NOTADA LA FALTA DEL BOTE «SILVA EL MARINO»


En papel con membrete de la Comandancia de Marina de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, identificado como folio 1, datado el lunes 29 de noviembre de 1937, leemos:

1

¡ VIVA ESPAÑA ¡

Señor Comandante de Marina.

El Agente de Policia Maritima que suscribe tiene el honor de poner en conocimiento de V.S. lo siguiente.

 El bote motor denominado “SILVA EL MARINO” f 1º 1585 de la Lista 3ª correspondiente a esta playa, propiedad de Juan López Díaz y otros, fue botado al agua hace unos dias, despues de verificada una limpieza en su motor, para probar su funcionamiento; quedando mas tarde fondeado.
Al dia siguiente por la tarde al notar la falta de dicha embarcación le pregunté al pescador Fermin Hernandez Alberto, que fue el primero que me encontré al dirigirme a la playa, por el paradero de la susodicha embarcación me contestó que se había marchado para esa Capital a causa del tiempo reinante, no extrañandome, en parte por cuanto así se venía haciendo siempre que el tiempo Sur amenazaba; no siendo despachada por no poder tener contacto con
tierra debido al tiempo.

Confiado el que suscribe en que la embarcación se hallaba fondeada en esa bahía es por lo que no puse en conocimiento de V.S. la falta de ella en esta playa.

En el dia de hoy se persono ante mi uno de los dueños llamado Pedro Torres Diaz, el cual me manifestó, de parte de Juan Lopez Diaz, que la citada embarcación faltaba de esa bahía, si efectivamente habian comprobado la falta de esta, contestandome afirmativamente.

Inmediatamente me personé en el domicilio de Juan Lopez Díaz al objeto de tomar datos referente a la desaparición del bote, manifestandome este que el motorista de la repetida embarcación Antonio Morin, le pidió permiso para botarla con objeto de ir a la pesca, contestandole este negativamente por estar los tiempos malos y no merecer confianza para tener la embarcación fondeada.

Dicho motorista a pesar de la negativa del dueño, se llevó la embarcación para ese Puerto, según manifestaciones de Pedro Torres Morales, a quien tuve ocación de interrogar, que fue el que la acompañó a conducir la embarcación hasta esa Capital.

Dicha embarcación quedó fondeada en esa y acto seguido saltaron a tierra los dos tripulantes, diciendole Pedro Morales al motorista que él se marchaba para San Andres a lo que le contestó este, que el se quedaba por que tenia que ver a un amigo.

Con objeto de hacer averiguaciones, me personé tambien en casa del motorista interrogando a la esposa de este acerca del paradero de su marido, manifestandome la interrogada que hacia cinco o seis dias que no comparecia por su casa, habiendole manifestado dias antes su esposo, que pensaba ir al Sur de esta Isla, cosa que no le extrañó por cuanto otras veces habia hecho lo propio tardando en regresar 15 o 20 dias.

Debo manifestar a V.S. que el dia de la botadura de la embarcación a que se alude, el que suscribe se hallaba en la playa, no recordando exactamente la fecha por no llevarse registro de embarcaciones en este destacamento ni haber sido despachada la misma.

Es cuanto pongo en conocimiento de V.S. a los fines que estime oportuno.

Dios guarde a V.S. muchos años.

San Andres 29 de Noviembre de 1937.

II año Triunfal.

El Agente Maritimo

José Torti

[Frmado y rubricado]

Anuncio publicitario

1 comentario en “NOTADA LA FALTA DEL BOTE «SILVA EL MARINO»

  1. Este documento, rescatado por el brillante investigador Don Pedro Medina Sanabria, me trae a la memoria los hechos deleznables en los que estuvo involucrado esta embarcación de motor. Por ello, imagino que,la preocupación puesta de manifiesto por las autoridades de marina de la época por la desaparción de este bote, estaría relacionada con el papel que, desde el golpe de estado de los fascistas contra la II República del 18 de julio de 1936, jugó esta humilde barca pesquera en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, ya que fueron sus cuadernas las que hicieron de ataud flotante en innumerables viajes desde las tres carboneras de la Hamiltón, sitas en la costa frente del barrio costero de Valleseco, transportando por la noche una cantidad que no se ha podido determinar de cadáveres de ciudadanos asesinados en Santa Cruz y barrios aledaños,hasta la costa de la playa de Almáciga, en la península de Anaga, donde existen corrientes que llevan al centro del Atlántico a todo lo que cae allí, por eso nunca aparecen los cadáveres de las personas que alli se han ahogado. Esta barca solía ser tripulada por falangistas pertenecientes a la llamada «Brigada patriótica de San Andres» al mando de los cabos Victor y Tomás Deniz, el que luego fue campeón de la lucha del palo.Las víctimas de la barbarie desatada contra los republicanos, eran metidas en sacos con piedras dentro y luego arrojados al mar y hubo quien afirmó que tambien se arrojaron personas vivas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.