instructor se practicará la comparecencia del artículo 548 del Código Castrense, asi como la prueba a que hubiera lugar don la mayor urgencia o admitiendo la misma para s u celebración ante el Consejo de Guerra, continuando los trámites que señala el Titulo XIX del Libro III del referido Código.- Igualmente unirá a los autos testimonio de la sentencia dictada en la causa nº 199 del pasado año contra el paisano JOSE GARCIA MARTIN.- De idéntica manera procederá A LA FORMACION DE PIEZA SEPARADA CONTRA TODAS AQUELLAS PERSONAS EN QUIENES CONCURRAN LA CIRUCNSTANCIA YA EXPRESADA.- Pasen las actuaciones previamente al Señor Fiscal Juridico Militar de Canarias, a los fines de evacuar su escrito de calificación en el plazo reglamentario, remitiéndola seguidamente a su Instructor.- EL AUDITOR. José Samsó.- Rubricado y sell ado.”

Y para que conste y su unión a la QUINTA PIEZA SEPARADA de la causa de que dimanan esta, expido el presente de orden y visado por S. Sª., en Santa Cruz de Tenerife a ocho de Febrero de mil novecientos treinta y siete.

Vº       Bº                                        Amado Martin

El Comandante Juez

                                                                                                                A Matos

[Ambas firmas rubricadas]

Este documento lleva el sello en tinta del JUZGADO DE INSTRUCCIÓN de la COMANDANCIA MILITAR DE CANARIAS.

Cfr.: Quinta Pieza Separada de la Causa 246 de 1936 (6229- 202-1).- Folio 2.

DE PALACIO DE JUSTICIA A PRISIÓN MILITAR DE COSTA SUR


PROVIDENCIA DEL JUEZ Sr. Matos Calderon / /

En Santa Cruz de Tenerife a primero de Diciembre de mil novecientos treinta y seis.-

Cursesé atenta comunicación al Excelentísimo Señor Comandante General de Canarias, para que sean trasladados desde el Palacio de Justicia a la Prisión Militar de la Costa sur, los paisano PEDRO MESA GARCIA, SIXTO JUAN CONCEPCION, RODRIGO COELLO MARTIN, ANTONIO ESPINOSA RODRIGUEZ, VICENTE ACUÑA GARCIA, PEDRO OLIVA GUTIERREZ; otro al Iltro. Señor Auditor de Guerra, solicitando el desplazamiento a Las Palmas de dos Agentes de Investigación de ésta Plantilla, para realizar pesquisas en la Isla de Gran Canaria; y otro al Sr. Médico Director de la Casa de Socorro de ésta Capital, a los fines que periódicamente y cada cinco días dé cuenta del estado del encartado paisano ZOILO AFONSO CAMPOS.-

Por recibido oficio del Capitan Delegado del Orden Público, poniendo a la disposición de éste Juzgado a los detenidos, encartados paisanos NESTOR MENDOZA, ENRIQUE VILLAVERDE, RAFAEL FAJARDO, así como los explosivos y armas ocupados a los mismo, remítanse estos al parque de artillería, quien formulará recibos de la entrega; dos recibos del Parque de Artillería de los efectos antes citados; otro oficio de la Casa de Socorro, sobre el estado del encartado paisano ZOILO AFONSO, y dos oficios del Médico de Servicio de los establecimientos Insulares de Beneficencia dando cuenta de continuar en tratamiento MARCOS GONZALEZ ROMERO, únanse a los autos.-

Lo proveyó y rubrica S.S. de lo que doy fé.-

[Rúbrica de Aurelio Matos Calderón]                                                 Amado Martin

[Firma rubricada]

Cfr.:

Folios 64 de la 3ª Pieza Separada de la Causa 246 de 1936. [6229-202-1].

DECLARACIÓN DE RODRIGO COELLO MARTIN


Seguidamente compareció el que advertido que iba a prestar declaración, exhortado a decir verdad é interrogado por las generales de la Ley, dijo que se llama

RODRIGO COELLO MARTIN

De treinta y un años, natural de esta Capital donde es vecino, y domicilio en la calle de Santa Isabel número nueve, casado, su oficio electricista, y al que no le comprenden las demás generales de la Ley, habiendo estado procesado por unos manifiestos, de lo cual salió absuelto.-

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo; Que el día diez y ocho de Julio último a las ocho y media o nueve de la noche, fue citado en la Rambla de Pulido por conducto de LUISA La tabaquera, a una reunión diciéndole que le estaban esperando unos compañeros en la carretera de Los Campitos, concurriendo el declarante encontrándose ya allí reunidos, PEPE EL GORDO O EL CATALAN, ANTONIO VIDAL ARABI, ENRIQUE VILLAVERDE, SIXTO CONCEPCION

M.8,857,851   58

SILVERIO DE ARMAS, SANTIAGO GUERRA, TERESOL GUERRA, SALVADOR FERNANDEZ VICENTE TALAVERA PACHA, MODESTO CARBALLO, LUISA LA TABAQUERA, que es la misma que le avisó; INOCENCIO DELGADO Y LA MUJER DE ESTE AMERICA, FRANCISCO INFANTE y otros mas que no recuerda sin poder precisar el número; que hizo uso de la palabra, pero que ya estaba terminando, oyendo decir el declarante que había que hacer otra reunión, por que había asistido poca gente; tambien hizo uso de la palabra PEPE EL CATALAN, diciendo que ponía a disposición de la organización cincuenta pistolas, una cantidad indeterminada de bómbas de mano, y dos cajas de dinamita; que debido al poco material con que se contaba, había que dar un golpe de audacia, que podía consistir en atacar al destacamento de la Plaza de La Paz, en donde se podían apoderar del armamento; que se le dio un voto de confianza en el sentido de organizar ese golpe; que se terminó dicha reunión; que al dia siguiente no se reunió el declarante en ninguna parte; que el declarante ostentaba el cargo de secretario de la Regional, y que formaban parte de dicha junta, MODESTO CARBALLO, MARCOS BAEZ, JOSE HERNANDEZ, JOSE CASA CUBAS, que por ser del junta, fue detenido el día veinte de julio en el trabajo.- Que no tiene mas que decir.-

La leyó, se afirmó y la firma. 

