LA BATALLA DE BRUNETE


Brunete era un pequeño pueblo, con una población inferior a 2 mil habitantes, situado a unos 20 km al oeste de Madrid.

La operación había sido planeada concienzudamente por un militar profesional y gran estratega: el Coronel VICENTE ROJO LLUC, Jefe del Estado Mayor de las fuerzas republicanas colocadas bajo el mando del General JOSÉ MIAJA MENANT.

El plan consistía en realizar una penetración profunda en dirección sur, a través de la línea del frente nacional, para desbaratar los cuerpos de ejército que mandaban el Coronel JUAN YAGÜE BLANCO y el bilaureado General JOSÉ-ENRIQUE VARELA IGLESIAS, con el fin de provocar su retirada.

Por la parte del Gobierno Republicano, parala Batallade Brunete, bajo el mando de Miaja se movilizaron más de 70 mil hombres, 132 carros de combate, 43 vehículos blindados, 217 cañones de campaña, 50 aviones bombarderos y 90 aviones de caza, aunque solo pudieron ser utilizados 50.

La distribución por unidades fue del siguiente modo:

En el lado derecho:

V Cuerpo de ejército dirigido por el Teniente Coronel Juan Modesto Guilloto León, con la 11ª división de Enrique Líster Forján, la 46ª División de Valentín González «El Campesino» y la 35ª división del General Walter (el polaco Karol Swierczewski).

En el lado izquierdo:

XVIII Cuerpo de ejército mandado por el Coronel de Artillería Enrique Jurado Barrio, con las divisiones 10, 15 y 34. Manteniendo como fuerzas de reserva la 45 división de Emile Kléber y la 69 de Durán.

Al sudeste de Madrid, el II Cuerpo de ejército mandado por Romero que debería atacar hacia Alcorcón para enlazar con el XVIII Cuerpo de Jurado.

El cuerpo de ejército de Jurado incluía a la 15ª división del Coronel Gal (el húngaro Janos Galics), compuesta por las 11ª y 12ª Brigadas Internacionales, la 34ª división de José María Galán y la 10ª División bajo el mando de José María Enciso Madolell. La influencia comunista en este ejército era notable.

Y el III Cuerpo de Ejército tenía el encargo de realizar un ataque demostrativo enla Cuestadela Reina.

Enfrente las fuerzas eran escasas: Unos 7 mil hombres dispersos dela División71 con 22 piezas artilleras, y la 13ª División como unidad de reserva, pues el grueso del ejército de Franco estaba ocupado en la ofensiva del Norte de España.

El 5 de julio unidades republicanas realizan varios ataques locales desorientadores.

El ataque sobre Brunete se inicia al amanecer del día 6 de julio de 1937.

La 11 División de Líster se infiltra entre las filas nacionales capturando Brunete en menos de veinticuatro horas, avanzando16 km. Pero se detiene porque la 46 división del Campesino no ha podido doblegar al batallón falangista que defiende Quijorna en el flanco derecho.

Por el flanco izquierdo la 15 división republicana, apoyada por nutridos bombardeos artilleros y aéreos, toman Villanueva dela Cañada a las 22 horas.

Hasta ese momento, había sido la mayor penetración obtenida por el Ejército dela Repúblicaen toda la guerra, que además tiene superioridad numérica y de armas sobre el terreno. Pero el ejército republicano será incapaz de ensanchar y consolidar la brecha. Y no profundizaría.

El Generalísimo Franco designa al General Varela jefe supremo del sector y paraliza la ofensiva sobre Santander. Ordena el traslado inmediato de dos brigadas navarras al mando de los Coroneles CAMILO ALONSO VEGA y JUAN BAUTISTA SÁNCHEZ GONZÁLEZ, lo cual se ejecuta con notable éxito, que admira al mismo Vicente Rojo, el cual no había previsto tanta presteza. Estas dos unidades, aunque denominadas brigadas, tenían efectivos del tamaño de una división cada una.

La XV BrigadaInternacional mandada por el Coronel GAL, avanza vigorosamente hacia Boadilla del Monte, encontrando ante su línea un altozano que es bautizado por los brigadistas con el nombre de Cerro Mosquito.

Aquí se produce una tremenda confrontación con las fuerzas nacionales de Carlos Asensio Cabanillas, que además de las dos brigadas navarras recibiría la ayuda de la 108ª División Gallega, recién reorganizada del Coronel AMADO LORIGA.

El avance de Gal es detenido y se produce una espantosa batalla, con un elevado número de bajas humanas, en ambos bandos en contienda.

No duró mucho la inferioridad nacional en el campo de batalla.

Los refuerzos vinieron del norte a toda velocidad.

A las 24 horas de haber sido iniciada la «sorpresiva» ofensiva republicana, Varela ya pudo contar con la 13ª División del coronel de Caballería FERNANDO BARRÓN ORTÍZ, y al día siguiente llega la 150ª división del coronel EDUARDO SÁENZ DE BURUAGA Y POLANCO, transportada en cientos de camiones adquiridos a crédito en Estados Unidos.