Rodrigo Coello

[Firma rubricada]

Cfr.:

Folios 57 vuelto y 58 de la 3ª Pieza Separada de la Causa 246 de 1936. [6229-202-1].

ZOILO AFONSO CAMPOS ESCAPADO DE UNA CUEVA EN LA MONTAÑA DE OFRA


49

M.8,857,792

 

Seguidamente compareció el que advertido que iba a prestar declaración, exhortado a decir verdad é interrogado por las generales de la Ley, dijo; Que se llama,

ZOILO AFONSO CAMPOS, de veinticinco años de edad, casado, natural de La Laguna, provincia de Santa Cruz de Tenerife, domiciliado en ésta Capital, en la calle de Sin Salida, y de profesión panadero, y al que no le comprenden las demás generales de la Ley.-

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE

Dijo- Que hace aproximadamente tres meses, está huido en compañía de NESTOR MENDOZA (El tabaquero) FRANCISCO BETHENCOURT y otro individuo al que no conoce y el declarante; que han estado en una cueva de la Montaña de Ofra, y que por la noche salian a buscar la comida, y como el declarante tenía la intención de volver a la población lo amarraron en las manos, mostrando las señales de la ligaduras, que en la madrugada de hoy, se pudo escapar de la cueva haciéndole unos disparos sus compañeros de evasión, y resultando herido en el brazo izquierdo; que el declarante pudo llegar al Fielato presentándose a la Guardia de Asalto, los que le condujeron a la Casa de Socorro, –

Que el día diez y ocho de julio último, comcurrio a la hora de oscurecer a una reunión de la carretera de Los Campitos, en la que habló PEPE EL CATALAN, FRANCISCO BETHENCOURT, ENRIQUE VILLAVERDE, SIXTO CONCEPCIÓN, LEOCADIO VALENTIN, TOMAS RODRIGUEZ “EL NEGRO” FRANCISCO INFANTE, y otros varios hasta llegar a un grupo de unos veinte poco más o menos; que tomó la palabra PEPE EL CATALAN; que no sabe exactamente lo que fijo, pero si le oyó pedir un voto de confianza, para poder actuar, y que se dejasen ver; que al día siguiente asistió a otra reunión a la que no asistió mucha gentes, entre los cuales se encontraba FRANCISCO BETHENCOURT; que conoce las hojas subversivas que se publicaban y que las llevaba el VIDAL y que de momento no puede decir nada mas por el estado de sus heridas, ya que se encuentra fatigado.-

La leyó, se afirmó y la firma.-

Zoilo Afonso Campo

[Firma rubricada]

Seguidamente compareció el que advertido que iba a prestar declaración, exhortado a decir verdad é interrogado por las generales de la Ley, dijo;- Que se llama,

EUGENIO RODRIGUEZ DIAZ, de veintisiete años de edad, natural de Tegueste provincia de Santa Cruz de Tenerife, soltero, Guardia de Asalto, y domiciliado en esta Capital, y al que no le comprenden las demás generales de la Ley.-

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE dijo;- Que estama mañana a las cinco y media se encontraba de servicio en el Fielato de la Cruz del Señor, en compañia de su compañero SINESIO GONZALEZ, cuando vieron que un hombre ensangrentado se drigia por la carretera en dirección a ésta Capital; que al verlo se dirigió al citado individuo, y al preguntarle cual era el motivo de encontrarse ensangrentado y tan derrotado todas su ropas, le contestó, que el era uno de los que estaba huido con otros tres compañeros, y que como quiera que ya hace algunos días les indicó a sus compañeros que los quería abandonar, estos le tenían amaniatado en la cueva en que estaban escondidos todos, y que en la noche última en que le desataron para que se afeitase, logró fugarse, no sin que antes sus compañeros al advertir que trataba de huir, le hicieran unos disparos, alcanzándole uno de ellos por lo que se encontraba herido.; que en vista de lo declarado el referido individuo, y por no poder abandonar el servicio al que estaban encomendados, dieron cuenta de lo ocurrido al cuartel, de donde se les envió una pareja compuesta por un cabo y un guardia, a la que entregaron al detenido para su conducción a la Casa de Socorro.- Que no tiene mas que decir.-

La leyó, se afirmó y la firma.-

Eugenio Rodríguez

[Firma rubricada]

M.8,857,793   50

 

Seguidamente compareció el que advertido que iba a prestar declaración, exhortado a decir verdad é interrogado por las generales de la Ley, dijo;- Que se llama,

SINESIO GONZALEZ CABRERA, de veintiun años de edad, natural de Isora, isla del Hierro, provincia de Santa Cruz de Tenerife, soltero, y Guardia de Asalto.-

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE dijo;- Que encontrabase de servicio en la mañana de hoy en compañía de EUGENIO RODRIGUEZ, en la Cruz del Señor en el Fielato, y poco mas o menos de las cinco y media de la mañana, observaron como se acercaba a esta Capital, un individuo de extraña presencia, tocado con un saco y con las ropas ensangrentadas; que por lo dicho les llamo la atención la presencia del citado individuo, por lo que decidieron acercarse a él é interrogarle, diciéndoles éste individuo, que el era uno de los que se encontraba huido, en unión de tres compañeros mas, y como a estos les había hecho presente la intención que tenía de separarse de ellos y bajar a la Capital, por cuyo motivo, había sido atado por su compañeros, con la idea que no pudiera llevar a fin su propósito, que poco mas de las diez de la noche de ayer le soltaron con la idea que pudiera afeitarse, momento el cual aprovechó para huir, cosa que sus compañeros advirtieron por lo que le siguieron y disparando sobre él, le hirieron; que en vista de lo manifestado por este individuo, y por no dejar al lugar en el que venían prestando servicio, decidió el declarante de acuerdo con su compañero, en poner lo que ocurría en conocimiento de sus Superiores, por lo que llamaron por el Telefono a su cuartel, enviándoles desde él, una parajera compuesta por un cabo y un guardia a la que entregaron al individuo en cuestión para su conducción a la Casa de Socorro, y se procediera mas adelante en la forma que fuera necesario.- Que no tiene mas que decir.-

La leyó, se afirmó y la firma.-

Sinesio González

[Firma rubricada]

Con todo lo cual, se dio por terminada la presente acta firmándola S.Sª y presente Secreatio de que certifico.-

Aurelio Matos                            Amado Martin

 [Las tres firmas rubricadas]

PROVIDENCIA DEL JUEZ Sr. Matos Calderon.-//

En Santa Cruz de Tenerife a veintiséis de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.-

Procedase a sacar testimonio de las declaraciones prestadas en la presente pieza separada del encartado paisano MARTIN SERAROLS TRESERRA, procediéndose seguidamente a enviar la misma con atento oficio al Ilustrisimo Señor Auditor de Guerra de Canarias.-

Lo proveyó y firma S.Sª, de lo que doy fé.

Cfr.:

Folios 49 a 50 de la 3ª Pieza Separada de la Causa 246 de 1936. [6229-202-1].

DECLARACIÓN INICIAL DE MARTÍN SERAROLS TRESERRA


M.8,865,886                38

A C T A.-

En Santa Cruz de Tenerife a veintuctaor de Noviembre de mil novecientos treinta y seis. A los fines prevenidos en la regla 3ª del artº 653 del Código de Justicia Militar, S.S acordó levantar la presente acta y que comparecieran sucesivamente los encartados y habiéndolo verificado. – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

MARTIN SERASOLS TRESERRA.- natural de Vilá, provincia de Barcelona, de treinta y seis años de edad, soltero, de profesión tintorero,

Diga si se afirma en su indagatoria, dijo: Que sí.

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo: Que aun cuando se llama como queda indicado, era conocido por PEPE EL CATALAN y algunos le llamaban JAIME; que efectivamente el día dieciocho de Julio, dia en que se inició el movimiento, a las cuatro o cinco de la tarde, estuvo en casa de un tal JORGE, que es carpintero, oyendo la radio hasta el obscurecer que fue declarante ha asistir a una reunión en la carretera de Los Campitos, a la que previamente se había citado a distintos elementos, y cuya primera parte activa de citaciones, la tomó el Antonio Vidal; que les fue fácil citar a varios elementos por que ese dia estaba todo el mundo por calle y los podían ver con facilidad; que ya obscurecido tuvieron la reunión en la mencionada carretera de Los Campitos, en la cual se encontraban el declarante, ANTONIO VIDAL ARABI, FRANCISCO BETHENCOURT, ENRIQUE VILLAVERDE, SIXTO CONCEPCION, SILVERIO DE ARMAS, VICENTE TALAVERA PACHA, MODESTO CARBALLO, NESTOR MENDOZA, ISABEL HERNANDEZ, FRANCISCO INFANTE, ZOILO AFONSO, FLORENCIO AFONSO, que además había tres mujeres y de la única que recuerda es de Isabel Hernandez; que en aquella reunión no recuerda quien habló primero, si él o VIDAL, y que el deponente expuso que no era partidario de lanzarse a un movimiento pero que ponía a disposición de la Organización de la C.N.T. cincuenta y siete pistolas, dos fusiles Remington y un mosquetón, cincuenta bombas, unas setenta bombas construidas con tuvo galvanizado y gran cantidad de dinamita; que el ataque podría consistir por ejemplo en dar un golpe de audacia, citando como este ejemplo, sobre la Plaza de la Paz el destacamento y después los Centros Militares; que se pidió un voto de confianza para que el declarante avisase el momento oportuno, convocando otra reunión para el día siguiente, cerca de un tanque que hay en un barranco que no sabe como se llama; que se celebró la noche siguiente y que no quisieron actuar; que el día diecinueve por la tarde, estando en casa de ANTONIO SOLA VILA, oyendo la radio, vió entrar efectivamente a tres muchachos jóvenes, de tipo señoritos, que no los conoce y que/hablaron con VIDAL y que únicamente a la salida de ellos, se dirigió VIDAL al declarante y le dijo que aquella gente no quería saber nada, refiriéndose a que no se querían echar a su calle que en la segunda reunión, la noche del diecinueve, viendo que acudieron tan pocos decidieron suspenderla; que después pasaron varios días sin que el declarante hiciera nada, solamente comentando pero sin conversación de importancia; que entonces pensaron en hacer propaganda escribiendo hojas clandestinas; que las primeras eran en un papel mas pequeño y sin sello ninguno al pie y cuyos originales o borradores los hacia indistintamente, en parte VIDAL y el resto el declarante; que muchas veces los hizo a máquina el declarante en una máquina de viaje, cuya máquina le entregó FELICIANO PEREZ JORGE (a) EL MATANZA; que en una ocasión, no recuerda exactamente, EL MATANZA, llevó a FRANCISCO REYES, para que hiciera éste y el paisano TORRES unas tiradas de estas hojas, que esto no puede precisarlo exactamente; que estas hojas y otras que después se hicieron en papel mayor y con el sello del “Comité de Defensa de Canarias” se daban a dos o tres personas que eran las encargadas de repartirlas, entre ellas MARGARITA ROCHA MATA otras que se llevaba VIDAL y otras que se llevaba un tal “Asturiano” llamado VICENTE DIAZ RUBIO; que después de una que se había iniciado el movimiento, un individuo cuyo nombre no le es conocido, pero que siempre estaba por cerca de la Comandancia General, le propuso el presentarle a un soldado que era barbero de la citada Comandancia, que se llamaba JUAN RAMALLO; que se lo presentó cerca de la plaza de Weyler, hablándoles en la presentación que necesitaba soldados para establecer relaciones y propaganda en los cuarteles, para lo cual tenían que tener contacto y que la mejor manera era conseguir una mujer para que no llamase la atención, pensando entonces el declarante en MARGARITA ROCHA MATA a la que previamente le había dicho si ella se comprometía a tener amistad con un soldado para que sirviese de enlace entre el deponente y el citado soldado, que la citada MARGARITA accedió y que a los pocos días o al dia siguiente no recuerda, llevó a la citada MARGARITA a presentársela al soldado, en la Rambla de Pulido, encontrose con ANTONIO ORTEGA al que le dijo presentase a la tal repetida MARGARITA al soldado, lo que aquél efectuó; que en días sucesivos entregaba hojas a Margarita para que se las diese al mencionado soldado barbero que supo por conducto de RAMALLO que había varios soldados que eran amigos de ellos y afectos a la causa; que no conoce los nombres de los Jefes del movimiento en el asunto militar y que de esto podría informar el “ASTURIANO”; pero que sabe que había varias clases comprometidas.