El día 10 la XIIBrigadaInternacional conquista Villanueva del Pardillo, mientras las tropas franquistas de la divisiones 10ª y 150ª contraatacan por el suroeste enfrentando a la 35ª división republicana de WALTER, que ha acudido para taponar la brecha abierta entre las fuerzas del CAMPESINO y las de LÍSTER.

A partir del día 11 la aviación nacional, con la eficaz cooperación de los aviones y los adiestrados pilotos alemanes dela LegiónCóndor, se adueñan del aire, ejecutando devastadores bombardeos y ametrallamientos, de día y de noche, sobre las tropas republicanas, que se encuentran inermes, sin agua, cortas de munición, y sin protección, en medio de la árida estepa, cubierta de cadáveres ennegrecidos, que se pudren al sol, porque los heroicos camilleros no dan abasto para recogerlos. El ejército republicano no puede ni siquiera contar con protección aérea, porque la aviación republicana ha sufrido cuantiosas bajas, y los aviones que quedan son retenidos por los rusos en sus bases.

La aviación fue un arma decisiva en la batalla de Brunete.

El propio VICENTE ROJO LLUC, manifestaría:

Entre las enseñanzas que se sacaron de aquella durísima batalla de Brunete de veinte días de duración, descuellan de modo extraordinario las relativas a la aviación. La actuación de la enemiga fue sencillamente aplastante desde la tercera jornada: día y noche se sucedían sus servicios con una frecuencia y una potencia desconocida hasta entonces.

También fue notable la contribución alemana en los carros de combate, ya que fueron utilizados de forma autónoma y compacta, siguiendo el criterio del Coronel WILHEM JOSEF RITTER VON THOMA, comandante del Panzergruppe «Drohne».

El 18 de julio se produce la contraofensiva nacional.

El día 24 es reconquistado Brunete del que no quedan sino sus ruinas.

Dos días después, el Generalísimo Franco ordena detener el avance, procediendo a recuperar las unidades necesarias para su campaña del Norte, contradiciendo el criterio de Varela y siguiendo las recomendaciones del Coronel JUAN VIGÓN SUERODÍAZ, Jefe del Estado Mayor del Ejército del Norte. Este había enviado, el 12 de julio, una carta dirigida al General ALFREDO KINDELÁN DUANY, en el Cuartel General del Generalísimo. En ella señalaba que el ataque de Brunete no se proponía otra cosa que paralizar la ofensiva del norte. Lo cual denotaba una gran clarividencia por parte de Vigón, ya que la operación diseñada por VICENTE ROJO tenía ese propósito.

Objetivo cumplido parcialmente ya que Franco no reanudó las operaciones en la franja cantábrica hasta el 14 de agosto de 1937, con un retraso de casi mes y medio.

La Batallade Brunete ha sido considerada la primera gran operación realmente ofensiva del ejército republicano. Fue la primera gran batalla de la guerra en la que se enfrentaron dos ejércitos dotados de armamento moderno y con objetivos claros.

La línea del frente quedó estabilizada aproximadamente en la mitad de la línea anterior al comienzo de la batalla y el máximo avance republicano. La superficie ganada por el ejército republicano no pasaba de ser una pequeña franja de apenas6 kmde largo por16 kmde ancho.

Pero el saldo constituyó un desastre irrecuperable parala República.

El balance de la batalla de Brunete fue éste:

Bajas republicanas: 25 mil hombres, 80 % de la caballería blindada y un tercio de la fuerza aérea utilizada.

Bajas nacionales: 17 mil, pero con menor índice de muertos; y las pérdidas de material serían irrelevantes en comparación con las republicanas, que tendrían en el futuro problemas de suministro porque sus puertos ya estaban siendo bloqueados porla Escuadrade Franco, que contaba con el apoyo de las armadas germanas e italianas, y la connivencia de la británica.

La fuerza aérea dela Legión Cóndorperdió 9 aviadores y seis aviones (2 He51, 2 Ju52, 1 Do17 y 1 He70).

* * * * *

En esta terrorífica batalla de Brunete, participaría ALFONSO MORENO UREÑA.

Como tantos, muchísimos, otros, cuyos nombres han sido olvidados u omitidos por la Historia.

Aquí perdió su vida, el tinerfeño ESTANISLAO GÓMEZ LANDERO Y KOCH, a la sazón Capitán de Infantería, quien sería, póstumamente, ascendido a Comandante y recompensado con la Laureada de San Fernando.

Sobre ESTANISLAO GÓMEZ LANDERO Y KOCH he publicado hace algún tiempo un opúsculo en

http://personales.ya.com/pedroms/pdf/1.17.pdf

 Opúsculo que habrá que revisar y actualizar, por haber encontrado posteriormente  nuevas Evidencias Primarias Relevantes de la Época, relacionadas con este conspicuo personaje..