Que un dia, delante de Horacio de la Paz, Eduardo Sanjuan, Enrique Villaverde y Jorge Hernandez Mora, dijo el declarante que un camarero llamado Paco, que no conoce su apellido, le había traido dos cajas con cincuenta bombas, veinticinco en cada una, por las cuales giró a Barcelona a un tal Salvador Cerrau, calle Peligros número sesenta y seis o sesenta y ocho, TRESCIENTAS PESETAS aproximadamente por el envio

39

M.8.865.887

de las bombas, habiendo hecho por giro telegráfico a nombre del que deja dicho y con nombre supuesto del remitente JOSE MARTIN; que por aquellos días o sea por el mes de de abril o mayo, se pidiera seis pistolas ametralladores, cuyo giro del dinero lo hizo por giro telegráfico por la fecha que deja mencionada, cuyas pistolas no llegaron a venir por que le decían que aún no habían llegado de Francia y estalló el Movimiento Militar, sin conseguir que llegaran.

Que el Comité de Defensa de Canarias, que verdaderamente actuaba, era compuesto por el declarante, HORACIO DE PAZ, ISABEL HERNANDEZ (La tabaquera), Eduardo San Juan, Antonio Vidal Arabí; que de las cincuenta bombas, que reconoce como las que le presentan, tenían que venir de Barcelona otras cincuenta, que llegaron a pesar de haber hecho también el giro; que las bombas de tubo las llenaba el declarante, puesto que los cascos los vendían hechos.

Que reconoce como suyo, o sea escrito por el declarante, un papel que está escrito a lápiz, en que decía, ”Parte de Vidal y Jaime” Al Sargento A. Cordero.- Orotava”.-

Que dicho papel no representaba una calve y sí únicamente que viesen en la Orotava al sargento A. Cordero, de parte de Vidal y de Jaime, que conocía al citado sargento, por que se lo presentó hacia dos o tres meses Antonio Vidal, en una ocasión que fue el declarante con Vidal a la Orotava para que se lo presentara, hablando con el en un kiosco que existe en la plaza de la citada Villa; que por haber mucha gente no pudieron ser muy extensos en la conversación, pero sí el Vidal presentó al declarante al sargento como persona de confianza y de izquierdas, regresando acto seguido Vidal y el declarante no habiendole vuelto a ver más; que dicho papel se lo entregó, no puee recordar si fue a Margarita o al barbero, y quelos deseos del declarante era que hablaran con el Sargento Cordero.

Que un día se enteró de que habían detenido a varios de los militares que estaban comprometidos en el complot, marchandose de la casa, habiendo encargado anteriormente al “Asturiano” de que enterrase la máquina y que puede indicar el sitio donde fue enterrada; que los días anteriores al abandono de la casa, estuvieron alojados en la misma casa, que era de Margarita Rocha y de Nestor Mendoza, el “Asturiano”, Raimundo el Matanza, Isabel Hernandez, Zoilo Afonso, Vidal y el declarante y Francisco Bethencourt; que después decidieron irse a la montaña; que todos los dichos anteiormente se fueron juntos a una cueva situada por detrás del Quisisana, sirviéndoles de enlace para llevarles la comida Raimundo el Matanza; que estuvieron en aquella cueva una porción de días, hasta que tuvieron un tiroteo con los componentes de “Acción Ciudadana”.

Con lo cual S. Sª. En vista del estado del declarante, que se encuentra lesionado, dio por suspendida esta declaración y presente Secretario de que doy fé.

Martin Serarols

Aurelio Matos

Amado Martin

[Las tres firmas rubricadas]

PROVIDENCIA DEL JUEZ Sr. Matos Calderon.-

En Santa Cruz de Tenerife a veinticuatro de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.

Por recibidos oficios del Señor Capitan Delegado de Orden Público, relativo a la detención del paisano ZOILO AFONSO, y con el que remite parte facultativo de la Casa de Socorro con el pronostico de la herida que presenta el citado individuo; otro del Jefe de la Guardia Civil con informe de conducta de los procesados ANTONIO NUÑEZ y NORBERTO ARVELO, el cual se entregará la señor Juez Instructor de la primera pieza separada; otro del Comandante General de Canarias por el que comunica se ha solicitado el traslado a ésta Plaza de los condenados VICENTE ACUÑA Y PEDRO OLIVA; y otro de la Auditoria de Guerra acusando recibo del testimonio que se le remitió, – los cuales se unirán a los autos.- Cúrsese atenta comunicación al Sr. Jefe de Telegrafos, solicitando las cantidades remitidas por giro a la consignación de Salvador Cerau y hechas por un tal Jose Martin.- Lo proveyó y firma S.Sª. y presente Secretario de lo que certifica.

 [Siguen la rúbrica de AURELIO MATOS CALDERÓN y la firma rubricada de AMADO MARTÍN BIÉNZOBAS].

 Cfr.:

Folios 38 y 39 de la 3ª Pieza Separada de la Causa 246 de 1936. [6229-202-1].

DECLARACIONES DE MARTIN SERAROLS TRESERRA


M.8.857.842

552

 

Don Amado Martin Biénzobas, Brigada de Caballería, Secretario de Causas de la Comandancia General de Canarias, y Secretario de la Tercera Pieza Separada de la causa dimanante de la número doscientos cuarenta y seis del corriente año, de la que es Juez el Capitán de Infantería

– – – – – – – – – – – –  Don Aurelio Matos Calderón – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

 

CERTIFICA: Que en la Causa antes referida y a los folios que se expresan existen los escritos que copiados a la letra dice;

DECLARACION DE MARTIN SERAROL TRESERRA. (Folio 37.)

Seguidamente comparece el encartado, a quien S.Sª. advirtió que iba a prestar declaración, fue exhortado a decir verdad é interrogado por las generales de la Ley, dijo;

Que se llama MARTIN SERAROLS TRESERRA, natural de Vilá, provincia de Barcelona, de treinta y seis años de edad, soltero, de profesión tintorero, y domiciliado en ésta Capital, calle Tercera del Barrio del Perú.-

PREGUNTADO CONVENIENTEMENTE, dijo:

Que aun cuando se llama como queda indicado, era conocido por PEPE EL CATALAN y algunos le llamaban JAIME; que efectivamente el día dieciocho de Julio, dia en que se inició el movimiento, a las cuatro o cinco de la tarde, estuvo en casa de un tal JORGE, que es carpintero, oyendo la radio hasta el obscurecer que fue declarante ha asistir a una reunión en la carretera de Los Campitos, a la que previamente se había citado a distintos elementos, y cuya primera parte activa de citaciones, la tomó el Antonio Vidal; que les fue fácil citar a varios elementos por que ese dia estaba todo el mundo por calle y los podían ver con facilidad; que ya obscurecido tuvieron la reunión en la mencionada carretera de Los Campitos, en la cual se encontraban el declarante, ANTONIO VIDAL ARABI, FRANCISCO BETHENCOURT, ENRIQUE VILLAVERDE, SIXTO CONCEPCION, SILVERIO DE ARMAS, VICENTE TALAVERA PACHA, MODESTO CARBALLO, NESTOR MENDOZA, ISABLE HERNANDEZ, FRANCISCO INFANTE, ZOILO AFONSO, FLORENCIO AFONSO, que además había tres mujeres y de la única que recuerda es de ISABEL HERNANDEZ; que en aquella reunión no recuerda quien habló primero, si él o VIDAL, y que el deponente expuso que no era partidario de lanzarse a un movimiento pero que ponía a disposición de la Organización de la C.N.T. cincuenta y siete pistolas, dos fusiles Remington y un mosquetón, cincuenta bombas, unas setenta bombas construidas con tubo galvanizado y gran cantidad de dinamita; que el ataque podría consistir por ejemplo en dar un golpe de audacia, citando como este ejemplo, sobre la Plaza de la Paz el destacamento y después los Centros Militares; que se pidió un voto de confianza para que el declarante avisase el momento oportuno, convocando otra reunión para el día siguiente, cerca de un tanque que hay en un barranco que no sabe como se llama; que se celebró la noche siguiente y que no quisieron actuar; que el día diecinueve por la tarde, estando en casa de ANTONIO VILA SOLA, oyendo la radio, vió entrar efectivamente a tres muchachos jovenes, de tipo señoritos, que no los conoce y que/hablaron con VIDAL y que únicamente a la salida de ellos, se dirigió VIDAL al declarante y le dijo que aquella gente no quería saber nada, refiriéndose a que no se querían echar a su calle que en la segunda reunión, la noche del diecinueve, viendo que acudieron tan pocos decidieron suspenderla; que después pasaron varios días sin que el declarante hiciera nada, solamente comentando pero sin conversación de importancia; que entonces pensaron en hacer propaganda escribiendo hojas clandestinas; que las primeras eran en un papel mas pequeño y sin sello ninguno al pie y cuyos originales o borradores los hacia indistintamente, en parte VIDAL y el resto el declarante; que muchas veces los hizo a máquina el declarante en una máquina de viaje, cuya máquina le entregó FELICIANO PEREZ JORGE (a) EL MATANZAS; que en una ocasión, no recuerda exactamente, EL MATANZA, llevó a FRANCISCO REYES, para que hiciera éste y el paisano JUAN TORRES unas tiradas de estas hojas, que esto no puede precisarlo exactamente; que estas hojas y otras que después se hicieron en papel mayor y con el sello del “COMITÉ DE DEFENSA DE CANARIAS” se daba a dos o tres

M.8.857.843

553

personas que eran las encargadas de repartirlas, entre ellas MARGARITA ROCHA MATA otras que se llevaba VIDAL y otras que se llevaba un tal “ASTURIANO” llamado VICENTE DIAZ RUBIO; que después de un mes que se había iniciado el Movimiento, un individuo cuyo nombre no le es conocido, pero que siempre estaba por cerca de la Comandancia General, le propuso el presentarle a un soldado que era barbero de la citada Comandancia, que se llamaba JUAN RAMALLO; que se lo presentó cerca de la plaza de Weyler, hablándoles en la presentación que necesitaba soldados para establecer relaciones y propaganda en los cuarteles, para lo cual tenían que tener contacto y que la mejor manera era conseguir una mujer para que no llamase la atención, pensando entonces el declarante en MARGARITA ROCHA MATA a la que previamente le había dicho si ella se comprometía a tener amistad con un soldado para que sirviese de enlace entre el deponente y el citado soldado, que la citada MARGARITA accedió y que a los pocos días o al dia siguiente no recuerda, llevó a la citada MARGARITA a presentársela al soldado, en la Rambla de Pulido, encontrose con ANTONIO ORTEGA al que le dijo presentase a la tal repetida MARGARITA al soldado, lo que aquél efectuó; que en días sucesivos entregaba hojas a Margarita para que se las diese al mencionado soldado barbero que supo por conducto de RAMALLO que había varios soldados que eran amigos de ellos y afectos a la causa; que no conoce los nombres de los Jefes del movimiento en el asunto militar y que de esto podría informar el “ASTURIANO”; pero que sabe que había varias clases comprometidas.

Que un dia, delante de HORACIO DE LA PAZ, EDUARDO SANJUAN, ENRIQUE VILLAVERDE Y JORGE HERNANDEZ MORA, dijo el declarante que un camarero llamado PACO, que no conoce su apellido, le habíatarido dos cajas con cincuenta bombas, veinticinco en cada una, por las cuales giró a Barcelona a un tal Salvador Cerrau, calle Peligros número sesenta y seis o sesenta y ocho, TRESCIENTAS pesetas aproximadamente por el envio de las bombas, habiendo hecho por giro telegráfico a nombre del que deja dicho y con nombre supuesto del remitente JOSE MARTIN; que por aquellos días o sea por el mes de de abril o mayo, se pidiera seis pistolas ametralladoras, cuyo giro del dinero lo hizo por giro telegráfico por la fecha que deja mencionada, cuyas pistolas no llegaron a venir por que le decían que aún no habían llegado de Francia y estalló el Movimiento Militar, sin conseguir que llegaran.

Que el Comité de Defensa de Canarias, que verdaderamente actuaba, era compuesto por el declarante, HORACIO DE PAZ, ISABEL HERNANDEZ (La tabaquera), EDUARDO SAN JUAN, ANTONIO VIDAL ARABÍ; que de las cincuenta bombas, que reconoce como las que le presentan, tenían que venir de Barcelona otras cincuenta, que llegaron a pesar de haber hecho también el giro; que las bombas de tubo las llenaba el declarante, puesto que los cascos los vendían hechos.

Que reconoce como suyo, o sea escrito por el declarante, un papel que está escrito a lápiz, en que decía, ”Parte de Vidal y Jaime” Al Sargento A. Cordero.- Orotava”.-

Que dicho papel no representaba una clave y sí únicamente que viesen en la Orotava al sargento A. Cordero, de parte de Vidal y de Jaime, que conocía al citado sargento, por que se lo presentó hacia dos o tres meses Antonio Vidal, en una ocasión que fue el declarante con Vidal a la Orotava para que se lo presentara, hablando con el en un kiosco que existe en la plaza de la citada Villa; que por haber mucha gente no pudieron ser muy extensos en la conversación, pero sí el Vidal presentó al declarante al sargento como persona de confianza y de izquierdas, regresando acto seguido Vidal y el declarante no habiendole vuelto a ver más; que dicho papel se lo entregó, no puede recordar si fue a MARGARITA o al barbero, y que los deseos del declarante era que hablaran con el Sargento CORDERO.

Que un día se enteró de que habían detenido a varios de los militares que estaban comprometidos en el complot, marchandose de la casa, habiendo encargado anteriormente al “ASTURIANO” de que enterrase la máquina y que puede indicar el sitio donde fue enterrada; que los

M.8.857.844

554

días anteriores al abandono de la casa, estuvieron alojados en la misma casa, que era de Margarita Rocha y de Nestor Mendoza, el “ASTURIANO”, RAIMUNDO EL MATANZA, ISABEL HERNANDEZ, ZOILO AFONSO, VIDAL Y el declarante y FRANCISCO BETHENCOURT; que después decidieron irse a la montaña; que todos los dichos anteriormente se fueron juntos a una cueva situada por detrás del Quisisana, sirviéndoles de enlace para llevarles la comida RAIMUNDO EL MATANZA; que estuvieron en aquella cueva una porción de días, hasta que tuvieron un tiroteo con los componentes de “Acción Ciudadana.-

SEGUNDA DECLARACIÓN DE MARTIN SERAROLS (Folio43)

En Santa Cruz de Tenerife a veinticinco de Noviembre de mil novecientos treinta y seis. A los fines prevenidos en la regla 3ª del artículo 653 del Código de Justicia Militar, el Señor Juez, acordó levantar la presente acta, y que comparecieran sucesivamente los encartados y habiéndolo verificado por segunda vez, MARTIN SERASOLS TRESERRA, fué exhortado a decir verdad é interrogado por las generales de la Ley, después de advertido a que iba a prestar declaración, dijo; Que se llama como queda dicho y cuyas circunstancias constan en su primera declaración.-

PREGUNTADO CONVENIENTE, dijo;-

Que se afirma y ratifica en la declaración anterior que tiene prestada con fecha de ayer, y que tiene además que agregar a las preguntas que se le hacen, que su llegada a Tenerife, fue por Noviembre de mil novecientos treinta y cuatro, viniendo de Barcelona, de donde venia huido por los sucesos de Octubre, estuvo unos días en Santa Cruz, en donde conoció a ANTONIO VIDAL, regresando a Sevilla, donde estuvo un mes, no encontrando trabajo y volviendo nuevamente a Santa Cruz; que estuvo empleado con VIDAL cinco meses poco mas o menos; que terminados esos cinco meses se marchó a Las Palmas, donde estuvo cuatro meses, siendo llamado por VIDAL, para encargarle la fabricación de bombas, y la acumulación de material de pistolas y demás, y entendiéndose con Vidal directamente para todos los asuntos de la organización; que intervino y planeó como directivo el robo de dinamita en los depósitos de Don Tomas Esbert, sito en el valle de Tahodio; que también planeó en unión de Feliciano Perez Jorge (a) El Matanzas, el robo e incendio de la iglesia de la Matanza, con objeto de apoderarse del oro que existiera en la misma, para los fines de la organización; que después de cometido el hecho, comprobó que los objetos robados no eran de oro sinó solamente de metal blanco.

Que sobre el complot que trataban de organizar, que estallar, contaban en Infantería, el declarante, con el barbero de la Comandancia General, quién le informaba que habían en Infantería clases y soldados comprometidos, puntualizando además el declarante que no tenía más contacto que con el citado barbero y que repite por haberlo dicho en declaración anterior, que el “ASTURIANO” era el que tenia mas contacto en el cuartel de Infantería; que sabe y esto nada más que de referencias, sin poderlo afirmar, que en Ingenieros había también gran número de elementos adictos y que cree contaban también algunas clases; que en Artillería, para este asunto del complot no contaban con nadie y únicamente conocía al soldado TEJERA y que a primeros de este año, por indicación suya y de acuerdo con éste, consiguió que extrajera del Parque el citado soldado cincuenta pistolas “ASTRA” calibre nueve largo, dándole algún dinero al citado TEJERA, no como pago, sino como gratificación a sus servicios; que este robo se llevó a cabo para proporcionarse armas, respondiendo así a la misión que tenia encargada; que para guardar todas las armas que tenían, propuso a VIDAL la construcción de unas cajas de madera forradas de zinc, que este individuo, se las encargó, cree el declarante al carpintero JORGE HERNANDEZ MORA y que según las noticias que tiene, son las construidas, cuatro, la que se le presenta grande y estrecha, que fue construida un par de meses antes de iniciado el movimiento; otra caja grande de distinta forma de madera sola, sin forrar, que cree

M.8.857.845

555

contenía cajas de fulminantes; dos cajas mas, de madera forradas de zinc, que fueron construidas a raíz del robo de la dinamita y las pistolas; que dichas cajas las escondieron por indicación del deponente, la caja de madera sin forrar, que contenía los fulminantes, se encuentra enterrada en la Costa sur, en el lugar conocido por “Puerto Caballa”; que también cree que pueda existir en el taller de VIDAL, en las cercanías del Cementerio, una caja, que esto lo dice solamente a titulo de rumor; que referente a MARGARITA ROCHA MATA, tiene que decir el declarante, que era ajena completamente a la organización, que se la empleó en carácter de recadera y que todo lo que ha actuado esta muchacha, ha sido con la mayor inocencia, ya que por estar su marido en la organización, se ha prestado a serivir de enlace, constándole al declarante, que no sentía los asuntos de la citada organización, como por ejemplo la ISABEL HERNANDEZ, que era afiliada y pertenecía al Comité de Defensa, con esto quiere decir el deponente, que si bien ha actuado en el sentido de enlace, no ha sido con fines y afecto a la organización.

Que a los tres o cuatro día de haber sostenido un tiroteo, algunos de los de la partida con los de Acción Ciudadana, se separó el declarante de los demás, y después de vagar unos cuantos días durmiendo en obras y por las inmediaciones de la población, se decidió a ir a casa de MARIA CULI, conocida del deponente por haber ido varias veces a comer a su bar “ODEON”, en compañía de MARGARITA ROCHA MATA; que la citada MARGARITA, no estuvo en la montaña mas que tres días aproximadamente y que por consejo del declarante le dijo que fuera a colocarse de sirvienta a casa de MARIA CULI  a cuya casa fue el declarante, después de vagar unos días al regreso de la montaña; que estuvo en este domicilio en la citada MARÍA CULI unos días, indicándole que había encontrado un alojamiento en el campo cerca de Tacoronte; que efectivamente fue aquél alojamiento en un auto, conducido por chofer que no conoce, un hijo del dueño de la casa y un amigo de la casa de la señora Culi que estuvo en esta casa dos días; que no sabe si el dueño de la casa sabia que el declarante estaba huido, si bien le dijeron que quería estar en el campo para reponerse un poco, por que había estado en América y se encontraba enfermo; que lo sorprendió Acción Ciudadana en el citado domicilio y después de un rato que le llevaban detenido, pudo evadirse de ellos, regresando a pié a casa de la Cúli; que allí ella se ocupó de avisar a la panadería del Uruguay y que el tendría medios de mandarle recado; que fue a comer aquel día a casa de FRANCISCO REYES, y que desde allí, fue la mujer de PACO REYES a avisar a una tal NELIDA, hermana de la dueña de la panadería citada; que le mandó decir a la tan repetida NELIDA, si podía conseguirle un lugar reservado, viniendo NELIDA a la casa de FRANCISCO REYES, para decirle que no había conseguido nada; que durmió aquella noche en casa de FRANCISCO REYES donde volvió al dia siguiente a adquirir noticias, en donde se informó que habían detenido a la Cúli; que al día siguiente creé que detuvieron a FRANCISCO REYES; pasando después al campo de Guimar, bajando al pueblo a adquirir comestibles, durante su permanencia en el campo como unos cuarenta dí-as; que en el día de ayer por la mañana bajo a Santa Cruz, escondiendo previamente las ropas sucias que traia del campo en un paredón, y dirigiéndose a la plaza del Mercado ya que por los cuarenta día que llevaba en el campo se encontraba desesperado, dirigiéndose como se dice a la Plaza del Mercado con la esperanza de encontrar a algún conocido; que viendo que no encontró a nadie, se dirigió al que menor confianza tenía que es MARIO GARCIA, el que tiene un puesto de ropas en la Recova, preguntandole por las noticias de la situación actual, indicandole al declarante que quería hablar con él en la casa y antes que aquel le pudiera dar la dirección de él, fue detenido por una pareja de

M.8.857.846

556

Asalto; que la entrevista que quería celebrar con el MARIO GARCIA, tenia como finalidad el adquirir noticias, y a la vez, para ver si este tenía alguna persona que podría tenerle unos días; que al ser conducido por la pareja de Asalto recorrieron unos metros, y creyendo que uno de los guardias se encontraba distraido, trato de huir, pero al verse sorprendido trató de sacar su pistola para pegarse un tiro, que el Guardia se le tiró encima forcejeando con él, y recibiendo un golpe en la cabeza quedando sin sentido.- Que el declarante llevaba una pistola “ASTRA” del calibre nueve largo número treinta y dos mil doscientos veintitres, y cuatro cargadores a ocho cápsulas cada uno, todo ello procedente del robo del Parque de Artillería.- Que en su casa tenía herramientas, entre ellas un soplete de fontanero, un soldador, ampollas de tres centímetros de longitud para poner ácidos, dispositivos de hoja de lata pequeños, plomos; que todos estos objetos los tenia el declarante para la fabricación de bombas; que además reconoce como suya, una caja de lata con serrín que contiene ampollas de ácido, que la tenia con el mismo fín; que para la fabricación de las bombas, utilizaba como base principal, la dinamita robada en el valle de Tahodio, en los depósitos de don Tomas Esbert y los fulminantes, que también los había hurtado de allí; ácido sulfúrico que se lo facilitaba VIDAL y clorato de potasa, que también se lo facilitaba VIDAL y que cree que lo compraba en la droguería de Espinosa y azufre; que en un día hablando con VIDAL, a los treinta o treinta y cinco días después de iniciado el movimiento, le dijo Vidal que había tenido que huir saltando por una tapia de una casa con ISABEL HERNANDEZ (La tabaquera), ésta es una muchacha de unos veinticinco años, que fue Presidenta del Sindicato de Tabaqueros, que era muy afecta a la organización, no tratándose de otra ISABLE HERNANDEZ que la llaman la Comunista; que según cree estuvo en casa de MICAELA y que fue la casa por donde salió por la tapia; que también recuerda que le dijese a RAIMUNDO EL MATANZAS, que llevase a casa de FRANCISCO REYES una máquina que seria entregada por MICAELA, para que aquel hiciera las copias de unas hojas subversivas, cuyo original le entregó a FELICIANO PEREZ JORGE el Matanza, no recordando si el citado original fue hecho por VIDAL o por el declarante; que con respecto al reparto de armas a los individuos que vivian en Valleseco, encargó a FRANCISCO BETHENCOURT y no recuerda si este servicio lo hizo con Florencio Afonso o con Raimundo el Matanza, pero que aunque no recuerda la cantidad, sabe que les entregaron pistolas “ASTRA” una Campo-Giro, bombas de piña y de tubo y cartuchos de dinamita, pensando que llegado el momento de echarse a la calle ya les daría el declarante instrucciones sobre lo que tenían que hacer; que también le dijeron que por Valleseco contaban con un paisano que había servido en Artillería, que entendía del manejo de las piezas de cañones y que podía ayudar a la causa, ignorando el declarante el nombre de este individuo, que tal vez se pudiesen adquirir informes por algunos de los complicados de Valleseco.- Qué al leérsele la contestación del Jefe de Telegrafos de esta Capital, sobre los giros impuestos con nombre de José Martin, con domicilio en la Calle del Clavel, dijo que efectivamente, esos giros de doscientas setenta y cinco pesetas, mil ochocientas veinticinco y dos mil, fueron impuestos por el declarante en las fechas que se indican en el mencionado escrito, para Salvador Cerrau, militante de la Organización y que según cree traian de Francia este material, de contrabando, éste mismo, fue el que le envió las cincuenta primeras bombas y el que tenia que enviar otras cincuenta, por conducto de Paco, camarero de la clase primera, sin poderlo precisar, pero del vapor VILLA DE MADRID y que todas las pesetas que había enviado, eran como pago de las compras recibidas y de las que estaban por llegar que eran unas cincuenta bombas y seis pistolas ametralladoras.- Que la última vez que vió a VIDAL, fue en la casa donde vivía el de

M.8.857.847

557

clarante; que allí ya le expuso que tenia intenciones de huir, pareciéndole bien al declarante, pero que el deponente por amor propio, ya que había organizado todos los asuntos aquí le parecía una cobardia huir y dejar a los que había comprometido en la cárcel, caso de descubrirse y sabiendo incluso que aunque se exponía a ser fusilado, decidió quedarse a las resultas de lo que pasase con el movimiento; que pudo haber huido de la misma forma que VIDAL en la forma que ahora dirá, pero que como queda dicho, encontró de mas gallardia el quedarse; que también le había dicho VIDAL que iba a comprar un barquito para poder trasladarse a la Zona de Africa Francesa, pero que un día Matanzas le dijo que necesitaba tres o cinco pistolas, esto iba escrito en un papel; que entonces le dio a Raimundo el Matanzas, una pistola de calibre nueve corto, una del siete sesenta y cinco y un revolver con sus correspondientes municiones; que no sabe más de este asunto porque estaba/internado en la montañá; que con respecto al llamado MIGUEL EL CATALAN, es un individuo que vino de Sevilla con el declarante y que según sus noticias debe de encontrarse en Barcelona y que en lo único que tomó parte fue en el robo de la dinamita del Valle de Tahodio, y que con respecto al llamado JOSÉ ENRECH, también debe encontrarse en Barcelona y que también en lo único que actuó, fue en el robo de la dinamita que cita anteriormente; que es cierto que una vez después de inicado el movimiento, entregó diez pesetas a JOSÉ AFONSO, cuando éste se ofreció para hacer actos de sabotaje, pidiéndole dinamita que también le entregó.- Que un día, mucho anterior ha haberse iniciado el Movimiento, le presentó un guardia-jurado, que por los datos que se le aprotan en éste Juzgado es el mismo y resulta ser el llamado DOMICIANO MENA, que esta presentación se la hizo JOSÉ AFONSO, para que se le diese trabajo y se le incluyera en el censo, ya que este individuo había entregado una carabina, y por eso la recomendación que solicitaba de que se le diese trabajo.- Que en una ocasión, que cree que es la única, entregó un petardo de los que el declarante fabricaba, de los llamados de inversión, que consistía, en que al invertir el petardo, vaciaba el ácido, corroía el papel y al ponerse en contacto por con la mezcla del fulminante y clorato explotaba; que dicho petardo fue entregado a RAIMUNDO EL MATANZA y que no sabe en que lo utilizaría.- Con respecto a los Jefes Militares del movimiento en contra del Ejercito, dice; que esta era la pregunta que en muchas ocasiones le mandaban a decir por conducto de los enlaces, a lo que contestaba el declarante, que en la parte Civil, era la C.N.T. representada por el Comité de Defensa, de la que el declarante formaba parte, mandándole tambien a decir a los elementos Militares, que entre ellos se nombraron dos o tres, para que puestos de acuerdo y en contacto con el Comité de Defensa, obrasen en su día.- Que por conducto de ese mismo enlace, creé recordar, que tenían la contraseña para que cuando estallase el complot, los militares que estuvieran comprometidos, deberían de quitarse la guerrera, así de esta manera sabían que los que estuvieran en mangas de camisa, eran los adictos a la causa revolucionaria en contra del Ejército.- Que tambien cree recordar aunque vagamente, que en una calle cerca del cuartel de Infantería, había un café donde se reunian el “ASTURIANO” con algunos cabos de la Música.- Que por ahora no tiene mas que decir.-

La leyó se ratificó, la encuentra de conformidad y la firma con S.Sª. y presente Secretario de que doy fé.- Aurelio Matos.- Martin Serarols.- Amado Martin.- los tres rubricados-

Y para que conste y surta sus efectos, expido el presente de orden y con el visado de S.Sª. en Santa Cruz de Tenerife a veintiséis de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.

              Vº  Bº.

EL CAPITAN JUEZ.-                                                       Amado Martin

Aurelio Matos

[Ambas firmas rubricadas]

Cfr.: Causa 246 de 1936 Quinta Pieza – Folios 552 a 557.